7 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

Nadie va a robarte las ideas

¿Tenés una idea para un producto nuevo y te da miedo compartirla? La realidad es que la mayoría de veces tus ideas realmente no importan. Son otros factores los que hacen que una idea sea realmente buena.

Cotidianidad Opinión P369
Esta es una opinión

Las ideas son un punto de partida. Lo que realmente cuenta es su ejecución.

Imagen: www.gratisography.com

–Vos... ¿y no será que si digo mi idea me la van a robar? Es que yo no quiero decirle mi idea a otras personas porque no quiero que me la roben.

Lo escucho una y otra vez en nuestros talleres. Personas que tienen ideas de nuevos productos o negocios, pero tienen pánico por compartirlas. Buscan ayuda para desarrollar sus ideas pero les da miedo que alguien más se las robe. Hay pocas situaciones donde te conviene esconder tus ideas.

En la mayoría de casos, te darás cuentas que tus ideas realmente NO importan. Sí, lo dije... tus ideas NO importan.

Las ideas, al final, son un punto de partida o una simple fotografía. Son un snapshot en un punto del tiempo, son un mini-resumen de un proceso más complejo, son imágenes que muchas veces no evidencian todos los aspectos que realmente hacen que una idea sea exitosa.

Entonces, ¿por qué no importan las ideas?

1% Inspiración... 99% transpiración

Me encanta el slogan de 99U. Para ellos, la vida depende más del esfuerzo, empeño y disciplina que le dediqués a las cosas. Cuando hablás con emprendedores o empresarios exitosos te dicen que su éxito depende en un 99% de la ejecución que realizaron al empezar. El 1% restante fue la idea que se les ocurrió para empezar con la aventura de empezar su negocio –la inspiración.

Cuántas veces no has estado en algún lugar, ves un producto y pensás: “Esa idea ya se me había ocurrido a mí hace varios años”. Excelente que se te haya ocurrido, pero si nunca hiciste nada con ella, en realidad tu idea no importa. Alguien más sí tuvo el coraje de salir a la calle y ejecutar sobre esa idea. Trabajar, fracasar, y equivocarse en el camino. Pero lo hizo. Esa es muchas veces la diferencia entre alguien que quiere emprender versus alguien que emprende. El que emprende está dispuesto a sudarla por cumplir su sueño.

Una idea brillante sin ejecución no vale nada. Una idea sencilla con una brillante ejecución, puede llegar a valer millones. Por eso, la ejecución es esencial para cualquier emprendedor.

Las mejores negocios son las ideas sencillas ejecutadas a la perfección. Porque en la mayoría de casos no sos el primero en probarlo.

¿Creés que McDonald’s fue la primera empresa que lanzó al mercado una hamburguesa y papas fritas? ¿O que Facebook fue la primera red social en el mundo?

No es así.

Detrás de ellos existen miles de personas que probaron hacer lo mismo. Tuvieron una brillante idea y fracasaron. No lograron llegar a ningún lado. Muchos porque se quedaron parados sin hacer nada.

Parados, pensando, esperando a que se dieran las circunstancias adecuadas o fuera el tiempo correcto para empezar su negocio. A que la economía mejorara. Otros tomaron la decisión de hacer algo, pero no lograron ejecutar su idea correctamente.

Si tu idea es realmente buena, es muy probable que haya una o más personas tratando de implementarla. Puede que no sea con la misma solución, pero sí tratando de resolver el problema con un producto innovador.

Si tu idea es realmente buena, habrá competencia. Si lográs conseguir tracción, habrán más personas tratando de copiar tu idea. La pregunta es: ¿estás listo y dispuesto para lidiar con eso? Con estar siempre delante de tu competencia. Siempre probando cosas nuevas... innovando.

Detrás de todo producto hay personas 

Tu equipo es más valioso que tu idea. Los inversionistas no buscan ideas ni invierten en productos... especialmente si estás empezando. Ellos invierten en personas.

Los inversionistas buscan individuos y equipos que puedan ejecutar. Que tengan la capacidad y tenacidad de resolver problemas. Gente que tenga coraje y no tire la toalla en momentos difíciles.

Buscan personas porque saben que la idea puede cambiar. Probablemente va a cambiar. Y no una, sino dos o tres veces. Saben que la clave del éxito es saber cómo iterar tu producto, re-direccionar la compañía y encontrar una solución que tenga un gran mercado al cual se le pueda vender.

La misma idea ejecutada por diferentes personas dará como resultado un producto completamente diferente.

No te enamorés de tu idea. Enamorate del problema que estás tratando de resolver. Puede que no te haga sentido esto, pero uno de los errores más grandes que cometen las personas que quieren empezar un negocio, es crear un producto y después salir a la calle a buscar un mercado. Encontrar personas a quienes le puedan vender su producto.

Es un error que solamente te llevará al fracaso.

El primer paso que deberías dar es encontrar un mercado. Buscá un problema que muchas personas tengan. Es ahí cuando tenés que empezar a desarrollar tu producto. Este proceso te forzará a buscar diferentes soluciones para resolver ese problema. En este proceso cometerás errores. Aprenderás en el camino.

Esos fracasos son los puntos esenciales para cualquier emprendedor. Y esos aprendizajes son iteraciones que NADIE te puede robar. El mercado te forzará a fracasar e iterar tu producto de tal manera que logrés innovar. Crear algo nuevo. Algo que muy difícilmente te podrán copiar.

No pueden robarte tu pasión

Nadie puede robar la pasión que tenés en lo que hacés con tu vida. El “qué hacés” es muchas veces insignificante al lado del “por qué lo hacés”. La pasión te responde el “por qué” de las cosas. ¿Por qué te levantás todos los días de la cama? ¿Qué es eso que te motiva a empezar el día?

Si no lo sabés, regresá a la cama y pensalo. Es una pregunta fundamental si estás pensando en lanzar tu negocio o ya lo tenés.

Detrás de toda gran idea hay personas apasionadas por lo que hacen. Nadie te puede robar esa pasión. Muchas veces es lo que te motiva a seguir adelante.

Porque vos no tenés las respuestas. A menos que seás un experto en tu industria o tengás un conocimiento único, cuando empezás con tu idea no sabés nada. Sos un ignorante y vivís en un mundo hipotético, donde creés saber quién es tu cliente, qué necesita o cómo se lo vendés.

Pero realmente no tenés las respuestas.

El mercado sí.

Es el único que te dará las respuestas a muchas de esas preguntas. Y para encontrar esas respuestas necesitás salir a la calle. Si no hablás con personas, no podés validar tu idea.

Si no tomás la decisión y salís a la calle, será muy difícil que podás encontrar un mercado con una necesidad. Sin un mercado para tu producto, estás perdido. Es por eso que tenés que perder el miedo de hablar con personas. Compartir tu idea y validarla.

Es la única forma efectiva para aterrizar tus ideas

En nuestra cabeza todo hace sentido. Entendemos qué queremos hacer y a quién vendérselo. Tratamos de contarlo a alguien y no entienden. No les hace sentido. No entienden lo que hacemos, ni mucho menos lo que vendemos. Y la realidad es que ni nosotros sabemos. Salir a la calle te ayudará a definir y enfocar tus ideas. Es la única forma de saber si estás produciendo algo que la gente realmente necesite.

¿Qué es más importante que tu idea?

Entonces, ¿qué es lo importante que debe tener mi idea?, te preguntarás. Yo lo resumiría en cinco factores críticos indispensables para que una idea funcione.

1. Ejecución: Construir correctamente. Entendé cómo enfocar tus recursos (tiempo, dinero y energía) en experimentos que generen resultados. Si estás empezando, los resultados no necesariamente son ventas. Muchas veces son aprendizajes de tus fracasos. Insights que se vuelven esenciales en el desarrollo de tus productos.

2. Validación: No hay mejor validación que una venta. Dinero en tu mano. La validación es crear un producto o servicio que las personas quieran y estén dispuestos a pagar por ello. Un producto no está validado hasta que no genere una venta. Muchos toman tiempo, inclusive años. Eventualmente tienen que generar dinero para sobrevivir.

3. Segmentación: Quién es tu comprador ideal. Quién es ese nicho de mercado que tiene mayor capacidad de compra, donde podés realizar la venta más rápido. Elegí un mercado pequeño. Enfocate al inicio para encontrar esas personas que realmente amen tu producto. Después busca crecer y expandir.

4. Equipo: Tener socios que se complementen y tengan una buena comunicación. Un equipo que logre trabajar en conjunto y con un fin común. Personas que sean apasionadas por lo que hacen y el problema que están buscando.

5. Escalabilidad: Para poder escalar, necesitás un modelo de negocio que sea viable. Poder decir con certeza quién es tu cliente, qué le vendés, cómo se lo vendés y que te permita entender las economías internas de tu negocio. Es la única forma de saber si estás listo con tu idea para crecer.

La próxima vez... mejor compartí tus ideas

La próxima vez que tengás una idea nueva, no la escondás. Compartila con el mundo. Creeme que nadie te va a robar la idea. Al contrario, compartirla te ayudará a validar lo que estás haciendo y a mejorar tu idea más rápido.

Iterar tus productos con una validación real de clientes reales. Te resultará más efectivo y rápido. Y, creeme, te ahorrará mucho dinero y tiempo. Recursos valiosos que no tenés y debés cuidar más que nunca.

Diego Ríos
/

Le apasiona crear comunidades, viajar y el #SwimBikeRun. Es co-fundador de Splash, un startup que ayuda a los PYMES a dar un salto a la economía móvil y digital por medio de la educación. Es también facilitador de Startup Weekend para LATAM y miembro de Global Shapers Guatemala Hub.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


3

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Javier Samayoa /

    29/03/2016 2:20 PM

    En un país como sí te roban las ideas. Hay gente que realiza eventos y actividades exclusivamente para supuestamente apoyar emprendimientos pero estad solo sirven para robar idea. Este tipo de discursos o notas son un espejo. Yo tengo un par de ideas y lo que me falta es capital. Este tema quedó pendiente en el artículo.

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

      Avatar
      Luis Angel /
      18/04/2016 1:57 PM

      Que tal Javier buena tarde, como dice Diego seria de mucha utilidad que nos comentes de quien(es) han robado ideas, somos varios con muchas ideas y que queremos desarrollar y hacerlas realidad. Saludos

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      Diego /

      29/03/2016 4:14 PM

      Hola Javier! Como estas? Entiendo tu punto pero al final las ideas innovadoras que crean productos disruptivos en un mercado son muy pocas. Normalmente lo ves en la industria de la tecnología con compañías como Uber, Airbnb, etc que realmente cambian toda una industria. De lo contrario, la mayoría de ideas ya existen, ya hay personas tratando de implementarlas o son una variable de otra idea.

      Facebook por ejemplo, no fue la primera red social. Simplemente lograron ejecutar un mejor producto con un modelo de negocio exitoso.

      Me gustaría también saber que instituciones sabes que buscan solo robar ideas y apoyan el emprendimiento porque esto no fomenta el sentido de comunidad y colaboración que queremos promover en el ecosistema de emprendimiento en Guatemala. Realmente me interesa saber que entidades, personas u organizaciones conoces que están promocionando eventos para robarse las ideas de los emprendedores. De lo que yo conozco con las organizaciones que trabajamos este realmente no es el caso.

      En cuanto al capital, creo que a menos que sea un producto que requiera una gran inversión para comenzar (hidroeléctrica, construcción, etc.), el dinero realmente no es la limitación de hoy dia en un negocio. Es el tiempo, dedicación y disciplina que le pones a las cosas.

      Hemos visto muy pocas ideas que requieran de mucho capital sin antes poder validar sus ideas sin necesitar de dinero pero si de mucho tiempo y esfuerzo.

      Agradezco tu comentario porque quiero escribir un articulo sobre ese tema. Como comenzar si no tengo capital. El gran paradigma que detiene a muchas personas a comenzar con su idea de negocio.

      Saludos!

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones