No basta con ser emprendedor, necesitamos disruptores

Cuando los guatemaltecos nos preguntamos qué características tenemos como sociedad, respondemos que somos trabajadores, ‘chispudos’ y emprendedores. Pero después de participar en la convención «Under 30» de Forbes, caí en cuenta de que en todos los países hay trabajadores, ingeniosos y emprendedores. Y ser emprendedores no basta para generar valor y prosperidad: necesitamos ser disruptores.

Cotidianidad Opinión P369
Esta es una opinión

Necesitamos innovación disruptiva, que enfrente y cuestione al statu quo.

Foto: www.gratisography.com, Ryan McGuire

En la convención había 1,500 jóvenes menores de 30 años, reconocidos por sus emprendimientos. El tema central era el emprendimiento que genera disrupción en el mercado. Una disrupción es una interrupción brusca. En emprendimientos, los disruptores son los que hacen un cambio completo o un rompimiento con el status quo. No se satisfacen con tomar un riesgo para lograr un objetivo. Su misión es cambiar el mundo.

¿Ejemplos concretos? Uber, una plataforma digital para facilitar viajes en carro, conectando clientes con conductores registrados; AirBnB, que permite que las personas renten sus casas, cuartos (y hasta sillones) a usuarios que necesiten hospedaje; Spotify, que permite acceso a un número ilimitado de música de artistas nuevos y experimentados sin ocupar espacio en tu disco duro. ¡Y habrán más, y no sólo tecnológicos!

Algunos de estos proyectos han sido tan disruptivos, que la misma regulación actual no está lista para dejarlos florecer (y crecen por el simple hecho que los usuarios son tantos, que es imposible para los gobiernos y mercados limitarlos). Uber ha luchado con la industria regulada de Taxis, AirBnB con la industria regulada de hoteles y Spotify con las firmas artísticas y la industria regulada de radio.

En Guatemala, ¿dónde están los disruptores? ¿Cuándo veremos el nacimiento de innovaciones capaces de cambiar el mundo?  ¿Qué condiciones faltan para que esto ocurra?

1. Cambiemos el término: de Emprendimiento a Innovación 

Incluso creo que el concepto de innovación se queda corto. Debería ser chocante, agresivo hacia el estatus quo: debería ser innovación disruptiva.

Emprender requiere de prepararse para tomar un riesgo, y luego tomarlo. Innovar con el afán de cambiar el juego, requiere de un análisis más profundo que conlleva a cuestionar si las reglas del mercado son adecuadas, o siquiera si el mismo mercado completo debe cambiarse (sus jugadores, reglas, tecnologías, plataformas, etc.)

2. Agilicemos el ajuste regulatorio y competitivo

El mercado debe adaptarse a este tipo de innovación, reduciendo las limitaciones a la competencia (proteccionismos y estrategias mercantilistas del pasado) y respondiendo con agilidad a estas disrupciones.

En el caso de Uber, esto ha sido una batalla campante de un gremio protegido (empresas de taxis y transporte público). En Costa Rica, la regulación tipifica específicamente que un taxi es un servicio regulado de transporte público de personas (Ley 8995). Pero como Uber es una plataforma digital que conecta conductores con pasajeros, no caben dentro de la definición de “taxi” en Costa Rica. La regulación, las empresas protegidas y las industrias reguladas deben ser mucho más ágiles para adaptarse al cambio. Se trata de competir innovando, no regulando, cabildeando y compitiendo deslealmente.

3. ¡Cuestionemos todo! Empezando por las reglas…

En el mundo de la disrupción no existen reglas, ni límites, ni ideas demasiado locas. AirBnB es el proveedor de hospedaje más grande del mundo, sin ser dueño de un solo edificio. Facebook es el medio más popular del mundo, sin crear una sola gota de contenido. Duolingo es el medio de aprendizaje de idiomas con mayor crecimiento del mundo, sin utilizar aulas.

 

Uber, la empresa de taxis más grande del mundo, no es dueña de los vehículos. Facebook, el lugar más popular para informarse, no produce contenido. Alibaba, el vendedor más valioso del mundo, no maneja inventario. AirBnB, el proveedor de hospedaje más grande del mundo, no tiene inmuebles. Duolingo, uno de los profesores de idiomas más populares del mundo, no utiliza aulas... (Imagen: WetpaintMENA).

Uber, la empresa de taxis más grande del mundo, no es dueña de los vehículos. Facebook, el lugar más popular para informarse, no produce contenido. Alibaba, el vendedor más valioso del mundo, no maneja inventario. AirBnB, el proveedor de hospedaje más grande del mundo, no tiene inmuebles. Duolingo, uno de los profesores de idiomas más populares del mundo, no utiliza aulas… (Imagen: WetpaintMENA).

Lo más importante es que estas innovaciones no le ponen atención a las reglas. Las cuestionan, las rompen, las evolucionan. No importa que no todavía no existan reglas para las ideas que tenemos en la mente. ¡Mejor que no existan ahora! En el camino nos ponemos de acuerdo sobre cómo funcionar.

4. Crear un ecosistema colaborativo

Necesitamos colaborar, compartir ideas, buscar mentores, crear alianzas, aprender de lo que está sucediendo alrededor del mundo. Crear un ecosistema que valore y fomente la innovación disruptiva requiere de un esfuerzo comunitario. Todos los interesados deben colaborar (instituciones financieras, gobierno, empresarios, soñadores, asesores, tecnólogos, diseñadores). Necesitamos cambiar una mentalidad de competir por una de colaborar. De este ecosistema colaborativo saldrán las innovaciones más disruptivas, y finalmente le darán a Guatemala el empuje innovador que necesita.

Espero ver en el ranking de 30 abajo de 30 de Forbes a muchos innovadores de Guatemala. Las convenciones de emprendimiento son excelentes para formar ideas, validarlas y crear nuevas oportunidades colaborativas. Seamos disruptivos y después nos organizamos. Pidamos perdón y no permiso…

Si quieren seguir aprendiendo sobre innovación, disrupción y emprendimiento, les dejo algunas lecturas interesantes:

http://www.wired.com/insights/2014/10/the-age-of-the-impact-entrepreneur/

http://www.forbes.com/30under30/#/

http://www.wipo.int/econ_stat/en/economics/gii/

Mario Aguiluz
/

Administrador y economista. Emprendedor de energía renovable y tecnología. Descubrió que transformar el mundo requiere de innovación, personas interesantes, un poco de rock y una chela fría...


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

6

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Francisco Pérez /

    07/12/2015 4:05 PM

    Uber es una aplicación que compite deslealmente con los taxis tradicionales y ha sido declarada ilegal en varios países de la UE. Según su propia publicidad (engañosa), el servicio emerge cuando un automovilista "casualmente" debe recorrer la misma ruta que el potencial cliente y ambos coinciden gracias a la aplicación Uber. En teoría es un negocio gana-gana pues el automovilista igual tendría que recorrer la misma ruta con o sin pasajero. Lo cierto es que Uber contrata choferes con sus propios autos, una forma de tercerización de servicios, cuyas condiciones son completamente desiguales para los taxistas tradicionales (dumping, evasión fiscal por salarios no registrados, etc).
    Si ser disruptor es sinónimo de ser antiético e inmoral, Guatemala es un paraíso para "disruptores", cuya innovación está latente en nuestro diario vivir donde el Laissez-faire ha hecho de la nuestra, una de las sociedades más miserables del continente.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Ignacio /

    06/12/2015 8:57 PM

    El mayor limitante en este campo, a nivel de Guatemala, es el financiero. Claro, hay talleres de startups, diplomados de emprendimiento y espacios de trabajo compartido, pero son para beneficio de los dueños y no de los participantes. En Guate la cultura del startup es un fraude para que pocos se hagan con el dinero de algunos crédulos. Se necesitan fondos de inversión de capital de riesgo, se necesitan oficinas compartidas donde se den servicios de asesoría legal y financiera (no donde solo se alquile un escritorio para aparentar), se necesitan impulsar a personas de todos los campos de la vida (y no solo a programadores). Pero sobre todas las cosas, se tiene que dejar de pensar en el innovador como una alcancía que van a quebrar antes de llenarla.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Travis Kalanick /

    05/12/2015 4:25 PM

    Otro que ya se tomo el koolaid de silicon valley. creen que algo por ser un app es "nuevo", "disruptor". las reglas no por ser reglas son malas. eso de que la inovacion no debe tener regulación no es más que una grosera aceleracion del capitalismo vuitre. facebook no produce contenido porque sus usuarios son el producto. spotify no produce nada, solo se aprovecha de los artistas. airbnb y uber solo son apps intermediarias que no hacen nada ni consideran a qienes trabajan en ellas empleados. solo se dedican a colectar datos y hacer plata.
    si en serio crees que crear plataformas electronicas que aceleran el proceso de desigualdad y acumulacion de riqueza de las elites es ser disruptor, es porque te crees esa paja de que el internet es algo nuevo solo por ser internet. es ignorancia historica.
    disruptor serian modelos de negocios que no funcionen como piramides, en donde los usuarios mismos obtuvieran beneficios economicos al usar una plataforma. no un sistema en el que los usuarios son el producto y los dueños, que ya cada vez tienen que hacer menos porque ya solo dan plataformas electronicas para que la gente haga todo por ellos, se dedican solo a recoger el pisto y llenarse la cabeza de ideas de grandeza.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Luis Aleman /

    05/12/2015 10:03 AM

    Mario: ¿podrías ahondar un poco más sobre la 2da condición (2. Agilicemos el ajuste regulatorio y competitivo)?...mencionas precisamente a "proteccionismos y estrategias mercantilistas"...tildándolas "del pasado"...cuando en realidad las grandes industrias en Guatemala (y me atrevo a decir que no solo aquí) se han mantenido gracias a esos proteccionismos (incentivos fiscales, grandes lobbies, monopolios, etc.)...Mi punto es: ¿cómo enfrentar y erosionar primero a ese paradigma conservador tan fuertemente enraizado en todos los actores locales desde la época de la colonia, a fin de dar paso al nuevo paradigma que estas mencionando? (cómo se des-aprende primero...espero explicarme bien)

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Normita /

    04/12/2015 3:16 PM

    Excelente nota! En guatemala habemos muchos emprendedores, y muchas organizaciones "reclutando" emprendimientos para inversión. No me cabe la menor duda de que guatemala puede estar muy bien representada en algún evento internacional importante (de hecho ya hemos sabido de varios guatemaltecos, CASSA es un ejemplo de ello). Imaginemos que todos los que estamos innovando en un area especifica, podamos unir esfuerzos con otros emprendimientos complementarios. Por ejemplo, seamos disruptivos en turismo, hagámoslo nosotros mismos! Que alguien tome la parte de cultura del café por ej (&Cafe es un claro ejemplo y lo hace mejor que ANACAFE), que otro se dedique a la parte de promoción nacional, otro en la parte de promoción digital, y así... Haciendo una línea de producción en donde todos colaboremos sin el patético gobierno que tenemos! Arriba y gracias a Nómada por este tipo de notas. Son el mejor medio que existe! Un abrazo al equipo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones