4 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

¿No te gustan las toallas ni los tampones? Acá hay una solución

A muchas, cuando empezamos a menstruar, las toallas sanitarias nos parecen de lo más incómodo y asqueroso. Así que rápidamente empezamos a usar tampones. Así pasé la vida hasta hace dos años que encontré a mi media naranja de la menstruación, la copa.

Cotidianidad Opinión P369
Esta es una opinión

Imagen: Mamacrece

Las toallas sanitarias sentía que se me movían. Además me parecía asquerosa la imagen de mi sangre sobre las toallas porque siempre se pone café y el olor que desprende siempre deja una estela. Así que desde muy joven empecé a usar tampones. Eran más cómodos, pero no me convencían del todo. Los riesgos que se toman al usar un tampón son más grandes de lo que a uno le dicen. Todos mis periodos eran acompañados de fuertes cólicos que me restaban energías para el día. Sentía que el tampón me chupaba todo por dentro y me dejaba vacía y débil. Mis periodos eran realmente agotadores.

Además los tampones están relacionados con el síndrome de shock tóxico. Una infección que puede llegar a ser mortal y que es causada, entre otras, por el uso prolongado de tampones. La historia de la modelo Lauren Wasser es solo una de las tantas alertas a las que las mujeres debemos de escuchar. Ella está demandando a una empresa de tampones porque le provocó la pérdida de una pierna. Es un llamado de atención que nos grita “¡hey, el tampón no es tu amigo!”

 

La modelo perfilada por Vice.

La modelo Lauren Wasser, perfilada por Vice.com

Los empaques de las toallas y los tampones no nos especifican todos los componentes químicos que tienen. Y estos pueden explicar el cansancio, los cólicos, la resequedad y el flujo abundante. Los componentes más tóxicos que utilizan son dioxina, poliacrilato, rayón y asbesto.

La dioxina contiene cloro y es lo que usan para blanquear los tampones y las toallas. Su interferencia con el cuerpo es una de las causas de la endometriosis. Esta enfermedad provoca dismenorrea (es ese dolorcito en la espalda baja cada menstruación), dolores pélvicos e infertilidad. Este es el componente que nos da cólicos.

El poliacrilato es un polvo blanco que puede absorber grandes cantidades de líquido, este es el famoso gel absorbente que sale en todos los anuncios. Es tan absorbente que absorbe de más y absorbe hasta los flujos que no debe. Este componente también es el causante del síndrome de shock tóxico.

El rayón es un tejido sintético compuesto por petróleo, madera y carbón. Es otro componente absorbente e impide que la piel respire normalmente. Este tejido es el que nos provoca resequedad en la vagina porque retiene la humedad. Estas son las pequeñas fibras que a veces vemos que se quedan en nuestra vagina después de quitarnos una toalla o un tampón y esto nos puede provocar infecciones.

El asbesto se encuentra en azulejos, cemento, clutches de carros, frenos y nada más y nada menos que en toallas higiénicas y tampones. El Departamento de Salud y Servicios Humanos, la Oficina de Protección Ambiental y la Oficina Internacional para la Investigación del Cáncer de los Estados Unidos demostraron que los productos relacionados con el asbesto provocan cáncer. ¿Entonces porque están en las toallas sanitarias y tampones? Según, Donna C. Booisseau, de la Universidad de Illinois, “la industria del tampón incluye asbesto en sus productos con la intención de hacer sangrar más a las mujeres durante su período menstrual y favorecer así el aumento de consumo de esta mercancía.” Este componente es la razón del “flujo abundante.”

Yo me topé con estos datos hace un par de años cuando empecé a entenderme como mujer, quererme, conocerme y tener una relación íntima conmigo misma. Pero aun así en esta búsqueda encontré que mi menstruación siempre era un problema. Siempre me cansaba y dolía y por eso no podía quererla, le guardaba rencor y me parecía injusto que las mujeres tenemos que pasar por esto. Me daba pena tirar mis tampones en el basurero y que alguien los viera y supiera que estaba menstruando. Por eso los envolvía miles de veces en papel higiénico para que pasaran desapercibidos y no olieran. La cantidad de deshechos que yo generaba de una forma muy inconsciente era absurda hasta que hace poco que se me atravesó la copa menstrual.

En todos los blogs y páginas feministas que leía se empezó a mencionar la copa menstrual. La describían como la herramienta más revolucionaria para la menstruación. Una copa de silicón que en lugar de absorber recibe, reusable y sin químicos.

 

Es un poco raro al principio, es una sensación a la cual el cuerpo se tiene que acostumbrar. Uno va conociendo su vagina por dentro, dándose cuenta si se inclina a la izquierda o a la derecha, o si está recta y así es como uno se va colocando la copa. No duele, no se siente cuando está adentro y no seamos tan tímidas: no es tan grande. Mi historia de amor con la copa menstrual ya me ha durado varios años, es una de mis relaciones más estables y soy increíblemente feliz desde que la tengo.

Me permite tener una cercanía con mi sangre, puedo verme desde adentro, no es sangre café es roja, intensa y es vida. Mi flujo se ha reducido considerablemente, solo me dan cólicos muy leves el primer día que menstrúo y estoy llena de energía. Me la cambio todas las mañanas cuando me baño entonces puedo ver como la sangre corre y se mezcla con agua y se va por el drenaje. Es una imagen hermosa que me hipnotiza.

Debo ser honesta, no es para todas. Tengo una amiga que intento usarla varias veces y siempre goteaba. Fue el ginecólogo y descubrió que su vagina succionaba la copa y la movía de lugar. Pero si vale la pena darle una oportunidad a la copa para descubrir si tu cuerpo la acepta. Si no, hay muchas otras alternativas que se pueden usar para evitar las toallas y los tampones. En Guatemala Nana Luna te ofrece las copas y todas las demás alternativas para menstruar felices y sin riesgos.

Aquí les dejo un video que explica como colocársela. ¡Atrévanse!

 

Daniela Castillo
/

Joven veinteañera aficionada a los elefantes, el chocolate, los libros y el cine. Estudió ciencias de la comunicación pero no es la carrera la que define su profesión. Es feminista, vegetariana y a veces pareja, pero sin ser extremista en ninguna de las tres.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


11

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Victoria /

    01/10/2015 4:17 PM

    Gracias Daniela por esta información y sobre todo por poner tu experiencia. Vagando hace un par de meses en internet, me topé con este invento y me dio muchas dudas respecto a su funcionalidad. Pero al leer que a ti te funciona muy bien y no has tenido "accidentes" pues le daré una oportunidad.

    Muchas cosas de las que describes acá no las conocía y es muy importante que todas las mujeres se enteren de esto, quien quita y el uso de toallas sanitarias y tampones sea el principal implicado en la esterilidad.

    ¡Buen artículo!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    claudia /

    28/09/2015 5:02 AM

    Daniela sos Grande :) me encanta leer tus artículos llenos de sinceridad!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    pm /

    27/09/2015 2:19 PM

    El brindis habría que dedicárselo a Marlon Suárez y a todos aquellos que pegan el grito al cielo cada vez que una columna de Bulevar Liberación describe la biología femenina de forma directa y sin tabúes.

    ¡Salud Marlon, recuerde que a los bebés no los trae la cigüeña!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Marlon Suarez /

    26/09/2015 11:30 AM

    Daniela, solo falto que al final brindara con la copa!
    Me parece asqueroso todo lo que escribió.

    ¡Ay no!

    6

    ¡Nítido!

    luisf.air@ovi.com
    Luis López Silvestre /
    25/09/2015 7:08 PM

    Qué onda con los comentarios sobre Alejos? jaja a la daniela gracias por la info! conozco a alguien que pasa por el incremento de los malestares por el uso de los amigos tampones pero jamás creí que fuera por eso, definitivamente habrá qué ver cómo evoluciona la cosa con la copa.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    JOSÉ /

    25/09/2015 6:27 PM

    El artículo de Roberto Alejos lo publicó José Rubén Zamora hoy en El Periódico, hay que citar la fuente o de lo contrario hacemos lo mismo que Baldizón, puro copypaste.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    pm /

    25/09/2015 5:09 PM

    Que raro. Por que aparecen comentarios sobre Roberto Alejos en dos articulos de cotidianidad? bots?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Fernando /

    25/09/2015 2:06 PM

    Daniela, muy interesante su artículo. Pero quisiera contarle que después de haber leído el pie de la nota con una pequeña descripción suya; y comparando sus publicaciones en Twitter, usted si es extremadamente feminista.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    JUAN FRANCISCO /

    25/09/2015 1:58 PM

    A mi me parece que lo de Alejos tiene que tener una mejor investigación a profundidad para que se aclaren del todo los negocios.
    Por eso es oportuno hacer eco a las propuestas de la transparencia y la lucha contra la impunidad. Bien dicho Carolina

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Gabriela /

    25/09/2015 1:18 PM

    Desde que conocí la copa (uso la marca Mooncup), también me enamoré de ella. Esta ha sido uno de los mejores inventos de todos los tiempos! Sin dejar por un lado lo mucho que podés llegar a ahorrar al adquirirla.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones