Nuestro aeropuerto es una metáfora del país

No viajo al extranjero lo suficientemente seguido como para acumular millas que me permitan ascender a clase ejecutiva. Sin embargo, sí viajo lo suficiente como para notar cambios y persistencias en el aeropuerto internacional de Guatemala.

Cotidianidad Opinión
Esta es una opinión

Por ejemplo, recuerdo cuando las tiendas La Riviera y las otras que se aprovechaban del estatus de puerto libre estaban abiertas. Ahora las botellas de whisky caro languidecen en los aparadores mientras las gafas de sol esperan y esperan y pasan de moda. Tras las rejas, las maletas y recuerdos se ven como tristes animales en zoológicos olvidados.

Por otro lado, los comercios que siempre evitan darme factura también siguen ahí. Hoy, descubro que una de las máquinas de rayos X ya no sirve y que todos los pasajeros son dirigidos a la única que funciona. O que tal vez funciona.

Agradezco mi obsesión por llegar temprano a los aeropuertos. En media hora la cola será un desastre. Las mesas de metal antes y después de los rayos X ahora las asisten quince personas. Están tan pegadas unas a otras que cada una moverá unos diez centímetros cada bandeja. Las pasan rápido y las mueven, como haciendo uno de esos juegos de magia que dependen de la velocidad del movimiento para distraer al espectador. Pierdo mis cosas por un momento, las recupero 24 bandejas y diez funcionarios más adelante. Esta proliferación de personas moviendo bandejas la empecé a notar hace algunos meses, me recordó al Congo, donde los asistentes de los asistentes tienen asistentes pero ninguno de ellos está encargado de resolver problemas. Les pagan salarios de miseria por estar, solo estar.

Mientras, en esa sección del aeropuerto hay muchas personas. Parece que los conserjes se fueron para siempre. Las salas de espera están asquerosas. Bebidas azucaradas de ayer son hoy manchas negras y pegajosas en el piso. Un niño corre descalzo cerca de mí. El papá se apresura a ponerle los zapatos al ver mi mueca de preocupación al verlo correr sobre las manchas y los restos de comida. Por la entrada VIP ingresan las nuevas VIP. Ser importante en el aeropuerto depende de tu estatus diplomático, de si tienes o no a quién pedirle favores y de tu postura respecto a si “te toca” aprovecharte un poquito (o mucho) de estos contactos.

Unos gringos caminan a mi lado diciendo que este aeropuerto es malísimo. Quiero decirles “entonces no vengan”, pero me callo porque en mi cabeza ya escribí toda esta nota etnográfica y pienso peor que ellos: este aeropuerto es mitad metáfora del presente, mitad presagio de lo que nos espera.

Alejandra Colom
/

Antropóloga. Creo en la etnografía como estrategia de sobrevivencia, cura del aburrimiento, fuente de paciencia y herramienta de reflexión y autocrítica. Amo los chayes marinos.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

9

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    alfonso villacorta /

    24/06/2016 10:20 PM

    metáfora no me parece sino más bien imagen, si lo tomamos por lo literario, pero si tenemos el gobierno que nos merecemos porqué no vamos a tener el aerepuerto que nos merecemos? y peor aun también las calles, parques, mercados, ventas de tantos lugares.
    lo que no repara nadie es que mas que bello y limpio un aereopuerto encierra muchos otros detalles más importantes como la SEGURIDAD y se ve que como no es visible no preocupa mucho al viajero, pero cualquier aereopuerto incluye seguridad epidemiológica, seguridad virológica y bacteriológica, química, terrorista, siccopatologías, seguridad del equipaje y contenidos peligrosos que alguien despistado no repara, seguridad en el equipo de torre de control, parqueos, areas de espera, economia por los cambios de moneda, seguridad en egreso de piezas del patrimonio, ingreso de contrabando, trasiego de armas y drogas que pareciera ser la máxima preocupación, pero el abandono refleja que llegamos y salimos porque algun poder extranatural nos cuida.
    al final es una de las inseguridades mas caras a nivel internacional porque gratis no es.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    HOYPORHOY /

    24/06/2016 10:23 AM

    El aeropuerto es un desastre, como esta nota. Lo bueno que deja es que da la oportunidad de discutir el tema. Nuestros puertos, carreteras, puntos de aduana y desde luego aeropuertos, son puntos medulares para agilizar nuestra economía. Lamentablemente en todos y cada uno de estos puntos tenemos una nota desfavorable. Hay mucho por hacer en nuestro país, creo que esto es una de muchas prioridades.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Francis /

    23/06/2016 11:17 AM

    y que decir de los agentes de migracion q' cobran su mordida a los viajeros al invertarse cualquier "babosada" y amenazar con retrasos por cuestiones migratorias q NO existen. Me paso saliendo de Guatemala viajando con mi amigo q' tiene doble ciudadania. Segun el agente migratorio, el nombre de mi amigo aparecia en una lista de personas q' NO podian salir de Guatemala. Pero milagrosamente con un pago de Q50 el lo podria resolver ahi mismo. Al principio no reusamos a pagar. Para aclarar la situacion teniamos q' ir a corte a ver a un juez un dia entre semana. Para no retrasar el viaje decidimos pagar la "mordida" pero me quede con mal sabor de la mafia q' existe en todas parte de la suciedad guatemalteca. Triste porque como turista no queres regresar a un lugar donde te tratan mal o quieren abusar de ti de esta manera. Guatemala necesita MAS turistas, mas dolares q' se gasten legalmente adentro del pais. Este tipo de soborno te dejan sin ganas de regresar. Escribi al departmento de migracion de pais...hasta hoy ninguna respuesta. Simplemente son unos desgraciados.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Tono /

      23/09/2016 10:29 PM

      Me paso lo mismo hace 11 años pero en aquel tiempo no me pidieron mordida (quizas no le entendi al mordelon).

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Alejandro /

    22/06/2016 6:49 PM

    Muy buena la nota. Sólo como sugerencia me parece mejor hacer referencias (tal como aparece en la presentación del texto, no en el texto en sí mismo) a fuentes como revistas arbitradas o libros de texto para describir que es un estudio etnográfico, pero no Wikipedia.

    Saludos y éxitos en todo.

    Alejandro.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    juan /

    22/06/2016 6:29 PM

    falto agregar que a las 5am, cuando es el mayor moviemiento en el aeropuerto, todos sudando adentro porque el aire no sirve y a eso súmele a las personas (2 en la entrada y 2 antes de migración) que "revisan papelería".
    Los primeros dos piden pasaporte en la puerta de entrada, me imagino que es para evitar que entren vendedores ambulantes. Luego antes de bajar para pasar migración hay dos, uno en casa puerta, que revisa NUEVAMENTE pasaporte y ticket de abordaje, estos personajes solo generen un embudo y aparte prepotentes. Por mucho el peor aeropuerto de Centro América, que vergüenza.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Margarita /

    22/06/2016 4:43 PM

    En febrero mi esposo regresó a Guatemala justamente durante un apagón en el aeropuerto. Da para pensar tanto...será que fue accidental o a propósito? Cómo es posible que no tenga una planta eléctrica de reemplazo? A quienes salían y lo que sacaban no les podían ver ni las caras, mucho menos lo que tenían en sus equipajes. Desde la falta de cortesía para los visitantes hasta lo peligroso de que los aparatos que por seguridad están allí y necesitan de luz para funcionar, todo muy mal.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Jorge /

    22/06/2016 4:01 PM

    Justo en la realidad de nuestro feo aeropuerto, una de las tantas instituciones que la corrupción gubernamental ha echado a perder. ¿No se debería mejor privatizar el aeropuerto para poder elevar su nivel y mejorar instalaciones sin que tengamos que quitarle recursos a salud o educación?

    ¡Ay no!

    4

    ¡Nítido!

      isabel rodas /

      22/06/2016 4:06 PM

      Ya vimos que cierta la iniciativa privada es tan corrupta como sus enlaces en el gobierno corrupto del Estado. Creo que hay que desarrollar más un pensamiento social en cada uno de nosotros, tanto si nos desempeñamos en la esfera privada como la pública. Solo así podríamos esperar que los espacios comunes, los de servicio colectivo donde nos toca interactuar cuando estamos fuera de la casa, fueran dignos de nosotros mismos.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones