¡Porno para todos y todas!

Siempre que pienso en pornografía me imagino un close-up de un pene entrando a una vagina. Una y otra y otra vez. Siento que cada vez que veo porno estoy viendo la parodia de un crimen. Un hombre apuñala repetidamente (a veces rápido, a veces despacio) a una mujer indefensa que grita y grita. Puede que tropiece con el mismo tipo de porno porque no soy experta en la búsqueda de material erótico o porque actualmente no tenemos muchas opciones. Pero luego de una breve búsqueda concluí que era la primera.

Cotidianidad n246 Opinión P369 Recomendados
Esta es una opinión

Este porno es distinto.

Foto: Ericka Lust Films

Mi curiosidad comenzó cuando esta semana sostuve una conversación con un buen amigo acerca de la pornografía. Concluimos que hay un fenómeno extraño. Que a muchas mujeres heterosexuales nos interesa la pornografía lesbiana pero a los hombres heterosexuales que conocemos no les interesa la porno gay. La conversación me llevó a pensar de nuevo en el porno que conozco y porque prefiero ver a dos mujeres que a un hombre y una mujer. Tal vez soy una lesbiana virtual como en el artículo de Dani. Tal vez siento que no tengo opciones y antes que ver la parodia de un crimen prefiero ver a dos chicas. El mismo amigo me envió un par de artículos en donde conocí el término porno feminista. Comencé a leer más y encontré que existe todo un mundo detrás de la pornografía convencional y mainstream.

No es ningún secreto que el mundo de la pornografía esta dominado por una mirada masculina. Que los tiros de cámara, las historias y los personajes son creados para la satisfacción del hombre. En una entrevista que le hicieron a la reconocida directora de pornografía feminista, Erika Lust, ella habla acerca de su proceso de elección de actores. Cuenta que a veces los chicos con experiencia en el medio le envían material para que los vea pero que lo único que ve es su pene. ¿Porqué?

Luego de leer y ver algunos videos me di cuenta que el hombre es relegado a una posición secundaria en la pornografía. Mientras menos se vea mejor. Creo que a los hombres “hetero” no les gusta ver otros hombres mientras se excitan o masturban. Con los tiros de cámara se ve a la mujer frente a un hombre pero en verdad da la sensación que es frente a un pene. Erika Lust también explica que esto se debe a que así los hombres se pueden visualizar más fácil dentro de la fantasía, sobre esa mujer acostada con las piernas abiertas en la pantalla o de espaldas mostrando las nalgas.

Después de esta pequeña búsqueda de información supe porque prefiero ver a dos chicas. Es porque lo que veo me muestra la satisfacción del pene, las visiones de los hombres. No me convencen, no siento que los personajes de mujeres estén disfrutando, no veo un manejo adecuado del equipo femenino y simplemente no se me antoja en verdad.

Así como yo se sintieron seguramente las pioneras de la pornografía feminista; que no hay que confundir con porno para mujeres. El porno para mujeres lo describen muchos sitios como erotismo, un porno rosa, suave y lleno de romanticismo. Imagino a algunos de mis amigos diciendo que es eso una historia de amor donde tienen sexo.

La pornografía feminista es una utopía del porno, una mirada igualitaria a lo erótico. No es rosa, también es explicito. Pero no explícito como los famosos close-up que describo o como las performances de las que habla Erika Lust. No es un sexo “posado”. Entre lo que llamó mi atención se encuentra que una de las características de este tipo de porno es que ningún personaje, mujer u hombre, es un objeto. Se trata de la satisfacción mutua.

El mundo de la pornografía esta evolucionando. Pero aún es una industria hecha por y para los hombres. Por unos años más nos tendremos que conformar con que hordas de adolescentes cachondos (y algunos adultos) “aprendan” lo más básico de un video donde meterla y sacarla sea suficiente para tener a la mujer gritando a lo más alto del cielo. Pero desde hoy se suma una creyente más a las filas de una pornografía incluyente en donde las cosas son cosas, las personas son personas y donde no solo el pene goza. ¡Porno para todos y todas!

Flora Campollo
/

Cantante frustrada, escritora de closet, actriz de medio tiempo, ratón de biblioteca y sobre todo feminista. Escribo para combatir la soledad, el machismo y las mentes cerradas; para cortarle las esquinas a un mundo tan cuadrado.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

26

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    EMILIO VÁSQUEZ /

    12/10/2018 1:25 AM

    Hola. Buen dia soy un chico guapo de 20 años de tez blanca alto y delgado, versatil apariencia twink, me gustaria mucho ser actor porno, tengo bastante experimcia en el sexo y hacer el amor. Gracias tel: 56076721

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Adán Chacón /

    18/01/2018 10:52 PM

    Hola!!, Buenas Noches!!, soy Adán Chacón, actor de teatro, egresado de la U.P. de Guatemala, ya he actuado en Teatro, Cortometraje, y hasta en una película guatemalteca, pero mi gran sueño es ser actor pornográfico, hay alguna manera de que me puedan entrevistar, me gustaría darme a conocer y hablar del tema, soy una persona de criterio bastante amplio.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Adán Chacón /

    18/01/2018 10:47 PM

    Hola!!, Buenas Noches!!, mi nombre artístico es Adán Chacón, soy actor de teatro graduado de la U.P. en Guatemala, y mi sueño es ser actor pornográfico, hay alguna manera de que se me entreviste??, ya he trabajado en Teatro, en Cortometrajes, y hasta en una película guatemalteca.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    RA /

    17/12/2015 11:48 AM

    Es muy duro llamar depravados a los periodistas libertarios. Ya me imagino a esos médicos sociales extirpando "cánceres" que acaban de descubrir al estilo hitleriano o al estilo inquisidor. Los violadores, asesinos, afectados cerebralmente (que más que rabia deberían causar piedad), destructores de familias y un eterno etcétera pueden valerse de una caricatura de micky mouse para justificar sus acciones legales o ilegales (que le quede de tarea). Creo que para criticar a la gente liberal hay que comprenderla antes instruyéndose, siento que todos los cancerosos que cometen atrocidades sexuales lo hacen en secreto y por estadísticas que simplemente generando una búsqueda se puede saber que el cine porno produce millones de dólares peleando cifras con el cine holliwoodense, no le veo la pobreza a eso. El mundito en el que vivimos no es nuestra mente y el derecho de nuestra nariz no es el único que existe. Para exigir respeto se debe actuar con respeto.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Maria /

    09/12/2015 4:57 PM

    Me encanta este post porque es sincero y sin pelos en la lengua. Hasta hace poco empecé a reconocer que sí, veo porno y me gusta.

    Me aburre mucho la que es como la que describes, dirigida a los hombres. Por eso me sentía rara cuando dejaba la porno lésbica o una peli erótica protagonizada por una pareja lesbiana. Poco a poco y leyendo más artículos me di cuenta que en realidad, no es que me atraigan las mujeres, sino que esa porno tiene más historia y no es una burda representación sin ningún diálogo inteligente.
    Fue hasta que salí con un chavo que no tiene tantos prejuicios, que me animé a hablar más sobre el tema y nos animamos a explorar juntos. Eso es chilero. ;)

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Lourdes /

    04/12/2015 8:02 AM

    Que buena onda, a mi también me gusta el porno y miramos juntos con mi pareja, buscamos algo que nos guste a los dos, pero por lo general a mi me cuesta encontrar algo que en verdad me excite y creó mis propias historias y juntos las vamos enriqueciendo. Y sí es cierto, cuando no encuentro nada me voy a ver porno lésbico, es rico. Ahora vamos a buscar porno feminista, a ver que tal.... Excelente artículo, me sentí identificada

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Byron Fuentes /

    04/12/2015 1:11 AM

    La pronografia es un cancer, no importa Si es para todos o todas. Muchos de los actores de material pornografico son victimas de abuso sexual; especialmente los mas vulnerables, niños, mujeres, gente en extreme pobreza,etc. pornografia afecta negativamente el cerebro (que te quede de tarea) destruye familias, a uno mismo y a la sociedad. Muchos viol adores son grandes consumidores de pornographia,etc. pornografia no deberia de ser para ellos o Ellas. Me gustan mucho leer Nomada pero tambien me he dado cuenta que varios de sus escritores son degenerados.

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    RA /

    22/11/2015 8:40 PM

    No me considero un depravado pero si tengo mis fantasías -lamentablemente no cumplidas- que me hacen sentir a veces raro, en el sentido de que no muchos hombres, supongo, piensan así. Recuerdo que con un grupo de amigos de la cuadra -todos niños- nos juntábamos a ver videos porno VHS de principios de los noventa, yo era el menor del grupo, el vigía designado, el que por decisión unánime no deleitaría su “imaginación” porque ni nos masturbábamos aún -como para deleitar el cuerpo-, eso si una de erecciones sin saber como calmarlas... Mi misión era avisar cuando llegara un adulto. Recuerdo que merodeaba la sala y veía por la ventana. Muriéndome de ganas y de curiosidad, me acercaba en silencio por los pasillos a la habitación donde se proyectaba la película. Por detrás todos lucían como pequeños angelitos viendo caricaturas sentados como en media luna frente al armatoste de televisor ahora obsoleto. Yo me quedaba en el pasillo viendo porno un ratito y de repente alguno se daba cuenta y como con un berrinche alertaba a los demás y todos berrinchando me mandaban de regreso a seguir cuidando. Demasiada ansiedad, creo que por esos eventos me volví con el tiempo no adicto, pero digamos un degustador de porno. Lo interesante es, en concordancia con el artículo lo siguiente: de niño eso de ver porno sólo fue la travesura, la curiosidad y la gana de andar erecto sin tener idea de que hacer. Aún virgen, de adolescente, me comenzó a gustar el sexo grupal, específicamente los tríos de un hombre con dos mujeres. Pero conforme fui madurando –me desvirgaron- y comprendí que una mujer necesita más atención en lo sexual que un hombre y que por ejemplo si las mujeres en el trío de mi fantasía no son bisexuales seguramente el apareamiento terminaría en aniquilamiento, además, por si fuera poco, comprendí que fisiológicamente la mujer está hecha para tener, aguantar y degustar muchísimo más sexo que un hombre. Comprensión que le dio un giro total a mi fantasía. De desear a dos mujeres en mi cama, pase a fantasear que con un amigo complaciéramos a una amiga sin nada entre nosotros pero obviamente en una situación tan íntima es imposible no ver desnudo al otro o de repente no tener algún roce o contacto lo cual no convierte en gay a ninguno. Me topé con el machismo y con la homofobia. Sutilmente sacaba el tema en las muy comunes pláticas de sexo entre hombres y rápido salían los “esas son huecadas”, como va un hombre a dejar que cojan a su mujer, eso solo lo hacen los bisexuales... Entonces no me quedó de otra que refugiarme en mi infantil tradición voyeur anónima que es ver porno manege a trois pero también me tope con ese problema de que en la mayoría de triós porno donde dos hombres tienen sexo con una mujer no hay idilios sino masacres y la denigración hacia la mujer es tan tremenda que no comprendo como hay hombres que les guste o les excite eso, cuando lo más excitante del acto sexual es la percepción de que la mujer está gozando increíble…. Pero sí hay algunas producciónes excepcionales que a cualquier mujer dejarían con las ñoñadas en el cajón del siglo pasado, la cuestión es que prueben… ese es otro tema.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    RA /

    22/11/2015 8:28 PM

    No me considero un depravado pero si tengo mis fantasías -lamentablemente no cumplidas- que me hacen sentir a veces raro, en el sentido de que no muchos hombres, supongo, piensan así. Recuerdo que con un grupo de amigos de la cuadra -todos niños- nos juntábamos a ver videos porno VHS de principios de los noventa, yo era el menor del grupo, el vigía designado, el que por decisión unánime no deleitaría su “imaginación” porque ni nos masturbábamos aún -como para deleitar el cuerpo-, eso si una de erecciones sin saber como calmarlas... Mi misión era avisar cuando llegara un adulto. Recuerdo que merodeaba la sala y veía por la ventana. Muriéndome de ganas y de curiosidad, me acercaba en silencio por los pasillos a la habitación donde se proyectaba la película. Por detrás todos lucían como pequeños angelitos viendo caricaturas sentados como en media luna frente al armatoste de televisor ahora obsoleto. Yo me quedaba en el pasillo viendo porno un ratito y de repente alguno se daba cuenta y como con un berrinche alertaba a los demás y todos berrinchando me mandaban de regreso a seguir cuidando. Demasiada ansiedad, creo que por esos eventos me volví con el tiempo no adicto, pero digamos un degustador de porno. Lo interesante es, en concordancia con el artículo lo siguiente: de niño eso de ver porno sólo fue la travesura, la curiosidad y la gana de andar erecto sin tener idea de que hacer. Aún virgen, de adolescente, me comenzó a gustar el sexo grupal, específicamente los tríos de un hombre con dos mujeres. Pero conforme fui madurando –me desvirgaron- y comprendí que una mujer necesita más atención en lo sexual que un hombre y que por ejemplo si las mujeres en el trío de mi fantasía no son bisexuales seguramente el apareamiento terminaría en aniquilamiento, además, por si fuera poco, comprendí que fisiológicamente la mujer está hecha para tener, aguantar y degustar muchísimo más sexo que un hombre. Comprensión que le dio un giro total a mi fantasía. De desear a dos mujeres en mi cama, pase a fantasear que con un amigo complaciéramos a una amiga sin nada entre nosotros pero obviamente en una situación tan íntima es imposible no ver desnudo al otro o de repente no tener algún roce o contacto lo cual no convierte en gay a ninguno. Me topé con el machismo y con la homofobia. Sutilmente sacaba el tema en las muy comunes pláticas de sexo entre hombres y rápido salían los “esas son huecadas”, como va un hombre a dejar que cojan a su mujer, eso solo lo hacen los bisexuales... Entonces no me quedó de otra que refugiarme en mi infantil tradición voyeur anónima que es ver porno manege a trois pero también me tope con ese problema de que en la mayoría de triós porno donde dos mujeres tienen sexo con una mujer no hay idilios sino masacres y la denigración hacia la mujer es tan tremenda que no comprendo como hay hombres que les guste o les excite eso, cuando lo más excitante del acto sexual es la percepción de que la mujer está gozando increíble…. Pero sí hay algunas producciónes excepcionales que a cualquier mujer dejarían con las ñoñadas en el cajón del siglo pasado, la cuestión es que prueben… ese es otro tema.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Vinicio Santamaría /

    10/11/2015 12:23 PM

    Viva la libertad, siempre y cuando no se afecte a los demás.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones