¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

Porque aquí nunca cambia nada

Hoy, en el altiplano, tan rico en recursos naturales, un bebé morirá por desnutrición, deshidratación o cualquier otra razón fácilmente tratable; porque aquí nunca cambia nada.

Cotidianidad Opinión P258
Esta es una opinión

FOTO: ANTOINE VASSE

Hoy, en Sacatepéquez, un menor nacido con características especiales será llevado por sus familiares a una institución de caridad y jamás volverán a visitarlo; porque aquí nunca cambia nada.

Hoy, en Huehuetenango, una menor de 14 años será abusada por su propio padre y la ley le obligará a tener ese hijo; porque aquí nunca cambia nada.

Hoy, en La Limonada, un menor de 14 años se integrará a una mara en busca de un refugio social que no le da su familia o la escuela; porque aquí nunca cambia nada.

Hoy, en la frontera, un adolescente se verá empujado a cruzar solo el largo trayecto que lo separa del sueño americano, primero en el tren de la muerte y luego a través del desierto; porque aquí nunca cambia nada.

Hoy, en la zona 1, un travesti, una sexoservidora o un drogadicto serán asesinados brutalmente y las fuerzas de seguridad pronto olvidarán la investigación de este crimen; porque aquí nunca cambia nada.

Hoy, en la zona 3, un negociante abandonará su tienda, colegio u hogar, incapaz de pagar la extorsión a la que le tienen sometido una banda de delincuentes; porque aquí nunca cambia nada.

Hoy, en la zona 10, un padre de familia será asesinado por robarle un celular que luego venderán por Q500 -eso es lo que ha llegado a costar una vida-; porque aquí nunca cambia nada.

Hoy, en una comisaría, un policía, cuyas condiciones de vida no las querría para sí ninguno de los que tanto reclaman seguridad, será sobornado; porque aquí nunca cambia nada.

Hoy, en un autobús, asesinarán al conductor por practicar una profesión que se ha vuelto la más peligrosa, transportar a la gente cada día a sus trabajos; porque aquí nunca cambia nada.

Hoy, en los centros urbanos y las comunidades, los políticos comprarán voluntades a base de promesas y dádivas a cambio de votos vacíos y sin propuestas reales; porque aquí nunca cambia nada.

Hoy, en un medio de comunicación, un periodista será silenciado, por las buenas o por las malas, por un mafioso, un empresario o, incluso, por su propio jefe; porque aquí nunca cambia nada.

Hoy, en Facebook, un nuevo meme sobre algún político corrupto hará las delicias cómicas de los ciudadanos sin que haya una persecución real del delito cometido ni consecuencias públicas para el funcionario delincuente; porque aquí nunca cambia nada.

Hoy, en el Ministerio Público, un fiscal será masacrado, tal vez por ser de los pocos en intentar perseguir el crimen y la corrupción reinante, pero pronto será olvidado por todos; porque aquí nunca cambia nada.

Hoy, en su lugar de trabajo, un profesional será despedido al haber descubierto, o solamente intuido, su condición de homosexual o lesbiana sin que se pueda hacer nada al respecto; porque aquí nunca cambia nada.

Hoy, en un hogar, una madre se verá en la obligación de dejar a sus hijos abandonados a su suerte, con un familiar o un amigo cercano pues debe salir a trabajar; porque aquí nunca cambia nada.

Hoy, en alguna empresa o finca, un activista social será silenciado por la fuerza ya que la reclamación de la libertad y la justicia se ha vuelto privilegio de unos pocos; porque aquí nunca cambia nada.

Hoy, en un hospital, una persona mayor, que podría ser uno de nuestros padres, morirá casi en el abandono y sin poder darle el mínimo soporte sanitario; porque aquí nunca cambia nada.

Hoy, en una escuela o colegio, en una comunidad, en un centro de trabajo, en un organismo público, en las redes sociales, una persona será discriminada por su raza, religión, ideología o género por el simple hecho de no pertenecer al grupo dominante; porque aquí nunca cambia nada.

Porque aquí nunca cambia nada, hoy voy a seguir indignado, diciendo lo que pienso aunque suene impertinente. De gente educada que miente, es hipócrita y corrupta he conocido demasiados; a ver si así, de una endiablada vez cambia algo.

 

 

 

 

 

Ignacio Laclériga
/

Me llamo Nacho Laclériga y soy chapiñol. Nací en España; llevo más quince años en Guatemala. Soy máster en comunicación estratégica y coach profesional. Junto a un grupo de profesionales, ideamos Gecca, una organización que desarrolla proyectos, gestiona la comunicación y la adaptación a los cambios. www.gecca.com.gt


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


Anuncio

11

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Alberto Garín /

    24/04/2015 3:12 PM

    El odio al extranjero se llama xenofobia y en algunos países está penado como delito. Personalmente, más que delito, me parece pobreza mental, puesto que considera que el lugar de nacimiento de una persona la determina hasta tal punto que hay una serie de cosas (o muchas) que no puede hacer, como, por ejemplo, dar una opinión que, en el caso de este artículo de Laclériga, es acertada. A partir de ahí, si frente a una crítica bien construida la única respuesta es la xenofobia y apelar a lo ocurrido hace cinco siglos, esa es la mejor prueba de que la crítica es acertada. Seguro que cuando empecemos a construir soluciones en vez de echar la culpa a los demás de nuestras propias responsabilidades, las cosas empezará a ir mejor.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Alejandra Gutierrez /

    17/04/2015 6:24 PM

    Dieguito, aclareme una duda. Si cualquier guatemalteco puede ver son sus propios ojitos lo que Ignacio dice, Entonces de que forma lo esta ayudando con este articulo ? No ve que usted lo esta ayudando a el ? El esta viviendo y cobrando como extranjero en este pais por venir a criticarlo pero sin aportar ninguna solucion? No se da cuenta que en espana estaria desempleado cobrando al gobierno una pension baja y aqui gracias a usted vive de hablar mal del pais? No se trata de derechas o izquierdas, se trata de no dejar que venga alguien a sobarle la leva y usted se lo agradezca. Dese mas valor, ya la conquista fue hace 500 anos como para que siga sometido.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    17/04/2015 3:02 PM

    Alejandra Gutiérrez huele claramente a discurso de ultra derecha guatemalteca. Y además con pésima ortografía. El artículo de Ignacio no dice nada que cualquier guatemalteco no pueda ver con sus propios ojitos. Toda persona, guatemalteca o no, que nos ayude con sus palabras a ver con mayor claridad nuestra realidad es bienvenida en Guatemala, por lo menos, en mi Guatemala personal. Una Guatemala que nadie y mucho menos "Alejandra Gutiérrez" podrá tocar jamás.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Alejandra Gutierrez /

    17/04/2015 2:16 PM

    SI el muro esta abierto realmente es para ambos y lo suyo es acoso mediatico contra el pais. El terrorismo mediatico si es un delito, defenderse de los extranjeros que lo usen es no solo un derecho sino una obligacion de todos los guatemaltecos. Ahora resulta que yo soy desendiente directa de conquistadores ? Acaso tengo o tuve pasaporte espanol como usted? No le impido nada, solamente demuestro la estrategia que tiene su grupo para afectar al pais y hago conciencia de que todos debemos defendernos y proteger nuestra idiosincracia y nacionalidad. Hagan el esfuerzo de usar algun argumento inteligente y racional, eso de que un espanol me acuse de ser desendiente de conquistadores es una payasada digna de un fronterizo con infantilismo. Vaya y preguntele a Garin que mas responder, por usted mismo no tiene nada que ofrecer. Despues de leer su respuesta seguro que Garin se arrepiente de haberlo traido al pais.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Ignacio Laclériga
    Ignacio Laclériga /
    17/04/2015 12:36 PM

    Este muro está abierto a todo tipo de comentarios, sin embargo Alejandra, o como quiera que te llames realmente, lo tuyo ralla en el acoso informático y la discriminaciòn, dos delitos tipificados por la ley. Como residente en Guatemala desde hace más de quince años tengo el derecho a expresar lo que me de la gran gana en un medio de comunicaciòn y nadie, mucho menos una descendiente directa de esos conquistadores que hablas, es quien para impedírmelo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Alejandra Gutierrez /

    17/04/2015 7:32 AM

    Se le olvido mensionar a Garin que fue el quien recluto a Leclerica para esta aventura mercenaria de la reconquista Guatemalteca. Pero ni siquierea por esa razon nos puede dar algun argumento de por que lo recluto o como ha aportado la pais desde que llego. Esa es la tonica general de la pagina Nomada, critican todo pero no han ofrecido ninguna propuesta de solucion en uno solo de sus articulos. Si me acusa de decir algo falso, por que no dijo nada que pruebe que lo que digo es falso? El odio es lo que ustedes pretenden sembrar criticando todo lo bueno que tiene Guatemala, yo estoy dando argumentos concretos de lo que digo, o acaso me puede negar que Ignacio estaria desempleado en Espana? Ustedes atacan lo emocional para generar sentimientos de molestia y hasta colera en los lectores pero cuando se les responde con argumentos racionales los cimientos para argumentar les parecen malos. Acaso no hay mucho que criticar en Espana? Toda esa supuesta buena voluntad debieran de aplicarla alla, aqui no nos estan ayudando sino solo afectando y dividiendo.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Alberto Garín /

    16/04/2015 6:54 PM

    Un texto correcto por parte de Laclériga, un comentario improcedente por parte de Alejandra Gutiérrez, en esencia, porque lo que dice es falso y lo dice desde el odio. Malos cimientos para el debate.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Ignacio Laclériga
    Ignacio Laclériga /
    15/04/2015 9:28 PM

    Gracias por sus comentarios, que orgullo me da su apoyo y consideración cuando miles de personas comparten o comentan mis textos. Incluso tus palabras de descalificación Alejandra me motivan a ver la necesidad de cuanta falta hace que haya personas como yo que gritemos lo que pensamos de este nuestro hogar que nos quieren destruir gente miserable e ignorante.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Alejandra Gutierrez /

    15/04/2015 9:12 PM

    Nunca cambia nada por que en Guatemala hay un grupo de extranjeros europeos a los que les pagan por hablar mal del pais, por marcar las diferencias y divisiones, por alimentar la guerra y el odio. Si la intension es buena por que no lo estan haciendo en sus paises ? La razon es por que solo aqui les pagan por esparcir su veneno, en espana Ignacio estaria desempleado, mal viviendo del gobierno pero aqui tiene sueldo de extranjero que se gana escribiendo estos sin sentidos. Si hay algo que cambiar es aislar a estos mercenarios. Son chapinoles y aman a Guatemala? No, la realidad es que aman su posicion, aqui parecen intelectuales y les pagan bien por parecerlo. El dano que hacen no les importa, les da gusto venir a aprovecharse de nuestros paises. Demonos cuenta y por lo menos cambiemos esto.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    ligia /

    15/04/2015 3:14 AM

    Siga escribiendo, eso ya cambia algo!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones