Porqué tomo (feliz) mi anticonceptivo en público

En un mundo ideal, todos los días sonaría mi alarma a la misma hora. Tal vez estoy un día en el centro comercial, en clase, en una reunión o en mi sala. Sonaría la alarma y yo la apagaría, buscaría en mi bolsa un paquete pequeño, sacaría la pastilla anticonceptiva que corresponde al día, la metería en mi boca y la tragaría. Fin de la historia, continúo con mi día normal. Pareciera fácil tomarse una pastilla anticonceptiva; te la tomas y ya. Pero en donde yo vivo no es tan sencillo.

Cotidianidad n789 P258

Imagen: SarahMirk

Vivo en un país sumamente religioso y patriarcal, donde está mal visto tener relaciones sexuales antes del matrimonio. Especialmente si uno es una “mujercita” de bien. Así que tomar anticonceptivos es una confirmación que no solo estoy teniendo sexo sino que peco doble por utilizar métodos que impiden que esas relaciones no sean para procrear.

Con todos estos pensamientos en la cabeza es que buscaba en mi bolsa todos los días el pinche paquete, agarraba una pastilla y la metía en mi boca. Las primeras veces que iba a la farmacia a comprar píldoras anticonceptivas sentía una culpa terrible y a la hora de tomarlas no quería que nadie viera. Siempre era a escondidas. Algunas de mis amigas decían la típica paja que tenían que tomar las pastillas por sus ovarios poliquísticos. Claro en algunos casos era verdad pero en una época resultó que muchas de las que tomaban pastillas tenían alguna dolencia médica y era un “tratamiento”. Obvio, luego se convertía en la excusa perfecta para tener pastillas anticonceptivas ahí en la mesa de noche a la vista de toda la familia. Así era la única forma políticamente correcta de utilizar métodos anticonceptivos, por problemas de salud.

Iniciar la vida sexual es como la época de la fiebre del oro en Estados Unidos, una locura. Más, más, más. Escarban por todos lados esperando encontrar el ansiado oro. Esos días donde se sabe poco pero se goza mucho. Pues en esos días de goce aunque se usara el famoso gorrito, muchos jurábamos que el semen se podía rebalsar del condón y caer en lugares no deseados o que en realidad no servían para nada. Que seguro los espermas atravesarían por arte de magia el látex. Lo que seguía a estos pensamientos eran semanas de agonía hasta que la madre naturaleza te pateaba en los ovarios y estabas segura que no estabas embarazada. Así que con toda la culpa del mundo encima, comencé a comprar otros métodos.

Años después la culpa se ha ido y he empezado a tomar mis anticonceptivos en público o donde sea. Pero siempre me acuerdo de esas épocas en las que sentía que me tenía que esconder porque era algo de lo me tenía que avergonzar. Ahora no me avergüenzo y he encontrado razones por las cuales ninguna mujer debería de sentir culpa, pena ni debería de esconderse al tomar una pastilla anticonceptiva, comprar condones o cualquier cosa que tenga que ver con anticonceptivos.

Para empezar, utilizar algún método anticonceptivo significa que planifico. Que no tomo mi sexualidad a la ligera, que me cuido. Significa que sé lo que quiero y cuando lo quiero o si nunca lo quiero. Todas las mujeres tenemos derecho a decidir si tenemos hijos o no y cuando es el momento indicado. No utilizar un método anticonceptivo, poner la confianza en que ese día no es de riesgo, en que “no acaba adentro”, es un camino seguro a un embarazo no deseado.

Una vez una amiga, después de unos tragos, me confesó: “con mi novio no usamos nada”. ¿Cómo?, pensé yo, ¿cómo es posible que en pleno siglo XXI todavía se jueguen la fecundación como que fuera una ruleta rusa? He escuchado tantas historias de sexo en las que no existen los anticonceptivos o si quiera protección para las enfermedades. Hace unos años juré jamás volver a caer en esa práctica tan peligrosa y estresante.

En Guatemala, la taza de maternidad es una de las más altas en América Latina (Embarazo adolescente y oportunidades en América Latina y El Caribe, 2012). Además, según las Estadísticas Vitales del 2013 (INE) la edad promedio en que las mujeres tienen hijos en el país es entre los 19 y los 22 años. En el departamento de Guatemala la edad promedio para dar a luz es de 22 años. Es decir que yo pude haber tenido ya mi primer hijo o ir por el segundo.

A los 22 años (hace solo unos años) no vivía en mi casa, no tenía rumbo, apenas si podía cuidarme a mí. No me preocupaba por más que la fiesta y los amigos. Si a esa adolescencia tardía le hubiera agregado un embarazo no deseado, seguramente jamás habría salido de esa etapa de estupor en donde no querés nada ni a nadie. No estaría por entrar al último año de mis estudios. Hay por supuesto casos en donde las jóvenes salen adelante a pesar de la situación. Pero en Guatemala, la mayoría cae en la misma espiral de pobreza. Así que una buena razón por la que tomo mis anticonceptivos en público es porque no me debería avergonzar saber que me cuido y que ahorita, en este preciso momento de mi vida, no quiero tener un bebé. Y como tampoco quiero enfermedades compró los condones sin miedo, los pido en recio en la farmacia. Bueno en las farmacias que venden.

Lea: Farmacias Meykos no vende más condones porque no son éticos ni viables

Otra razón válida que he encontrado para tomar mis anticonceptivos en público es para educar. Ya es tiempo de eliminar el estigma hacía los métodos anticonceptivos. Si todas los tomamos en público y sin miedo pronto no será una razón para recibir miradas acusadoras. Además algunos anticonceptivos, los llamados “de barrera”, son también para evitar enfermedades venéreas. Debería ser motivo de orgullo que te vean cargando condones. Que te vean comprando condones. No vas a permitir que te propaguen o ser el motivo por el cual se propague una enfermedad.

Pero la razón que más me gusta para tomar mis anticonceptivos en público es porque puedo. Porque después de años de sentir que me estaba metiendo una droga ilegal a la boca por fin entiendo que no. Que tengo el derecho a decidir sobre mi futuro, tengo la oportunidad de cambiar la espiral, puedo elegir si quiero o no tener hijos y cuándo. Por eso es que la tomo en público, porque nunca ha tenido ni tiene nada de malo tomar decisiones consientes sobre mi cuerpo. Porque sí.

Flora Campollo
/

Cantante frustrada, escritora de closet, actriz de medio tiempo, ratón de biblioteca y sobre todo feminista. Escribo para combatir la soledad, el machismo y las mentes cerradas; para cortarle las esquinas a un mundo tan cuadrado.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

42

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    marco /

    11/05/2016 5:02 PM

    Esa creo, es la postura correcta, este tipo de artículos deben ser informativos y sobre salud. Informar que este método existe, previene el embarazo, es valido para planificar la familia, conlleva sus efectos secundarios, etc.
    No estar viciados siempre, con que se hace esto o aquello, desde la clásica postura feminista sobre el patriarcado y el empoderamiento de la mujer.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Diana Escalante /

    23/11/2015 12:59 PM

    que buen artículo! el decidir lo que uno quiere en un país tan cuadrado y doble moral, me sentí identificada! Y sí, uno debe decidir qué quiere para su vida y cuándo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    alfonso villacorta /

    05/11/2015 7:33 PM

    debo decir sobre los 7 u 8 hijos, que el crecimiento demografico es consecuencia de pobreza en cualquier parte del mundo, no efectos de falta de pildoras.
    los anticonceptivos como herramienta para erradicar el crecimiento demografico, lease la pobreza, es similar a pretender detener una diarrea con un corcho.
    los efectos en la salud de la mujer que consume anticonceptivos son cargas economicas a la sociedad en lo referente a consumo de medicamentos, amen que una mujer de 40 agnos ya puede estar con padecimientos que al bajarle la productividad laboral las convierte en carga social. los padecimientos derivados del uso de anticonceptivos no son simples, ni curables con aspirinas nada mas.
    defender la vida se puede considerar tambien a las nacidas, mujeres que se someten a esos cocteles quimicos de los que todavia no se sabe sus consecuencias.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Mercedes Samayoa /

    02/11/2015 11:29 AM

    Estoy completamente de acuerdo en que la decisión es mía como mujer de prevenir y planificar cuantos hijos deseo tener. En lo que difiero es en que este tema sea un asunto de postura feminista, es más bien una cuestión de información y salud, en artículos como el anterior se olvidan de mencionar los terribles efectos secundarios que la ingesta de estas píldoras ocasionan, de hecho en Guatemala se reporto el caso de una joven de 19 años que en su 3er. mes de tratamiento sufrió una embolia pulmonar y que con suerte libro a la muerte, tampoco mencionan que en países como Francia están retirados del mercado por las consecuencias de su utilización. Mas bien considero que es más valido hacer consiente a mi pareja sexual de que no solo yo me debo de "cuidar" sino que es un asunto de dos, tanto el acto sexual como lo que pase después. Para evitar un embarazo existen opciones más seguras y que como mujer puedo exigir que sean puestas en practica los días que hay probabilidades de quedar embarazada, recordemos que la única que va a vivir o mal vivir con las consecuencias de estas píldoras soy YO como MUJER. Por que es mi calidad de vida y mi salud la que se debe de ver afectada por tener sexo??Como feminista estoy en completo desacuerdo en que solo yo cargue con el terrible riesgo de deteriorar mi salud o de acabar con mi vida. Por favor antes de incentivar el consumo de esta clase de productos desde una postura Feminista evaluemos si esa es la forma correcta de verlo¡¡

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      marco /

      11/05/2016 5:00 PM

      Gracias, gracias, por su comentario....
      Esa creo, es la postura correcta, este tipo de artículos deben ser informativos y sobre salud. Informar que este método existe, previene el embarazo, es valido para planificar la familia, conlleva sus efectos secundarios, etc.
      No estar viciados siempre, con que se hace esto o aquello, desde la clásica postura feminista sobre el patriarcado y el empoderamiento de la mujer.....

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    papazopapaz /

    29/10/2015 10:57 AM

    @ALFONSO VILLACORTA con Juan Francisco ya repasamos todo lo referente a efectos secundarios, lo que quedó sin contestar es

    ¿son aceptables los efectos secundarios comparados con 7 u 8 hijos entre la pobreza y la miseria?

    es muy fácil para una persona de clase media/alta que estudia y tiene un elecciones discriminar entre metodos y no ponerse a pensar en mujeres que tienen 7 u 8 hijos que viven entre la miseria

    esto lo escribí en un comentario anterior:
    "este debate puede alargarse más y más y no podremos llegar a un acuerdo ya que ni @Juan Francisco ni @David ni yo somos ni mujeres ni pobres ni tenemos 6 hijos, acá lo que falta es la opinión de una de esas mujeres pero que curioso verdad muchas de esas mujeres no tienen ni la oportunidad ni la elección ya que no saben leer ni escribir ya que eran la niña número 9 de su mamá y papá los cuales mandaban a la escuela a los que podían.
    "

    Éxitos.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    alfonso villacorta /

    29/10/2015 8:59 AM

    no hay que ser cachureco para oponerse a los anticonceptivos orales, hay que ser ignorante para usarlos y promoverlos entusiasmadamente.
    si le pregunta a un endocrinologo o medico, sin importar la religion, le puede aclarar que hace y como funciona cada uno de los compuestos de ese coctel quimico, entre los que destaca el desarrollo de una libido sintetica porque el celo, aunque parezca animal, tambien es hormonal humano, que por el ciclo interrumpido de los ciclos naturales de todo el mecanismo menstrual, tiene que ser dirigido por compuestos quimicos.
    la pildora, ajeno a la religiosidad de cada quien, rebaja a calidad de ganado al grueso de consumidoras; me refiero al ganado genetica y hormonalmente manipulado.
    ademas de hacer de la suyas en el aparato reproductor, su uso prolongado redunda en danos al sistema neurologico, angiologico, mental y de personalidad, entre otros.
    habra que prepararse para mostrar con orgullo y entusiasmo las varices a temprana edad, los diagnosticos de trombosis, fibrosis y de depresion, al fin y al cabo tambien hay tratamientos hormonales para climaterios y menopausias prematuras.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    JUAN FRANCISCO /

    27/10/2015 3:24 PM

    las doscientas opiniones más que yo propuse que deberíamos de continuar discutiendo tienen como requisito superar argumentos, pero respetuosamente veo que ya te decidiste por utilizar dos y de ahí no vamos a superarlos.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    JUAN FRANCISCO /

    27/10/2015 3:15 PM

    Papazo: solamente porque has sido una persona totalmente respetuosa con quien debatís y eso se aprecia mucho yo te lo agradezco, me animo a escribirte la última respuesta en éste tema: de verdad lamento no haber podido expresarme mejor para que conocieras el otro punto de vista que está a favor de la vida y en contra de la basura de la anticoncepción. Veo que si aún tenes hondas convicciones y hondas dudas no será en este momento ni en éste espacio que yo te las pueda resolver mano. Pero seguramente con éste buen debate te darás a la tarea de investigar con mejores fuentes. De fraternidad deseo que todo salga bien en tu vida. Saludos

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    papazopapaz /

    27/10/2015 11:47 AM

    aclaremos
    1) no te pregunté si me creías egoista
    2) te pregunté:
    -¿me estás diciendo que si esas mujeres tienen ese número de hijos es por fortaleza y no por ignorancia o falta de elección?

    @JuanFrancisco @David
    "sin asumir las consecuencias que por naturaleza está destinada a la procreación."

    " cuando precisamente la función de la estructura genital es la "generación" de vida. "

    quisiera saber si estos comentarios vienen de un punto más objetivo que el religioso. Lo digo porque solo a la iglesia es a la que he oido decir cosas como "los hijos que Dios le de", "todo niño viene con su pan bajo el brazo" y cosas que apuntan a que se tiene que tener sexo con el ÚNICO fin de tener un hijo indiferentemente de si lo están trayendo a sufrir miserablemente.

    este debate puede alargarse más y más y no podremos llegar a un acuerdo ya que ni @Juan Francisco ni @David ni yo somos ni mujeres ni pobres ni tenemos 6 hijos, acá lo que falta es la opinión de una de esas mujeres pero que curioso verdad muchas de esas mujeres no tienen ni la oportunidad ni la elección ya que no saben leer ni escribir ya que eran la niña número 9 de su mamá y papá los cuales mandaban a la escuela a los que podían.

    y eso no lo respondiste,

    y decis que defiendo lo indefendible, me parece más indefendible una mujer que no puede decidir cuantos hijos puede tener y 7 u 8 niños muriendose de hambre sin un futuro prometedor.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    JUAN FRANCISCO /

    27/10/2015 10:35 AM

    Pero además papa, respeto la actitud de tozudez con que defendés tus acciones. Esa actitud es valiosa y necesaria en una persona. Y si llega el momento en tu vida en que te des cuenta que estas defendiendo lo indefendible y que estas asumiendo el papel de empresario de anticoncetpivos-basura, sin serlo, entonces probablemente tu postura será radical contra esa asqueante cultura de la anticoncepción por que al final de cuentas es puro negocio con que lucran con la salud humana. La discusión y el debate son la mejor arma para hacer relucir la verdad aunque tengamos que dar otras doscientas opiniones más

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones