¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

¿Quién está más en contra de la corrupción?

Esta pareciera ser la pregunta que está dictando la discusión entre Rodrigo Arenas y Martín Rodríguez. A raíz de mi involucramiento en política no partidaria el año pasado, comencé a tener relaciones más estrechas con distintos líderes de opinión, ambos incluidos.

Cotidianidad Opinión
Esta es una opinión

Con Martín comparto la abierta defensa de la libertad en el ámbito social (y las causas que más cercanas tengo al corazón): el feminismo, la batalla contra el represivo tabú del sexo en el país, el apoyo a la comunidad LGTBI, la profunda indignación frente a los abusos perpetuados a las poblaciones indígenas durante el Conflicto Armado Interno (él dice que es genocidio, yo creo que no) y el compromiso contra la impunidad.

Con Rodrigo comparto la defensa del libre mercado; nuestra interpretación de Estado de Derecho y justicia como el imperio de la ley y leyes universales a las que todos, sin discriminación, estemos sujetos; separación e independencia de poderes; el ideal de un Estado que, antes que nada, proteja la vida, propiedad y libertad de las personas; y el compromiso contra la impunidad.

Disclaimer: Sí, trabajo en el MCN y Rodrigo es mi jefe – y, como me conoce desde antes de contratarme, sabe que no me guardo mi desacuerdo por nada. A ambos les tengo mucho cariño como colegas. Mi opinión puede estar sesgada.

Justicia vs. Ética vs. Ilegalidad

Los guatemaltecos no estamos acostumbrados a la justicia. Sospecho que, hasta hace poco, era como un unicornio. Todos lo queríamos, y estábamos de acuerdo en que todos lo queríamos, pero nunca nos pusimos a discutir de qué color tenía el pelo, el cuerno o la crin. Debemos diferenciar entre lo no ético, lo no justo y lo ilegal. Decirle a alguien que me gusta su nuevo corte de pelo aunque no lo crea realmente para tener un beneficio luego, no es ético. Es despreciable, ruin y bajo, pero nadie me puede meter presa o multar por eso.

Lo injusto y lo ilegal debiesen ser lo mismo, sin embargo en Guatemala y su sistema de derecho positivo lo punible es sólo lo que viola una ley preestablecida. Si alguien hace algo que no es ético y que perjudica a los demás, pero no viola ninguna de las muchísimas leyes que tenemos, no se le puede procesar. Tristemente, siempre hay formas de escabullirse entre las leyes.

Existen otros sistemas de derecho, como el consuetudinario, que permiten ver caso por caso y evaluar si en efecto el acto cometido atenta en contra del derecho ajeno y lo pueden penalizar aún si no hay leyes en contra de esto. Se basan en jurisprudencia, el precedente que establezca la sentencia y el juicio (valga la redundancia) del juez –cuyo trabajo es leer, formarse y perfeccionar su juicio.

Nunca habíamos discutido esto con personas de diferentes ideologías, parece que ya se nos venció el plazo de hacerlo –pero más vale tarde que nunca.

Nada es perfecto

Los procesos y sistemas de investigación, acusación y penalización son diseñados e implementados por personas. Con el tiempo, los juristas llegaron a la conclusión que la presunción de inocencia es la mejor forma de proteger la libertad de las personas. La (imperfecta) conclusión que rige en el sistema consuetudinario y positivo es: mejor dejar a un culpable libre por falta de evidencia, que condenar a un inocente sin evidencia suficiente.

Entonces, creo que nos toca sentarnos a dialogar sobre estos temas casi filosóficos para poder proponer soluciones que nos permitan vivir en una Guatemala con justicia siempre imperfecta, pero mejor.

Las limitaciones de las redes sociales

Las redes sociales tienen muchísimos beneficios, la principal es que nos permiten conectarnos de diferentes formas con personas que están lejos. Nos han permitido coordinar revoluciones, campañas, proyectos, fiestas, protestas, todo. Pero no debemos negar sus limitaciones, muchas veces la falta de entonación, una coma ausente o lo que sea, cambia el mensaje que el receptor interpreta. El twit del señor Comisionado Iván Velásquez, con el que comenzó esta discusión decía lo siguiente:

“Algunos imputados le “exigen” al MP respetar su presunción de inocencia; es decir, que no siga investigando ni acuse ni pida sus condenas!”

Prefiero suponer lo mejor de las personas. Considerando el respeto y admiración que las acciones del señor Comisionado le han ganado, quisiera interpretarlo como que las personas están pidiendo que se les respete la presunción de inocencia Y que se deje de investigar. No creo, y realmente espero, que el Comisionado esté diciendo que respetar la presunción de inocencia implica dejar de investigar.

Esperemos la mejor de las intenciones y estemos abiertos al leer las opiniones de otros y críticas que recibimos.

Insisto que las ideologías no “han pasado de moda”

Cada vez más escucho la postmoderna declaración: “Las ideologías ya pasaron de moda.” Me aterra. Una ideología es el lente con el que interpretamos la realidad, el sistema lógico con el que sacamos conclusiones y que tiñe nuestra narrativa. Todos tenemos ideología, ignorarla o negarla es convertirnos en víctimas de nuestra propia razón. Creo que muchos guatemaltecos son víctimas de esto como consecuencia del miedo que el Conflicto Armado Interno dejó –tener ideas era peligroso para cualquier bando.

En mi opinión, debemos cuestionarnos siempre. Encontrar nuestras inconsistencias (las fallas en la lógica interna de nuestra ideología), encontrar nuestras incoherencias (como falla nuestra lógica interna al ser aplicada a la realidad) y los principios de nuestra ideología en sí. Es sólo cuestión de pensar, preguntar y dudar.

Aprendamos de las lecciones del año pasado

Finalmente, el año pasado fue el mejor ejemplo de cómo en la unión está la fuerza. Lo viví en carne y hueso como una de las dos primeras defensoras del libre mercado en irse a meter a la USAC por horas para alcanzar los mínimos en común con los estudiantes de las otras universidades.

Salí de la CEUG pronto, cuando dejé de ser estudiante. Lo hice para ser consistente con el relevo generacional que promovíamos. Sin embargo, los estudiantes que permanecieron en Movimiento Marro decidieron separarse. No lo vi como algo malo, me parece que una separación cordial y amigable cuando alguien no se siente representado en una organización es una de las más puras expresiones de democracia y libertad. Si bien esta organización ya no es tan representativa como antes, los puentes entre las personas persisten por una razón: nos dimos cuenta que todos, de una u otra forma, creemos que estamos con los buenos.

Si un grupo de patojos con experiencia únicamente en activismo y trabajo social logramos ponernos de acuerdo y marchar juntos, imagínense lo que podrían hacer otros líderes si se enfocaran en dialogar y no pelear.

A todos les gusta un buen show, desde los gladiadores, pasando por las justas y el fútbol, hasta llegar a Miley Cyrus vs Nicky Minaj. Y por favor, ¡que se sigan dando (con más cabeza)! En Guatemala lo que más necesitamos es ver ejemplos de debates con argumentos sólidos, lógica, consistencia y congruencia. Hagamos entretenido el debate de ideas. No más sanguinarias peleas de gallos.

¿Quién está más en contra de la corrupción?

Quien separe a las personas de las ideas, trate con respeto a las primeras y ataque implacablemente a las segundas; quien, dentro del mundo imperfecto que vivimos, intente apoyar la justicia y el idealismo – en fin, el progreso de Guatemala y sus valores sobre las discrepancias. Quien enfoque su energía y batallas contra la impunidad y corrupción del país, y en crear alianzas con los que compartan este mismo repudio.

Como le dije a mi, ahora amigo, Mynor Alonzo de #USACEsPueblo la primera vez que nos conocimos: “Tu y yo tenemos propuestas distintas, seguramente opuestas. Pero ambos sabemos que ninguno de nuestros modelos funcionaría al ser implementados en el corrupto sistema político que tenemos. Trabajemos juntos por limpiarlo y después nos preocupamos por el comunismo, el capitalismo y los otros ismos.”

Me encanta que Martín haya invitado a Rodrigo a un debate y que Rodrigo haya aceptado. Creo que, de ser manejado con la cordialidad que espero de ambos, es un buen primer paso para que ambos fortalezcan sus posturas y espero que también sirva para fortalecer la postura de ambos contra la verdadera enemiga, la corrupción.

María Wer
/

Soy curiosa, rebelde e idealista. Amo la libertad, el diálogo, la diversidad y viajar.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

8

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    P. Choy /

    24/06/2016 11:59 AM

    Debate libertarios vrs socialiburgeses o como dijo alguien izquierda de caviar que no le hablan a la shusma.... Wow que gran espectáculo....

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!

      P. Choy /

      24/06/2016 9:25 PM

      Bienvenidos al nuevo término en la política de Guatemala

      Ideolofobia....o eres derecha o eres izquierda, nada de centro y si eres "divergente" eres excluido en los comentarios

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Peter Lim /

    24/06/2016 11:27 AM

    Aquí es donde quiero utilizar las frase de Umberto Eco "El internet y las redes sociales de han dado el derecho de hablar a legiones de idiotas". Y es totalmente cierto. Leo con detenimiento lo que escribe Martín y también lo que escribe Rodrigo; pero al rededor hay un montón de idiotas que no aportan absolutamente al debate. Es como ir a ver un buen partido de futbol entre dos equipos fuertes (uno de ellos tu archi rival) pero igual disfrutas el juego, pero el partido se ve entorpecido por barras bravas integradas por una pandilla de inadaptados sociales.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Peter Lim /

      24/06/2016 12:35 PM

      P. Choy, totalmente de acuerdo, pero estás mal interpretando el centro de mi argumento y por eso hice la analogía con los hooligans del futbol (pueda ser que no te guste el futbol y no hayas captado el mensaje, lo siento). La diferencia (o el elemento de categorización) radica en separar a quienes argumentan idea vs idea y los que simplemente atacan a personas, dejando por un lado los argumentos y contra-argumentos que se presentan.

      Saludos

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      P. Choy /

      24/06/2016 11:55 AM

      Umberto Eco tenía razón solo es válida la pregunta, Quien es el que clasifica quién es idiota? O de que legión eres tú? O la otra legión te tilda a ti, esto es como tirar una piedra a un lago que está tranquilo y no esperar que se formen olas, para ello la solución es no dejar comentar a nadie y quitar la sección de comentarios, y la otra es no tirar la piedra y mejor no hacer debates o hacerlos a puerta cerrada solo con una minoría... Sentido común

      ¡Ay no!

      1

      ¡Nítido!

    Gabriela Roca /

    24/06/2016 6:09 AM

    Me encanta el artículo, tan fresco, claro y sobre todo directo. Debates sólidos con fundamentos, que nos lleven a acuerdos o a discensos acordados, pero que nos muevan de donde estamos, de la eterna rueda de la pobreza que nos regresa a la corrupcion que terminará por acabar con las pocas plumas que le quedan a nuestro bellos quetzal. Te felicito!!!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Andrés Paniagua /

    23/06/2016 11:46 PM

    «Lo injusto y lo ilegal debiesen ser lo mismo»... ¿Por qué debería existir esa identidad? ¿Es el Derecho el único mecanismo para lograr la justicia?

    «Existen otros sistemas de derecho, como el consuetudinario... Se basan en jurisprudencia» El Derecho consuetudinario se basa en la costumbre; el jurisprudencial, en la jurisprudencia. El common law, por ejemplo, es un sistema jurisprudencial antes que consuetudinario. De cualquier forma, la jurisprudencia puede tener un papel predominante en los sistemas legislativos. No me parece que uno u otro sean preferibles a priori.

    En el punto de las ideologías, a mí sí me gustaría que pierdan prepodenrancia. No en el sentido de «pasar de moda», sino en el sentido de que permitan incorporar elementos técnicos en las discusiones sobre políticas públicas. Me parece que, en Guatemala, muchas veces no discutimos los verdaderos problemas porque los discursos ideológicos son abstractos y repetitivos.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Andrés Paniagua /

    23/06/2016 11:30 PM

    «Lo injusto y lo ilegal debiesen ser lo mismo»... ¿Por qué debería existir esa identidad? ¿Es el Derecho el único mecanismo para lograr la justicia?

    «Existen otros sistemas de derecho, como el consuetudinario... Se basan en jurisprudencia» El Derecho consuetudinario se basa en la costumbre; el jurisprudencial, en la jurisprudencia. El common law, por ejemplo, es un sistema jurisprudencial antes que consuetudinario. En cualquier caso, la jurisprudencia puede jugar un papel predominante en los sistemas legislativos. No me parece que uno u otro sean preferible a priori.

    En el punto de las ideologías, a mí sí me gustaría que pierdan prepodenrancia. No en el sentido de «pasar de moda», sino en el sentido de que permitan incorporar elementos técnicos en las discusiones sobre políticas públicas. Me parece que, en Guatemala, muchas veces no se discuten los verdaderos problemas porque los discurso ideológicos son abstractos y repetitivos.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones