2 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

Tres mentiritas que nos cuenta el cine sobre el sexo

La primera escena de sexo que vi fue de la película Titanic. La famosa toma dentro del auto con vidrios empañados y la mano que se veía a través del vidrio. Luego de ver a Kate Winslet en todo su esplendor en el sofá del camerino la escena del carro fue más digerible para mi cerebro de siete años. Pero no lograba comprender cómo dos cuerpos semi-adultos cabían en el asiento trasero de un carro y lograban tener sexo. Asumí que era algo súper cómodo. Así comenzó mi larga carrera de mentiras acerca del sexo.

Cotidianidad caro ficticio Opinión P258 realidad sexo
Esta es una opinión

Imagen de Y tu mamá también (2001).

El cine, la televisión y la literatura se han encargado de surtirnos con un sin fin de historias a través de los tiempos. Nosotros, o por lo menos yo, nos alimentamos de estas historias, las tratamos como biblias, como guías de lo que quisiéramos para nuestra vida. Pero muchas veces nos crean expectativas falsas de cómo deberían ser ciertas cosas. La mujer perfecta, el hombre perfecto, la relación perfecta, la amistad perfecta e incluso expectativas de cómo se ven las personas al levantarse, perfectas. No digamos expectativas acerca del sexo.

El sexo ficticio se ve tan natural, flexible, cómodo, apasionado. La primera vez es una mezcla de risas nerviosas y un sentido de orientación, sobre que hacer, casi mágico. El sexo ficticio es todo lo que queremos y más. Hay sudor, un balance saludable de palabras sensuales y promesas de amor o no hay palabras y se escuchan gemidos deliciosos de las dos personas. Entre caricias nos muestra un acto extremadamente coordinado e improvisado a la vez.

Pero la realidad no es precisamente así. No somos tan flexibles o con tan buena condición física para aguantar sesiones de horas o tan seguras en la cama como los personajes de nuestras historias favoritas. Entre las mentiras que me contaron las escenas de sexo, en el cine, la televisión y la literatura, estas son las tres más grandes.

1. El sexo en el carro es cómodo

El sexo en el carro puede ser muchas cosas. Puede ser todo menos cómodo. En las películas o televisión generalmente se muestra el asiento trasero como un espacio infinito. Recientemente vi un episodio de Breaking Bad en el que Walter y Skylar tienen sexo en su auto. Es un auto de proporciones medianas más dos adultos en el asiento trasero y una de las personas está embarazada de más de seis meses. La cámara nos muestra una escena en donde la pareja de esposos disfruta de una sesión de sexo espectacular adentro del carro y caben perfectamente en una posición que parece ser la del perro. Yo digo: mentira. En este post nos muestran las mejores 50 escenas de sexo en el carro de todos los tiempos y pareciera que todos los carros son gigantes.

Aquí, un ejemplo:


Victoria Thaine - The Loved Ones por devilmotion

2. Nadie se cansa

Aceptémoslo, no todas las personas tenemos la mejor condición física. Aparte de las personas que sí entrenan de verdad, el resto de nosotros si hacemos el mismo movimiento durante cinco minutos seguidos nos vamos a cansar y nos va a doler. Pero en el sexo ficticio no. Ahí las personas pueden continuar para siempre en la misma posición y no cansarse. Mentira.

3. La ropa se quita fácilmente

En las escenas de sexo la parte en donde se quitan la ropa es fluida. Nadie se traba en la blusa, los brasiéres se desabrochan fácilmente, el pantalón sale como si estuviera embadurnado de mantequilla y como si nada los personajes están desnudos. En la vida real el asunto es más complicado. Los cierres de la ropa se traban, los botones pequeños son difíciles de manejar y la moda es la ropa ajustada; los pantalones skinny no salen fácilmente.

En la realidad el sexo no es tan glamoroso como lo muestran. A veces la ropa se niega a salir, los cuerpos se coordinan hasta después de un rato, hay cabezazos, risas y otras veces es silencioso. Así como en la escena de Bridesmaids entre Jon Hamm y Kristen Wiig que retrata la imperfección que otras películas obvian.

 

Flora Campollo
/

Cantante frustrada, escritora de closet, actriz de medio tiempo, ratón de biblioteca y sobre todo feminista. Escribo para combatir la soledad, el machismo y las mentes cerradas; para cortarle las esquinas a un mundo tan cuadrado.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


4

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Clau /

    13/04/2015 1:51 PM

    Me parece que para afirmar una mentira, como en este caso, hace falta bastante más aventura e incursión en lo dinámico e impredecible que puede ser el sexo. Con ganas y disponibilidad se puede vivir cualquier experiencia en cualquier lugar, tanto y más perfecta o increíble de lo que el cine o los libros pueden describir. Es cuestión de experimentar y dejar la creencia de que el sexo es perfecto, cuando lo que es, es instintivo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Franco /

    11/04/2015 7:46 AM

    Hay otras:

    Cuando en cine o TV una pareja tiene su primera experiencia. No tienen ningún problema técnico para encontrar los puntos de contacto. Todo fluye a la perfección.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Rafael Diaz /

    11/04/2015 7:35 AM

    Agregando a esta columna el cine porno tiene incidencia sobre todo en hombres en tres temas que realmente caen en terreno de lo comico: 1. En el cine porno todos los hombres tienen miembros viriles enormes. Consecuencia: muchos hombres se sienten acomplejados o disminuidos por no tener esas dimensiones; 2. Los actos sexuales pueden durar varias horas. Consecuencia: hay hombres que preguntan si es normal que ellos solo duran 5, 10, 20 minutos; 3. Las mujeres siempre gritan. Consecuencia: si las mujeres no gritan es porque no sienten nada. La mayor parte de personas no comprenden que se trata unicamene de actuaciones.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    andrea /

    10/04/2015 9:23 PM

    Lo del carro no es tan incómodo en mi experiencia, y la posición de perrito se puede lograr perfectamente. También en muy bueno para las que les gusta ir arriba jaja

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones