¿Micro-infidelidades?

Esta semana me he topado con el término micro-infidelidad por primera vez. Leo un artículo cuyo titular dice: “micro-infidelidad: el nuevo tipo de infidelidad que probablemente cometes sin saberlo”. Mmm… ¿cómo así?

Sigo leyendo y aprendo que éste es un nuevo término acuñado por algunos psicólogos para explicar esas acciones que tu pareja hace en su relación con una tercera persona, que pueden llegar a afectar la confianza mútuas. Con las redes sociales cambiando la forma en la que nos relacionamos, salimos con gente, y estamos en pareja, este término se convierte en un paraguas donde todo puede valer. De acuerdo con esta definición todo podría considerarse una infidelidad. ¿Es darle likes constantemente a otra persona una micro-infidelidad?

Me he puesto a leer artículos publicados en distintos medios que hablan al respecto, y algunos de los comentarios que hacen los lectores. Para muchos, el término es totalmente perverso e induce a comportamientos enfermos que pueden dar pie a actitudes controladoras y súmamente abusivas. Para muchos otros, las micro-infidelidades son infidelidades sin más, y hay que reconocerlas, y perseguirlas.

¿Qué consideran algunos psicólogos una micro-infidelidad?

La psicóloga australiana Melanie Schilling, en este artículo en inglés, explica que conectar secretamente con otras personas en tus redes sociales, compartir chats privados, o mentir sobre tu estatus en las redes sociales pueden considerarse micro-infidelidades. Un artículo del Huffington Post no solo detalla tipos de micro-infidelidades dependiendo de si eres hombre o mujer, sino que además describe a la perfección posibles escenarios.

Agárrense que viene curva.

Quiero que lean algunos ejemplos que traduzco del artículo (quizá alucinás tanto como yo).

Si eres el novio de alguien se considera una micro-infidelidad…

1. Contactar a una chica que es solo una amiga para recibir un consejo sobre un tema cuando en verdad podría buscarlo fácilmente en Google.
2. Darle a una camarera una propina obscenamente grande solo porque es sexy.
3. Seguir a un montón de chicas guapas en las redes sociales y supervisar muy de cerca cada una de sus publicaciones.
4. Cuando algo increíble le sucede y elige compartir las buenas nuevas con otra mujer primero.

Si eres la novia de alguien se considera una micro-infidelidad…

1. Ponerse pantalones a ras del trasero.
2. Hacer contacto físico con otro hombre cuando es totalmente innecesario.
3. Andar con garbo, en vez de simplemente andar.
4. Enviar mensajes a un chico que con más emojis de los que normalmente usa cuando se comunica con sus mejores amigas.
5. Vestirse súper sexy en una mañana totalmente al azar, específicamente porque ella quieren que la miren.

Sí. Este tipo de artículos son muy problemáticos. [No sé si te has dado cuenta de que la mayoría de los escenarios para las mujeres juzgan su forma de vestir, y tienen connotaciones sexuales y cosificadoras. Claro, porque somos todas muy putas.]

El término de las micro-infidelidades, a mi parecer, es la panacea para las celosas y los celosos patológicos, y puede dar pie a comportamientos controladores, y abusivos. (¡Cuidado! Darte cuenta de esto hará que no te quedes en una relación abusiva). Por otro lado, obviar los sentimientos que se generan a través de las redes sociales y las nuevas formas de interactuar con terceras personas, puede dejar espacio para la deslealtad y la mentira.

Que se tipifiquen a este nivel los comportamientos del ser humano. Que con toda la que nos cae con las redes sociales diariamente tengamos que volvernos locos con los likes que nuestro compañera o compañero le da a otra persona, con quién habla, a quién le manda un emoji de más, me parece tóxico y maquiavélico.

Por otro lado, salir con gente, ligar, estar en pareja en el mundo Instagram-Facebook-Twitter que vivimos, supone tener una cosa bien clara: las redes sociales, queramos o no, generan sentimientos, y hay que darles importancia.

Nos queda claro a estas alturas, que las redes sociales no provocan indiferencia. Todas, todos nos vemos afectados por estas, de una u otra manera. Una encuesta del Centro de Investigación Pew en 2014, encontró que el 45 por ciento de los milenials encuestados dijo que sus redes sociales habían tenido un “impacto muy importante” en sus relaciones.

Hay que ser conscientes de las cosas que nos hieren, y tener la confianza para dirigirse a la pareja y hablarlo. Establecer dinámicas sanas. Ser honesta.

De ahí al control, al seguimiento y a la histeria hay un trecho. No caigamos en la toxicidad.

Belén Marco
/

Me llamo Belén. Estudié género y ahora diseño. Nací en Valencia, pero viví en Guate, Ecuador y Estados Unidos. Me considero una mujer liberada e intento hacer caso omiso de las presiones sociales que como mujer coartan mi libertad, mi espíritu nomádico y curiosón. Nado a contracorriente y encuentro cómplices en el camino.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

4

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Solange /

    28/01/2018 12:27 AM

    [No sé si te has dado cuenta de que la mayoría de los escenarios para los hombres juzgan su forma de relacionarse y con quiénes, y tienen connotaciones monetarias muy cosificadoras. Claro, porque somos todos unos cajeros.]

    Así de estúpida te leés.

    Atte: Una mujer nofeminista.

    ¡Ay no!

    5

    ¡Nítido!

    Marlon Suarez /

    22/01/2018 7:53 AM

    Para los que somos de la Generación "X" no tenemos problema con esto, que hagan lo que quieran que no creemos esas frivolidades, en cambio, para la Generación "Y" y no digamos la "Z", ésto podría provocar muchas rupturas dentro de las "parejas" dada a la inmadurez de éstas generaciones, es más no están listas para ser adultos y actuar como tales.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    jose samuel deras /

    20/01/2018 8:55 AM

    Me parece que las redes sociales facilitan esas microinfidelidades porque aunque físicamente no se está con esa tercera persona se comparte parte de la privacidad y sentimientos de alguno de la pareja y propicia un encuentro físico en cualquier momento con ese tercero...con los componentes entonces ya creados fantasiosamente en linea de manera previa... Con intensidad sin medida...convirtiendose en una infidelidad real.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Elchamo /

    19/01/2018 1:13 PM

    Honesto artículo mi chamita, comunicación siempre por delante.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones