2 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

¿Qué les enseñamos? ¿A coger o no coger?

La pregunta de la discordia en Guatemala pareciera ser abstinencia o protección, pareciera tener solo dos salidas: coger o no coger. Y no, hay mucho más que eso. No es un cuestionamiento entre sí y no. En los sectores más conservadores, es de creencia general que hablar de protección o de educación sexual es sinónimo para decirle a las personas que pueden montarse en el primer ser humano de su gusto que vean siempre y cuando usen condón.

Opinión P369
Esta es una opinión

Illustración: Sofía Castillo

Estas creencias han sido tan importantes en la opinión pública que se han ganado unas cuantas notas últimamente. La famosa ley de la juventud es el ejemplo más cercano del tema. Hace unas semanas las redes sociales y los medios se llenaron de notas sobre las opiniones divididas. En Nómada, Gladys Olmstead nos cuenta todo acerca de esta ley que aprobamos en 2006 y ahora volvemos a discutir.

La división de opiniones cae una vez más en lo mismo: abstinencia o protección. El problema con esta pregunta, creo, es la manera en que está construida. El grupo en contra de la educación sexual integral y el acceso a métodos de planificación ve la pregunta como una moneda, con solo dos caras. Por un lado la abstinencia la predican con la esperanza que los jóvenes no tengan relaciones y se esperen hasta después del matrimonio. Por creen que los anticonceptivos y la planificación familiar son “una puerta que promueve la promiscuidad y que abre el debate sobre el aborto”.

Pero hablar de sexo, enseñar acerca de la sexualidad y tener la opción de adquirir anticonceptivos no significa de todas las personas van a elegir tenerlo.

Esa es la magia del sexo, es una decisión personal.

Yo aprendí a poner condones en tercer grado en una conferencia que nos dieron acerca del sexo. Nos enseñaron a ponerlos en un banano, clásico de las películas estadounidenses, y no me ha ido nada mal desde entonces. Por lo menos sé ponerlos. También nos enseñaron un slide, una diapositiva de fotografías con todas las enfermedades venéreas. Para una niña de nueve años fue un poco traumático, un poco asqueroso y un poco pérdida de tiempo. Mis compañeros y yo salimos de la conferencia con condones, folletos y a las mujeres también nos dieron toallas sanitarias. ¿Me sirvió de algo esa conferencia? No.

Bueno, solo la parte de cómo poner un condón pero en realidad no me dijeron nada. Es decir me dijeron todo y nada.

No estoy diciendo que no se deba enseñar en el colegio acerca de la sexualidad. Estoy diciendo que no se debe enseñar solo una vez en el colegio acerca de la sexualidad. A los nueve años no estaba ni cerca de pensar en tener sexo. La pregunta entonces no debería de ser si se enseña o no, si no cuándo y cómo. Porque hablar de abstinencia o protección no es una moneda con solo dos caras. Hay solo una cara y muchas opciones. La abstinencia, aunque los conservadores no lo crean, es parte de la sexualidad. Que alguien decida no tener sexo no significa que no lo convierte en un ser sexual. La abstinencia es parte de la planificación, de los anticonceptivos. Por lo que la respuesta a “abstinencia o protección” se resume así: las dos.

Flora Campollo
/

Cantante frustrada, escritora de closet, actriz de medio tiempo, ratón de biblioteca y sobre todo feminista. Escribo para combatir la soledad, el machismo y las mentes cerradas; para cortarle las esquinas a un mundo tan cuadrado.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


5

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Víctor López /

    12/07/2018 12:24 PM

    Es natural tener deseos sexuales, somos humanos , no hay que verlo como algo sucio. El problema consiste cuando se tiene sexo a diestra y siniestra, cuando se vuelve obsesión, entonces allí se vuelve un problema. Es allí donde emergen las enfermedades, bebes no deseados ( que es allí donde aparecen las asesinas ) con su famosa " solución ", hay gente que si realmente tiene problema con el sexo solo de eso hablan , por ejemplo las feministas; en vez de educar a la gente ,lo que promueven es el aborto, la lujuria, el lesbianismo... MEJOR EDUQUENSE PRIMERO Y LUEGO TRANSMITAN ESE CONOCIMIENTO ; no promuevan más EL ASESINATO DE NIÑOS.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    alfonso villacorta /

    08/03/2016 11:12 PM

    "enseñarle" a una niña de nueve años a poner condones en bananos es propio de un adulto abusador, punto de sicópata y es de donde sale tanta confusion porque lo que habría que enseñar es sexualidad sana, porque no es por saber poner condones desde kinder que se llegará a tener orgasmos más placenteros ni desarrollar una feminidad plena

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!

    Olga Villalta /

    06/03/2016 3:56 PM

    Sería bueno que Nómada divulgara el contenido de la propuesta de la Mesa por la Educación Integral en Sexualidad tiene sistematizada. Desde hace varios años el Fondo de Población apoyó un proyecto piloto en Huehuetenango de capacitación de maestras/os de educación primaria, que sería bueno socializarlo. Educación Integral en Sexualidad no significa dar una plática sobre como usar el condón, sino es una propuesta sobre como niñas y niños van conociendo los cambios de su cuerpo y traslado de valores sobre su cuidado de acuerdo al año que cursan y con pertinencia cultural. Creo que no podemos opinar si no conocemos la propuesta. Si nuestra concepción de la sexualidad se limita a la genitalidad, es explicable que nos dé pánico hablar de educación en sexualidad.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    MARIA RENEE ESTRADA /

    05/03/2016 11:25 AM

    Me da mucho gusto poder encontrar un punto de unión la visión de Flora en estos temas. El tema de la sexualidad y afectividad no se puede limitar a una batalla cultural entre ideas y posturas. La sexualidad es mucho más que tener o no tener relaciones sexuales.

    Quisiera aportar que para poder educar en sexualidad, se debe englobar al ser humano como una persona integral, que tiene varias esferas antropológicas que deben tomarse en cuenta a la hora de abordar este tipo de educación.

    Otra cuestión es que la educación sexual debe darse por etapas, a lo largo de la vida, y que debe adecuarse a las capacidades y habilidades que la persona va desarrollando. También es importante considerar que los primeros responsables de este tipo de educación son los padres de familia, por deber y por derecho, y luego los docentes pueden apoyar en la escuela/colegio con la visión que tienen los padres. En este ámbito se debe recordar a los padres sobre la importancia de educar a sus hijos en temas de sexualidad, afectividad y amor.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Josue Rodriguez /

    05/03/2016 9:07 AM

    Creo que también haber recibido esa charla, entonces ni siquiera tenia en consideración practicar el sexo, y pensé que lo que en realidad necesitaba saber era: ¿Por que debería tenerlo?, no digo que la información sobre protección y prevención de enfermedades sea en vano, claro que ayuda, pero en un ambiente que se presta para la inconsciencia la gente termina cometiendo muchas equivocaciones, cuando salgo rumbo a la universidad me doy cuenta que un montón de chicas bastante menores que yo, ya andan con un niño bajo el brazo. Entonces me pregunto que habrá salido "mal", si la información que me dieron a mi de pequeño hoy esta al alcance de cualquiera.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones