Si tengo 30 y él tiene 20, ¿deberíamos tener sexo?

Era un audio en whatsapp de mi mejor amiga. Y no podía dejar de reir y de emocionarme. Era una narración de su último affaire. Está saliendo con un chavo que es diez años menor que ella, y la está haciendo literalmente polvo (en el buen sentido). En su mensaje se justifica todo el tiempo, como si de alguna manera yo la fuera a juzgar por el hecho de que él es mucho más joven que ella. Le respondo que deje de lado los tabúes y prejuicios sobre este tipo de relaciones (mujer madura con hombre joven), que se lo coma feliz, que el romance es eterno mientras dura y hay que aprovecharlo.

Opinión P369
Esta es una opinión

Madonna, una conocedora de salir con parejas más jóvenes, nunca envejecerá.

Desde siempre las mujeres se han sentido atraídas por hombres más jóvenes que ellas, y viceversa. Muchas dirán que juntar experiencia, confianza y estamina puede resultar en la perfecta combinación en la cama. Y aunque no hay nada asegurado, una cosa si es cierta: sino pruebas nunca lo vas a saber. Acostarte con alguien siempre va a exponer tus vulnerabilidades, aunque es ahí donde radica el (interminable) proceso de construcción de tu sexualidad y de la búsqueda de tu placer.

Esto no es una lista de mandamientos, pero como forma de compartir diversas vivencias en esta (nuestra) búsqueda por el placer, les comparto algunos aprendizajes sobre sexo con hombres más jóvenes:

1. Quitémonos los prejuicios

Cuando estás en tus veinte te fijas en chavos que tienen diez años más que tu porque en tu mente tienes la idea de que cuanto más mayores, más experimentados, y maduros son. Cuando estás en los treinta, empiezas también a fijarte en los chavos de veinte, aquellos a los que no querías ver cuando tenías su edad, porque da morbo fantasear con la idea de que cuánto más jóvenes, más energía y ganas. En mi opinión la edad y el grado de madurez y experiencia no están necesariamente relacionados. He conocido a hombres de 20 que son más maduros que muchos de 40. Mi punto: dejate llevar por tu sexto sentido. No digas no solo porque es más jóven que tú.

2. Estamina, amor propio y ganas de experimentar

Los veinteañeros te pueden sorprender, tienen las ganas de dejarte ser, de dejarse llevar, y de explorar contigo. Muchos de ellos disfrutan sabiendo que tienen una mujer segura delante de ellos, que se mueve a su ritmo, y que enciende la luz para mirarle a la cara. La mayoría de mis amigas han ganado en confianza con la edad, y los trenta les han brindado mayor seguridad con respecto a sus cuerpos, y con respecto al sexo y la manera de relacionarse con el otro. El sentimiento común que encuentro en nosotras es que todo nos resbala un poco más, le queremos dar importancia a lo que de verdad la tiene. Nos sentimos con más ganas de experimentar. En este momento, coger con alguien que responde a nuestras ansias de descubrimiento, a nuestra búsqueda de placer y que nos deja ser es imprescindible.

3. Compartir sabiduría en la cama

A muchos veinteañeros les gusta que les guien, dejarse llevar y saber que tú llevas el control. Compartir lo que sabes en la cama, hablar sobre lo que te gusta, decirle cómo quieres que te toque, que te diga cómo le gusta. Hay todo un mundo por descubrir. Es una gran oportunidad para aprender mutuamente, para derribar barreras corporales y de comunicación. Para algunos, incluso, puede ser la iniciación al verdadero placer, al conocimiento de su cuerpo y del cuerpo femenino. Es verdad que la diferencia generacional es obvia, y se notará tarde o temprano. Aunque también hay un punto de ternura, de entendimiento, de querer saber del otro que hará que sea interesante.

Busca personas que te hagan sentir bien, y aléjate de estereotipos, porque esos no te dejan ser ni construirte (especialmente en la cama).

4. Hoja en blanco

Uno de los mejores detalles es que los veinteañeros con poca experiencia tienen tantas ganas de aprender, que podemos ayudarlos a ser más feministas en la cama, a que tienen que hacer juegos previos, a que tienen que escuchar, conversar, esperar, estimular, servir desayunos, apreciar los buenos músicos, la música. Aprender que no es sólo sexo, sino compartir.

Y con eso, con ese intercambio de conocimientos, no sólo les estaremos haciendo un favor a sus siguientes parejas, sino también a ellos mismos. Quizás es lo que necesita el mundo. 😉

Belén Marco
/

Me llamo Belén. Estudié género y ahora diseño. Nací en Valencia, pero viví en Guate, Ecuador y Estados Unidos. Me considero una mujer liberada e intento hacer caso omiso de las presiones sociales que como mujer coartan mi libertad, mi espíritu nomádico y curiosón. Nado a contracorriente y encuentro cómplices en el camino.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

10

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Tomas /

    01/06/2018 3:02 AM

    Soy de la tesis, que el hombre debe mantener el celibato, castidad. Eso le traerá un matrimonio lleno de dicha y felicidad para el resto de la vida en familia llena de principios no arruinen el futuro por unos momentos de placer, es cierto nuestras hormonas lo piden pero debemos encauzar esas energías en estudio o en trabajo y eso sí mucho ojo porque hay muchas mujeres que manejan esa tesis como la lectura que nos precede y cuando consiguen a alguien que se lo logró mauser se hacen pasar por muy puritanas y muchas veces dentro del mismo matrimonio no puede mantenerse Esas reglas de puritanas Y entonces están traicionando y para tener sexo con tu pareja mantener la fidelidad y en cuanto a que ya llegan experimentados no es necesario hacerlo anteriormente sino simplemente platicar qué quieren y luego ver unas escenas pornográficas y hacerlo con tu esposa y eso va a traer buenos frutos tu familia y con tus hijos y mucho cuidado con esta literatura porque todo esto conlleva a la descomposición social

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Manu /

    13/12/2017 11:46 PM

    Aplica para un hombre de 30 y una mujer de 20?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Francisco /

    18/09/2017 6:55 PM

    Mi pareja tiene cuarenta y yo veintinueve, ella tiene tres hijos y un nieto. Nos conocemos desde hace seis años y nos amamos, es sencillo. La clave es la comunicación, la confianza y no hacer nada que no nos gustaría que nos hicieran.

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!

    frank lopez hurtarte /

    09/08/2017 10:13 PM

    .
    DE LA FICCIÓN A LA REALIDAD

    Este texto de Belén me hizo recordar al novelista Stephen Vizenczey y su magnífica obra `En brazos de la mujer madura´, un relato de las experiencias de un joven con mujeres maduras en el curso de la II Guerra Mundial.

    Un artículo que me trae de vuelta a dos affaires personales con mujeres mayores, ambas jefas mías en aquellas épocas, con el que puedo comparar las experiencias de Vizenczey y aquellas que, para mala fortuna mía, solo duraron un corto tiempo en mi vida de amante secreto; una fusión de lo real-maravilloso que es esta vida que nos ha tocado experimentar. Lo mejor de una mujer madura es que no se escandaliza con nada, y de quien podemos aprender mucho..

    Enhorabuena para todas aquellas parejas que ven en la diferencia de edades una oportunidad para vivir felice s.
    .

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      frank lopez hurtarte /

      09/08/2017 10:15 PM

      Ah, y son muy consentidoras...

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    alfonso villacorta /

    01/08/2017 9:15 AM

    si tiene 15 también meriéndeselo porque una chica cosmo no tiene límites y si llega a tener algún sentimiento de culpa o dudas son tabúes y prejuicios nomás. lo único es que tendrá que poner lo del motel

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!

    Kat /

    01/08/2017 8:04 AM

    Yo tambien me hice esa pregunta y estuve a punto de no hacerlo por los prejuicios de ser una mujer mayor, pero aqui estoy diez años después yo 43 y el 33 casados con una hija y muy felices

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

      Marlon Suarez /

      03/08/2017 7:58 AM

      Cuando usted tenga 55 y el 45 allí notará la diferencia, por el momento aún no. Tiene que tener un hombre con un gran sentido de madurez para poder asimilar el futuro. Todo lo contrario sería si fuera al revés la cosa, el de 50 y ella de 35, las probabilidades de infidelidad son menores.
      En un matrimonio o relación estable como la suya, por qué realmente no se cual de las dos es, lo ideal es que el hombre sea mayor que la mujer, ésta última envejece más rápido, clínicamente comprobado. Imagínese que su diferencia fuera mayor de 15 ó 20 años, la mujer de 60 y el hombre de 40. Allí está Macron el presidente francés, evidentemente la pareja dispareja. Considero que algo psicológico puede haber allí. Quizá hayan sus excepciones, quizá ustedes estén en la regla de excepción.

      ¡Ay no!

      5

      ¡Nítido!

        Oscar /

        17/08/2017 9:05 AM

        La opinion de Marlon es la misma que mi papa tenia hace 40 an~os!!
        Marlon, no podes establecer esas normas!
        Depende de cada pareja y cada persona.

        ¡Ay no!

        2

        ¡Nítido!

          Marlon Suarez /

          21/08/2017 7:38 AM

          Esas normas fueron las que funcionaron, date cuenta, los matrimonios de antes duraban 40 ó 50 años, hoy en día solo tardan un par de años para los que se atreven, los demás jóvenes yo los veo cobardes ante una responsabilidad tan grande. Te recuerdo que en mi comentario anterior dije que habían excepciones, quizá no lo leíste.

          ¡Ay no!

          2

          ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones