Veo porno, pero el chavo que denunció el acoso es mi héroe

No me considero feminista. Nunca me ha pasado por la cabeza e incluso el movimiento me ha hecho sentir incómodo. A pesar de eso, hace algunos meses envié un correo a Nómada para trabajar aquí. Sé que es un medio que se define como feminista, y yo soy el clásico producto del patriarcado. Y cuando uno está criado por el patriarcado, aprende que a las mujeres les decís culos, no tenés permiso de llorar y si no te fijaste en el cuerpo de la chava que pasó a tu lado en la calle, sos un huecazo.

Somos todas n789 P369

El acosador Umaña grabó a una muchacha que caminaba con falda en una calle de Costa Rica.

Imagen del video de Gerardo Cruz

De hecho, la actitud de mi última oración siempre me ha parecido normal. La he visto en mis amigos. En conocidos. En desconocidos. En mí. Llegué a Nómada y he escrito sobre diferentes temas, pero ¿puede hablar de feminismo un tipo que consume porno constantemente, y que ha ido al menos cinco veces en su vida a una barra show?

Pues eso es lo que estoy haciendo, y por una simple razón, hace poco me di cuenta que el machismo puede sacar la peor porquería de nosotros.

Gerardo Cruz Barquero era un joven centroamericano, de Costa Rica. Tenía, como yo, veintidós años. Trabajaba y contribuía a la economía de su país. Era panadero. Seguramente tenía muchos sueños y proyectos por cumplir. Vivía en San José con sus tíos y su esposa, con quien tenían una pequeña hija y esperaban un segundo bebé.

Parece una vida normal. Tranquila. Lejos de cualquier riesgo. Costa Rica, un país que abolió su ejército en 1949, es uno de los menos violentos de América Latina. Según la ONU, en 2014 tenía una tasa de 8.5 homicidios por cada 100 mil habitantes.

En nuestro triste país, se cometen 34 homicidios por cada 100 mil. En Honduras 90,4 y El Salvador podría terminar el año con 100 por cada 100 mil. Es decir, van a asesinar a uno de cada mil salvadoreños este año. En Costa Rica es de 8 por cada 100 mil.

Así, uno puede pensar que la libertad para expresar, denunciar y construir una mejor sociedad es algo más accesible en Costa Rica. Pero éste no fue el caso de Gerardo Cruz. Por haber sido feminista y actuar contra el patriarcado.

¿Qué tiene que ver el feminismo con la tasa de homicidios de un país y la libertad de expresión? Ahora lo respondo.

El 4 de octubre de 2015, Gerardo Cruz caminaba por la ciudad. Cerca suyo, otro hombre, Luis Umaña Delgado, utilizaba su smartphone para grabar las piernas de una chava en minifalda. Al notar esto, el panadero también sacó su teléfono y comenzó a documentar lo que sucedía.

 

 

Umaña estuvo filmando, sin su consentimiento, a la mujer durante al menos 33 segundos.

–Señor, ¿se divierte de grabar a la muchacha? –se escucha que pregunta y confronta la voz de Gerardo Cruz. Luego, ante el silencio del otro hombre, se acerca a la chava y le pregunta si quiere que llame a un agente de la policía.

–Desde allá te viene grabando –dice.

La escena siguiente es la del hombre que camina apresurado y es seguido por la cámara de Gerardo Cruz. El acosador Umaña se detiene por un momento, se planta con actitud prepotente y le dice “¿Qué pasó?”, luego se voltea y continúa caminando hasta que desaparece en un taxi.

El video se subió a redes y se hizo viral. La denuncia de Gerardo Cruz, del acoso callejero, tan común en estos países donde nos enseñan que debemos demostrar que somos machos, era necesaria. Varias veces me pasó que mientras caminaba por la calle con amigas o mi pareja tuve que escuchar el clásico: “qué culazo” o alguno de esos “piropos” que no le agradan a nadie.

En el momento en el que repudié el acoso

Da asco. Es incómodo. Y sólo demuestra que somos una sociedad que no ve más allá de la carne. Nunca le he dicho nada a ninguna chava en la calle, o la he seguido con una cámara, pero sí se me han ido los ojos un par de veces. Eso sí, la última vez que escuché que a una amiga le dijeron algo como “qué rico” desde un carro, mientras caminábamos por la calle, tuve que controlar mis deseos de aprovechar el tráfico para sacar al imbécil de su vehículo y partirle la madre en ese rato.

Pensar eso me hizo darme cuenta que algo estaba mal. Sentí asco de ver cómo acosaban a alguien que quiero. Seguramente eso sintió Gerardo Cruz cuando alzó su voz contra otro acoso callejero más en Centroamérica. Lo hizo sin utilizar la violencia, de forma correcta, y para proteger a alguien que probablemente nunca supo siquiera su nombre.

Ese 4 de octubre, en redes sociales, el panadero costarricense era un héroe. Su aporte parecía pequeño, pero necesario. Y al parecer no era un aporte pequeño.

Un asesino pensó que le debía costar la vida a Gerardo Cruz.

Tres días después de que publicara el video, le clavó un cuchillo en el abdomen y el tórax al salir de su trabajo. Estuvo hospitalizado tres semanas y murió el jueves pasado.

El hombre que se atrevió a denunciar el acoso callejero. Que confrontó, sin miedo, al acosador Umaña en la calle. El hombre que seguramente muchos otros hombres llamaron “maricón” por no permitir algo “tan normal” en nuestros países, está muerto. Falleció el pasado jueves 19 de noviembre por un infarto provocado por las heridas que le hicieron el 7 de octubre.

El acoso, en las calles, en las oficinas, en el Estado, en todos lados, es normal y común. Parece mínimo y es normal escuchar un “pero si no pasa nada”. No obstante, son esas pequeñas actitudes las que luego nos llevan a decir “es que si no quería que la violaran, no debería vestirse como puta”. Como si el problema no fueran los violadores.

Así, el problema es más grande de lo que parece. Una mujer va arreglada por el motivo que se le dio la chingada gana, no por vos. Y que vos digás: “es que se viste así para que la vean”, no te da derecho de grabarla, silbarle, y gritarle alguno de tus “piropos”. No. En serio, no.

Sí, soy un hombre heterosexual que no puede dejar de notar cuando una chica es atractiva físicamente. Como dije antes, he consumido y consumo pornografía. Me gusta el sexo y también lo he tenido casual. Pero reducir a una mujer a la función única de un objeto sexual, llamarla “culo”, y grabarla sin su permiso –probablemente con la intención de luego ir a tocarte la verga–, con esas actitudes, sólo nos convertimos en completos imbéciles. Y yo he sido un imbécil que ya no quiere serlo.

Gerardo Cruz, para mí sos un héroe, uno que se atrevió a algo que muchos hombres nunca haríamos por el miedo a quedar como “maricones”, “feminazis”, “feministas” o todos los adjetivos que le ponemos a alguien que se da cuenta de la realidad. Y sobre todo, la denuncia.

Yo he sido de los machistas que llaman feminazis a quienes defienden la igualdad. Pero hay una diferencia entre el feminismo y el machismo. El feminismo busca la igualdad de derechos y oportunidades. El machismo, como el caso de miles de mujeres y el de Gerardo Cruz, el machismo acosa, viola, mata.

Pep Balcárcel
/

Músico frustrado. Llegó al periodismo por casualidad y se quedó por amor. Ha publicado un par de libros de cuento y de poesía. También fundó una editorial y sobrevive como puede. Animalista.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

21

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Cristián Guerra /

    07/12/2015 9:09 AM

    Coincido, los hijos del patriarcado debemos cuestionarnos a nosotros mismos todo el tiempo, aprender de las caídas y entender... soy el primero en voltear a ver chavas, pero acá en Guatemala lo común es el acoso, la mujer planificando sus idas y venidas en base al miedo o al menos en base a la intranquilidad. Saca lo peor de nosotros y por eso mismo debemos estar en contra.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Byron Fuentes /

    04/12/2015 12:28 AM

    Mis respects para Gerardo Cruz. Pero que contradictorio el author de este articulo al hablar de igualdad de derechos hacia la mujer.... ser consumidor de pornografia es ser complice de muchos delitos, mujeres y niños son esclavizados y usados para producir material pornografico. Productor y consumidor Ambos son culpables. Que hipocrecia escribir un articulo acerca de defender a la mujer como un ser noble y dingo Cuando el autor de este articulo publicamente reconoce que le gusta ver como se utiliza a una mujer como objeto sexual.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Randolfo Romesal /

    28/11/2015 1:08 AM

    Hermoso mensaje. Solo que las investigaciones apuntan a que la muerte de Cruz se debió a un asalto. Nada que ver con el bendito video. Para que durmás tranquilo. ¡Buen día!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Eli /

    26/11/2015 10:36 AM

    buenisimo!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    D.A.Chacón /

    25/11/2015 4:41 PM

    Pienso que los que nacimos en el siglo XX estamos jodidos (alienados) con el machismo y aunque hay grados de hijueputencia, se nos sale por todo lado. Según mi experiencia en materia de ser hombre, somos machistas por un conjunto de inseguridades sobre cómo tratar a las personas.
    Hay machos que no tienen la menor idea de cómo tratar a una mujer, a no ser desde el catecismo del macho (poder y violencia) que aprendimos como el padre nuestro en la calle, a golpes y que recitamos como el cura viejo los salmos, por inercia. Los pliegues de la cultura ocultan las raíces y los mecanismos del machismo y será ahí, con actos como los del héroe de San José, en donde se de la batalla, cada día, cada hora, en cada uno de nosotros. Gracias Pep.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Oscar /

    25/11/2015 1:36 PM

    Confundes al feminismo (igualdad) con el hembrismo, que viene a ser basicamente lo mismo que el machismo pero del genero femenino al masculino.

    El problema es que siendo terminos tan (relativamente) noveles muchas de las llamadas feministas también lo confunden y creen que insultar y denigrar al hombre es parte de esa igualdad de genero que se busca.

    Nunca me ha agradado el termino "Feminismo", creo que las palabras tienen un poder y utilizar algo que denota un género para buscar igualdad se me hace extraño y que llama a la confusión.

    Sobre el chico del video, mis respetos, se requiere mucho valor (y valores) para romper ese circulo del que tan bien llamas "si no pasa nada". Negar el machismo en nuestros países latinos es tan ciego como negar la violencia en los mismos.

    Es un tema complejo, que va a llevar mucho tiempo y muchas rencillas y rencores pero podemos aspirar a ser mejores algun dia

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Jakk /

    24/11/2015 10:28 PM

    Las feministas luchan por obtener esos derechos que les faltan pero no hacen nada cuando se trata de aquellos derechos que les sobran. Me vale un comino lo que hagan pero no pueden pregonar a los siete vientos que luchan por la "igualdad" o "equidad".

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    laura e. asturias /

    24/11/2015 2:59 PM

    Mis respetos por tu artículo, Pep. Te recomiendo ver este sitio, por si algo ahí te interesara: www.plataforma51.org/#!masculinidades/ctuk. Por otro lado, como feminista lamento que nuestro movimiento te haya hecho sentir incómodo alguna vez. Aunque como movimiento tenemos cuestiones muy concretas (y en gran medida consensuadas) por las cuales luchar, las feministas somos personas que, como tales, podemos tener diversos modos de expresar nuestras actitudes y opiniones. Yo siempre opto por el diálogo respetuoso, pero también reconozco que con algunas personas ningún tipo de diálogo resulta fructuoso. Entonces cierro el pico. También creo que hay muchas mujeres machistas. De cualquier manera, sigo pensando que hay hombres (tal vez muchos... quién sabe...) que piensan/sienten como vos y a quienes lo que escribiste puede alentarles a ver las cosas desde ese ángulo que estás planteando. De ahí mis respetos por tu artículo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Priscilla Gómez /

    24/11/2015 2:06 PM

    Me parece que: muy bien la intención de la nota, yo soy de Costa Rica, yo leí y vi los videos, y fui parte del fenómeno que despertó Gerardo. También fui a las vigilias. Pero es importante, cuando se va a hablar de este tema, dejar claro que nunca se probó que el incidente en el que apuñalaron a Gerardo, estuviera relacionado al video. Todos, o casi todos, quisiéramos que sí, queremos pensar que alguien murió por salvar el derecho que tenemos de transitar en calzones si nos da la gana, pero lo cierto es que nunca se probó nada. Así que, crear alguna relación con esto, es especulación, e idealizar la idea de que todos somos héroes. Entonces, dejemos claro eso. Lo que Gerardo hizo es valiente y heroico. Pero no es un héroe. Después de la muerte de Gerardo, después de las notas que fueron publicadas y de todo el alboroto que causó esto, hoy en la mañana, nos volvieron a gritar lo mismo. Entonces, no está de más aclarar que los hechos no se han probado, lo único que sí tiene una prueba, es que no hay forma de acabar con el machismo, ni con videos, ni con comentarios como este, ni con la muerte de nadie.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Eva Morales /

    24/11/2015 1:48 PM

    Buenísima nota!!
    Entiendo a la chava me sucedió algo parecido y hubiese querido un ángel como Gerardo. Los típicos hombres machistas que ven a la mujer como un objeto sexual y que no sirve para nada más, son los mismos que a cualquier otro hombre que esté a favor de la igualdad los llaman huecos.
    tener pene no los hace hombres.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones