6 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

9 Salubristas denuncian: Los salones que aún no funcionan como hospital (Parte I)

Cansados de las precarias condiciones de trabajo, los médicos del hospital temporal del Parque de la Industria se manifestaron el martes pasado para que el gobierno atendiera sus reclamos. Las autoridades del Ministerio de Salud, respondieron calificando sus denuncias como falsas. Nómada habló con nueve personas que trabajan en el hospital temporal. Estos son sus relatos sobre las situaciones que enfrentan.

Actualidad COVID-19 p147 Parque de la Industria

Los salones del Hospital Temporal del Parque de la Industria.

En respuesta a la llegada del COVID-19 a Guatemala, el presidente Alejandro Giammattei inauguró un hospital que prometía una capacidad para 3 mil personas y una unidad intensiva que sería la más grande de Centroamérica. Sin embargo, según el Ministerio de Salud, la capacidad no supera las 300 camas y según la Procuraduría de Derechos Humanos, 240 ya se encuentran ocupadas por pacientes.

Las personas en estado grave se atienden en el hospital de Villa Nueva, mientras en el Parque de la Industria solo se atienden pacientes con síntomas leves y moderados. Además, están albergados pacientes asintomáticos que portan el virus pero no necesitan atención médica. A pesar de encontrarnos en una fase crítica de la pandemia, donde cada día los nuevos casos representan números récord, la unidad de intensivos no está funcionando.

Tanto Gérman Scheel, Viceministro de Hospitales, como Dania Hernández, directora del hospital, negaron las denuncias sobre la alimentación y la falta de equipo de protección personal que hicieron los salubristas

Por ello nueve personas, entre personal médico, personal técnico de laboratorio y personal de intendencia, que laboran en el hospital, decidieron hablar con Nómada para brindar detalles sobre lo que pasa día a día entre los pasillos de tablayeso del Parque de la Industria. Por temor a represalias, como la anulación de un contrato que ni siquiera han firmado, hablan desde el anonimato, con nombres ficticios.

 

Ilustración: Diego Orellana

Los salones que siguen sin parecer un hospital

Pese a los esfuerzos gubernamentales el hospital del Parque de la Industria está lejos de cumplir con las condiciones que requiere un hospital. Por el tipo de edificio y el hacinamiento de personas, durante el día se acumula dentro de los salones un calor intenso que el aire acondicionado no alivia.

Por ser un centro de cuidado, es necesario que un aparato que filtre tanto el aire que sale como el aire que entra. Es un sistema muy costoso, y las fuentes del equipo médico asumen, que por esa razón aún no se ha instalado pese a que fue una de las recomendaciones que hizo la PDH al Ministerio de Salud desde el pasado 24 de abril.

En dos ocasiones, el equipo médico tuvo que atender a sus propios colegas que sufrieron un golpe de calor. No solamente por la temperatura alta en los salones, sino porque los trajes que da el hospital aumentan más la temperatura corporal. José, laboratorista, explica que el traje deberían cambiarlo cada vez que salen de un espacio de contaminación pero, por la escasez, tienen que permanecer más tiempo con el trabajo para no gastar más.

Alejandro (médico): “Tuvimos que canalizar al compañero y ponerle suero pero para hacer eso tuvimos que sacarlo a un área ventilada y romper su traje. Le dio hipotensión por el calor”.

Las y los profesionales de salud también se quejan de la infraestructura de los salones que no evita el contagio entre los pacientes y el personal.

Erick (médico): “La estructura del hospital es muy mala. Dicen que es un ingeniero militar quien lo diseñó pero no pensó en cómo sacar al médico del área séptica al área limpia, para que pudiera quitarse el traje y la mascarilla, y dormir y comer en un espacio limpio. Todos estamos hacinados bajo el mismo techo separados por paredes de tablayeso. Eso no es correcto”.

Según tres de las fuentes de Nómada, 5 médicos del hospital del Parque de la Industria dieron positivo de COVID-19. El Ministerio de Salud no ha querido confirmar o descartar esa información.

 

Camas en espera de pacientes.

La recuperación desde el encierro

El 5 de mayo, gracias a una donación, se instaló un jardín para los pacientes en el hospital temporal. A Rafael, parte del equipo médico, le parece un bonito gesto, pero absurdo considerando cómo son las cosas dentro del salón y que las autoridades no permiten que los pacientes salgan.

Rosario (intendente): “Se nota que están frustrados. Pasan encerrados todo el tiempo. No los dejan salir, no los dejan ingresar cosas. Les dan comida a la hora que quieran. Es como si estuvieran presos”, dice una persona del equipo de mantenimiento.

Dos de los médicos comentaron a Nómada, que hay pacientes mujeres que han expresado que no se sienten seguras en el hospital, especialmente en los baños y durante las noches. Algunas se sentían observadas por pacientes varones. A pesar de una designación de ciertas áreas para mujeres y otro para hombres, no existe una separación física. Todos y todas duermen y viven en el mismo salón.

Los médicos solicitaron un protocolo para el manejo de pacientes asintomáticos porque este grupo, es el que tiene mayor malestar por las condiciones de encierro.

Sofía (médico): “Entendemos a los pacientes. El hospital está casi lleno, y la mayoría son pacientes que no deberían estar allí porque son asintomáticos, no necesitan tratamiento médico, sólo están esperando los resultados de sus hisopados. Es desesperante para ellos. Deberían estar en otro lugar para no sobrecargar el hospital, para poder atender mejor a los pacientes que sí tienen síntomas y necesitan atención médica”.

Algunos pacientes asintomáticos tuvieron permiso de hacer su cuarentena en su casa, porque tenían las condiciones para aislarse. Por ejemplo, en casos donde la familia tiene una vivienda que no utiliza o un cuarto adicional con baño privado,

Varias de las fuentes médicas indican que con el desarrollo de la pandemia en Guatemala, han notado un cambio en el estatus socioeconómico de las personas que ingresan.

Sofía (médico): “Anteriormente solo estaba en sectores de clase media o clase alta, porque eran pacientes que viajaron o tuvieron contacto con gente que viajó. Por las condiciones del país, ahora la enfermedad se propagó a los sectores más pobres. Vienen pacientes, por ejemplo deportados, que se fueron porque vivían en condiciones precarias. Y el lugar donde viven es pequeño, tal vez de lámina, lo comparten con muchas personas de su familia y sin acceso las medidas de higiene.

Las y los médicos coinciden en que es necesario que el Ministerio de Salud habilite un espacio aparte para estos pacientes, con medidas menos restrictivas.

Erick trabaja en el equipo médico, y está realmente preocupado que si no se hace algo pronto para crear mejores condiciones, la situación volverá a estallar.

“Los pacientes viven una depresión intensa. Y algunos llevan 40 días allí metidos. No tienen la culpa de ponerse y sentirse mal. De alguna u otra forma van a reaccionar, y a veces es atacando. Podría llegar un momento, dios no lo quiera, donde agarren rehenes y no nos van a dejar salir”, comenta Erick

“Si nos va tan bien en Guatemala como dice el Presidente, por qué no tenemos recuperados cada día?”, concluye Erick. Actualmente, de 1342 casos positivos en Guatemala, solamente 121 personas se han recuperado.

Pacientes y personal reciben la misma comida en el hospital. El proveedor es la empresa privada Presto. Aparte de cantidades demasiado pequeñas, las fuentes entrevistadas de los diferentes equipos cuestionan la calidad de los alimentos y comentan que han habido múltiples casos de diarrea en pacientes y personal. Incluso se han servido platos con alimentos que tenían moho, algo que también mencionaron las y los médicos que denunciaron el martes.

 

Carne adobada con moho, servida en una de las raciones.

Germán Scheel, Viceministro de Hospitales, rechazó también las denuncias respecto a la alimentación, que indicó son de “buen sabor”.

 

Lee la parte II: El descontrol de los hisopados.
Lee la parte III: Trabajar en riesgo y no tener ni un contrato.

*Todos los nombres fueron cambiados para proteger la identidad de las fuentes.

Pia Flores
/

Buscadora de las historias invisibles y experiencias con sentido. Antropóloga irreverente y amante de la diversidad, la noche, las auroras coloridas y los cuentos que tardan.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


0

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*



Notas más leídas




Secciones