16 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

"Por el Presidente, la gente cree que es una broma", dice doctora del Parque de la Industria

El gobierno anunció la reapertura progresiva del país y esto asusta al personal médico del hospital temporal del Parque de la Industria quienes han batallado cada día contra la enfermedad COVID-19 y contra la falta de apoyo del gobierno para equiparlos, respaldarlos y pagarles. Las revelaciones de tres médicos de ese centro asistencial evidencian la verdadera situación de la pandemia que no se habla en las cadenas nacionales.

Actualidad COVID-19 P258 Parque de la Industria

Médicos y médicas se pronuncian afuera del Parque de la Industria.

Frustrante. La palabra aparece una y otra vez en el relato desesperado de Abby. Es médica y desde marzo se integró al equipo profesional encargado del Hospital Temporal del Parque de la Industria para atender a pacientes con COVID-19. Su nombre real no es Abby, pero habla con este por temor a represalias legales por revelar las condiciones en las que trabaja.

Ella, sus colegas médicos y el personal de enfermería y de intendencia llevan 74 días de hacer que funcione la atención dentro de las galeras con camillas, un lugar al que el gobierno nombró como hospital. No les dieron el equipo adecuado ni los insumos necesarios.

—Nosotros estamos luchando para que el equipo funcione, para que todos sigan llegando. Somos nosotros quienes buscamos soluciones para la falta de mascarillas, medicamentos y todo lo demás pero ya llegamos a un punto en el que esto es insostenible. No se puede más—, dice la profesional al borde del llanto.

Mientras la frustración del personal médico y la cantidad de pacientes se acumulan, y mientras médicos como Abby advierten la situación de riesgo, el gobierno esta semana lanzó su plan de reapertura del país.

Por el Presidente, la gente cree que es una broma

Abby teme que la falsa seguridad que pueda generar el anuncio de desconfinamiento cause un aumento de los casos de COVID-19 y de pacientes que fallecen por la enfermedad en un contexto de hospitales colapsados y desabastecidos.

—El gobierno hace que la gente piense que esto es una broma, que los médicos estamos exagerando. La gente cree que todo está bien y que todo va mejorando y por eso sale—, comenta.

La doctora incluso duda que los datos que comparte el Ministerio de Salud y el gobierno sobre los casos de COVID-19 sean reales. Hace mención a las inconsistencias repetidas respecto a la cifra de personas fallecidas que ha informado el ministro Hugo Monroy y los datos que han salido, por ejemplo, del Hospital Roosevelt.

—Un día dijeron que murieron solo tres pacientes en toda Guatemala pero luego los compañeros en el Roosevelt nos compartieron que solo allí se habían muerto 11 pacientes. Eso fue el 22 de mayo. Todo lo pintan como que está muy bien, pero es mentira—, señala.

Esta semana el epidemiólogo Edwin Asturias fue juramentado como director ejecutivo de la Comisión Presidencial de Atención a la Emergencia COVID-19 (Coprecovid). La médica del Parque de la Industria teme que Asturias no tenga oportunidad de actuar por razones políticas y comerciales que presionan al gobierno.

El plan prodigio

La estrategia de desconfinamiento se dirige hacia la reapertura económica de Guatemala. La versión final fue publicada en el acuerdo ministerial 146-2020 el pasado 3 de junio y es la primera estrategia a largo plazo presentado y regularizado por el gobierno luego de 82 días de pandemia en Guatemala.

Se basa en cuatro fases en las que gradualmente se levantan las restricciones que fueron implementadas para prevenir la propagación del COVID-19.

Cada fase depende de tendencias estables que duren al menos 14 días; por ejemplo, un patrón de descenso en casos nuevos de COVID-19 y un descenso en la cantidad de pruebas positivas proporcional al total de pruebas realizadas, es decir, menos del 20% en fase 0 y en fase 1 menos del 15%.

La transición de una fase a otra puede ocurrir de manera asimétrica en diferentes partes del país, dependiente de las tendencias locales.

La estrategia también incluye la expansión de pruebas con el fin de detectar con mayor rapidez brotes emergentes y asegurar la intervención médica adecuada a las y los pacientes. Aunque no especifica qué es considerado como “el suficiente número de pruebas”.

Guatemala aún no está en la fase 0. La cantidad de personas diagnosticadas con COVID-19 en Guatemala sigue en aumento, igual que las personas fallecidas.

“Estamos en la fase de aceleración de la pandemia. No estamos ni cerca de esa fase 0. Estamos en la escalada, pero la escalada no supone sólo de casos, sino de capacidad de atención a la enfermedad”, explicó Asturias en entrevista a Prensa Libre.

El jueves 4 de junio se registró el día con más casos nuevos: 394 pruebas positivas, equivalente al 24.7% de las pruebas realizadas. El día anterior, 20 personas perdieron la vida, también representa el registro más alto hasta la fecha.

Continúa la falta de insumos

En varias ocasiones el personal médico ha denunciado de manera pública la falta de insumos. En medios de comunicación y en conferencias de prensa afuera del hospital. Cada vez la respuesta oficial es que no existe desabastecimiento, como si fuese un invento de médicos.

 

Capas de protección del personal médico.

El 29 de mayo en una reunión, el presidente Alejandro Giammattei hizo alusión a un despilfarro de mascarillas cuando indicó que los equipos médicos a veces utilizan hasta seis mascarillas por turno. Una declaración que causó indignación entre el personal del hospital en el Parque de la Industria

–Salen en las noticias a decir que tenemos todo el equipo. ¡Eso es mentira! Hasta nos hicieron llevar un trastecito para guardar nuestra mascarilla, sacarla del Parque de la Industria que no se debería de hacer, llevarnosla a nuestra casa y en el siguiente turno volverla a utilizar en tres turnos de 24 horas—, dice Abby con la voz temblando entre la rabia y la incredulidad.

El abastecimiento de mascarillas, zapatones y overoles no se ha resuelto. Este equipo contaminado pone en riesgo la salud del equipo médico y sus familias.

También hay carencias que ponen en riesgo a las y los pacientes que ingresan al hospital. Desde que cambió el protocolo y se envía a las personas asintomáticos a hoteles o a pasar cuarentena en sus casas, la mayoría de pacientes en el hospital necesitan atención especializada, por ejemplo, personas mayores o personas con diabetes, hipertensión u otras enfermedades. Sin embargo, el personal médico no tiene insumos para atenderlas bien.

Hay pacientes en área crítica que sufren de fallo respiratorio y necesitan estar intubados. Para esto es necesario sedar a la persona, pero las fuentes médicas indican que la calidad de los medicamentos es de tan mala calidad que les cuesta realizar este procedimiento que es esencial.

En la atención a diabéticos las tiras de glucómetros son esenciales para llevar un control adecuado en pacientes de mayor riesgo. Si los niveles de glucosa en la sangre de un diabético se elevan demasiado puede causar problemas respiratorios y daño neurológico. Sin embargo, llevan semanas en el hospital desabastecidos de tiras de glucómetros.

Para Abby, el problema de no ejercer la atención óptima es lo que más le frustra. Al hablar del tema ya no puede detener el llanto.

—Es que es tan frustrante no poder ni siquiera hacer bien tu trabajo, aunque sepas qué hacer. Perdón, pero me enoja tanto. Yo pienso que puede ser mi mamá, mi abuela, mi papá o mi hermano. Y saber que no puedes hacer nada, nada, porque no hay cómo hacerlo. Aunque sepas qué hacer, no hay cómo.

Lo que nadie dice, menos el presidente

Hasta ahora no existe cura ni vacuna contra el COVID-19. El único remedio es minimizar el contagio, especialmente en los grupos más vulnerables. Pero fuentes del equipo médico del hospital temporal, aseguran que aunque se trata de una enfermedad nueva, los patrones que han visto al trabajar de cerca con pacientes son alarmantes e indican que a largo plazo incluso personas asintomáticas pueden tener secuelas.

 

Rayos X de paciente con pulmón enfermo.

–La gente que se está enfermando de coronavirus, si no se muere, creo que muchos se van a quedar con secuelas en sus pulmones. Hemos visto pacientes leves con pulmones cicatrizados. Esos daños son permanentes. En algunos pacientes que son asintomáticos, también podemos ver que sus pulmones están dañados cuando baja la inflamación—, afirma Abby.

 

Paciente asintomático de 32 años con daño en el pulmón.

Aunque aún existe muy poca información sobre el COVID-19, un estudio preliminar con 81 pacientes de COVID-19, que fue publicado en febrero en la revista médica The Lancet, documentó los daños pulmonares en pacientes que aún eran asintomáticos.

Aunque no existe ningún medicamento para curar a las y los pacientes, la médica Abby considera que con acceso a medicamentos adecuados podrían ofrecer mejor tratamiento.

–No podemos hacer mucho con la enfermedad. Hay algunos medicamentos que podríamos utilizar para bajar la inflamación, por ejemplo un esteroide, que lo ideal sería metilprednisolona, pero no tenemos ese. Entonces tenemos que usar otro, que no es el ideal.

El equipo médico tiene acceso a acetaminofén, ambroxol (un mucolítico), metformina (para pacientes diabéticos), enalapril (para la presión) y lopinavir y ritonavir, que son antivirales, según indica Abby.

La falta de insumos para atender adecuadamente a pacientes es grave. Y se adhiere al problema de que los hospitales nacionales ya están colapsados, como ha sido pronunciado por varios médicos, como de los hospitales Roosevelt y San Juan de Dios, y verificado por el Procurador de los Derechos Humanos, Jordan Rodas. La procuraduría ha realizado múltiples verificaciones de las condiciones serias y recomendado que el gobierno utilice el Centro Médico Militar como alternativa.

Por la situación extrema, revela Abby, han tenido que hacer trueques con algunos pacientes.

–Hay muchos pacientes que no podemos manejar, por ejemplo si necesitan hemodiálisis. Entonces tenemos que hablar con otro hospital para decirle "hagamos cambio, yo te paso este y vos pasame a otro que no necesita hemodiálisis”. Así, hasta este punto para poder darle tratamiento a alguien.

Burocracia que detiene contratos y salarios

Al riesgo de contagiarse por la falta de equipo adecuado y la impotencia de no ejercer bien su trabajo porque no tienen los insumos, se agrega la inexistencia del reconocimiento por la labor de los equipos médicos, de enfermería y de intendencia en el hospital.

Elizabeth* también es médica en el hospital. Tanto ella como Abby aseguran que el equipo de recursos humanos obstaculizan el proceso de formalizar las contrataciones del personal.

–Nos ponen cada excusa. Por detalles mínimos, una letra en mayúscula o minúscula, comas o puntos, rechazan toda la papelería. Pero nos avisan hasta una semana después. Nos enviaron un formato de como llenar la factura, pero igual rechazaron facturas que seguían su formato. Hasta dos meses después nos pidieron informes de planificación y ejecución.

El problema no es solo administrativo, también es de salud. Las y los médicos saben que el distanciamiento físico es la única manera de no propagar el virus. Por eso muchos lo tratan de cumplir de forma estricta, pero por cada vez que recursos humanos les rechaza alguna parte de su papelería, tienen que ver dónde imprimir, sacar fotocopia o solicitar una declaración jurada. Cada trámite implica un costo.

–Se trata más del principio, no sólo el dinero. No nos están reconociendo, sino que se burlan de nosotros. Estamos allí arriesgándonos el pellejo y ni siquiera nos pueden pagar. Los que tienen otro trabajo aparte, van bien. Pero mucho de los residentes son jóvenes y no tienen otro ingreso. Un compañero me dijo “ni siquiera he podido pagar la renta”, y debe dos meses ya—, dice la médico.

Médicos que ahora luchan para pagar la renta, tienen miedo a exponer la salud de sus familias por trabajar con pacientes con COVID-19. No quieren, ni deberían tener que mudarse porque no han recibido salarios en dos meses y medio. Otros han comenzado a acumular deudas en sus tarjetas de crédito. Varios de los que tenían otro empleo como fuente de ingresos, fueron despedidos por aceptar trabajo en uno de los hospitales temporales.

Fue el Ministerio de Salud el que solicitó personal para comenzar a laborar de emergencia del hospital sin antes formalizar contratos y papelería. Hasta principios de mayo el personal que comenzó en marzo recibió sus contratos. A algunos que comenzaron a laborar en el hospital en abril aún están esperando. Los contratos establecen un período de labor de 4 meses que finaliza en julio, sin bono de riesgo, sin afiliación al IGSS y sin seguro.

Ninguna de las fuentes entrevistadas considera que el hospital será obsoleto y que la pandemia haya disminuído en julio. Aunque así fuera, a Abby le llama la atención que les están haciendo tan complicado el proceso cuando se trata de contratos temporales.

–Lo peor de todo es que los que más nos estamos arriesgando, son los que peor están tratando. Nos han estado poniendo tantos peros, con todo, hasta la papelería tan exagerada, cuando no nos están ofreciendo quedarnos de fijos. El contrato termina ahorita en julio. Ya comenzamos junio y ni siquiera nos han pagado. Casi que primero vamos a terminar el tiempo del contrato y nunca vamos a ver el sueldo.

 

A falta de un área para descansar, así debe descansar el personal de intendencia durante sus turnos de 24 horas.

Sin derecho a descansar: Tratos no dignos

Tanto Elizabeth como Abby resaltan la actitud despectiva y la falta de voluntad para facilitarles su trabajo; es el trato que dicen recibir de parte de la subdirectora del hospital y del personal de recursos humanos. Esto también lo confirma Erick, un médico que describió las condiciones en el hospital en un texto publicado en Nómada.

Erick incluso explica que el personal médico tiene conocimiento de varias donaciones de empresas privadas para el personal del hospital, como comida, dulces y chocolates que solo llegaron hasta la administración.

Pero también concuerdan en que el equipo médico no es el que recibe el trato más inhumano en el hospital. Indican que el personal de enfermería no tiene derecho a descansar durante los turnos de 24 horas.

Los diferentes módulos del hospital tienen una área con camas para que el personal descanse durante sus turnos. Los equipos médicos, de enfermería y de intendencia trabajan turnos de 24 horas.

Las y los médicos se organizaron en sus turnos para descansar un par de horas mientras otros atienden pacientes. Incluyeron también al personal de enfermería y en una ocasión se solicitaron más camas para tener suficientes para todos. Pero Elizabeth y Abby indican que la supervisora de enfermería y la subdirectora no permiten que enfermería tenga descansos.

–Ha sido un trato tan inhumano con todos. Nos tratan como si no valiéramos nada. Los médicos todavía tenemos un poco más de buen trato por parte de las autoridades, pero si te hablo de enfermería... a ellos les dijeron que no tienen derecho a dormir nada. Entonces se quedan dormidos en las sillas o el piso con el equipo de protección—, explica Abby.

La subdirectora también habría indicado que no le corresponde a las autoridades del hospital velar por el bienestar del personal de intendencia, porque es subcontratado a través de la empresa Grupo Mansersa. En varias ocasiones Abby ha observado personal de intendencia dormido en el área de los baños.

–El personal que hace limpieza es esencial en el hospital. Además, implica un riesgo de contagio para ellos. Si uno de ellos se infecta, o uno de nosotros, vamos a infectar a todos, porque en el área donde comemos estamos todos sin protección. Hemos tratado de explicar a recursos humanos que no es solo por ellos que pedimos mejores condiciones, es por todos.

El viernes 5 de junio, 46 personas del personal de mantenimiento del hospital fueron despedidas por el Ministerio de Salud por no cumplir con la papelería administrativa. Al igual que los otros equipos, el personal de mantenimiento no ha recibido salarios aunque comenzó a ejercer su trabajo el 23 de marzo. En aquel momento el expediente no era una necesidad para el ministerio.

Daniel Reyes, defensor de las personas trabajadoras de la Procuraduría de Derechos Humanos, lo calificó como “malos manejos administrativos” y solicitó al ministro de Salud, Hugo Monroy, respetar los derechos laborales adquiridos de las 46 personas.

“Por vocación no te vas a morir”

Ante el abandono, poco a poco el equipo médico, que nunca llegó a las 100 personas estipulados para el hospital, ha ido disminuyendo. Abby y Elizabeth afirman que en las últimas dos semanas, tienen conocimiento de por lo menos dos médicos del equipo de 48 que renunciaron. Y Erick, añade que hace dos días renunció otro colega.

Según explica Abby, ella y algunos de sus colegas comienzan a considerar la renuncia como la única salida, ya que a pesar de que las condiciones en el hospital ya salieron a luz pública, las cosas no cambian. Las autoridades tacharon a las y los médicos que denunciaron las condiciones públicamente como “problemáticos”. Y fueron engañados por la subdirectora, dice Abby.

–Nos envió un mensaje de "vengan todos de regreso se les va a pagar hoy de una vez, traigan sus facturas". Supuestamente para dialogar y porque nos iban a pagar. Y era una mentira. Muchos fuimos y solo nos regañaron. “Si no quieren estar aquí, nadie les obliga, váyanse”, nos dijeron. Y luego nos voltean las cosas, dicen que los médicos somos problemáticos y que no queríamos que el hospital funcione.

A la doctora le parece que las autoridades del hospital o del ministerio tiene algunas personas seleccionadas en el personal que ponen a hablar. Dice que han recibido visitas en el hospital, donde se mandó a llamar a un médico para que saliera a contar la situación en el hospital.

–Salió en un gabacha que ni siquiera le llegaba hasta las rodillas, y zapatones que le quedaban pequeños. Aún así dijo que tenía todo el equipo necesario, pero todos sabemos que esto no es el equipo adecuado—, dice Abby y añade que no es la única vez que ha pasado.

Cuidar a pacientes con miedo de convertirse en paciente

La desilusión caracteriza la voz de Abby cuando se refiere al hospital donde trabaja desde marzo. Llegó por vocación, pero ahora lo que le queda es la decepción.

Con frecuencia ve a nuevos ingresos en el hospital en estado de salud grave, algunas son personas sin ninguna predisposición de riesgo y jóvenes. Por ejemplo, pacientes de 30 a 45 años que llega con necesidad de oxígeno y con necesidad de que los ventilen.

Ver los efectos de la enfermedad de cerca solo hace resaltar más el riesgo de trabajar sin el equipo necesario.

—¿Quién nos dice que a nosotros no nos va a pasar esto?”—, cuestiona Abby, quien luego de ver los efectos de la enfermedad comenzó a apoyar a sus padres con comida y compras para asegurarse de que no salgan.

Si se ha quedado en el hospital hasta ahora es porque no quiere abandonar a las y los pacientes ni a sus colegas. Pero el miedo de contagiarse y el temor a ver personas fallecer por no recibir la atención adecuada están empujándola a su límite. Como uno de sus colegas que simplemente decidió renunciar por su propia paz mental y ni siquiera pelear por la remuneración a la que tiene derecho.

–Los médicos que trabajamos en el Parque, la verdad, ya estamos cansados. Uno lo hace de verdad tratando de ayudar. Por la vocación. Y yo lo voy a hacer por la gente. Pero hasta cierto punto no sé hasta dónde vale el riesgo. Tampoco por vocación vas a morirte—, dice.

Vence el plazo para resolver denuncias

El sábado 30 de mayo, hombres y mujeres del equipo médico se manifestaron afuera del Hospital Temporal del Parque de la Industria con la lectura de un comunicado dirigido al presidente Giammattei y al ministro de Salud, Hugo Monroy.

En siete puntos resumieron las carencias que sufre el hospital y que ya en varias otras ocasiones han sido denunciados públicamente, como el desabastecimiento de insumos y equipo de protección, la falta de personal calificada, la inexistencia de garantías en caso de contagiarse en el ejercicio de su trabajo y la falta de salario a pesar de llevar más dos meses de laborar en el hospital.

Desmintieron directamente a la viceministra administrativa, Irma Elizabeth Quiroa, quien un día antes aseguró que el personal había sido remunerado y al presidente Giammattei quien dijo que el equipo médico malgasta las mascarillas.

Al no ser resueltos estos problemas dentro de un plazo de siete días, las y los miembros del equipo médico presentarían su renuncia.

Este sábado vence el plazo. Pero hasta la fecha ninguno de los 7 puntos han sido resueltos en su totalidad por el Ministerio de Salud, informan las fuentes el equipo médico. Tienen equipo de protección personal, pero son donaciones. Solo seis médicos de más de 40 han recibido su salario. Y aún hay médicos que ni siquiera han firmado contrato.

Pia Flores
/

Buscadora de las historias invisibles y experiencias con sentido. Antropóloga irreverente y amante de la diversidad, la noche, las auroras coloridas y los cuentos que tardan.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


25

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Marjorie /

    12/07/2020 8:33 PM

    Muchas gracias por estos reportajes, el personal de salud y mantenimiento está siendo tratado de forma injusta tanto en el sector público como el privado, en este último le han disminuido el sueldo a los que mas se arriesgan.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    HUGO CHICO LOPEZ mañoso /

    08/06/2020 6:04 PM

    GOBIERNO PURA MIERDA CON UN ORESUDENTE HIJUEOUTA

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Víctor lopez /

    08/06/2020 4:30 PM

    No importa , hay más videos de Andreas kalker... y sigue subiendo más.... la gente se está curando. Caer en manos del gobierno es un suicidio mejor seguir los consejos de la Dra barrientos...

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

      RONALDO CARIAS /

      08/06/2020 6:05 PM

      Calla ASNO, eres un ignorante.

      ¡Ay no!

      1

      ¡Nítido!

        Alejandro Rivera /

        20/06/2020 10:20 AM

        Primero vea los videos de la Dra. barrientos, idiota ¡

        ¡Ay no!

        ¡Nítido!

    Víctor lopez /

    08/06/2020 12:12 PM

    El video donde medicos ecuatorianos, trataron con éxito a más de cien pacientes al borde de la muerte , lo borraron EL DEEP STATE NO DESCANSA , quieren que la población no se entere del éxito rotundo... recomiendo ver los videos de la Dra. María eugenia barrientos... una mujer que está dejando huella... para desgracia del los que hacen negocios con la salud .

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!

      RONALDO CARIAS /

      08/06/2020 2:56 PM

      La hiena solitaria, desechada por su propia familia, de lunes a domingo en este medio "compartiendo" lo de la guanaca Barrientos solo porque la escuchó en Libertopolis.
      La "cultura" de esté semoviente radica en Radio Sonora, Vea Canal y Libertopolis.

      Vos también estas dejando huella, pero por ASNO.

      ¡Ay no!

      1

      ¡Nítido!

    Gustavo Runge /

    07/06/2020 11:15 PM

    Puedo tener muchísima vocación para ser médico , pero si mi área de trabajo es insegura , yo me iría de ese lugar , El coronavirus es mortal , y sin la protección adecuada es un riesgo mayor , la falta de pago es otra cosa que le pone mayor relevancia a la renuncia ...
    Renuncien y háganlo público .

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Magda perez /

    07/06/2020 10:09 PM

    La revista Lancet que ellos mencionan ya esta super desacreditada ya que se descubrio que no era fiable y seria mejor deberian pedir ayuda a medicos de Costa Rica y pedir consejo .

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

      Mario Hipo /

      08/06/2020 10:50 AM

      Esta loca o que "Lancet" revista inglesa de contenido medico es una de las 3 o 4 mejores del mundo. Y Costa Rica, por favor.... lean, investiguen y despues escriban

      ¡Ay no!

      1

      ¡Nítido!

        Alejandro Rivera /

        20/06/2020 10:21 AM

        La FDA de Estados Unidos desacreditó ese artículo de la revista Lancet, es flacia lo que dice que por "su prestigio" hay que hacerle caso a algo falso.

        ¡Ay no!

        ¡Nítido!

        Bob81 /

        08/06/2020 11:36 AM

        Las revistas pueden cometer errores. Lancet cometio un error grave pero es no significa que sea una revista "desprestigiada". Sus estandares editoriales siguen siendo fuertes y estoy seguro que despues de haber tenido que retractar el articulo tendran mas cuidado en que publicar. El sistema de revision por pares no es perfecto. Como funciona es que un autor manda un articulo asegurando que todo es cierto. Un editor o asistente del editor lo lee y si le parece de interes a los medicos que leen esa revista y que parece estar "bien" a simple vista lo asigna a 2-3 revisores (que son voluntarios). Los revisores leen el trabajo y hacen preguntas y comentarios al editor quien puede pasarselo al autor original. Cuando los revisores dan su visto bueno, el editor decide aceptar el articulo. Luego pasa a ser editado y diagramado.
        El coronavirus ha acelerado este proceso que de por si ya es debil -- depende de esos 2-3 editores voluntarios y de un editor sobrecargado de trabajo. En tiempos de COVID esos revisores expertos han de haber estado trabajando en sus propias areas y han de haber recibido una carta pidiendo acelar el trabajo. Posiblemente comprobaron la consistencia interna del articulo pero no comprobaron la fuente externa. Gran error, claro. Pero ninguna revista tiene los recursos para comprobar externamente la validez de toda la informacion. Este trabajo recae en el autor para correspondencia. En este caso es el Dr. Mandeep Mehra, quien aparentemente se confio que la informacion que le entrego Dr. Amit Patel era confiable. Es posible que ninguno de ellos dos vuelvan a publicar. El Dr. Patel fue despedido de la Universidad de Utah.

        ¡Ay no!

        ¡Nítido!

    Magda perez /

    07/06/2020 10:04 PM

    A ex

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    El Asterisco /

    07/06/2020 6:43 PM

    “Las pacientes y los pacientes”, “los médicos y las médicas”, qué gran aporte y aporta al lenguaje y a la lenguaja.

    ¡Ay no!

    4

    ¡Nítido!

      Magda perez /

      07/06/2020 10:16 PM

      La revista Lancet que ellos mencionan ya esta super desacreditada ya que se descubrio que no era fiable y seria mejor deberian pedir ayuda a medicos de Costa Rica y pedir consejo .

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Roberto Akù /

    07/06/2020 5:55 PM

    El Juramento Hipocràtico que pronunciamos al momento de graduarnos, dice en una de sus partes: Que debemos tratar a nuestros colegas, como hermanos. Pero las actitudes del Presidente y del Ministro de Salud no toman en cuenta este juramento. Les vale y tambièn a otras personas que ocupan puestos de importancia en el Ministerio y direcciòn de Hospitales. El viernes ùltimo, 5 de junio del presente, tuve oportunidad de presenciar la exposiciòn de los diferentes Hospitales Nacionales, IGSS y los Covid-19. Todos evidenciaron fallas, algunos de espacio, otros de personal y otros de recursos para trabajar pero el que màs llamò la atenciòn fuè el del Parque de la Industria. Da pena que traten de hacer las cosas a base de donaciones, sin mucho equipo, ni personal y en un ambiente improvisado, amèn de lo que se sabe que no les pagan desde hace tres meses y que han despedido a otro tipo de personal. El trato que le dan al personal tampoco se puede dejar de comentar. Con todo este sacrificio que hacen los colegas, el personal de enfermerìa, conserjerìa y otros relacionados con el manejo del Hospital, de què sirve que nos bendigan al final de las Cadenas. Deberìa haber congruencia entre lo que decimos y lo que hacemos. "Por sus frutos los conocerèis" indican las sabias Palbras de la Escritura.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Elizabeth Davila de Luarca /

    07/06/2020 1:12 PM

    Los médicos y personal de enfermería tienen razón de estar frustrados y tristes por no poder efectuar su trabajo con la calidad que ellos quieren y los pacientes se merecen. El personal con turnos de 24 horas necesita descansar y si como dice la Doctora, los encargados del hospital dicen que el personal de enfermería no deben descansar, yo me hago u a pregunta, si a ellas les tocaran esos turnos, aguantarían sin descansar? Seguro NO El gobierno en vez de estar tratando de buscar tanto asesor inútil y sobre pagado debería usar ese dinero y algo más para resolver los problemas que tienen esos hospitales, ya que ni ellos están libres de necesitarlos algún día. Y el.personal de apoyo también necesitan que sean reconocidos sus esfuerzos, si no dependen directamente del gobierno sino son subcontratados, justo es que la empresa provea lo necesario para esas personas, total no creo que estén cobrando muy barato

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones