6 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

USAC: Comisión dominada por hombres intenta imponer su propio reglamento contra el acoso

A finales de junio el Consejo Superior Universitario de la Universidad de San Carlos aceptó incluir a la Asociación de Estudiantes Universitarios en la comisión que por fin discutiría la aprobación del Reglamento para la prevención, sanción y erradicación del acoso sexual en la USAC. Esto, casi un año después de que la propuesta de reglamento fuera presentada.

Actualidad acoso sexual AEU P147 usac

Rectoría de la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC).

Foto: Prensa Libre

Para la AEU la participación de las mujeres estudiantes en los debates sobre el reglamento es una necesidad obvia y necesaria, pues son ellas quienes viven el acoso sexual en la universidad. Consideraron un acto de buena voluntad que el CSU les reconociera este espacio y la AEU designó a Molly Acevedo, secretaria de género, para formar parte del proceso de la muy esperada implementación del reglamento.

El optimismo duró poco y fue reemplazado por mucha decepción cuando Acevedo recibió la primera convocatoria a la sesión de la comisión, el pasado 14 de julio. Resultó que el reglamento que está en debate no es el que fue planteado por la AEU.

“Cuando me convocaron, me mandaron el documento que estaban discutiendo. Es otra propuesta que reduce la parte esencial de la prevención y no define claramente cuáles son las sanciones ni las faltas. Nosotros jamás nos imaginamos que estaban discutiendo otra propuesta”, explica Molly Acevedo.

El reglamento contra el acoso sexual que presentó la AEU, fue elaborado por tres mujeres estudiantes y es una propuesta que, en 21 páginas, aborda el acoso sexual en detalle y desde tres perspectivas:

1. La prevención a través de talleres, tanto al alumnado como al personal docente, administrativo, operativo y autoridades de la Universidad mínimo una vez por año;
2. La sanción relativa al tipo de falta, agravantes y el perfil tanto de víctimas y agresores;
3. La ruta de denuncia y manejo de denuncias dentro del Instituto de la Mujer.

En este enlace puedes descargar el Reglamento contra el acoso sexual, propuesto por las estudiantes

Hay otro punto preocupante del reglamento alternativo. Molly Acevedo explica que aparte de que el reglamento contiene pocos elementos concretos, no establece una ruta nueva para las estudiantes que han sido víctimas de acoso sexual y buscan denunciarlo.

"El procedimiento es que las estudiantes lleven su denuncia ante los órganos directivos de cada unidad académica, pero así es como estamos actualmente. Es decir la propuesta, si se llegara a aprobar, sería un salto al vació. Además se contempla que el órgano para conocer las denuncias sea el Instituto Universitario de Derechos Humanos, que consideramos no es el idóneo", dice Acevedo.

 

Actividades de protesta y denuncia en la USAC

La necesidad urgente de abordar la violencia sexual contra las estudiantes fue documentada en un estudio de 2019 que recopiló 787 casos de acoso sexual en la USAC. El 93% de las víctimas eran mujeres. En 54% de los casos el acoso ocurrió dentro de la unidad académica de la estudiante, y el 30% de los acosadores eran docentes mientras que el 4.8% era personal administrativo.

Si ya existen barreras culturales para denunciar el acoso sexual, como culpar a las víctimas, coaccionarlas o simplemente no creerles, el que aceptar la denuncia dependa de la misma institución que no solo ejerce algún tipo de poder sobre la denunciante, sino emplea a los acosadores, hace todo más difícil.

“Ahora la discusión está en cuál es el órgano encargado de resolver las denuncias. Como AEU consideramos que debe ser el Instituto Universitario de la Mujer porque es especializado en el tema, es un órgano aparte de las juntas directivas, y es el encargado de aplicar la política de género”, dice Acevedo.

La Comisión de Reglamentos es una dependencia del CSU conformado por 20 miembros del mismo consejo. Solo 3 de sus representantes son mujeres. El actual coordinador de dicha comisión es el arquitecto, Edgar Armando López, quien respondió que nunca había asistido a la comisión a la que pertenece “por diversas ocupaciones” por lo que no tiene conocimiento de lo que ha pasado alrededor de lo que él califica como un “importante y necesario reglamento”.

López aseguró que quien conocía mejor el tema era el presidente anterior de la comisión, el abogado y ex decano, Gustavo Bonilla, quien se limitó a declarar:

“Lo único que puedo decirle es que antes que yo entregara el cargo, convocamos a la comisión para analizar el proyecto y se hicieron algunas propuestas de modificación, sin que se perdiera el espíritu de la propuesta”.

La prisa del CSU

Ana Silvia Monzón, miembro de la Comisión Universitaria de la Mujer, explica que desde que la política de equidad de género fue aprobada en 2008, no ha habido voluntad ni el compromiso político feminista necesario de parte de las autoridades:

“Un indicador de eso es que el rector y las autoridades en sus informes nunca han hecho mención de la política de equidad de género como parte de las políticas universitarias. Hay una enorme responsabilidad de las autoridades porque tienen que apropiarse de esa política, así como se ha hecho con la política de medio ambiente que posiblemente es más fácil de implementar y es más atractiva que la política de género. Esta política en el fondo lo que hace es cuestionar las relaciones de poder en la academia, por eso siempre ha resultado tan incómoda”.

Al parecer algo cambió e incomodó suficientemente a las autoridades de la universidad que ahora, después de meses de ignorar el reglamento de la AEU, tienen prisa para aprobar un reglamento y cambiar la imagen de la universidad.

En abril de este año el CSU incluso emitió un comunicado en el que alertaba sobre el aumento de la violencia contra las mujeres en su ámbito doméstico durante la pandemia del COVID-19. Proponía una serie de recomendaciones a las instituciones estatales pero, una vez más, ignoraba la violencia en su propia institución. Esto fue cuestionado por la asociación Somos 53%.

Monzón cree que el hecho de que los casos de violencia han recibido más atención en los medios de comunicación ha puesto presión en la universidad. Particularmente, el caso más recientemente contra Hugo Cabrera, docente de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales y viceministro del MAGA, quien compartió un video de contenido sexual de una estudiante en un grupo de WhatsApp.

“A mi juicio, el reglamento le interesa a la universidad en en este momento porque ha habido mucho desgaste a nivel mediático. Cómo el caso del profesor de la facultad de Derecho seguramente hay muchísimos más casos pero no están establecidas las rutas de denuncia. La prisa es para decir que sí se está haciendo algo pero el proceso está equivocado y es excluyente”, aclara Monzón.

Las autoridades de la universidad manejaron el caso de Hugo Cabrera de forma cuestionable. Puesto que su contrato venció el 30 de junio, se limitaron a no renovarlo y ya no le darán seguimiento al caso.

 

Una estudiante participa en un performance en la Usac para denunciar los abusos contra las mujeres.

Una estudiante participa en un performance en la Usac para denunciar los abusos contra las mujeres.

Próxima sesión

La AEU está preocupada porque al ser parte de la Comisión de Reglamentos da la impresión que el reglamento nuevo contará con el respaldo estudiantil.

La secretaria de género, Molly Acevedo, explica que en dado caso se llegue a aprobar el reglamento del CSU, puede pparecer como que la Universidad sí está dando respuesta al problema de acoso sexual, cuando en realidad las estudiantes se quedarían sin un mecanismo que realmente solucione la problemática.

La semana pasada AEU, Somos 53%, y otras asociaciones intentaron frenar el proceso de debate cuando se enteraron que el reglamento original, que surge de mujeres estudiantes, había sido descartado.

"Consideramos que no son las personas idóneas quienes están discutiendo la propuesta, no tienen conocimiento en temas de género y violencia contra la mujer. Y el argumento que más usan es que como en Guatemala el acoso sexual no está tipificado como delito, la Universidad tampoco puede sancionar", explica Acevedo.

La próxima sesión se realizará hoy viernes 24 de julio.

Pia Flores
/

Buscadora de las historias invisibles y experiencias con sentido. Antropóloga irreverente y amante de la diversidad, la noche, las auroras coloridas y los cuentos que tardan.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


3

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Anonimo /

    25/07/2020 4:11 PM

    Esperemos que esa ley evite que cualquier mujer por odio denuncie a un hombre falsamente o solo porque le cae mal/le conviene.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    OSCAR QUAN /

    24/07/2020 8:53 AM

    Lamentablemente la universidad de San Carlos a tenido política por siempre lo que es triste es de que no se le dé un lugar apropiado a todas las personas
    La a la rectoría están llenos de gente maleada y con objetivos oscuros que no deben de prevalecer

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

      Armando Guerra /

      24/07/2020 12:35 PM

      Es muy cierto lo que dice, pero creo que no es patrimonio de la USAC, las Universidades privadas dicho fenómeno es mas grave, investigue y se dará cuenta.

      ¡Ay no!

      1

      ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones