¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

El país no ha cambiado (pero nosotros sí)

La reforma del sistema de justicia es obligatoria si queremos que los logros de 2015 sean definitivos. Ante la desesperación con la que las fuerzas oscuras y sus cómplices amenazan nuestra esperanza, hacemos un llamado nacional a defender el futuro de Guatemala.

Opinión P369
Esta es una opinión

Foto por Rafa Mora / JusticiaYa

La indignación en la que estallamos nos debe conducir a reformar el sistema para replantear los pactos nacionales que nos han defraudado. Si el pueblo demandó cambios, es pertinente traducirlos en reformas y promoverlas justo ahora, que las mafias están más débiles que nunca y la vigilancia ciudadana acompaña dignamente la depuración de las instituciones.

Sin embargo, en dos fines de semana, mediados por un mes de diferencia, fueron pactadas en círculos muy pequeños, con gente muy poderosa, las presidencias de la Corte Suprema de Justicia y del Congreso. Esto con la intención de revertir los procesos de limpieza que arrancaron desde que se destapó el conocido caso de La Línea.

Entendemos que la cooptación del Estado no es solo un caso judicial aislado, es una forma de ejercer el poder a favor de pocos. Es un mal que atraviesa al sistema político, ayudado por bancos, oenegés, medios de comunicación, sindicatos, farmacéuticas, negocios, universidades, municipalidades, juzgados, constructoras y demás.

No caben dudas, necesitamos un marco legal diferente para poder limpiar la casa de esta red criminal organizada que se nutre de sí misma y que aprende a adaptarse fácilmente.

Sin embargo nos agotamos en los matices que nos distancian, sin reparar en que tenemos un enemigo común: las estructuras criminales paralelas al Estado. Es por ello que debemos asumir el poder que nace cuando nos encontramos, participamos,  exigimos y nos movilizamos para aprobar las reformas.

Solo cuando seamos libres de los aparatos criminales paralelos al Estado, y sus cómplices, podremos ejercer con plenitud nuestra verdadera soberanía. De lo contrario, esta se vuelve un estribillo necio del crimen organizado y sus voceros, una excusa.

Mientras leemos esto, los cómplices de la impunidad ya intentan confundirnos para paralizar el movimiento. Lo que nos divide no es la falacia de que con estas reformas no seremos iguales ante la ley. Lo que sí nos segrega es la profunda desigualdad en la que vivimos. La comodidad de pocos y la miseria de muchos, esta es la gran injusticia a vencer.

Lo tenemos claro: el país aún no ha cambiado, quienes lo hemos hecho somos nosotros, que podremos transformar la realidad si permanecemos unidos en la clara visión de un país diferente.

No es cosa nueva este clamor por la justicia, es una demanda que viene de las más profundas raíces del pueblo guatemalteco. ¡Reformar para garantizar la justicia!

Aún conviene que se haga justicia, no desfallezcas mi valiente Rabinal Achí. ¡Cielo y tierra sean contigo!

JusticiaYa
/

Somos un colectivo de voluntarios que nos incomoda la realidad actual y eso nos mueve a una transformación social y política.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

4

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    José Esteban Reyna /

    25/11/2016 10:25 PM

    Solo con REVOLUCIÓN y/o REFUNDAR EL ESTADO, salvaremos y cambiaremos a Guatemala.
    Bajo nuestro sistema de gobierno colonial, republicano, neoliberal y corrupto, nunca seremos libres de los aparatos criminales paralelos al Estado. La indignación demostrada con las manifestaciones del 2015, seguirán apaciguadas y adormecidas con las reformas dizque que para garantizar la justicia. Los pocos que tienen de todo, sobre las mayorías que no tienen nada, seguirán dominando, pues la güizachería chapina, nunca dejara de morder. El futuro del país no cambiara, mientras mantengamos nuestro alicaído sistema de justicia atiborrado de los güizachines mordelones, de siempre. Quisiera estar equivocado en esto, pero después de las reformas, dentro de poco, seguiremos con la misma o mayor impunidad.
    Los 3 poderes del Estado están encabezados por corruptos, igual que en la CC, con sus güizachines corruptos magistrados.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Salvador del Cid /

    25/11/2016 10:05 AM

    Lamentablemente, los tres poderes del Estado guatemalteco se terminaron de alinear...para en 2017 tener copados los 3 poderes estatales, con el fin de re-cooptar al Estado tal y cual tiempos aciagos de otto, la rox con toda la ralea del pp (partido putrefacto), cuyo principal objetivo es defenestrar a la CICIG para luego desmantelar el MP...ya están encarcelados parte del pp...pero aún están libres diputados del otrora pp y de líder, quienes forman parte de la próxima directiva congresil...

    CUANDO TOMEN POSECION EN ENERO...EL PUEBLO GUATEMALTECO DEBERÍA DEJARLES CLARO QUE SE LES EXIGIRÁ SU RENUNCIA, SI HACEN MOVIMIENTO ALGUNO PARA RE-COOPTAR AL ESTADO GUATEMALTECO...Y MENOS AUN QUE TRATEN DE LIBERAR A CORRUPTOS YA ENCARCELADOS...AHHH!!!..Y TOTALMENTE PROHIBIDO DEFENESTRAR A LA CICIG Y MENOS TRATAR DE DESMANTELAR AL MP.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    P. Choy /

    25/11/2016 9:37 AM

    Debemos seguir luchando por Guatemala, con fuerza sacar a los corruptos, pero también limpiar de políticos y limpiar de hipocresía disfrazada de la lucha que algunos quieren infiltrarse y meter a la fuerza sus ideas políticas y sus ideologías caducas fracasadas.

    El movimiento es cívico y ciudadano no hay que dejar que políticos se metan en ello, como algunos lo han querido hacer

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Lucrecia /

    24/11/2016 3:36 PM

    Para cuándo el siguiente paro nacional? hay que moverse y presionar a esos corruptos!

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones