La agenda oculta de Cementos Progreso (I)

Detrás de Cementos Progreso, una de las principales corporaciones de Centroamérica, se esconde un oscuro pasado, una trama política, competencia desleal y manipulación mediática que ha puesto en jaque mate la institucionalidad nacional. Este análisis desvela los entresijos de esta historia.

Opinión P369
Esta es una opinión

Planta San Miguel Cementos Progreso. Foto: Carlos Sebastián

Basta acercarse a la obra de Marta Elena Casaús, para saber que los fundadores de Cementos Progreso, Novella-Klée, provienen de una familia Klée* que “se enriqueció de la noche a la mañana introduciendo armas de Belice y revendiéndoselas a las fracciones en pugna durante las guerras civiles”, según la referencia expresa de Julio Castellanos Cambranes en su libro Café y Campesinos en Guatemala.

Los Klée se acostumbraron a relacionarse con los gobiernos dictatoriales de turno para acumular poder. Primero con Rafael Carrera y después con Jorge Ubico, hasta que se emparentaron con los Novella.

No es de extrañar que la empresa cementera se siga manejando con ese espíritu proteccionista. Adentrado el siglo XX, los imperios Novella y Castillo se unieron por la vía matrimonial y se constituyeron en una de las mayores y más influyentes fortunas del país.

Cementos Progreso podría haber optado por seguir los caminos de la competencia de mercado y el desarrollo social. Lejos de eso, eligió el doble discurso. Por un lado, son los ciudadanos modélicos, promotores de la democracia y la libre expresión. Financian partidos políticos y medios de comunicación, a partes iguales, desde los que se difunden los ideales de la libertad y la igualdad de oportunidades.

Por el otro, piden que se reduzcan los impuestos y el Estado, pero son los primeros en recibir los contratos gubernamentales. Millonarias cuentas, licitadas y sin licitar, se barajan constantemente tanto con Cementos Progreso, como con su aliada en carreteras, Constructora Nacional, S.A. (Conasa), que compra cemento a Cempro y con quien han tenido inversiones conjuntas*. Un análisis de Guatecompras, realizado por el Centro de Medios Independientes, detalla que entre 2012-2014 el grupo cementero facturó al menos Q480 millones.

En el Informe sobre los Compromisos de Obra Ejecutada No Pagada hasta 2011 del Ministerio de Comunicaciones, se especificaban los más de Q3 millardos que el gobierno de Álvaro de Colom había dejado de pagar a las constructoras vinculadas con el Estado.

El entonces ministro de Comunicaciones Alejandro Sinibaldi, comprometido con su casta de abolengo familiar (emparentado tanto con los Klée Ubico como con los Castillo Novella, según Casaús también), llegó al gobierno empeñado en conseguir los fondos para saldar a sus amigos constructores. Casualmente, uno de los primeros en cobrar fue Conasa, como se aprecia en el documento.

Lo hizo en fiel cumplimiento con los que fueron sus financiastas, entre los que se encontraba Cementes Progreso, como lo detalla este artículo de Nómada. Y como si no fuera suficiente, llegaron al punto de endeudar al país con los Q2.8 millardos en bonos, aprobados junto con el presupuesto 2015. Estos saldarán a constructores que volverán a financiar la campaña.

Los críticos del Estado dicen que nuestros impuestos van a los bolsillos de los políticos, pero ya ven que van a parar a Cempro y compañía ilimitada de empresarios que viven de las arcas públicas. Es inaudito tener que escuchar como critican a las grandes masas populares cuando se atreven a demandar compensaciones dignas por parte del Estado, pero cuando a ellos se les incumple un pago, saltan a reclamar al político de turno.

 

La segunda parte y final se publicará el 24/03/2015.
Y aquí se publicó una de las consecuencias periodísticas a este post.

* Para evitar las interpretaciones mal intencionadas que algunos de los comentarios han tenido con el objeto de distorsionar la autenticidad de la información emitida en este artículo, el 24/03/15 se precisaron varios puntos, marcados con asteriscos, autorizados por el autor.

Ignacio Laclériga
/

Me llamo Nacho Laclériga y soy chapiñol. Nací en España; llevo más quince años en Guatemala. Soy máster en comunicación estratégica y coach profesional. Junto a un grupo de profesionales, ideamos Gecca, una organización que desarrolla proyectos, gestiona la comunicación y la adaptación a los cambios. www.gecca.com.gt


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

71

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Feliciano Rodriguez /

    05/07/2016 11:14 AM

    Falta abarcar los impuestos que no pagan, además de el precio exagerado del saco de cemento y lo que gana una empresa por saco (menos de Q1), Si la cerveceria, pollo campero y cementos pagaran los impuestos que son y el famoso arbol del obelisco y luces de diciembre se lo dieran al ministerio de cultura, nos seria mas rentable.
    Hagamos cuentas.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

      Guillermo /

      07/07/2016 6:54 PM

      Me parece ridiculo que el precio del cemento progreso en belice sea más barato que en pto. Barrios.
      De la capital para Belice hay 800 kms.
      De la
      Capital a Pto. Barrios hay 300 kms
      y pueden creer que en belice el saco de cemento progreso cuesta $ 7.00 US
      Que equivale a Q 54.00
      Y en Pto. Barrios el saco de
      Cemento cuesta Q78.50
      En belice hay competencia con el cemento.
      Hay mexicano, hondureño, salvadoreño y de las islas, pero lo más simpático es que el barato es el
      Cemnto Progreso

      ¡Ay no!

      2

      ¡Nítido!

    german García /

    05/07/2016 9:14 AM

    Todo, todo esto se sabia, pero jamas se podía hablar en voz alta, ellos son causantes de la extrema pobreza que sufre Guatemala, por todo el enriquecimiento ilícito que siglos han venido realizando. Creo que sus dias están contados.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Lis /

    04/07/2016 9:53 PM

    Me molesta escuchar la crítica de las personas que tienen la percepción de que Guatemala está creciendo y desarrollándose, cuando es más que claro, que seguimos siendo esclavos, sólo que letrados, porque la única bolsa que sigue engrosandose es la de los mismos. Estos son los que deben caer, éstos son los que manejan y controlan desde el gobierno y veamos cuánto lo estamos padeciendo. Yo espero ver la justicia guatemalteca aplicarse con rigor.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Fredy /

    30/06/2016 7:55 PM

    Un excelente trabajo señor Lacleriga, lo felicito ya que esta es una de las empresas mas lesivas y malvadas del pais, junto a otras de las familias que desangran al pais con sus monopolios y oligopolios, siempre ayudados por sus compinches, politicos, medios de comunicacion, colegios profesionales, universidades, colegios educativos, iglesias, militares y policias , asi como falsos representantes de sociedad civil y malos sindicalistas

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    DENISE PIMENTEL VASQUEZ /

    27/03/2015 3:18 PM

    que triste que en Guatemala la gente no entiende que atras de esto hay investigación y consulta de fuentes por parte de Ignacio. Aparte que es necesario que se publiquen este tipo de notas para tener otros matices y no solo "noticias informativas" que más parece publicidad. Como dice George Orwell y un amigo muy cercano, que periodismo es publicar eso que la gente no quiere que publiques todo lo demás son relaciones publicas. (no había leído esta nota, muy buena!)

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Sergio ARM /

    25/03/2015 4:12 PM

    La constitución prohibe los monopolios. Cementos Progreso es un monopolio. Cementos Progreso es inconstitucional, e ilegal (menuda casualidad que la ley antimonopolios nunca ha pasado en el congreso, ¿en defensa de quienes?).

    Punto.

    Debe nacionalizarse el cemento y cargarles los costos por daños ambientales en donde han extraído sus materias primas para producir cemento. Si no me creen, vayan a la zona 6, por el estadio y verán que todo se mantiene lleno de polvo. Vayan a los municipios aledaños a la cementera en El Progreso y lo comprobarán de nuevo. Suerte que ahora les toca a los sanjuaneros.

    Es una empresa ilegal, ilegítima que debe nacionalizarse y sus propietarios encarcelados. Debe obligárseles a pagar por los platos rotos en vez de premiarlos con contratos públicos. Lo demás son casacas.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Alejandro /

      05/07/2016 8:32 PM

      Señor Guillermo Juarez, si no le gusta Microsoft puede utilizar Linux y si tiene mas dinero puede comprarse una Mac. Infórmese

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      guillermo Juarez /

      20/06/2016 5:30 PM

      Sergio Arm, Microsoft es un virtual monopolio. ¿que hacemos, dejamos de utilizar Windows?

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Luis /

    25/03/2015 1:16 PM

    Alejandra yo soy un pobre empleado que vive de su sueldo. Seguramente fui cómplice de la evasión de impuestos que realiza Cementos Progreso, pero por omisión de denuncia porque no trabajaba en el área de contabilidad, pero si tuve en mis manos por azares del destino de mi puesto de trabajo las dos contabilidades y el jefe de contabilidad me indico la razón por la cual tenían dos contabilidades. (una para la Sat y otra contabilidad para los accionistas). Aunque tenia claro en ese momento que no podía luchar contra un monstruo económico de ese tamaño. Ademas uno no esta dispuesto a que lo metan en una lista negra de empleados que nadie debe contratar por desleal a su patrón.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Ignacio Laclériga
    Ignacio Laclériga /
    25/03/2015 11:51 AM

    Ya le dije que el anónimo soy yo Ignacio Laclériga, pero que se posteó así. Realmente, usted si que pierde el tiempo escribiendo para un tema que parece descalificar y, sin embargo, en todo lo que dijo sigo sin entender su punto. Puede pretender llenar este muro con sus diatribas incomprensibles. Yo ya no le pienso seguir el juego. Saludos Don Asensio.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Jorge Asensio /

    25/03/2015 10:48 AM

    Lei con ineteres el anónimo que me responde. Yo dije lo que dije porque conozco muy bien la historia de esa empresa. Lo que el anónimo realmente afirma es en gran sentido una confirmación de lo que yo dije. Este anónimo cae en la frecuente costumbre de analizar la história (siglo 19, por ejemplo) a la luz de la realidad del presente. Este es un error que no debemos cometer. En Guatemala, particularmente, la historia ha sido principalmente escrita por liberals, quienes han vilipendiado al pobre R Carrera; más sin embargo si quien escribió el anónimo se informara más, encontrará que Carrera fue hombre de grandes méritos, y si lo desea puedo recomendarle algunas lecturas a respecto. El libro de la señora Casaus, lo sostengo, pretende ser una crítica un poco mordaz hacia las familias prominentes de Guatemala en el siglo 19 (principalmente), más sin embargo el proceso (o efecto), sea social o antropológico que ella describe, es exactamente el mismo que se ha dado en casi todos los países de descendencia judeo-cristiana, y de hecho el mismo que se da a nivel de otras clases o grupos sociales. Ese libro solo persigue criticar a estas familias dentro de un contexto de desarrollo económico/empresarial, donde ella cae en un gravísimo error de tecnica investigative y sobretodo de interpretación objetiva de los acontecimientos que en nuestro país se han dado. Tanto la cervecería como la cementera se deben a la creatividad, inventiva, capacidad y vision de hombres que en su momento teniendo los conocimientos y voluntad para actuar, se lanzaron a desarrollar un negocio, en tiempos donde -si quien escribió el anónimo los analiza bien- eran francamente difíciles, inestables y muy inciertos, razón de más para admirarlos y sobretodo estudiarlos, para emular esos actos a la luz del siglo 21. Ahora bien, sin el autor del anónimo es de aquellas personas que les molesta o no entienden porque hay personas más ricas que otras, pues entonces ya no hay nada de que hablar... Yo propongo que en las universidades se estudie y analicen las vidas de don Carlos F Novella y la de don Rafael y Mariano Castillo Córdoba (antepasados de la señora Casaus, por cierto) para que nos sirvan de guía en el desarrollo de más y mejores emrpesas, tan necesitadas en nuestro país. Si lo hacemos, le aseguro señor del anónimo, pasaremos a apreciar lo que hicieron y a querer imitarlo, y sobretodo entenderemos, de una vez por todas, que la supuesta "ayuda" o "confabulación" con los gobiernos de turno para sacar adelante sus negopcios, no solamente es incierta, si no más bien fue todo lo contrario...

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Ignacio Laclériga
    Ignacio Laclériga /
    25/03/2015 1:09 AM

    Ese anónimo soy yo, que no se quedó con mo registro.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones