La agenda oculta de Cementos Progreso (y II)

No conforme con el modelo de empresa monopolizadora, cuya única diferencia con un monopolio estatal es que en vez de repartir el dinero entre todos, se lo reparten entre cuatro familias, cuando Cementos Progreso decide expandir sus dominios lo hace sin pedir perdón ni pedir permiso.

cementos progreso consulta popular empresaurio excepci{on Opinión P369 san juan sacatepéquez
Esta es una opinión

Planta San Miguel, Cementos Progreso.

El caso más reciente, el de San Juan Sacatepéquez, es paradigmático por la dureza de sus consecuencias y sus dimensiones a nivel político-social. Desde 2006, cuando Cementos Progreso se propuso abrir una empresa en ese municipio con todos los derechos del friendly-Estado, pero con el rechazo sistemático de buena parte de la población local, toda la maquinaria pública se puso al lado de los intereses de la cementera.

Parte 1: La agenda oculta de Cementos Progreso (I/II)

El rechazo de buena parte de la población local no es de extrañar. Solo los invito a que visiten los alrededores de la antigua Chinautla y vean la degradación medioambiental que ha causado la producción de cemento y las areneras de la zona. El ambiente está cubierto por una superficie gris, de la que no se salva nada. Es un paisaje desolador que nadie querría frente a su casa. Menos aún, si como es el caso de San Juan Sacatepéquez, se dedican a la explotación agrícola y al cultivo de flores.

Por eso, desde que se presentó el proyecto ese año, la comunidad se organizó y se amparó en su derecho a la consulta popular sobre el tema (léase la tesis Legalidad o Ilegalidad de las Consultas Populares Locales, de Jorge Guanni Canel Solares). De los alrededor de 12 mil votantes que hay en el municipio, asistieron 8,950 y solo cuatro votaron a favor de la cementera.

Aunque la Corte de Constitucionalidad ampara este tipo de consultas bajo el convenio ratificado 169 de la OIT, la estructura gubernamental se escuda en que nos son vinculantes para evadir la opinión ciudadana.

La conflictividad se incrementó y se han establecido dos estados de excepción que mantienen el área militarizada desde entonces. Los asesinatos de opositores y de apoyadores de la Cementera, las detenciones irregulares de activistas sociales y los continuos vejámenes a los derechos humanos son habituales desde que Cementos Progreso plantó su pie sobre San Juan. El procurador de los Derechos lo consideró, en este informe, “el caso paradigmático de violencia, criminalidad y violaciones a los derechos humanos”, donde se pueden consultar todos los datos al respecto.

El periodista Rodrigo Véliz, de Nómada, hizo una investigación profunda sobre los grupos clandestinos que operan en San Juan. Esto fue lo que encontró: “La masacre de ocho personas en San Juan Sacatepéquez en septiembre es el punto más alto (y sangriento) de un problema de siete años. Las raíces del conflicto van más allá de la cementera, su carretera y la oposición de productores de flores. Comienza con grupos armados con la excusa de defenderse de las extorsiones. Y desde el inicio el Estado ha jugado un papel: el de la permisión”. Y su conclusión fue sin ambages: hay grupos clandestinos (de matones) relacionados con Cementos Progreso y relacionados con los opositores.

Aunque los medios de comunicación más importantes, en contubernio con  los grupos empresariales, han favorecido los intereses económicos, existe amplia documentación al respecto por parte del Procurador de los Derechos Humanos y medios alternativos. Les recomiendo el texto de Luis Ángel Sas, La Revolución de las Flores, y el de Santiago Bastos, Muerte en Los Pajoques, para informarse de ellos.

Así, mientras grupos de encapuchados recorrían las comunidades de San Juan sembrando el terror, brigadas militares establecían sus destacamentos en la zona e impresionantes operativos policiales realizaban continuos registros y detenciones. Los lugareños vivían con homicidios permanentes entre los dos bandos y persecuciones, hasta el momento poco justificadas, de aquellos que se habían atrevido a pelear contra Cempro.

Casos como el de la lideresa local Bárbara Díaz Surín, perteneciente al Cocode de Cruz Blanca y opositora a los planes de la cementera, encarcelada desde octubre de 2014 por un supuesto asesinato. Instituciones, como Front Line Defenders, demandan su liberación en lo que consideran una acusación sin fundamento y un atropello ilegítimo de las fuerzas del Estado.

Para peor suerte de los sanjuaneros, los intereses de los industriales se juntan con un proyecto de construcción del anillo periférico regional, que justo pasa por sus comunidades y, como no, cuyos derechos de obra están otorgados a Conasa, la constructora que se abastece de Cempro, por Q165 millones.

Mal de males para comunidades kaqchikeles que estaban acostumbradas a la agricultura y el comercio, y ahora ven como la rueda del “progreso” aplasta su voluntad. El gobierno proempresarial de Otto Pérez Molina no está dispuesto a ceder ante lo que considera “grupos que están actuando fuera de la ley”.

Cuenta para ello con la fuerza pública y el respaldo de  medios de comunicación, entre los que destaca el liderado por Sylvia Gereda. En su programa, Informe Especial de Canal Antigua, la periodista se ha explayado en detalles sobre los ciudadanos que se oponen a los proyectos de Cementos Progreso de San Juan Sacatepequez, entre otros, calificándolos de terroristas.

Impresionante descaro de falta de objetividad, ya que Gereda está casada con Diego Torrebiarte, vinculado profesionalmente con Cementos Progreso (pueden consultar este y otros datos en el documento de la organización Albedrío, Guatemala: El Haz y el Envés de la Impunidad y el Miedo). La familia Torrebiarte constituye el último nexo de este gran consorcio de casta, junto con los Castillo y los Novella.

Aunque claro, no son monolíticos. Hay gente que emparentada con los Castillo, los Novella o los Torrebiarte, como son los casos de Marta Elena Casaús Arzú o Carmelo Torrebiarte, que apuestan por Nómada y un discurso abierto y tolerante.

Recapitulando: tenemos a unos extraficantes de armas de hace unos siglos, venidos a más gracias a uniones matrimoniales y confraternizar con dictadores de turno, como lo señala Marta Casaús en su obra “Guatemala, Linaje y  Racismo”, que se enriquecieron esquilmando las arcas del Estado y mediante privilegios de competencia desleal. Esos nos quieren dar lecciones de libertad de mercado y justicia, ayudados por predicadores mediáticos sin escrúpulos, pasando por encima de las decisiones legítimas de los guatemaltecos.

Se trata de una clase de “empresaurio” nacional que tiene secuestrado al Estado en un juego de corrupción para llevarse el grueso de lo expoliado a la sociedad, de por sí pobre, mientras a los políticos les tratan como mandaderos, a los que les dejan quedarse con el puro cambio.

Ignacio Laclériga
/

Me llamo Nacho Laclériga y soy chapiñol. Nací en España; llevo más quince años en Guatemala. Soy máster en comunicación estratégica y coach profesional. Junto a un grupo de profesionales, ideamos Gecca, una organización que desarrolla proyectos, gestiona la comunicación y la adaptación a los cambios. www.gecca.com.gt


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

34

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    leo /

    16/04/2015 9:40 PM

    Por cierto porque yo escriba un libro con ISBN y toda la cosa no lo hace cierto lo que escriba en el.

    Por cierto me gusta mucho el sistema ISBN, es un ejemplo de estandarizacion, conveniencia y todos nos vemos beneficiados tanto lectores como escritores, igual eso no garantiza que lo que se escriban en ellos sean considerados verdades, al contrario, hay que observar primero las leyes económicas, y ciencias sociales, etc.

    Jajaj si la organización que estandarizo los libros estuvieran en Guatemala.

    Ya estaríamos escribiendo cosas como: si que los libros, que la ISBN, que los liberales, que no se que, que no se cual. Si que los monopolios de las organizaciones de las estandares de los libros aquí , aya. que no se que madres.

    Saludos

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    leo /

    16/04/2015 9:35 PM

    Por alguna tonta razón la pagina borro mis comentarios

    Me tarde 10 minutos fácil, que lo ciento ignacio, no vamos a poder continuar con el debate.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    leo /

    16/04/2015 9:34 PM

    d

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Alejandra Gutierrez /

    09/04/2015 9:43 AM

    Don Ignacio, yo no estoy usando ningun discurso sino la logica para analizar la realidad en el contexto nacional. Usted es el que esta usando retorica izquierdista de ricos contra pobres para generar discordia. No tiene la preparacion ni la capacidad intelectual para pretender darme clases de constitucionalismo. Leer un articulo de la constitucion es una payasada mientras no demuestre los articulos que pudieran aplicar en este caso y la forma en la que lo hacen. Tiene que evitar contradecirse, si usted dice que ellos ponen a los miembros del gabinete y a los diputados, entonces para que van a hacer algo inconstitucional? Los acusa de manipular las leyes a su antojo pero a la vez los acusa de violarlas? Totalmente irracional y hasta infantil en sus ataques. En este mismo medio otra de su equipo acusa a Cemex de actuar como una maquila, entonces si Cemex vende en el pais cual es el monopolio del grupo cementero nacional? Cualquier nino de primaria le ganaria un argumento en 5 minutos.

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

      Felipe Torres /

      28/03/2017 1:01 PM

      Lo que demuestra con sus argumentos proempresariales es que tiene vínculos con los que se denuncian en ésta nota. No hay peor necio que aquel que se traga sus propias mentiras cuando el botín que lleva a su casa depende de que la mentira se sostenga. Dónde está la lógica de sus argumentos? En qué realidad vive o pretende vivir?

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Alejandra Gutierrez /

    08/04/2015 12:06 PM

    Impresionante la impunidad con que la falange espanola actua en Guatemala sembrando la discordia. No basta con que un auto catalogado "chapinol" critique la libre empresa, cuando algunas personas le hacemos preguntas basicas y concretas que es incapaz de responder, se involucra otro infiltrado de mayor gerarquia (pero de la misma nacionalidad e ideologia) catalogandonos de ingorantes y simplones. Despues de confesarse como artifice de la infiltracion de Ignacion en Guatemala, Don Alberto Garin escribe un articulo intensamente simplon, vacio y sin un solo argumento atacando a quienes pedimos mayor explicacion y pruebas documentales a Laclerica. Aunque no tengamos el nombre concreto de esta organizacion ya conocemos a 2 de sus miembros y sus articulos son ejemplo de su agenda perniciosa. Reto a ambos escritores a que respondan concretamente a las preguntas que he hecho y nos expliquen que es lo grave y monopolistico en los negocios que hace el grupo cementero mas grande de la region. Si por sus obras los vamos a conocer ya nos demostraron su mediocridad. Los exhorto a que toda esa supuesta buena voluntad la despliequen en su pais de origen donde hay tantos o mas problemas que en Guatemala. No queremos guerra mediatica importada y ya tenemos suficientes activistas europeos organizando manifestaciones.

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    Bladimiro Polanco /

    06/04/2015 8:04 AM

    Totalmente de acuerdo con el artículo. Las cosas son así en Guatemala. Quien lo niegue es un tonto útil o inútil, da lo mismo. Es imposible no saber como los grandes monopolios propiedad de los mismos de siempre han manipulado, a gobernantes, leyes y periodistas para su pecuniario beneficio. Felicitaciones Sr. Laclériga, con dice alguien por allí "un sonoro aplauso" yo le agrego: ese aplauso debe ser de pie.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Gustavo Garcia /

    31/03/2015 10:01 AM

    Alejandra Gutierrez, no se que tan guatemalteco me crea a mi, si puedo contar con mas siete generaciones en mi arbol genealogio de parientes que han vivido, participado en aciones privads y publicas del pais y cuando ha sido necesario han luchado por sacarlo adelante. En todo caso creo que la que anda mal, bastante mal es usted en cuanto a conocimiento de este lugar del mundo, bello geograficamente por donde se le mire pero terriblemente injusto dada su estructura social, mas del 50% gente viviendo en la pobreza, campeon en niños con desnutricion cronic , mas de un millon y medio de difict de vivienda, con los hospitales publicos desabastecidos, la educacion primaria sin ser cubierta pese que hace mas de 130 años se establecio que deberia ser laica, publica y gratuita, uno de los lugares mas violentos del mundo, donde en en condiciones de paz, se tiene mayor numero de muertos que durante la epoca de guerra, !que tal! !con el honorable primer lugar en le mundo en trabajos peligrosos, ser chofer de transporte publico urbano!, ?usted cree Alejandra que con esos indicadores -por decir algunos- Guatemala es un pais que no tiene responsables y que los responsables no deben ser criticados? No la creo ingenua, ni siquiera ignorante, pero si perversa cuando piensa que una comunidad como San Pedro Sacatepequez de tradicion orti y floricultora no a va verse afectada por una industrias cementera tan inmediata, cuya contaminacion los afectara directamente y a cambo de unos cuantos empleos decenas de miles de personas sufriran por la ambicion de unos pocos. esto es por solo señalar una raya del tigre.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Luis /

    30/03/2015 6:03 PM

    Considero que Alejandra y Leo no critican con argumentos solidos y como no los tienen realizan ataques ad hominen. No basta con ser geologo para saber que salia mas rentable colocar la planta en San Juan Sacatepequez que en Huhuetenango, porque el costo de transporte es crucial en esta industria, ya que ambos lugares son ricos en caliza. A algunos empresarios les viene del norte los problemas sociales que pueden ocasionar a las comunidades que salen perjudicadas y solo quieren resaltar el trabajo y las bondades que crean la apertura de la planta. A mi no me gustaria nada nada que a un kilometro de mi casa instalaran una cementera. Y a usted Alejanda y Leo?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ernesto /

    29/03/2015 2:54 PM

    es una barbaridad lo que pasa en Guatemala quien nos ayudara a salir adelante y a seguir desmascarando tanto desmadre.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Erick Gomez /

    29/03/2015 10:09 AM

    Bien tienen cegados a todas estas personas que les inculcan desarrollo y progreso y si es pero solo para ellos para, los que critican me gustaría que pongan una empresa de cemento o cervecería a ver si no los quitan del mapa o los amenazan que alguien diga cuantas cervecerías hay mas que produzcan cerveza o cemento no hay, esta claro que nos tienen hipnotizados y burros y las personas se molestan cuando uno hablan de ellos

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones