3 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

La gran conspiración, o de cómo a la realidad le importan un bledo mis prejuicios

Los sumos sacerdotes intelectuales de la «izquierda de Guatemala» (¿ya somos suficientes, o sigue siendo oxímoron esto último?) están apurados por descalificar el movimiento de la ciudadanía de estos últimos meses. Y mientras más legítimamente intelectuales, más documentadamente académicos, más se esmeran por descalificar.

intelectuales izquierda manifestaciones Opinión P258 UFM
Esta es una opinión

Manifestantes piden la renuncia del entonces presidente Otto Pérez Molina, 13 de junio de 2015.

Foto: Carlos Sebastián

«¡Nada cambió!» sentencia uno. «No, es que fue una revolución "de colores"», agrega otro. «¡Qué va, si lo que pasa es que los manipularon!» señala el tercero, queriendo ganar más puntos en la carrera por llegar hasta abajo. Hasta que al fin, tocamos fondo. Abrazados y en coro, gritamos: «¡es una conspiración de los gringos!»

Al menos hay que reconocerles la fidelidad: tras 40 años, siguen aplicando con rigor los esquemas teóricos y metodológicos aprendidos de los maestros, y estos a su vez de la generación anterior, y así en una cadena bíblica de engendrados, hasta tocar la orla del manto del propio Marx. Sí, el Marx que un joven economista de la Universidad FranciscoMarroquín equivocadamente pide desterrar (¡saludos, mi estimado!). Porque tampoco es por allí. Porque meter la cabeza en la arena es tan malo como tragarse la arena. O tragarse al ARENA quizá, como la locutora rubia que olvidó encender la cabeza antes de conectar la boca y sigue usando distorsiones dignas de los D’Abuisson para prescribir la Guatemala de 2015.

Pero me pierdo en la digresión. Volvamos. La ciencia social no es exégesis, sino arqueología. Capa sobre capa escarba, agrega, revisa, ajusta, asimila, reinterpreta. El que quiera descartar las ideas enteras y sin filtrarlas, está tan perdido como el que se aferra al palo mayor del navío de su padre fundador (resultó apropiadamente freudiano el símil), sin importar que los vientos ahora soplan en otra dirección, que las olas ya no lo bañan de babor, sino de estribor.

Y este es el punto: lo fácil es ver lo que pasa allá afuera, tomar el calzador y, a empujones y jalones querer meter los hechos en la talla que me dieron en la academia, nomás para descubrir que hay un montón que no entra. Tomar las respuestas torpes y pesadas del Departamento de Estado donde, sé de buena fuente y cito: «there is no plan», y atribuir a sus reglas simples (la élite siempre es mejor; calladitos se ven más bonitos, todo se arregla con más mercado...) el poder de una conspiración. Agarrar la mezcolanza de activistas profesionales, universitarios confundidos y universitarios entendidos, campesinos, vendedores de banderas plásticas y sí, la familia clasemediera que nunca, repito, nunca antes, había salido a protestar; tomar esa mezcolanza para medirla, pesarla y descubrir, ¡oh sorpresa!, que no da la talla de una vanguardia obrera, ni campesina, (o liberal si su sabor favorito es otro), ni nada de nada. Y sentenciar: ellos no van en serio, no son de verdad, son peleles. Santo remedio. Todos ustedes, los 30,000, los 60,000, los 100,000, son una bola de pendejos manipulados. Y ahora permítanme, regreso a lo mío, zopencos.

Pero a la práctica social nunca le ha importado demasiado lo que piensan los académicos (ni los columnistas, ojo). Pregúnteselo a los economistas, que tienen dos siglos y medio de estar haciendo predicciones fallidas, que luego deben barrer bajo la alfombra para sacar del sombrero, como conejos, nuevas y brillantes predicciones retrospectivas basadas en lo que realmente pasó.

A la práctica social –política, cultural, económica– lo que le toca es lidiar con lo que hay, no con lo que quisiera yo que hubiera. Eso me deja dos opciones. Subirme a lo alto de la torre de marfil y condenar a la gente que hay –ver arriba– o preguntarme cómo diablos voy a hacer una transformación, una reforma, ¡una revolución! con amas de casa, Jimmyliebers, artistas de izquierda que prefieren la pizza y la cerveza al proselitismo puerta a puerta, y un montón de pobres urbanos y rurales. Francamente, prefiero la segunda opción. Quizá me quede en el intento pero, como el que se lanzó a la guerrilla con un montón de ideas equivocadas y violentas en los años 60 –y falló–, al menos lo habré intentado.

Félix Alvarado
/

Félix Alvarado. Médico, consultor (sí, uno de esos). Apasionado por la educación. Creyente en la colaboración, a pesar de todo. Luego algo más. Ya veremos qué.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


11

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Bernardo Arévalo de León /

    01/10/2015 11:40 AM

    Excelente artículo, Felix. El dedo en la llaga.......

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    La gran conspiración, o de cómo a la realidad le importan un bledo mis prejuicios | Sin Excusas /

    30/09/2015 4:30 AM

    […] Original en Nómada […]

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    blue /

    29/09/2015 11:47 AM

    No entiendo cúal es el problema con la redacción, tal vez en un articulo más para los lectores de PzP que para los de nómada pero se entiende claro. Las crítica que se hacen al movimiento me parecen más de sentido común que académicas y tampoco me parece que pretendan undir o desaparecerlo. De hecho se exige que regresen aunque uno o dos escalones por arriba de la etapa de linchamiento (emocional de de corto plazo) con una actitud más racional y de con una visión de más largo plazo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    13gracias /

    29/09/2015 9:12 AM

    Aunque creo que hay gente que comparte su idea, su redacción es tropezada. No se le entiende nada, bueno, un poco. Las ideas dispersas, la escritura confusa no ayuda a la lectura. Hice el ejercicio de leer despacio, con atención, hasta leí saltándome líneas y nada. En fin, traté de entender.
    Ahora sobre la idea, creo que en Guatemala sucedió algo que no había pasado en los últimos años, bueno, creo que en la ciudad con la clase media. Salieron a manifestar. Sin embargo, las manifestaciones en contra del status quo siempre ha existido. ¿Alguna vez alegamos porque los campesinos salían a tapar carreteras? Bueno, esa es una manifestación. En fin Guatemala no podrá salir de atoradero ideológico, mientras no se tenga un proyecto de nación, que sea incluyente y que se deje de descalificar al otro por no pensar como uno. Construir nación no es fácil y la izquierda toma cerveza y come pizza, una amiga les dice los izquierdozos intelectualoides, no entienda que este país se debe tener apertura y la derecha dinosauria sigue con el juego, mantiene el status quo y todo mantiene la calma. Si todo sigue igual o no, todo depende. La gente de pueblo, los obreros, los que se ganan el pan a diario siguen en su rutina siguen explotados, lejos de lo que piensan los intelectualoides de blogs, redes sociales y páginas web. Salgan un poco de acá, dejen sus cuentas de redes sociales y lo verán. La derecha y la izquierda se mezclan para hacer una nueva burbuja, donde todo es posible, una vez, solo yo lo haya pensado. Un abrazo amigos.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Informer /

    28/09/2015 9:37 PM

    Sera que R. Polito no va a participar con sus brillantes observaciones? esa era mi pena hombre, ya no tardara en aparecer primero dios

    y por cierto "Guatemala profunda" (que en mala hora se le ocurre mencionar OPM).....la linea2 también fue una de esas ocurrencias.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Estuardo Fernandez /

    28/09/2015 7:39 PM

    Me pierdo un poco en la forma de redaccion pero comparto que la "primavera chapina" (por ponerle un nombre sin afan de comparaciones), no existio, fue la indignacion que permitio darle apariencia de primavera cuando en realidad es una agenda muy bien montada por terceros. Sin embargo, algo no termina de encajar, si la agenda es gringa porque no terminan de delatar a los "empresarios" involucrados? y porque no actuar con la misma precision contra Sandra Torres si es parte de lo mismo tambien?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Carlos Sánchez /

    28/09/2015 5:37 PM

    Me parece que la pregunta rigurosa es. Porque no se presiona para que aparezcan los empresarios clientes de la línea? Acaso corrupción está endosada para quien recibía pero no para el que daba? Quienes o que razones tienen para decir que: ya vendrán otras manifestaciones, no hay tiempo, hay que teabajar; y la pregunta clave: hay relación entre los grupos que ni piden juicio a la línea 2 ni hacen un sola critica a Jimmy Morales? Acaso son los mismos? Acaso estoy cerca de dar en el número premiado?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    mireya jimenez /

    28/09/2015 4:49 PM

    Pienso que es injusta la critica al movimiento, pero tambien esta columna esta cargada de prejuicios contra quienes estan tambien haciendo una critica valida. Porque ahora nadie esta gritando? Que ya se arreglo el asunto en Guate? No señor! Salir a protestar es lo que ud cree que metió al bote a Roxy y a OPM? No señor! Fue la cicig. Eso sí, necesitaba de legitimidad. y lo logró con el apoyo de la indignacion urbana. Pero creo que ud don Felix, hoy si está siendo injusto con quienes son críticos, como usted también ha sido desde que estaba en Plaza publca.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Gran Pablito /

    28/09/2015 3:48 PM

    Leo y leo y trato nuevamente de leer el artículo y no entiendo ni papa. Hay que diferenciar a las personas que "descalifican" el movimiento social reciente porque simple y sencillamente nunca tuvieron un poder de convocatoria similar. Sin embargo, no meta en el mismo saco a quienes "señalamos" que independientemente de que el resultado fue benéfico para Guatemala, los movimientos que resultaron en el desenlace que ya todos sabemos fue "evidentemente" manipulado por USA. Eso lo veremos tal vez en algún cable tipo "wikilics" en unos cuantos años. Porqué algunos opinamos que esto fue "teledirigido"?, porque los problemas de base, de estructura siguen tal cual; porque los problemas de esa "Guatemala profunda" (que en mala hora se le ocurre mencionar OPM) siguen latentes y no son de interés del poder dominante que prefiere mantener el "estatus cúo".

    Pero usted a lo suyo.

    Saludos

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    CAROLINA ASTURIAS /

    28/09/2015 11:58 AM

    Me parece que es una mezcolanza que pareciera inclinarse a defender la "no interferencia de los EEUU" en lo sucedido en Guate 2015 y que todo lo logramos con nuestra movilización... me parece un revolcado de descalificación ideológica. Con el debido respeto para el escritor, es mi opinión. Y si soy de la Marroquin, pero eso no me etiqueta a ningún pensamiento pre-enlatado.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones