A 40 años, Panzós se llenó de colores

El municipio de Panzós en 1978 fue el escenario de despojo y de una de las masacres más brutales en la historia de la guerra en Guatemala, misma que abrió la puerta a la implementación militar del Genocidio en Guatemala. 40 años han pasado ya desde de aquel día y repetimos la caminata desde el barrio la Soledad y caminamos al centro de Panzós.

Blogs Opinión
Esta es una opinión

El municipio de Panzós en 1978 fue el escenario de despojo y de una de las masacres más brutales en la historia de la guerra en Guatemala, misma que abrió la puerta a la implementación militar del Genocidio en Guatemala.

Hablar de Panzós es remontarnos en la historia reciente de mucho dolor de los pueblos indígenas en Guatemala, hablar de Panzós es hablar de la realidad actual de hambre, empobrecimiento y despojo al que  han sometido al pueblo Q´eqchi en todo el valle del Polochic, hablar de Panzós me recuerda que las venas siguen abiertas.

Poco a poco el parque Central de Panzós el pasado 29 de mayo se llenó de personas de todas la edades, en silencio escuchaban mi canto, me miraban en silencio, después fueron saliendo globos de colores, pinturas y malabares, las niñas y niños que son sin duda el ejemplo de la espontaneidad y esperanza fueron los primeros en acercarse y pintar, niños con sus cajas de lustrar al lado pintando y llenando de sueños el parque de Panzós.

Camino en silencio en medio de un camino lleno de gente, lleno de dolor, lleno de despojo, camino a la par de mujeres sobrevivientes de una de las más atroces masacres que se vivieron durante la guerra en Guatemala, 40 años han pasado ya desde de aquel día y repetimos la caminata desde el barrio la Soledad y caminamos al centro de Panzós.

Fueron y siguen siendo las mujeres como Mama Maquin las que encabezan los pasos de las comunidades de Panzós, con determinación y dignidad caminaron y siguen caminando hasta hoy, pidiendo justicia, como lo hicieron las mujeres de Sepur Zarco que con su ejemplo y con sus cuerpos pelearon contra los monstruos que hoy siguen siendo los responsables de los atrasos que tenemos como país.

Las luchas de las mujeres en Guatemala siguen hasta hoy día y son y han sido vitales para gestar los cambios que necesitamos como país, desde nuestros pies descalzos y empobrecidos la mujeres hemos alimentado y amamantado la historia de este país.

Me niego a creer que el dolor es el camino destinado para nosotras y nosotros los pueblos indígenas, me niego a creer a que debemos conformarnos a esas realidades impuestas, por eso creo en el arte, creo en la dignificación a partir de los sonidos, colores y movimientos.

El pasado 29 de mayo  a 40 años de la conmemoración de la masacre de Panzós bailamos alrededor del fuego, invocamos a nuestras ancestras y ancestros con colores, con tambores y con nuestros cantos, pudimos sentir su energía y buscamos transformar ese dolor con alegría, con colores en las manos de las niñas y niños, con cantos de la  lucha por la memoria.

Las mujeres y hombres jóvenes de las comunidades de Sepur Zarco, le han apostado al movimiento y la memoria, acompañados de zancos, colores y bailes llenaron de fuerza la plaza de Panzós, donde 40 años atrás se llenaba de sangre el mismo lugar, nos negamos a olvidar pero también debemos sanar.

Creo que el trabajo de las luchas por la memoria histórica de los pueblos deben ser tomados por el arte, por la poesía, por la música, por el baile, por la esperanza, por los pueblos somos alegres y nada ha podido jamás contra la vida.

Lucía Ixchíu
/

Soy una mujer indígena urbana, nacida en Totonicapán, me identifico como una mujer postguerra, creo en el arte como una forma de transformar la historia y el mundo, soy gestora cultural desde los 13 años, he trabajo por buscar la democratización de espacios estudiantiles, parte de la agrupación Usac Es Pueblo. Fundadora del espacio Festivales Solidarios donde trabajo desde la investigación y acompañamiento la prisión política.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

3

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Brenda Lemus /

    20/09/2018 7:28 AM

    ¡Muchas gracias Lucía, Bello artículo! dignificar y honrar la vida es la manera más hermosa wey podemos encontrar de, como ave Fénix, resurgir de nuestras cenizas.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Hugo /

    19/09/2018 9:06 PM

    Y ese cambio de look metalera?
    Supongo que declararse indígena urbana…¿? es una forma de lidiar y conciliar sus propias contradicciones.
    El enfoque lúdico de su opinión en lugar de la formal y seria investigación del contexto histórico en que se dieron los hechos lo veo más como una falta de respeto a los mártires de Panzos. Para quienes quieran conocer la cruda realidad e importancia que tiene en la historia de nuestro país, este doloroso episodio de nuestra guerra interna, que no debe ser olvidado, les dejo algunos link.
    https://www.prensalibre.com/hemeroteca/masacre-de-panzos-en-1978
    https://es.wikipedia.org/wiki/Masacre_de_Panz%C3%B3s
    https://www.ecured.cu/Masacre_de_Panz%C3%B3s
    https://cmiguate.org/la-masacre-de-panzos-narrada-por-la-ceh/

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Guillermo /

      20/09/2018 8:53 AM

      No veo ninguna falta de respeto en el contenido del artículo de Lucia, pero lo que sí se ve a todas luces en tu comentario, es intolerancia y disposición a la agresión personal. Lamentable. Aún así, gracias por los enlaces.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones