2 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

Debemos recuperar la Usac, estamos cerca de perderla

El 2 de mayo se elegirá a la persona que sustituirá a Carlos Alvarado, actual rector de la Universidad de San Carlos. Las pugnas por mantener el control se mantienen.

Blogs Opinión P369
Esta es una opinión

Propaganda de candidatos a rector de la USAC en el campus universitario.

Foto: Carlos Sebastián

Soy una mujer indígena estudiante universitaria, soy de ese pequeño 1.67 por ciento de mujeres indígenas que tiene acceso a la educación superior universitaria en Guatemala, aunque las mujeres seamos la mayoría en este país siempre hemos estado en los índices más bajos del desarrollo humano.

Sin duda que es importante mencionar que para los indígenas y poblaciones más desfavorecidas, el acceso a la universidad estatal ha sido una de las formas en las que se puede mejorar las condiciones de vida de las generaciones futuras. Esto hace que esta institución sea de vital importancia para el país y para los pueblos.

En 2015, nos sumamos de lleno a la lucha contra la corrupción en el gobierno central cooptado por las elites militares y empresariales que desfalcaron las arcas del estado. Como movimiento estudiantil salimos a las calles para denunciar y sumarnos a la lucha.

Pero hoy es el momento de limpiar nuestra casa de estudios, de limpiar la corrupción interna infiltrada en la Universidad de San Carlos. El presupuesto ha sido mal utilizado, la calidad académica es mala y prevalece la mediocridad burocrática en cualquier espacio. No podemos como comunidad –estudiantes, docentes y trabajadores– idealizar y negar la realidad que nos toca vivir.

La academia en Guatemala tiene un nivel muy bajo y esto también es producto de la corrupción. El daño que la cooptación de la educación superior ha tenido en el país, sin duda, es irreparable. Tiene sumido a los profesionales en una mediocridad donde el clientelismo y favores políticos se han normalizado.

Sin duda que la lucha es difícil, ardua y cuesta arriba pues los sectores criminales que tuvieron cooptada nuestra Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU), ahora se agrupan y atrincheran para mantenerse en el poder, por medio de campañas millonarias que tratan comprar la dignidad de las personas.

Esta verdad es comprobable con solo ir a la Ciudad Universitaria y observar los pasillos llenos de propaganda desmedida, con canciones burdas y vulgares, con helados, comida y hasta electrodomésticos, sin faltar los congresos y reuniones millonarias en hoteles de lujo. Esto solo refleja que la vieja política sigue con la misma estrategia: garantizar que todo pase para que nada cambie.

Decir la verdad no es hacer campaña negra. No nos dejemos engañar por esos discursos de doble moral de sectores oscuros que creen que nuestra dignidad tiene precio.

Yo confió en que los sancarlistas éticos y dignos –estudiantes, profesionales y docentes–, se manifiesten este 2 de mayo en contra la corrupción y se rehúsen a vender su voto por un churrasco, por un congreso o por favores políticos. Ojalá logren vencer el miedo y el silencio, votar por la opción ligada a la ética, la transparencia y a la lucha contra la corrupción.

En las elecciones a rector o rectora, nos estamos jugando la historia de la educación superior, uno de los bastiones más importantes para el desarrollo del país en todos los niveles.

Lucía Ixchíu
/

Soy una mujer indígena urbana, nacida en Totonicapán, me identifico como una mujer postguerra, creo en el arte como una forma de transformar la historia y el mundo, soy gestora cultural desde los 13 años, he trabajo por buscar la democratización de espacios estudiantiles, parte de la agrupación Usac Es Pueblo. Fundadora del espacio Festivales Solidarios donde trabajo desde la investigación y acompañamiento la prisión política.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


1

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Yo no me llamo Javier /

    01/05/2018 7:49 AM

    PUes, algo así lo diría Arjona "cómo perder algo que nunca ha sido tuyo..." sobre el título de este artículo, mejor sería aseverar que la Usac, depende del voto consciente y razonado (de los que tienen el privilegio de votar...) para que deje este camino incorrecto, enfocado en lo político y no en lo académico. Hay que girar el rumbo, para que el objetivo central de la U sea producir profesionales de primera categoría y de hacer esta casa de estudios, como lo fue hace algunas décadas, una insigne universidad reconocida a nivel internacional. POr otra parte, como que ya es hora de darle la oportunidad a las mujeres para que regenten, ojalá y de mejor manera, el destino de la Usac.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones