2 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Gastro Audiovisuales Guía de viajes
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

Dulce melancolía en el reino del rock indie

El grupo guatemalteco Casa de Kello lanzó su segundo EP Remoto. Innovan en su sonido con más texturas sonoras capaces de crear un ambiente dramático pero también melancólico. La amalgama de guitarras y sintetizador es la que abriga una audionovela de amor.

Blogs Blogs jorge sierra música rock
Esta es una opinión

Foto: Arte de portada del disco Remoto.

Con los años hay bandas que están acelerando su desempeño de una manera sorprendente. Y eso ocurre con Casa de Kello, que en tan poco tiempo (oficialmente tres años atrás) mostró de ofrecer canciones con temperamento folk mustio a rock indie emotivo planteado con ambición, definición y entrega. El salto entre su disco Tercera Guerra Mundial (2017) y Remoto es cualitativo. 

Su nuevo EP abriga siete canciones maduras, poderosas, bañadas de dulce melancolía, cuidadosamente elaboradas tanto en sus transiciones, melodías y letras para acuerpar una voz personal, dulce, sencilla, a veces con falsete y con recursos interpretativos que fluyen, más ornamentos de finas capas electrónicas y guitarrazos contundentes con efectos. Acá hay pasos firmes y de calidad que acrecientan su carrera e internacionalización. Y seguro la banda lo conseguirá, por la seriedad y el compromiso mostrado. 

“Para nosotros este es un disco parteaguas, un hito para nosotros por haber logrado algo que soñamos. Si el anterior disco era más folk, este en cambio es un poco más texturizado. Quisimos tener ese estándar internacional para poder sonar sin ningún problema en otro país”, comentó su compositor, cantante y segunda guitarra Maynor Figueroa. 

 

“Para nosotros este es un disco parteaguas, un hito para nosotros por haber logrado algo que soñamos».

La banda se completa con Fernando Sierra (batería), Carlos Saénz (guitarra) Jorge Durán (guitarra) y Víctor Valenzuela (bajista) que aportaron en mucho a delinear el tempo, la fluidez y el cuerpo sonoro propio de la banda. Todo, bajo la producción de Walter Beaumont. Un productor que como dice su cantante “me hizo sentir más suelto”.    

Como una audionovela, el leitmotiv de la producción es una historia de amor y desamor contada en canciones. Acá le traslado un resumen: Tu mundo, expresa esa fase de enamoramiento, del flirteo; Tiempo, es una lucha por el factor tiempo que nos pone un traspié al fijarnos en alguien de mayor o de menor edad que nosotros; Sofá, ya habla de apego, de codependencia en la relación; Madrid, es como evidenciar la imposibilidad de compartir una vida sentimental, ella ya no responde de la misma manera; Go to sleep (letra en inglés) que simboliza ese amor que se fue a dormir o murió; Vuelo, ya es un retorno extraño pero con paz con deseos de sobreponerse; y Estampa es la nostalgia, es el recuerdo de aquello que pudo ser y no fue frente a una fotografía. 

 

A lo largo de la historia hay ansiedad, depresión, hay extrañeza con uno mismo pero también creatividad y franqueza, por lo mismo en el disco hay, desde algo suave y romántico, a algo épico o dramático. En Vuelo, uno de los temas más redondos por ejemplo, se cimenta en sintetizadores, guitarrazos densos y una batería con un contratiempo particular, dotándole de potencia y matices a la canción. Por supuesto, en tiempo pasado hubo dolor pero ya “estoy muy bien” canta. Sí, olvidaba decir que en el disco también hay optimismo.  

Como bien dice Figueroa, Remoto es un parteaguas de la banda. Y es que acá articula ya una música con mayor autenticidad, autonomía y libertad. Bien reconoce su cantante “La libertad creativa es lo que hace que las canciones tengan alma”. Esa alma que ayuda a dejar un rico sabor de boca y una cálida caricia en el corazón después de escucharlo.     

Jorge Sierra
/

Lleva quince años dedicado al periodismo musical. Ante cada concierto, disco y encuentro con músicos lleva en mano su libreta de notas. Los programas radiales que dirige le han demandado ser un escucha de amplias miras.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


0

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*



Notas más leídas




Secciones