3 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

El berrinche del señorito

En Guatemala, la integridad es veneno para quienes, por encargo, han llegado a ostentar posiciones de poder. El único valor político que poseen estos personajes es que son respaldados por grupos de delincuentes de cuello blanco, o porque provienen de algunas familias que se han mantenido cómodamente a costa del Estado.

Blogs Almuerzos Alvaro Arzú Escobar comida Congreso P369 Partido Unionista
Esta es una opinión

Alvaro Arzú Escobar, diputado del Partido Unionista.

Foto: Carlos Sebastián

Alvaro Arzú Escobar cumple su segunda legislatura representando a un partido político cuyo único peso electoral lo tiene en la ciudad capital y algunos municipios de Sacatepéquez. Arrogante, altanero y soberbio, refleja en buena medida las mismas actitudes heredadas de su padre quien, quizás por su historial político, aún era un poco más abierto al consenso con quienes no pensaban igual que él.

Llegó al Congreso de la única manera que podía ser viable: encabezando en dos ocasiones el listado nacional del Partido Unionista. De otra forma, jamás hubiera podido alcanzar alguna posición de elección popular, dada su antipatía alimentada por sus maneras propias de niño caprichudo y consentido.

Junto con Felipe Alejos y otros congresistas cuestionados por la justicia, de la talla de Armando Escribá, el prófugo Estuardo Galdámez e individuos impresentables como Juan Manuel Giordano, el expresidente del Congreso jugó un papel fundamental en la consolidación del Pacto de Corruptos.

Muchos de sus compinches ya no están con él, y aunque entraron nuevas joyitas, algunos diputados novatos con ideas renovadas están ocasionando en él serias agruras.

Vicenta Jerónimo alcanzó una curul encabezando el listado nacional por el Movimiento para la Liberación de los Pueblos, partido político que postuló a Thelma Cabrera a la Presidencia, y cuyos resultados favorables le generaron un inmediato escozor a la gran patronal.

[Leé: Crónica de la ‘guerra’ por la comida que divide a los diputados, por Jody García]

Sin embargo, llegó sola al Congreso. Fue la única diputada electa por dicha agrupación política, condición que no le deparaba mayor incidencia en el hemiciclo. Es más, decidió no formar parte de la coalición de partidos progresistas -algunos no tanto- integrada por Winaq, Bien, URNG, Semilla, PAN y CREO, por lo que parecía que su aislamiento político era inevitable.

Vino entonces Jerónimo, cual solitaria golondrina en verano, a posicionarse de manera eficiente y a sumar inmediatas simpatías con tan solo dos acciones simbólicas, mismas que surgen desde un par de lugares olvidados en la praxis política en Guatemala: la congruencia y el auténtico deseo de servicio.

No es una simpleza renunciar a beneficios no merecidos, más aún cuando éstos provienen del organismo de Estado más desprestigiado del país. De acuerdo con una investigación realizada por el periodista Sonny Figueroa, el Congreso desembolsó Q3.56 millones en comida para los parlamentarios en 2018. Por su parte, El Periódico evidenció cómo Arzú Escobar erogó Q980 en una sentada a almorzar el año pasado, mientras presidía la Comisión Permanente.  Otras veces ha invitado, con dinero de nuestros impuestos, a asesores y secretarias.

Aceptar privilegios de la institución que ha promovido la corrupción, la impunidad y el despilfarro es, al menos hoy, a toda vista incoherente. Por eso, la decisión de la diputada Jerónimo y el MLP constituye una bocanada de esperanza, y nos hacen creer que es posible que de esa pocilga surja algo bueno.

Jerónimo, una mujer de origen mam, formada a base de educación popular y cercana a las luchas sociales, obtuvo su diputación a costa de un enorme esfuerzo y una campaña austera.

Hoy, desde su curul, tiene la posibilidad de recibir por primera vez en su vida un salario digno, que alcanzaría incluso para algunas extravagancias. Sin embargo, ha decidido honrar el acuerdo alcanzado con su partido y recibirá únicamente el equivalente a cinco salarios mínimos. El resto lo entregará al MLP, para que dichos recursos sean utilizados en actividades de formación política.

Es decir, Jerónimo no solo se quedará con menos de la mitad de su salario, sino además se atrevió a renunciar a todas las prerrogativas ya conocidas.

Y del otro lado está Arzú Escobar, que está en el Congreso gracias a su padre, y que tiene la suficiente solvencia económica para comer y vivir como guste.

Mas su reacción hepática a las solicitudes de la diputada Jerónimo solo confirma lo que ya todos sabemos: él y su familia son vividores del Estado. Eso que tanto se ha esforzado en endosar a las organizaciones sociales, a los defensores de la tierra y los derechos humanos, no es más que un espejo de lo que él y su clan son; no saben vivir de otra manera.

En todo caso, el señorito berrinchudo debería estar agradecido con esta valiente diputada, pues, con estos gestos coherentes, ella está honrando por primera vez en mucho tiempo una de las posiciones públicas más defenestradas del país.

Porque, siendo honestos, ser diputado en Guatemala es lo mismo que ser un malnacido.

Fernando Barillas
/

Desobediente. Ex vocero de gobierno. De aquéllos a los que les decían Los Peludos. Consultor de comunicación e integrante de Antigua Al Rescate. Ha aprendido a tener paz antes que tener razón. En este espacio se representa a sí mismo, a sus perros y gatos —quizás—.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


39

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Jess Ferdez /

    11/02/2020 10:34 AM

    Me parece que, el innombrable, al que hace referencia este artículo, carece de capacidad técnica, académica y moral, para estar representando a no se quién en el más desprestigado organismo de Estado. Si nos vamos para atrás, podemos evidenciar que su presencia en el Congreso, no se debe ni más ni menos a la inversión que realizó papito, comprando votos en aras del nombramiento de Presidente de ese alto organismo; en fuga papito, se le acabo la cuerda al monín y solo le queda tratar de seguir dando patadas de ahogado, ofendiendo a la señora Jerónimo, quien es una verdadera representante del pueblo, ella sin con mucho orgullo representa a una porción importante de la población. Adelante!!! Diputada Jerónimo. Mi admiración más cumplida

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    /

    10/02/2020 6:17 PM

    Lo peor de lo que he leído es que los trabajadores normales luchan para medio
    Comer en familia. Y los diputados son parásitos del pueblo, electos por el pueblo y encima de esto: prepotentes, arrogantes, corruptos y sin escrúpulos. Ya vendrá un Bukele que los pondrá en cintura.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Erick Sal /

    10/02/2020 4:01 AM

    Este clan Arzu, piensa que en Guatemala existe la monarquia y que ellos son los Reyes y dueños de la fincona, estos parasitos y vividores muertos de hambre como muchos politicos viven de la corrupcion, esa era la urgencia de sacar a la CICIG. lavando el cerebro de mucho ignorante haciendola ideologica y religiosa.
    #FueraArzu

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Juan Martín /

    05/02/2020 6:54 PM

    Muy de acuerdo estos son unos descarados, sinvergüenzas, vividores, amebas parlantes con categoría de criaturas malditas

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Lucas /

    05/02/2020 2:27 PM

    Este lambiscon comiendo gratis y su mama cobrando 25,000 Quetzalucos en la muni. Y aparte se quieren dar aires de finos...dinastias de malnacidos es lo que son.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    ernesto segura /

    05/02/2020 12:51 PM

    Excelente columna, mi estimado. No puede haber mejor forma para referirse a ese muerto de de hambre "del" arzu.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Elver /

    05/02/2020 11:46 AM

    Como todo empleado publico o privado, debe llevar su almuerzo o comprarlo de su salario. Si sale a comprar debe respetar el horario del "negocio". Punto y final.
    Postdata, A mandar a tu casa, aca sos empleado y el pueblo es quien paga tu salario. Es mas con las coimas que te paga el CACIF y los anticicig bien podes cubrir tus gastos.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    JJJ /

    05/02/2020 10:30 AM

    Lo dicen donde el dueño de esta revista un inmoral hijo de puta, acosador sexual y lameculos de Gutiérrez

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!

    Olga chiquirin /

    05/02/2020 9:01 AM

    Son ratas que solo quiere que se le regalen todo pero el congreso solo con eso de e que esta gastando millones no paguen mucho les pagan que pagar sus gustitos ni lo van a sentir

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Jorge Maldonado /

    05/02/2020 8:41 AM

    Todos los riquillos son iguales quieren todo regalado los sueldos mínimos les parecen demasiado altos para aquellos que apenas sobreviven con esa miseria,
    pero ellos sí se pueden dar el lujo de tomarse tragos de 20 dólares al fin y al cabo ellos merecen lo mejor. Son una podredumbre. Pobres ricos lo único que tienen es dinero.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones