2 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

El Popol Vuh como guía política para el siglo 21: la importancia de ver hacía atrás

Las últimas encuestas de simpatías políticas en Suecia indican que el partido nacionalista y anti-inmigración se posiciona nuevamente en segundo lugar, sobrepasado por el partido socialdemócrata.

Blogs Popol Vuh Suecia
Esta es una opinión

Las elecciones quedan lejos todavía y no es la primera vez que sucede que los nacionalistas crecen en las encuestas. Acercándonos al día de las elecciones generalmente pasan a tercer o cuarto lugar. Como suele ser, su auge esta vez tiene que ver con factores coyunturales y sensacionalistas, precisamente una serie de balaceras y asesinatos cometidos por bandas criminales en lugares públicos y habitados.

La tasa de homicidios se mantiene estable en Suecia, bajando poco a poco cada década, pero el carácter de estos últimos actos criminales ha causado terror. El temor es entendible, lo raro es que las simpatías benefician a un partido cuyos representantes en repetidas ocasiones han sido vinculados a actos de violencia, corrupción, racismo y acoso.

Al inicio, cuando solo había inmovilidad y silencio en la oscuridad y no había nada dotado de existencia, así como lo cuenta el Popol Vuh, los dioses se juntaron para crear a los seres humanos. Hicieron un primer experimento creando una persona de lodo, pero vieron que no estaba bien porque “tenía velada la vista, no podía ver hacía atrás. Al principio hablaba, pero no tenía entendimiento”.

Seguían experimentando, pero las siguientes camadas de seres humanos tampoco salieron bien y los dioses se vieron obligados a castigarlos “porque no habían pensado en su madre, ni en su padre”. De esta forma, los dioses en el Popol Vuh nos regalan algunas reglas o principios básicos para la vida humana: Primero, que es indispensable poder ver hacía atrás y, segundo, que debemos cuidar a los ancianos cuando necesitan de nuestra asistencia.

Más de un millón de suecos se fueron a otros países como migrantes entre los años 1850 y 1930. La mayoría de ellos a los Estados Unidos. Los primeros en llegar al nuevo mundo carecían de redes de apoyo, habían invertido todo en el pasaje, sabían que nunca iban a volver a ver a sus familiares en Suecia, y por su pobreza y miseria en el nuevo país fueron vistos como escoria por la población asentada y mayoritaria. Sin embargo, la vida era tan dura en Suecia que los suecos se seguían yendo.

Al final migró alrededor del 20 porciento de la población. Haciendo cuentas, es difícil encontrar a una persona sueca hoy en día que no tenga ancestros migrantes, y aún así muchos suecos no quieren reconocer su pasado y prefieren alinear su pensamiento con el discurso reduccionista de los nacionalistas, anti-inmigrantes e islamófobos. ¿Por qué somos tan incapaces de ver hacía atrás?

Las razones son múltiples y están vinculadas a los cambios acelerados de una sociedad, cultura y economía cada vez más complejos, y partidos políticos establecidos que han abandonado las demandas y reformas progresistas que les caracterizaba durante buena parte del siglo 20.

La socialdemocracia que dominó la política sueca durante los 1900 nunca podrá competir con los conservadores, nacionalistas y anti-inmigrantes usando los mismos argumentos y reformas de la derecha. Para avanzar, habría que reforzar la conciencia histórica sobre de dónde hemos venido, y recordar que la violencia, la delincuencia y las violaciones a los derechos humanos abundan en sociedades más desiguales e injustas.

Como dice el Popol Vuh: Hay que hablar de los problemas que enfrentamos como sociedad, hay que buscar el entendimiento, y hay que ver hacía atrás para entender cómo llegamos hasta aquí.

Aron Lindblom
/

Antes era inmigrante sueco en Guatemala.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


1

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Luis Paraiso /

    03/05/2020 1:45 AM

    “prefieren alinear su pensamiento con el discurso reduccionista de los nacionalistas, anti-inmigrantes e islamófobos. ¿Por que somos tan incapaces de ver hacía atrás? »
    Usted habla de islam pero no dice nada de el islam político que todos los emigrantes que comparten esta religión son mensajeros y activistas de la religión islámica. A saber que el objetivo es de establecer el estado religioso regido por la chaira como ley olvidando el ESTADO REPUBLICANO y las leyes de los países que los acogen.
    De la misma manera le diría que Guatemala ha acogido una populación que se implanto por la fuerza de los cañones imponiendo una religión basada en el ALCOHOLISMO no olvide que el líder del cristianismo convirtió EL AGUA EN VINO ¿respóndame si los mercaderes del vino no han hecho fortuna con la ebriedad de los indios? El acto fundador del cristianismo no es el alcohol cuando dice qu tomo una copa de vino y dijo “Esta es mi sangre” dígame si no es verdad que en los enfermos del alcoholismo estas frases en Guatemala son corrientes ¿“Hasta ver a Cristo o Es la sangre de Cristo” antes de empinarse el trago?
    ¿Usted de que derechos humanos habla el de las maras, el de los políticos corruptos, o los derechos de las víctimas?
    Sería bueno que usted nos dijera de la misma manera que habla de la emigración positiva nos hable del islam político de como soluciona el problema de los mecreant seria ilustrativo ¿no cree?
    Comparto con usted una cosa lo que es el Popol Vuh como fuente fundadora de NACION que al contrario no es un libro sagrado en el sentido bíblico si no un libro Político fundador y no es un libro MAYA si no un libro de la NACION INDIGENA Es tiempo de recordar la sabiduría de nuestros antepasados y hacerla nuestra una vez más, como bien dice el Popol Vuh: “que todos se levanten, que se llame a todos, que no haya un grupo, ni dos grupos de entre nosotros que se quede atrás de los demás”.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones