4 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

Las banderas blancas están izadas desde hace más de 500 años

Es de conocimiento mundial que Guatemala encabeza los primeros lugares en pobreza extrema. El 60% de la población guatemalteca está de manera impuesta en esta condición y no es una coincidencia que estos porcentajes los encabecen los pueblos y mujeres indígenas; el racismo en esta finca disfraza de país es estructural ha sido política de estado durante décadas: matar a pueblos enteros de hambre y darles trabajos de esclavitud con pagos de 25 centavos para que nunca salgan de esta realidad.

Blogs banderas blancas COVID-19 desigualdad pobreza
Esta es una opinión

Vecinos de los asentamientos Bosques del Milagro y El Solano Villa Nueva salieron con banderas blancas para pedir ayuda económica y víveres.

Foto: Carlos Sebastián

Esto no deja de doler ni un segundo, no deja de indignar ni llenar de frustración. Pues aceptémoslo, no podríamos resolver el hambre de este país como población común, para esto se necesitan años de trabajo conjunto de todos los sectores para resolverlo.

El contexto y la crisis mundial respecto al Covid-19 sin duda ha puesto en jaque a mucha de la población que se sitúa en ese 60%, con los Estados nación y gobiernos decretando encierro y distanciamiento social. Las medidas, sin duda, generan un incremento de la crisis para cientos de familias que desesperadas salen a la calle con banderas blancas a pedir comida. Una de las recomendaciones de la OMS para protegerse del virus es lavarse las manos, pero en Guatemala solo el 21% de la población tiene acceso al agua.

“Acarreados” los llamó el presidente Alejandro Giammattei en una conferencia de prensa a nivel nacional, con cero empatía y sensibilidad. Como médico debería sin duda tener más conocimiento de la realidad de pobreza de este país, o es tanto el cinismo del sector al que protege, que el hambre del pueblo les interesa poco.

Muchas veces hemos querido cambiar este país y esta realidad. Llevamos luchando toda la vida, pero cada vez que pasas cosas como esta me doy cuenta que la estrategia del hambre es una forma de genocidio silencioso, de guerra de baja intensidad para desaparecer a las grandes mayorías.

Si la gente no tiene comida su desarrollo físico y mental se hace mucho más difícil; un día un abuelo me dijo que con hambre no se puede pensar y me costó mucho entender la profundidad de sus palabras. La tierra arrasada fue una de las estrategias militares más brutales

El sector hegemónico ha hecho su riqueza a partir del hambre de pueblos y generaciones enteras. Lo hace en dos sentidos, para que sus empresas de agroindustria puedan tener mano de obra barata en el campo y en la ciudad sus maquilas tengan a empleados obedientes con sueldos casi de esclavitud con jornadas de más de 8 horas y con trabajos que requieran esfuerzo físico grande.

Cuando empezó esta crisis y el confinamiento, empezaban poco a poco a salir muchas de las personas que siempre han vivido al día, esas grandes mayorías que viven en el Puente El Incienso y El Naranjo, en las casas de cartón a las que funcionarios les han puesto luz y colorcitos para suavizar la pobreza. Al día de hoy son ya muchas personas que piden apoyo, muchas iniciativas han surgido desde la mirada paternalista de la caridad y otras desde la solidaridad y el apoyo mutuo.

Este pueblo ha tenido hambre desde hace más de 500 años. ¿De dónde creen que viene todas esas familias sin tierra que habitan en los grandes asentamientos? De los despojos coloniales, liberales.

El genocidio fue implementado además por el odio y racismo, para el despojo de tierras -que aún sucede-. Ahora, desde el tratado de libre comercio con la alianzas público privadas se ha subastado la tierra, los cerros, lagos y ríos, para las empresas nacionales y transnacionales.

Todo ese desplazamiento interno de poblaciones a raíz de desalojos violentos, todos estos fenómenos están conectados no son hechos aislados; el hambre en este país tiene responsables con nombre y apellidos, que han vivido de este como un negocio perfecto.

Sin comida, con una educación que domestica y con medios de comunicación que nos embrutecen, que nos vuelven fanáticos en lugar de informarnos, que nos siembran terror y con las iglesias decretando amnesia y perdón y responsabilizando a la gente de su misma pobreza, tienen el sistema perfecto para funcionar de estar manera hasta el fin de los tiempos.

Son perversos, pues han sido capaces de podrir la comida que ha llegado de donaciones cuando ocurren emergencias, han sido capaces de rechazar apoyos como ocurrió con la emergencia del Volcán de Fuego, con tal de que su sistema siga funcionando.

Por eso cuando bajan de las montañas los cientos de pies descalzos, a luchar por sus derechos, a caminar a la ciudad exigiendo dignidad, siento esperanza, pues incluso con hambre, con su odio y despojo, no han podido secuestrar del todo la dignidad de la gente.

Pedir apoyo es algo muy difícil, me parece valiente la postura de toda la gente que está en estos momentos pidiendo ayuda, pues admitir que se tiene una necesidad no es una cosa fácil en medio de la crisis que nos golpea a todes, pero definitivamente no de la misma manera: las clases pobres y que viven al día con su trabajo son quienes han sostenido el sistema y quienes han enriquecido a los sectores hegemónicos. Como clase media, con otras condiciones y posibilidades, se tiene una responsabilidad de ser solidarias viendo a la gente como nuestros iguales.

Pero esta responsabilidad mayoritariamente es de esas 11 familias, es de esa oligarquía, que lleva durante años, viviendo del hambre de este país. Todas sus donaciones no son ningún favor, es lo mínimo que pueden hacer, es devolver algo de todo lo que se han robado y le han robado a la gente.

Y si ya sé que soy una india resentida por pensar de esta manera.

Lucía Ixchíu
/

Soy una mujer indígena urbana, nacida en Totonicapán, me identifico como una mujer postguerra, creo en el arte como una forma de transformar la historia y el mundo, soy gestora cultural desde los 13 años, he trabajo por buscar la democratización de espacios estudiantiles, parte de la agrupación Usac Es Pueblo. Fundadora del espacio Festivales Solidarios donde trabajo desde la investigación y acompañamiento la prisión política.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


13

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Rene Hernández /

    22/05/2020 12:16 AM

    Bueno, siendo claro y honesto, me costó un poco leer el artículo, hay partes donde considero esta mal redactado. Espero esto no ofenda a nadie.

    Respecto a la información brindada, la verdad es que... No hay verdad alguna, porque para unos algo es verdad y para otros es mentira. En Guatemala se sufre más de lo debido y esto a raíz de la desigualdad, más allá de la pobreza. Y lo más duro es ver que en estas situaciones donde, incluso, a personas que salen con sus banderas se les ofrece un empleo y lo rechazan, pero eso sería tema aparte y no deseo causar molestias.

    500 años es demasiado tiempo para seguir con odio, 1 año es demasiado tiempo para seguir con odio. Lucía, admiro tu progreso y aplaudo tu iniciativa, sin embargo no estoy totalmente de acuerdo contigo. ESTA ES UNA OPINIÓN.

    Y te soy sincero, la última frase está de más a mi parecer, si todo lo anterior a esa frase lo sientes y lo defiendes, así dejalo.

    Saludos.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Luis Paraiso /

    12/05/2020 12:59 PM

    "LUCIA IXCHIU
    Soy una mujer indígena urbana, nacida en Totonicapán, me identifico como una mujer postguerra, creo en el arte como una forma de transformar la historia y el mundo, soy gestora cultural desde los 13 años, he trabajo por buscar la democratización de espacios estudiantiles, parte de la agrupación Usac Es Pueblo. Fundadora del espacio Festivales Solidarios donde trabajo desde la investigación y acompañamiento la prisión política.

    Creo haber leido que la señora (ita) ? es deportista de alto nivel en natacion y por lo que leo no solo se dedica a escribir si no tambien pone acto a sus palabra ella dice desde que tenia 13 años. A lo largo de este camino Guatemala conoci a hermanos que perdieron la vida para que otros pudieran vivir. Es tan largo el camino de la dignidad y nadie tendra tanto para poder pagar este sacrificio.
    Una discusión sobre arte y descolonización en Guatemala con la artista activista Maya K’iche Lucia Ixchiu, visitando Montreal esta semana. La reunión abordará el contexto sociopolítico de Guatemala y los desafíos de llevar a cabo intervenciones artísticas con un enfoque descolonial.
    Andrea y Lucía estaban trabajando con el grupo coordinador de la movilización que utilizó la expresión artística y cultural para denunciar la corrupción y la impunidad imperantes en el país.

    Organization
    Festivales Solidarios (Solidarity Festivals)

    Activity
    Economic, Social and Cultural Rights (DESC)
    Nosotras de IM-Defensoras y la Red de Mujeres Defensoras en Guatemala condenamos estos actos y exigimos que el gobierno guatemalteco aplique todas las garantías legales relevantes para asegurar que este ataque no quede impune."
    Ana Lucia Ixchiu Hernandez

    Mujer indígena maya K´iche, arquitecta, gestora cultural, periodista y feminista diversa. Nacida en Totonicapán Guatemala, Ana Lucia Ixchiu Hernandez es una mujer indígena poco convencional, transgresora y enemiga del estereotipo culturalista.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Ron Castillo /

    12/05/2020 8:34 AM

    Hola Lucía, en cierta forma tiene razón, pero la realidad es más compleja que lo que dice su artículo, así como lo plantea y usted misma se etiqueta, es resentida social.
    500 años es demasiado tiempo para asumir que todo viene de allá, recuerde que los que hoy ostentan el poder lo adquirieron desde la Revolución liberal, la qie se celebra desde hace unos años el 30 de junio, fue la que encabezó Miguel García Granado junto a Justo Rufino Barrios.
    Por la forma que se expresa, escribe y se autodenomina es parte de los grupos "progres" y lo que comprendo es que usted que tiene la oportunidad de éste espacio lo desperdicie haciendo este tipo de manifestación.
    Todos queremos un mejor país, pero no se logra sólo quejandonos y victimizando a la víctima, que en muchos casos ya no lo son, en ninguna parte de éste artículo leí de las fortalezas y logros de los guatemaltecos que se autodenominan indígenas, sólo habla de la barbarie que han sufrido, pero eso fue hace mucho tiempo, lo de hoy es una división inexplicable. El pobre y desahuciado defiende a la mano que lo golpea y lo somete, no existe organización entre los mismos indígenas o entre los mismos guatemaltecos, porque no importa como se considere uno, también es Guatemala.
    Aproveche mejor éste privilegio, los cambios reales llegan con pensar de diferente forma, así como usted trabaja en éste medio que es crítico con el funcionar del Gobierno, no sólo critique, haga que su palabra llegue a otros, no sólo para que le den razón, sino para que se logre un cambio de verdad.
    Saludos.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Roberto A. /

      12/05/2020 8:04 PM

      Son muchos los héroes que han dado su vida desde la colonia para cambiar esta situación. La Revolución Liberal sólo fue la continuación del sistema explotador y sanguinario mantenido por los conservadores que sigue hasta la fecha. Cuando una persona habla verdades,los que creen que pertenecen a la élite nos dicen resentidos. Si usted tiene que trabajar para vivir entonces «ellos» lo llaman cholero.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Luis Oxlaj /

    12/05/2020 3:32 AM

    Muy bien Lucía he leído tu comentario y estoy de acierdo contigo y es de respetar tu opinión. Así es como vive éste país, la esclavitud se sigue dando gracias a la oligarquía es que estamos en ese Rankin Mundial de la pobreza. Te saluda un exalumno de la USAC. Yo diría la Fanilu. de Toto. Saludos.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Dieter Chávez Meyer /

    11/05/2020 7:27 PM

    Me parece que ..... te mereces una lluvia de aplausos, por la entereza de hablar co la verdad, se pena de ser tachada, tarde o temprano van a tratar de acallar tu voz y como malos resentidos, porque ellos, si no perdonan la confrontacion, trataran de hundirte y de hasta sacrificarte, pero decir la verdad de la realidad nacional, es no rendirse a sus mecanismos ni plegarse sus intereses mezquinos, y es algo que tiene precio: Tu vida. Tu dignidad.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    frank lopez hurtarte /

    11/05/2020 6:50 PM

    .
    .
    .
    .
    .
    .
    .
    .
    MAGNÍFICA COLUMNA
    .
    Nuestro sistema económico es en sí mismo una:
    .
    Dictadura Oligarca Neocolonial (DON), sojuzgada por la clase política y el ejército —extensión armada del CACIF para imponer el sistema a sangre y plomo—, y mejor conocidos como: La Trinca Infernal.
    .
    .
    .
    .
    .
    .
    .

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Agripino /

    11/05/2020 6:37 PM

    Cada vez que un indígena reclama sus derechos o habla claro le llaman resentido. Lucía no es resentida, simplemente se adelantó por si algún racista la tache de resentida. La relación que hizo ella de nuestra situación comienza a partir de la invasión, no de la conquista, de los españoles. Es un sistema que se situó en la práctica por parte de los independentistas que han ido heredando todos los gobiernos hasta nuestros días. Ella dice que es una india, un calificativo que le gusta utilizar cualquier racista. Utilizaron este sistema hasta nuestro días para sumirnos en la ignorancia y en la pobreza, después nos dicen que en tiempos de elecciones somos borregos, ignorantes que compran nuestros votos. Habrán guatemaltecos académicos que quieran revertir esta situación? Habría qué comenzar en cero con todas las leyes que rigen a nuestro país.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    El Turco /

    11/05/2020 5:50 PM

    Un artículo excelente, claro, objetivo y que dice la verdad; desnuda la situación política actual, en la que los mismos de siempre aprovechan para llevar agua a su molino, sin importarles el hambre y la pobreza de quienes los mantienen en el poder y hacen que su riqueza aumente. Ella dice que es una india resentida por hablar expresarse de esa manera, pues ojalá todos los indios pensaran así, porque eso nos llevaría a cambiar, o por lo menos, a hacer que el sistema funcionara a favor de los más necesitados. Felicitaciones Lucía por ese pensamiento objetivo y no dejarlo en el tintero. Adelante.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Luis Paraiso /

    11/05/2020 2:48 PM

    Es verdad que es india resentida GRACIAS por serlo, todavia le queda eso y es lo que nos hace estar vivos Gracias por ese resentimiento pues es lo que le hace sentir la tierra que pisan los pies descalzos.
    Siempre busco en los periodicos los articulos que hablen claramente de quien sufre las catastrofes y porque le caen a los mismos de siempre. Usted lo dice claramente y desde cuando esto sucede.
    Que me gustaria que nuestros hermanos fueran todos resentidos, orgullosos. Yo se que nos a dolido tanto en nuestra dignidad tender la mano. Siga siendo resentida pues, si sirve para hacer articulos como este es una buena cosa. Estoy seguro que llegara el dia van hacer que esto cambie. Debemos despertar cada dia con la intencion de hacer una cosa por nuestros hermanos yo se que llega el momento que es insoportable hacerlo solo (a) y pedimos ayuda para poder hacer mas.

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!

    Benita /

    11/05/2020 1:45 PM

    Muy bueno el análisis de la coyuntura en tiempo de crisis Covid19.
    Felicito a Lucía Ixchiu.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones