¿Por qué en Guatemala se dejan colapsar los puentes?

Que puentes colapsen en Guatemala pareciera algo normal. El Gobierno no se responsabiliza, porque afirma que es debido a las fuertes lluvias y después de todo, el Gobierno no puede controlar la intensidad de las lluvias. Esto no es cierto. Vamos a explicarlo con la siguiente analogía.

Blogs P258
Esta es una opinión

Puente Santa Rosa en km163 Ruta al Atlántico, aldea Mayuelas, Gualán, Zacapa.

Foto: Erick de la Cruz

No son exageraciones. El Ministerio de Comunicaciones dijo que analizaba solicitar un ‘estado de calamidad’ para cambiar reglas de contrataciones, como consecuencia de las lluvias. Y aquí, una nota de Conred sobre puentes damnificados por las lluvias.

Ahora sí, la analogía para demostrar de quién es la responsabilidad del estado de los puentes.

Un ingeniero es contratado para construir una casa de dos niveles. Al finalizar la construcción, el ingeniero le entrega las llaves al dueño y éste sube al segundo nivel para verla. Cuando el dueño llega al segundo nivel, la loza se desploma y éste cae al primer nivel, sufriendo fracturas y lesiones. El ingeniero no se sorprende de lo que pasó. Se acerca al dueño y le dice que con gusto le preparará una nueva oferta para la reparación de la loza. El dueño no puede creerlo y le dice que repare de inmediato los daños sin ningún costo adicional y se haga cargo de los gastos del hospital. El ingeniero sonríe. Le explica al dueño que todo lo ha entendido mal. El ingeniero afirma que el colapso de la loza no se debe a la mala construcción, si no al sobrepeso del dueño. Es decir, el dueño es culpable de su misma desgracia.

Esta es la historia de Guatemala. La casa representa los cientos de millones de quetzales que se pierden con cada Gobierno, el ingeniero representa al Ministerio de Comunicaciones y a los contratistas y el dueño es el guatemalteco honrado y trabajador que paga sus impuestos.

El colapso de los puentes en Guatemala se puede explicar de manera científica utilizando la teoría del riesgo enfocada a fenómenos naturales. El riesgo se define como el costo estimado debido a la ocurrencia de un fenómeno natural (sismo, inundación, etcétera). En el caso de los puentes, el costo de los daños o pérdidas (incluyendo la integridad física de personas) debidas a las fuertes lluvias.

El riesgo puede cuantificarse en base a cuatro componentes: (1) la probabilidad de ocurrencia del evento, (2) el grado de exposición de la estructura, (3) la vulnerabilidad de la estructura y (4) el costo de la estructura. Cuando nos referimos a “evento” nos referimos a un determinado fenómeno natural.

La probabilidad de ocurrencia de un evento se relaciona directamente con el período de retorno del mismo. Idealmente los puentes deberían diseñarse para soportar las cargas de un evento que ocurre una vez cada cien años. Es decir, el período de retorno es cien años. En el caso de Guatemala los puentes colapsan o presentan daños estructurales severos cada cinco años. Es decir, están diseñados para un determinado nivel de lluvias que ocurre una vez cada cinco años. El siguiente punto es el grado de exposición de la estructura. Esto define la ubicación de la estructura.

Explicándolo en un caso extremo: un puente no está expuesto a los mismos riesgos si se construye en Panajachel o en Berlín. Tampoco es lo mismo si el puente se construye a un metro de altura sobre el nivel del agua en verano (cuando el río está “seco”), que si se construye a un metro de altura sobre el nivel del agua en invierno (cuando el río está “crecido”). El tercer punto, que es el más importante, es la vulnerabilidad de la estructura. Esto está relacionado directamente con el diseño del puente y es donde el Gobierno ha fallado.

Los puentes en Guatemala no colapsan debido a las lluvias. Los puentes en Guatemala colapsan debido a la incapacidad del Ministerio de Comunicaciones a cumplir con sus funciones, a la corrupción (debido al millonario negocio que representa la atención de emergencias), a la falta de reglamentación (leyes, lineamientos), a la inexistente planificación de proyectos, al inexistente control y revisión de dicha planificación, al bajísimo nivel de calidad en la ejecución, al ausente control de una correcta ejecución, al inexistente mantenimiento de los puentes, a la falta de priorización en la prevención de riesgos, a la inexistente investigación de las causas del colapso de los puentes e identificación de los responsables, etcétera. Con esto se puede entender que es el sistema el problema y no las lluvias.

El proceso que inicia en la concepción de un diseño de un puente, contempla su ejecución, puesta en servicio, mantenimiento y finaliza con el cierre de su funcionamiento (100 años después) es muy complejo y necesita tiempo, normalmente varios años.

En Guatemala se obvian la mayoría de estas fases. El puente se construye y listo. Y eso es exactamente lo que pretende hacer el Gobierno a través de las emergencias ahora. Están preparando las emergencias de los siguientes cuatro años. Es un ciclo vicioso que se repite una y otra vez, enriquece a unos pocos y empobrece a todos.

Gustavo Cosenza
/

Ingeniero estructural con especialización en riesgos y fenómenos naturales. Se dedica desde hace casi una década a la revisión estructural de puentes y a la planificación de proyectos de infraestructura ferroviaria en Alemania


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

5

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Ernesto Rodas /

    12/11/2017 10:13 PM

    ¡¡¡Excelente artículo!!!
    Y a los de la """Cámara de la Construcción"""les debería dar vergüenza que los puentes construidos por Ubico aún siguen funcionando .

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    frank López Hurtarte /

    10/11/2017 8:13 PM

    .
    .
    .
    MAGNÍFICA COLUMNA

    Ya era hora de que un especialista hiciera un análisis objetivo de las causas de la debacle de la infraestructura del país.

    Los puentes de cartón —lo hemos comentado en estos mismos espacios— es un negocio redondo para la Cámara de la Construcción y sus agremiados corruptos y para el MiCIVI, además de las carreteras cubiertas de lodo para que solo duren un invierno y éstas vuelvan a licitarse "a dedo" a los mismos de siempre.

    De tal suerte que un presupuesto que con gran esfuerzo sostenemos 3 grupos de la sociedad: Migrantes, Asalariados y Profesionales, está destinado en buena medida para el sostenimiento de la rapaz Oligarquía Corrupta representada en 8 familias.

    Una pregunta inquietante es ¿porque el ministro Aldo García no hizo una denuncia pública precisa de la estafa de Odebrecht?

    Y la respuesta es fácil: Odebrecht llenó los bolsillos de dinero a políticos, pero especialmente al corrupto sector empresarial, a quien debemos el pésimo estado de las carreteras.

    Otra analogía —como bien describe el autor— son las construcciones civiles de La Antigua Guatemala, con muros de 1 metro de espesor debido a la alta vulnerabilidad de una región intensamente sísmica.

    Estamos hartos de la Dictadura Oligarca Chapina disfrazada de democracia.
    .
    .
    .

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Byron /

    10/11/2017 4:58 PM

    Y no hablemos sobre puentes, las carreteras, tienen el mismo mal, mientras en otros paises las construyen para un peso y uso considerado, aca son una micra de asfalto, tanto asi que en dos años ya empieza el deterioro de la carretera, sin mencionar que hayh montañas a un costado de la carretera que no tienen la gran mayoría un desgaste o gradas que evitaria un derrumbe directo en la carretera, como paso hace unos años en el km 159 a Occidente, donde murieron muchas personas

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Lucas /

    10/11/2017 4:00 PM

    En palabras llanas yo diria, los puentes fallan porque llevan contruyendo cimentaciones sobre el lecho del rio durante los ultimos 25 años. Y es lo mismo en las municipalidades y consejos de desarrollo, se trata de no profundizar las bases y acortar el puente lo mas que se puede, los imbeciles le llaman bajar costos, yo le digo corrupcion, los politicos se embolsan 30% y los constructores empiricos y pauperrimos profesionales se embolsan 10% y lo que puedan defraudar en facturas. Hablar de riesgo=vulnerabilidad+amenaza es un tema que trasciende la TRANSA porque en ese caso se calcula y se diseña, cosa que aqui no se asoma.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ernesto garay /

    10/11/2017 3:04 PM

    excelente articulo, muy cierto los malditos ricos o semi ricos o ricos emergentes de Guatemala en su mayoría constructores no les conviene hacer un buen puente, carretera etc, si saben que no los necesitaran a futuro.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones