¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

Que les quite la capucha

Cual mujer musulmana cubierta por un burka, Sandra Torres enfrentó la justicia ocultando su rostro a como fuera lugar. En sus manos resaltaba la tensión de sus venas mientras era conducida por el pasillo de tribunales, apretando la bufanda con la que tapaba su boca, junto con una capucha y lentes de sol.

Blogs capucha P258 Sandra Torres tribunales
Esta es una opinión

El final que tanto temía Sandra Torres.

Foto Carlos Sebastián

¿Qué estaba tratando de encubrir ante la prensa, ante los miles de ojos que morbosamente esperaban este desenlace? Quizás vergüenza, o a lo mejor rabia; rabia por no poder controlar su entorno, eso a lo que estaba acostumbrada desde hace años adentro de la UNE. 

Y cuando se dejó ver, sus ojos mostraban miedo. Pasaron ya ocho años sin tener contacto con ella, mas no recuerdo mientras fui integrante del partido y vocero de gobierno, haber visto esa mirada, de ojos verdes penetrantes, llena de tanta angustia. 

Seguro lo que menos le importaba era la forma en que se estaba proyectando, ni que sus esfuerzos por cubrir su rostro serían de inmediato alimento para memes en las redes sociales. Total, el desprecio de la ciudadanía ya se lo había ganado a pulso desde el 2011, mismo que fue engordando ininterrumpidamente con sus decisiones y acciones políticas.

Lejos de aprovechar la coyuntura que atravesó el país durante el gobierno de Jimmy Morales, Sandra y la UNE, con su silencio, le hicieron el juego al Pacto de Corruptos: dejar hacer, dejar pasar. Su bancada nunca hizo oposición, convenientemente claro está. El financiamiento electoral ilícito era la causa común por defender, y el trabajo de la CICIG el rival a vencer. Prueba de ello es que, tras su captura, los cañones no se apuntaron contra la fiscal Consuelo Porras -en quien es difícil confiar- sino contra Juan Francisco Sandoval y la FECI.

Sandra creyó, en su soberbia, que las olas que levantaba la desaprobación de su figura y la de su partido en las zonas urbanas no azotarían a sus feudos de la ruralidad; apostó a que la pobreza y su visión de combatirla la llevaría a su anhelado sueño de ser presidenta. Lo que no vio venir es que su desidia política -invisibilizada por la televisión nacional y que en teoría es consumida por sus potenciales votantes-, se sintió de alguna manera. La gente recibió el dinero, las láminas y los regalos que el partido repartió una vez más, hizo diputados y alcaldes a los candidatos locales de la UNE, pero a ella, a ella le dio la espalda. 

Perdió de nuevo, de manera humillante. En el 2015 hizo presidente a un intrascendente; y esta vez no solo revivió a un desahuciado político que nos gobernará los próximos cuatro años, sino que abrió las puertas de la persecución penal que hoy la tiene tras las rejas.

Lo único que tiene por delante, si quisiera rescatar en algo su dignidad, es destapar por completo la olla de grillos. Paradójicamente, desde prisión tiene la oportunidad de reivindicarse, señalando con pelos y señales a sus cómplices y compinches de la política guatemalteca. 

Ojalá que su enojo y frustración la lleven a dar nombres de empresarios, diputados, jueces, financistas, militares, narcotraficantes. A lo mejor su extremado pragmatismo, ese que le está haciendo pagar un alto precio, la empuje a traerse con ella a los siniestros que siguen buscando, a costa del país mismo, mantenerse cubiertos por el manto de la impunidad. 

Ojalá y Sandra le quite la capucha, la bufanda y los lentes de sol a los corruptos. Que sientan la misma vergüenza que sintió, la misma rabia, mientras era conducida a tribunales.

Ahora es cuándo. 

Fernando Barillas
/

Desobediente. Ex vocero de gobierno. De aquéllos a los que les decían Los Peludos. Consultor de comunicación e integrante de Antigua Al Rescate. Ha aprendido a tener paz antes que tener razón. En este espacio se representa a sí mismo, a sus perros y gatos —quizás—.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


Anuncio

11

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Hugo /

    16/09/2019 11:43 AM

    De la UNE tienen que caer todos, inclusive "los peludos"

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Luis Paraiso /

    07/09/2019 3:43 AM

    "Lo único que tiene por delante, si quisiera rescatar en algo su dignidad,"

    La dignidad humana es el derecho que tiene cada ser humano, de ser respetado y valorado como ser individual y social, con sus características y condiciones.

    Le hago una correccion con respecto a lo que es la dignidad humana pues es claro que usted desconoce el sentido de muchas palabras, pues cualquiera que sea la actitud de Sandra como ser humano no pierde el sentimiento de DIGNIDAD .
    Le señalo que Sandra al terminar las elecciones devolvio su PASAPORTE y se puso a DISPOSICION de los tribunales. De otra manera los cargos a los que debera enfrentarse no son por ENRIQUECIMIENTO personal. UBIQUESE.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Luis Paraiso /

    06/09/2019 10:35 AM

    “Sandra creyó, en su soberbia, que las olas que levantaba la desaprobación de su figura y la de su partido en las zonas urbanas no azotarían a sus feudos de la ruralidad; apostó a que la pobreza y su visión de combatirla la llevaría a su anhelado sueño de ser presidenta.”
    Es certero que es necesario usar de la soberbia del sentimiento de valoración de uno mismo para cambiar las cosas, no existe ningún presidente, dirigente, de cualquier sistema que no use de soberbia y si Sandra Torres aposto que debería combatirse la pobreza es un ejemplo de su conciencia política y el conocer las condiciones del pueblo de Guatemala de las arias marginadas de los pueblos desnutridos. Dígame usted si existe un solo guatemalteco que no sueñe que no anhele cada día, que no deseé llevar no sea un poco de que comer a sus hermanos guatemaltecos que sufren de carencias. Entonces usted no puede utilizar este argumento en su artículo. Entonces el Telthon, las colectas de plata, de viveres, de ropa son el ejemplo mismo de lo que es el sentimiento de solidaridad concretisarlo a nivel de un pais siendo presidente es un ejemplo de conciencia POLITICA.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Gamaliel Saggese /

    04/09/2019 10:39 PM

    Finalmente llego la hora de destapar una cornocopia de corruptos que tanto daño han hecho a nuestra soberania y a la gobernabilidad de Guatemala, la Sra Torres simplemente se convirtio en un titere de calcetin para tanto financista corrupto que pretendio comprar favores a una presidencia inedita la cual en una utopia inconstitucional hubiese sido el paraiso fiscal de tanto desgraciado, ahora viene el llorar y crujir de dientes...

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Ninneth Catalán /

    04/09/2019 10:30 PM

    Me parece que no hay necesidad de tanta saña para con Sandra Torres.
    Por qué no dicen nada de FCN y los militares?
    O será que usted, señor periodista le duele que las mujeres asuman roles protagónicos y que conste no defiendo lo que hizo, aunque no se puede dejar de reconocer que fue la que impulsó Buses para mujeres, escuelas abiertas, la bolsa solidaria que sí llegaba a las comunidades, etc.
    Y que conste no defiendo que sea corrupta y déspota, no, lo que defiendo es el trato diferenciado que hace entre hombres corrupto y mujeres con el mismo delito. Piénselo

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    alejandro rivera /

    04/09/2019 8:45 PM

    La burka actualmente es rechazada por un gran numero de mujeres musulmanas, pues consideran que es una imposicion machista por parte de los hombres, que denigra su condicion de mujeres.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    alejandro rivera /

    04/09/2019 8:39 PM

    La burka es rechazada por muchas mujeres musulmanas, pues consideran que es una imposicion machista de los hombres musulmanes y una forma de rebajar su condicion de mujeres.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Luis Paraiso /

    03/09/2019 12:53 PM

    Sandra Torres Unidad Nacional de la Esperanza 1 384 112
    42.05 % de votanttes.
    Es verdad que La U.N.E. fue complice del pacto de corruptos COMO TODOS LOS PARTIDOS y todos votaron la Ley dicha Monsanto. Es el problema de la demacracia representativa. Pero en su articulo usted le esta faltando el repetoa a un millon tresientos ochenta y cuatro mil ciento doce ciudadanos que cualquiera que fueran sus miserias, sus carencias de formacion politica son ciudadanos. Usted comprende la palabra CIUDADANO entonces aprenda a compreder la palabra respeto. Guardese de emplear "Cual mujer musulmana cubierta por un burka" este calificativo ya que por lo visto usted ignora la dimension de una mujer cubierta con la burka. No emplee palabras que desconoce la dimension sobre todo tratandose de una mujer.

    ¡Ay no!

    8

    ¡Nítido!

      alejandro rivera /

      04/09/2019 8:36 PM

      La burka es rechazada actualmente por un numero grande de mujeres musulmanas, las cuales han sido concientes de que esa forma de vestir a las mujeres por parte de los hombres de religion musulmana es un atentado contra la dignidad de la mujer.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      Apacito Soria /

      04/09/2019 10:50 AM

      Con todo respeto, no lo veo así. Ciertamente la burka representa la dignidad y pureza de la mujer mesulmana, pero también es signo del sometimiento de que son objeto por una sociedad masculina y masculinizada, machista al extremo del asesinato y hoomicidio colectivo. La analogía es clara: la Torres se esconde tras la máscara de la indignidad y, precisamente, es ella la que le falta el respeto a ese casi millón y medio de votantes al no dar la cara con dignidad.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      Apacito Soria /

      04/09/2019 9:11 AM

      Con lo lo soberbia que es y como es, soberbia engreída y necia, no destapará la olla de grillos. Es más fácil que los grillos le destapen por completo la olla a ellos. El primero, el achichincle ladrón y arrastrado Alejos.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones