¡Hola!

Necesitás saber que...

Queremos ofrecerte una mejor experiencia de navegación, por eso utilizamos cookies y otros datos para analítica. Conocé aquí nuestra política de privacidad.

Sí, entiendo y acepto

Seamos espectadores empáticos del arte

El espíritu del arte se derrama en el tiempo. Guiados por la empatía y con valor, estoy seguro que nunca nos cansaremos de creer y crear.

Blogs Arte crisis empatía Opinión P369
Esta es una opinión

"Madre e hijo". Oswaldo Guayasamín. 1989.

El año 2018 fue complejo en noticias, los meses que nos han traído hasta acá han acarreado miles de noticias y, como parece ser costumbre, un gran porcentaje de ellas son malas. El ruido provocado por estos constantes golpes contra el ánimo puede ser ensordecedor, mi baluarte personal está en las obras de arte.

¿Cómo? probablemente dirás, mientras el mundo gira por temas políticos desalentadores, condiciones humanas paupérrimas, personajes turbios y amenazadores ¿te encuentras en el mundo del arte? Egoísta y superficial.

Déjame explicarme. El arte existe desde que la humanidad se asentó en cuevas y empezó a expresar sus sentimientos a través de medios plásticos. En el arte nos encontramos no solamente con representaciones abstractas de la vida, también vemos interpretaciones sociales y momentos históricos. El arte es uno de los medios de estudio predilectos para conocer e interpretar datos inéditos que de otra forma serían casi imposibles de explicar. En el arte se depositan noticias, sucesos y anécdotas con el enriquecimiento de la interpretación personal del autor y la intención con que éste plasma su mensaje. Pero más importante, en el arte nos podemos encontrar porque siempre hay una situación que nos es familiar porque ha sido hecho por otra persona, alguien igual a nosotros, eso lo hace universal.

Sería un error tomar las malas situaciones que atravesamos a diario y colgarlas en el museo como simple decoración. El arte palpita desde el espacio que lo contiene y su mensaje debe liberarse de las restricciones académicas para que llegue a donde debe llegar, a nuestro corazón. Lo anterior no es solo un enunciado cursi y gastado, hablo de un llamado a la acción como algo que potencialmente puede ser una obra maestra, el reconocimiento de la humanidad y su tenacidad en cada situación.

“La Libertad Guiando al Pueblo” Eugene Delacroix. 1830.

La energía potencial contenida en una pieza artística es igual al mensaje que logra transmitir con efectividad, pero para que se ejecute la fórmula debemos poner de nuestra parte. Nuestro trabajo es ser el vector para que esa energía y que esa experiencia sublime que provoca una obra se reproduzca y llegue a más personas, para ello necesitamos empatizar con la pieza.

“La Miseria” Cristóbal Rojas. 1886.

Veamos, en silencio, la obra anterior del pintor venezolano Cristóbal Rojas. Notemos a las figuras en la habitación, una de ellas no sabemos si aún respira, su acompañante se encuentra anonadado por la situación que atraviesan, la tensión se construye en cada elemento que nos lleva desde la luz en el primer plano a los pies de la cama, hasta la penumbra del rostro de la mujer que yace en la cama. ¿Cuántas veces hemos visto escenas similares en nuestra realidad? Lástima que han sido tantas en nuestro contexto. La pintura de “La Miseria” tiene 132 años y sigue vigente, pero ¿qué podemos hacer? Conmoverse no basta. Luchar por mejorar el sistema de salud, la situación general de pobreza y las condiciones habitacionales de todas las personas es el mensaje que podemos extraer de piezas como esta. Aunque la situación probablemente es inevitable, hay acciones que podemos tomar como espectadores para dignificarla y que no se repita.

Pensemos por un momento en las fiestas decembrinas que acaban de pasar. El nacimiento de Jesús es, probablemente, uno de los momentos que más ha inspirado a los artistas desde hace siglos. Independientemente de debates religiosos, la navidad es la celebración de un nacimiento, un nuevo niño que viene al mundo a llenarlo de esperanza, como puede serlo cada nacimiento en cada familia.

“El Recién Nacido”. Georges de La Tour. 1648.

 

“Madre e hija”. Gaia. 2018.

Es también la historia de una familia que es forzada a migrar para escapar de las situaciones históricas que lo persiguen.

“Huida a Egipto”. Bartolomé Esteban Murillo. 1650.

 

“Migration”. Eloy Torrez. 2018.

Es un momento que es rodeado de tragedia y exhibe, también, el extremo malévolo del que es capaz la mente humana.

“Matanza de los Inocentes”. Guido Reni. 1611.

 

Escultura en homenaje a las 41 niñas muertas en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción. Nuni Canals. Nuni Canals. 2018.

Sin embargo, es un momento de regocijo que ha dejado al mundo las piezas más impresionantes y sublimes surgidas del alma, porque así es la humanidad, resiliente y resistente y porque hemos logrado encontrar en las circunstancias el ánima de esperanza que empuja a luchar por un mejor mañana. Nunca perdamos la capacidad de encontrar en quien sea esa chispa de inspiración.

Comparable con el nacimiento de un niño es la venida de un año nuevo que colma de esperanza y expectativas a las personas que lo interiorizan como un cambio de ciclo. El transcurrir del tiempo nos da sabiduría y experiencia. Lo mismo sucede con el arte, mientras más tiempo pasa, este permanece y continúa expresando su mensaje a quien le acompaña en el viaje al futuro. Nosotros tenemos la capacidad de identificarnos con él y aprender del arte su increíble persistencia.

El arte es humano, y es su espíritu derramado en el tiempo. Con el corazón abierto guiado por la empatía como máximo valor, estoy seguro que nunca nos cansaremos de creer y crear.

Juan Pablo Hernández
/

Guatemala. 1986. Arquitecto por profesión, restaurador por vocación e interiorista de tiempo completo. Dicen que soy sensible como defecto.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

0

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*



Notas más leídas




Secciones