3 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

Servirse con la cuchara grande

Hasta el caballo más penco se sale del establo si se dejan las trancas abiertas. Algo peor pasa cuando los políticos se pueden servir negocios a manos llenas.

Blogs Blogs Gonzálo Marroquín P369
Esta es una opinión

Giammattei en una reunión con alcaldes del país.

Allá por el lejano año de 1996 y siendo director de Prensa Libre, se acercó a mi oficina un ministro de la administración de Álvaro Arzú, con quien he tenido amistad de larga data. Llegaba para pedir que les diera el beneficio de la duda, como equipo de trabajo, porque estaba integrado por personas honestas. Tenían grandes planes, pero decían que la prensa era incómoda y no dejaba trabajar.

Yo le explique que una de nuestras funciones era la de la fiscalización. Platicamos largamente sobre los peligros de la corrupción. Me insistía en la honorabilidad de aquel equipo. Se me vino una analogía que me pareció interesante. Le dije que cuando se metía una manada de caballos dentro de un establo, si se dejaban las trancas abiertas –las puertas–, hasta el caballo más penco terminaría saliendo y aprovechando la libertad que se le daba.

Yo veía que si se abrían las trancas y se dejaba de fiscalizar, los funcionarios terminarían saliendo a robar. ¿Qué ha sucedido desde entonces? La corrupción se ha generalizado. En aquel Gobierno se promovió el uso de ONG para acelerar contrataciones y obras. Se crearon fideicomisos con el mismo fin. Se desató la corrupción de cuello blanco y desde entonces no ha cesado el asalto a las arcas del Estado, desde el gobierno central, las municipalidades y demás instituciones del Estado.

Ahora el presidente Alejandro Giammattei quiere que el Congreso le apruebe una liberación casi total para compras y contrataciones. Quiere que se puedan hacer con pocas restricciones hasta por Q2 millones, algo que ahora se hace hasta Q90 mil –más o menos, porque el proyecto de ley es complejo y se conoce poco–. Lo divertido es que con el límite de Q90 mil, los funcionarios hacen micos y pericos, imagínense lo que harán con compras directas de hasta Q2 millones.

Y peor aún, hay que ver el tipo de aliados que se busca Mr. Giammattei: nada menos que los alcaldes, cuando todo el mundo sabe que las corporaciones municipales se han convertido en fuente de riqueza para estos y para los miembros de sus concejos municipales. Basta hacer un recorrido y ver las casas de los alcaldes o exalcaldes. Cambian de vida en 4 años y luego tratan de perpetuarse en el cargo para seguir enriqueciéndose a costillas de las pobres comunidades.

En este momento particular, cuando hemos visto noticias de compras absurdas de millones de mascarillas sobrevaluadas –por ejemplo– por municipalidades, cuando se sabe que aprovechando el despiste de la pandemia, varios concejos municipales y alcaldes se encaramaron las dietas que cobran por cada sesión y cuando los negocios turbios pululan por toda la administración pública mientras la población se muere, en este momento, digo, el gobernante sale con su pretendida reforma a la Ley de Compras y Contrataciones.

El presidente busca aliados en los alcaldes para presionar al Congreso en la aprobación de esta ley. Recuerdo muy bien el chiste que hacíamos en las redacciones de los periódicos cuando el gobierno del FRG y del pillo Portillo mostraban el logo con los tres dedos de la mano. Ellos decían que significaba no robo, no miento y no abuso, cuando en realidad hacían todo lo contrario. Los periodistas decíamos que esa manita era la forma en que metían los tres dedos al erario nacional para sacar los billetes.

Giammattei debiera concentrar sus esfuerzos en cosas positivas. Está caminando como pato y está regándola como pato, en un momento en que el país necesita que las cosas mejoren y requiere un gran líder nacional que marque un nuevo rumbo. Pero no, el rumbo es el mismo. Si en el gobierno de Arzú se quitaron trancas –que luego tibiamente se han querido volver a colocar para frenar la corrupción–, ahora Giammattei quiere ir más allá y darles potestad a funcionarios y alcaldes para que hagan compras a manos llenas.

Yo no creo –tristemente– en la honestidad de los servidores públicos actuales –alguna excepción hay ¡sin duda!–. ¡Viva la pepa!, dirán los alcaldes que, no me cabe duda, apoyarán al presidente en su afán. ¿Y a usted, le gusta la idea?

Gonzalo Marroquín Godoy
/

Soy amante del periodismo y por eso he defendido la libertad de prensa en todo el continente. Desde los 19 años abracé esta profesión, que me ha abierto las puertas para dirigir varios medios y así poder conocer la Guatemala sufrida, la Guatemala que lucha, la Guatemala que necesita cambiar. No creo en la verdad absoluta ni en la perfección, pero son dos cualidades a las que debemos aspirar en nuestra labor informativa.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


13

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Jarvis Rivas /

    14/08/2020 11:58 AM

    Simple, corto y preciso mensaje. Cuando el gato no está, los ratones hacen fiesta

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Gilmar perez /

    14/08/2020 10:07 AM

    Excelente, es asi necesitamos gente que diga las cosas como son, es nuestra obligacion como ciudadanos y profesionales.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Jorge /

    14/08/2020 9:59 AM

    desafortunadamente seguimos igual o peor que antes, pero siempre me pregunto aparte de las denuncias que hacen los periodistas honestos e independientes, porque las asociaciones , gremios, colegios, etc, no se pronuncian o unirnos en una sola voz , esto ya no es sostenible para nadie en especial el pueblo oprimido y más vulnerable, ojalá que podamos unir esfuerzos y hacer lo mejor para el país, pero también hace falta líderes confiables

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Maria Eugenia Reyes /

    13/08/2020 7:01 PM

    Tiene toda la razón y yo al menos tenía la esperanza que con mi voto Guatemala tendría un gobernante que tuviera el deseo de servir al país, no servirse de el. Un hombre de honor en otras palabras. Pero nuevamente la miseria de algunos humanos campea en suelo patrio. Pocos se salvan y es gracias a ellos que en algún momento los guatemaltecos podremos sentirnos orgullosos. No cese en su cometido por desnudar tanta miseria.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Marco Tulio Recinos Torres /

    13/08/2020 11:59 AM

    Me parece que los comentarios son excelentes. Hoy mas que nunca necesitamos periodistas honestos, eticos, que no se vendan al mejor postor.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    José /

    13/08/2020 9:10 AM

    Esta bola de ladrones son insaciables. Pero no entiendo como cada 4 años el pueblo vota por uno peor que el otro.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ALVARO JOSE MONTEROS /

    12/08/2020 8:50 PM

    Gracias, por avisar. Siempre que podamos hacer algo como sociedad organizada, estamos a tiempo. Lo difícil es entendernos.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Hugo Perez /

    12/08/2020 5:36 PM

    Excelente artículo. Usted ha puesto el dedo en la llaga. Felicitaciones!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Juan Rodriguez /

    12/08/2020 4:50 PM

    Sera posible que no halla justicia o procedimientos legales para los corruptos. Los organismos de Estado estan copados y todos bailan al mismo ritmo. El pueblo en miseria, explotacion?, cero academicos, alto analfabetismo y desnutrido. Que alarmante para nuestra sociedad.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Francisco Ramírez /

    12/08/2020 4:46 PM

    Neto Bran
    Brillante mentiroso y cómico corrupto de Mixco, ha gastado más de Q 2 Millones de Quetzales para conformar su equipo de fútbol.
    Es apenas un mal presagio, de cómo se encuentran las arcas municipales en dicha municipalidad, señalada de una alta corrupción en escandalosos negocios familiares de Neto Bran. Dónde su antecesor Otto Pérez Leal; robó más de Q15 Millones, sin persecución o investigación por parte del MP o la CGC.

    Giammattei busca entorpecer a la justicia a través de su comisión Ad hoc anticorrupción ideada inicialmente por Roxana Baldetti.
    Hecha la ley, hecha la trampa, junto a nuevos negocios millonarios municipales, sin fiscalización alguna.
    Imaginemos como se encontrarán todas las municipalidades del país, con una invisibles Contraloría General de Cuentas y una Fiscal General del MP amiga de Giammattei.
    Sin duda el supuesto señor Presidente ya se incluyó en el botín Millonario Municipal. Recordemos cuando Giammattei quiso ser Alcalde de Guatemala.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones