Una vagina nos enfrenta, de nuevo, a la realidad

Las mujeres tienen una vulva y también la tienen algunos hombres trans y mujeres trans. Un poco más de la mitad de la población en Guatemala tiene una vagina sin importar su pertenencia étnica, credo, posicionamiento político, clase social, preparación académica, profesión y edad. La misma situación ocurre en otras partes del mundo. De hecho, en cualquier lugar de este planeta en donde se hayan asentado las personas para vivir o, incluso en poblaciones nómadas, más o menos la mitad cuenta con una.

Blogs Opinión P369
Esta es una opinión

Vagina. Jan Theuninck (pintor y poeta belga).

Foto: Gray Moon Gallery

Otra particularidad es que la mayoría de las personas –también sin importar su sexo, identidad, orientaciones y preferencias, credo o posicionamiento sobre el tamaño del Estado–, ha tenido contacto con una. Al nacer, las personas atraviesan una. En mi caso así fue. Quienes quieran entrar en la polémica dirán que  hay gente que nace por cesárea y por lo tanto jamás se han relacionado con una vagina. Y sí, tienen razón, pero esa es una excepción.

La vulva tiene varias partes. Las bibliografías consultadas difieren con los nombres, pero la convención identifica las siguientes: prepucio (sí, igual que el pene de los hombres), glande (también, igual que el pene de los hombres) del clítoris, labios menores, bulbo del vestíbulo, orificio de la uretra, labios mayores, abertura de la vagina, monte de Venus e himen o restos del himen (depende de la actividad sexual de la persona).

Pues bien, su existencia  no contraviene ni pone en peligro ni es extraña a la vida de las personas. Al contrario, es una parte común del cuerpo de más de la mitad de la humanidad y cumple con varias funciones más a allá de la reproducción. A través de ella se expulsan fluidos y se logra el placer sexual, por ejemplo.

Así las cosas, nos encontramos como sociedad en el revuelo que causó una representación de ella, confeccionada con papel de china y papel kraft, recorriendo la única calle peatonal del Centro Histórico de la Ciudad. Salió  emulando una procesión como el año anterior. Según las organizadoras, salió como “una provocación necesaria y urgente” para denunciar y detener la violencia de género.

Y es que ha sido la excusa para la jerarquización y la exclusión entre las personas y la configuración de un sistema social que coloca a las mujeres por debajo y al servicio de los hombres. Por ello, quien tiene una cuenta mayores probabilidades de sufrir algún tipo de violencia. Suena estúpido, pero así es: Dentro del sistema machista y patriarcal, la presentación de una vulva en el cuerpo ha sido la variable para acceder a varios derechos y ámbitos como la vida, educación, trabajo, seguridad, política, sexualidad y recreación.

En Guatemala no estamos fuera de esta realidad, sino que acá se profundiza y se agudiza. Hace un año, por ejemplo, 41 niñas fueron asesinadas por el propio Estado. Todas ellas se encontraban bajo el resguardo del Gobierno y fueron torturadas y encerradas porque no se comportaron tal como la sociedad dicta que debe hacerlo quien tiene una vagina: Las niñas estaban condenadas al silencio y a soportar con resignación cualquier tipo de violencia y maltrato contra sus cuerpos.

La sociedad quiere que las mujeres callen y que caminen sigilosas, que aparenten avanzar, pero que permanezcan en el mismo lugar que la sociedad ha diseñado para ellas: El cuidado del hogar. Se les dice que llenen los espacios vacíos, que trabajen más, que produzcan, que se defiendan, que luchen, que demuestren su capacidad, que no sean tan exageradas, que sean recatadas, que se esfuercen, que acompañen a sus maridos, que aporten en la casa, que no descuiden a los hijos, que se den a respetar, que eviten vestirse de una manera provocativa, que no tengan miedo, que denuncien más, que se cuiden.

Y ahora, además, les dicen hasta cómo deben manifestar y criticar esta realidad. Para los obispos, la Poderosa Vulva fue inconcebible, ellos calificaron la manifestación como un “acto deleznable” y expresaron su esperanza porque los medios de comunicación no informen sobre ella nunca más. Fue un error y una exageración, según quienes tratan de obligar a las mujeres a respetar, apreciar y reproducir el sistema de valores y creencias que es sustento para la violencia que se ejerce contra ellas. Y fue la oportunidad para los integrantes del pacto de corruptos para intentar destituir a Jordán Rodas como procurador de los Derechos Humanos.

Afortunadamente hay quienes entienden la necesidad de cuestionar, sin ningún tipo de temor y con toda convicción, esta realidad que aplasta y que asigna estatus y roles según los órganos sexuales y reproductivos de cada persona. Eso nos lo recordaron las mujeres que se animaron a pasear en público la representación de una vagina el pasado 8 de marzo. Un nuevo significado para la parte de sus cuerpos que ha sido la excusa para la exclusión, el ocultamiento y el miedo:

Hay otras opciones de vida para las mujeres más allá de las lágrimas dolorosas de resignación ante la violencia, la tortura y la muerte que ofrece esta sociedad. La opción es la liberación.

Ricardo Marroquín
/

Soy periodista, comunicador social, catedrático universitario, con una maestría en Estudios Estratégicos y en proceso de elaboración de la tesis de Sociología. Soy, además de fanático de los rompecabezas de mapas antiguos, cinéfilo y lector permanente de literatura, historia, periodismo y teoría social.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

9

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Iris López /

    23/03/2018 4:07 PM

    Este artículo está muy bien explicado y entiendo todo lo que dice, lo que todavía no acepto tener que poner una parte de la mujer en procesión para comprender lo que quieren decir, no sería mejor que se refirieran al tema directamente sin tener que poner vulgarmente y ofender a nosotras las mujeres y a la iglesia, me preocupa que las personas que quieren poner en evidencia los problemas que enfrentan las mujeres tengan que recurrir a ser vulgares y molesta, porque existe la educación para expresarse, o será que no estudiaron?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Alfredo Otero /

    23/03/2018 8:12 AM

    Pienso que es un buen artículo y está bien redactado para provocar la atención a un gran tema actual, todos lo que se refiere a la exclusión; Sin embargo, sus efectos pueden ser muy excluyentes. Por ejemplo, igual podríamos decir del "hombresidio" Cuando empezamos a denunciar la enorme cantidad de hombres que se asesinan por cualquier razón? Creo que debería iniciarse una gran cruzada para abogar por la otra mitad de la sociedad, edificando el símbolo de su naturaleza: el Pene, o los Testículos. Estamos en una sociedad que se esta desangrando por todos lado y de todas formas. Pidamos que se acabe el exterminio de compatriotas por razones de raza, género, raza, condición social, etc. CREO QUE TENEMOS QUE APRENDER A SER MÁS PLURALES EN TODO SENTIDO

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    frank lopez hurtarte /

    21/03/2018 5:45 PM

    .
    .
    .
    .
    LA LIBERTAD GUIANDO AL PUEBLO —Eugene Delacroix—

    Muy acertado tu comentario, y, personalmente, estoy de acuerdo con la reivindicación de la mujer.

    Aunque estoy en desacuerdo con la presentación de la santa vulva, especialmente porque irrumpe en la conciencia de quienes profesan la religión cristiana, específicamente la católica.

    Ahora, que los integrantes del Pacto de Corruptos en el Congreso —guarida de delincuentes; porque allí conviven maniáticos sexuales, narcos, genocidas, parricidas, asesinos, defraudadores fiscales y miembros del crimen organizado— se valgan de la poderosa vulva para emboscar y defenestrar al Procurador Jordán Rodas, esa es otra historia.

    Y pienso que las damas manifestantes, a las que admiro por su valentía por ser la voz de las sin voz, pudieron haber utilizado otro medio y otros signos de expresión para hacerse escuchar, tal y como los que han existido durante la historia del arte plástico, por ejemplo.

    La exhibición de la santa vulva es una expresión del posmodernismo actual, con escaso sustento y argumentos válidos, en donde lo que importa es provocar y polemizar para hacerse notar, sin importar a quién se transgrede. Pero bueno, son nuestros tiempos actuales ¿?

    Y muy de acuerdo con dar a la mujer el espacio que realmente merece.
    .
    .
    .
    .

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Daniel Ajuchán /

      22/03/2018 1:46 AM

      Buen comentario, habría que agregar que incluso muchas mujeres están en contra de mostrar la "santa vulva" porque lo consideran falta de respeto, en ese sentido pienso que están haciendo mala publicidad a su organización, sino lo creen vean el caso de la huelga de dolores que perdió toda su credibilidad y razón de ser y muchisimas personas la critican por sus malas prácticas durante varios años.

      creo que si cambiaran su emblema y su forma de hacerse notar, muchísimas más mujeres y hombres se sumarían a sus procesiones y lograrian llamar más la atención que es lo que creo que buscan (porque supongo que no ayudaron a ninguna mujer víctima del patriarcado con esa actividad)

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Alex /

    21/03/2018 3:30 PM

    Las manifestantes lograron su cometido: hacerse notar. Ya hace dos semanas del hecho y todavía se está hablando de ello. Una buena parte de religiosos siguiéndoles el juego a los diputados del "pacto de corruptos" que utilizando como excusa la religión quieren mermar las fuerzas de quienes pelean contra la corrupción. A Jordán Rodas lo quieren sacar no por la vulva, sino porque no ha sido el monigote que ellos quisieran.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Carlos José Cintrón /

    21/03/2018 2:17 PM

    Es muy interesante como en Guatemala nos polarizamos y tomamos posturas tomando como base medias verdades o información incompleta.
    Esta desinformación viene dada por varias causas, ignorancia, pereza de investigar, entre otras, pero la más importante son artículos que tergiversan la noticia para seguir una ruta ideológica sin tener la integridad de aclarar esa postura.
    Lo de la famosa vulva tiene varios componentes distintos entre si:
    1. El presentar la vulva como tal, lo cual a mi criterio me puede parecer de mal gusto y vulgar pero en realidad no tiene ninguna consecuencia, cada quién está en su derecho de manifestar de la forma que quiera, quienes se hayan sentido ofendidos por ese mero acto creo que tienen una posición rígida y poco tolerante. Hasta aquí de acuerdo con el artículo.
    2. Sin embargo, el fondo del asunto es el contexto que se le da a la presentación de la famosa vulva al hacer un pobre remedo de las procesiones y de la figura de la Virgen María ridiculizando lo que para millones de guatemaltecos es muy importante.
    Este es el verdadero agravio, pues el que yo no profese una fe o sea seguidor de una religión, bajo ningún contexto, me da el derecho de burlarme de las mismas y mucho menos el de ridiculizarlas.
    Evidentemente ese punto no se toca a profundidad por el articulista, nadie cuestiona el derecho a manifestar, pero ese derecho no autoriza a insultar, denigrar ni burlarse de las creencias de millones de personas, al realizar esa chusca manifestación ofendiendo a millones. Esta acción solo quita méritos a los manifestantes haciéndolos ver tan intransigentes, violentos y abusivos como a los que son responsables de los vejámenes que ellas acusan.
    No es insultando a los que piensan diferente como se van arreglar las cosas, es a través de diálogo con razonamientos y argumentos válidos que construiremos una mejor sociedad y esa manifestación en definitiva dista mucho de lo que se necesita para buscar soluciones y buscar una igualdad entre hombres y mujeres.
    3. Por último esta la participación del Procurador de los Derechos Humanos.
    En este tema solo puedo decir que este señor en su alocada y necesitada carrera de robar cámara ni siquiera midió las consecuencias al apoyar una manifestación abusiva y que por ende viola los derechos de millones de personas que profesan una Fe, ojala aprenda a que no es queriendo estar en todo que puede hacer bien su trabajo.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

      ernesto garay /

      21/03/2018 3:11 PM

      la ignorancia cristiana y/o creyente, repito los países mas desarrollados son los que tienen estado laico, gente atea
      en su mayoría,lo demás es tercer mundo y/o estados fallidos

      ¡Ay no!

      1

      ¡Nítido!

        Luis Lewis /

        21/03/2018 5:50 PM

        @ Ernesto Garay

        Antes de hablar de 'ignorancia cristiana y/o creyente' hace esta busqueda "Observatorio astronómico vaticano" y lee acerca de lo que hacen ahi.

        Una vez hayas leido acerca de la investigacion astronomica a nivel academico que la iglesia catolica ha venido haciendo por bastante tiempo, platiquemos de ignorancia y/o desarrollo y/o estados fallidos.

        @ Carlos Cintron - muy atinado tu comentario.

        ¡Ay no!

        1

        ¡Nítido!

        Carlos José Cintrón /

        21/03/2018 4:43 PM

        Estimado Ernesto, creo que no estás en lo correcto, en ningún país desarrollado los ateos son mayoría.
        Lo que si esta creciendo son las personas que creen en Dios o en Fuerzas superiores desligándose de religiones tradicionales.
        La diferencia entre un ateo, un religioso y alguien que cree en un poder superior son abismales.
        Que el estado tiene que ser laico, totalmente de acuerdo

        ¡Ay no!

        ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones