¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

De 3% a 35% de evangélicos y de intolerancia a más intolerancia

El fundamentalismo es una moneda de dos caras. Al mismo tiempo que da amparo y consejo espiritual, radicaliza las posturas conservadoras.

Cotidianidad evangélicos guatemala Opinión P258 porcentaje religión
Esta es una opinión

El presidente Pérez Molina, aupado por pastores neopentecostales.

Foto: Noticiasdeguatemala.com

En 1964, Guatemala estaba dominada por las ideologías políticas que la llevarían a un conflicto armado de tres décadas, y surgían corrientes religiosas distintas al catolicismo. El Programa Latinoamericano de Estudios Sociorreligiosos señala que en la década de los 60 solo 3 de cada cien personas eran evangélicas, para 2012 eran 35. Y hoy representarían al 40 por ciento de la población.

En medio siglo, Guatemala se convirtió en el país, junto a Honduras, donde el evangelismo había crecido más proporcionalmente -según el último estudio de Latinobarómetro-, mientras las ideologías perdían su fuerza de transformación social. Para muchos, esto significaba un buen cambio, se sustituía el apasionamiento político por el fervor religioso.

Y no dejaba de ser cierto, las nuevas iglesias daban al ciudadano la protección y el consuelo que el Estado parecía incapaz de cumplir. Colegios, hospitales, empresas e, incluso, proyectos políticos se proponían generar hombres y mujeres para un mundo mejor, aquí en la tierra y en la eternidad celestial.

El evangelismo partía de una situación preferencial, una página en blanco. El catolicismo tenía un historial de más de 500 años de leyenda negra, abusos y confraternización con un poder dictatorial. Toda una joya de pasado, frente a esas iglesias inmaculadas y amorosas como eran los nuevos templos pentecostales. La religión a la medida llegó a Guatemala para quedarse.

Dejamos la parte más importante de un ser humano, su faceta espiritual, en manos de estafadores que campan por el país sin tener que rendir cuentas a nadie. Los iluminados que se dicen poseedores de la palabra de dios crean su iglesia en cualquier esquina. Gritan y vociferan su verdad; la mayoría no tiene preparación profesional constatable.

Las iglesias y credos proliferan sin ningún control legal. Es tanta su presión social, que son pocos los que se atreven a criticarlos y fiscalizarlos. No rinden tributos al Estado de sus rentas por culto y son codiciadas por charlatanes y delincuentes. El narcotraficante Juan Ortiz, alias Chamalé, llegó a tener su propio templo evangélico en San Marcos.

Los medios de comunicación y las organizaciones del Estado permanecen callados ante estas realidades ya que sus integrantes están infiltrados a todos los niveles, siendo difícil encontrar voces que denuncien los desmanes de estos nuevos teócratas.

Y aunque no todos los evangélicos son radicales, las ramas fundamentalistas neopentocostales, junto con los sectores más radicales del catolicismo, han fortalecido su presión.

Las televisiones retransmiten milagros en vivo y las radios pasan anuncios donde se insinúa que integrarse a una iglesia cura el cáncer o saca de la pobreza. Sus predicadores dejan ver el lado oscuro de su discurso de amor y fraternidad. Ese odio visceral a todo lo diferente. Ese odio sin sentido a la expresión sexual del hombre y la mujer. A la posibilidad de decidir sobre su propio cuerpo, de vivir su sexualidad de manera propia y auténtica, respetando a cada uno en su sentir. Una intolerancia a aquello que no se acomode a sus dictados. Señalando al que piensa diferente o viste diferente como el mal. Criminaliza por el simple hecho de hacerse un tatuaje o tener relaciones sexuales fuera del matrimonio.

El fundamentalismo religioso es una moneda de dos caras que, al mismo tiempo que da amparo y consejo espiritual, radicaliza las posturas conservadoras y la intolerancia.

Según el Informe de Libertad Religiosa Internacional 2013, realizado por el Departamento de Estado de EE.UU., el año pasado año fue cuando hubo mayores desplazamientos a nivel internacional por cuestión de creencias religiosas. Es decir, que el fenómeno del integrismo religioso, mientras instaura unos credos particulares, desplaza al resto por medio de la fuerza o el miedo.

Hemos permitido que se vuelvan en tal referente de nuestro estilo de vida que difícilmente una persona podría llegar a liderar los designios del país si no cuenta con el apoyo de estos fariseos de la religión. En Brasil, la candidata presidencial ecologista, Marina Silva, tuvo que cambiar su programa debido a las presiones evangélicas y de ser una fuerte opción, pasó a quedar relegada antes de la segunda vuelta.

Si Jesús volviera andar por esta nueva Jerusalén, no podría reprimirse el repetir esas siete palabras que dijo subiendo al Gólgota: “Señor, perdónalos porque no saben lo que hacen“. Sus nuevos asesinos serían todos aquellos que se llenan la boca alabándole en falso.

Ignacio Laclériga
/

Me llamo Nacho Laclériga y soy chapiñol. Nací en España; llevo más quince años en Guatemala. Soy máster en comunicación estratégica y coach profesional. Junto a un grupo de profesionales, ideamos Gecca, una organización que desarrolla proyectos, gestiona la comunicación y la adaptación a los cambios. www.gecca.com.gt


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

23

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Marcela /

    06/07/2016 6:24 PM

    Me parece que la idea que tiene de las iglesias evangélicas es muy superficial, y basada en solo algunos malos representantes de estas, (es como querer juzgar al islam por la minoría radical que anda matando en nombre de Ala). Digo esto por que en la iglesia que asisto jamas se ha promovido el ODIO, AMOR es lo que se predica. Sin embargo existe algo que llamamos pecado, que es todo aquello que contraria la voluntad de Dios, expresada en la Biblia, y que quienes lo practican, según nuestra creencia, "están destituidos de la Gloria de Dios". Nosotros no deseamos "Que ninguno perezca, si no que todos procedan al arrepentimiento" pues les amamos. Mas que una religión profesamos un estilo de vida, por eso es que las acciones que describe las categorizamos como pecado, no crimen.
    Pero no odiamos a quienes las cometen.
    La organización a la que asisto tiene cerca de 3,000 congregaciones a lo largo de Guatemala, una estructura con supervisores distritales, territoriales, nacional, etc. Es decir se maneja un control sobre los pastores, conozco otras denominaciones que manejan un sistema parecido.
    Sin embargo he de aceptar que parte de lo escribe es real, como lo menciona el artículo, la facilidad con que se puede iniciar una iglesia abre la puerta a charlatanes y neófitos que sin la dirección de Dios hacen y deshacen con su palabra (la Biblia) enseñando todo tipo de aberraciones, entre ellas promoviendo la intolerancia, el odio, el amor al dinero, la falsa prosperidad basada en lo económico.
    Como cualquier organización humana las iglesias se pueden viciar, pero lo invito a que investigue un poco mas en aquellas que no son "famosas" y conozca el otro lado del mundo evangé.lico

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Aroldo Noriega /

    17/12/2014 11:08 AM

    Soy evangélico "conservador" podría decir; asisto a una congregación donde la Biblia es la última autoridad y agradezco a Dios por esa bendición; lamentablemente no puedo contradecir nada de este artículo porque comparando a estos milagreros y mercaderes de la fe de la TV, Juan TeTzel es un santo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Ignacio Laclériga
    Ignacio Laclériga /
    30/10/2014 10:27 AM

    Respeto sus comentarios, que siempre enriquecen la discusión. Con respecto a la nomenclatura de protestantes por evangélicos. Acudiré a la diferencia entre lengua y habla. Lingüísticamente es más correcto usar protestante, pero mi intención es llegar a lo que el hablante usa regularmente, pro lo que opino que con dicha finalidad es más correcto utilizar evangélicos.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Rafael Diaz /

    29/10/2014 10:21 PM

    Se sugiere nombrar en lugar de evangelismo, protestantismo y protestantes a sus fieles, que es la denominaciòn primigenea de esa corriente, que se separa del catolicismo apostòlico y romano.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    --- /

    29/10/2014 3:46 PM

    Es interesante ver como Guatemala retrocede inversamente proporcional al desarrollo del evangelismo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Diego Joachin /

    29/10/2014 2:42 PM

    Un buen segumiento a esta opinion seria publicar una entrevista a dos "insiders". Un pastor pentecostal y un obispo catolico. Del lado catolico sugiero preguntarle a Victor Hugo Palma Lau; A quien se puede convocar del otro lado?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Ignacio Laclériga
    Ignacio Laclériga /
    29/10/2014 2:25 PM

    Estimado Cristian. Que terrible entelequia dice usted. O es el único hombre que no ha hecho el amor fuera del matrimonio o no lo entiendo. Escribir este artículo no tiene nada que ver con mi condición homosexual, que es una condición de mi identidad, pero no la única. Es como decir que todos los que masturban guardan un rencor visceral contra la iglesia.que les condena como pecadores. A mi hay muchas iglesias, incluida la evangélica, que no me condena como homosexual, asi que no tengo ningún problema espiritual con ello, si tanto le preocupa. Sigo defendiendo mi postura, la gran mayoría del liderazgo fundamentalista, tanto católico como evangélico, utilizan la religión para defender una postura idelógica-política ultraconservadora y, además, muchos de los neopentecostales no son más que negocios basados en la estafa... y soy gay.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Cristian /

    29/10/2014 1:40 PM

    Ignacio Lacleriga, personalmente creo que tu opinión acerca del Evangelismo en Guatemala radica en tu enunciado:

    "Ese odio visceral a todo lo diferente. Ese odio sin sentido a la expresión sexual del hombre y la mujer. A la posibilidad de decidir sobre su propio cuerpo, de vivir su sexualidad de manera propia y auténtica, respetando a cada uno en su sentir."

    No es un odio visceral a todo lo diferente, es simplemente tener lógica y sentido común, de hombre y mujer fueron creados. No es odio sin sentido a la expresión sexual del hombre y la mujer, es simplemente prudencia sobre lo que se expresa a las nuevas generaciones. Y claro que puedes decidir sobre tu cuerpo, a fin de cuentas puedes hacer lo que quieras con el. Todo es cuestión de interpretaciones y todos tenemos maneras muy distintas de ver las cosas. Creo que "atacas" la religión por no ser aceptado como homosexual, y no te culpo no es algo que tu eligieras, simplemente lo eres y no puedes explicarlo, lo sientes y ya. Dios te ama y tiene gracia sobre ti.

    No generalicemos, yo no digo que TODOS los homosexuales sean abusadores de menores, que por ser homosexual, mira con ojos lujuriosos a TODOS los hombres.

    No todos los evangélicos son como crees, gracias a Dios no todos son así.

    Me encanta tu forma de escribir. De verdad que con todo respeto he respondido a tu opinión.

    Saludos

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Miguel /

    29/10/2014 1:33 PM

    Me parece que por medio de este artículo te has dedicado a tirar heces fecales con ventilador. Este artículo pudo haber rescatado cosas buenas de ambas religiones, ¡Que las tienen!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Ignacio Laclériga
    Ignacio Laclériga /
    29/10/2014 9:47 AM

    Gracias por tus comentarios Gustavo. Conviene dejar claro a todo el mundo que fue el propio Jesucristro el que vino a desmantelar algunas de las tradiciones y creencias basadas en los Antiguos Testamentos, que ahora los fundamentalistas rescatan con tanta ligereza y a conveniencia de sus propios intereses. Es por ejemplo el caso de la mujer adultera que iba a ser apedreda y el famos texto: El que este libre de pecado que tire la primera piedra. Me enerva como estos fariseos utilizan los textos bíblicos para mantener lo que es un ideología política reaccionaria, totalitaria y conservadora.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones