La risa es una cosa seria, nos parece a Emma Watson y a mí

Leo las últimas declaraciones del Vice de Turquía diciendo que las turcas no deberían reírse en espacios públicos y me entra la risa. Nos entra la risa a mí y a Emma Watson, que incluso fue a Estambul a fotografiarse. ¿A ustedes no? Es automático: leemos o escuchamos semejante tontería y ahí está. Bueno, por lo general yo me río mucho. Y lo hago a carcajadas, con una voz potente, me retuerzo y hasta lloro de risa mientras afilo mi ironía y preparo el sarcasmo. Suena a una risa normal, ¿verdad? Pues no.

Cotidianidad emma watson feminismo Fotos humor Opinión P258 política risa turquía
Esta es una opinión

La foto que Emma Watson subió a su cuenta persona en Twitter la semana pasada.

Por Emma Watson

Leo las últimas declaraciones del Vice de Turquía diciendo que las turcas no deberían reírse en espacios públicos y me entra la risa. Nos entra la risa a mí y a Emma Watson, que incluso fue a Estambul a fotografiarse. ¿A ustedes no? Es automático: leemos o escuchamos semejante tontería y ahí está. Bueno, por lo general yo me río mucho. Y lo hago a carcajadas, con una voz potente, me retuerzo y hasta lloro de risa mientras afilo mi ironía y preparo el sarcasmo. Suena a una risa normal, ¿verdad? Pues no.

No lo es para todo el mundo ni para todas las culturas. Yo soy de Estonia. Es un país europeo pequeño, nórdico, precioso y aunque para el Registro Civil panameño es el resultado de la imaginación extravagante y no existe en sus computadores, se los juro que existe. No es un país imaginario. Bueno, en Estonia no está muy bien visto eso de reírse en voz alta, reírse como yo lo hago. Molestos, me dijeron a menudo que se me podía escuchar a cinco kilómetros de distancia, pero yo sé que no era verdad. Mi risa alcanza a unos 200 metros, no más.

Por las cosas de la vida, de esta vida maravillosa, a los 23 años me mudé a España y descubrí que reírse así, de manera desinhibida, desde el fondo de tu alma, es lo más normal del mundo. Así que me quedé viviendo ahí. Para mi risa fue un alivio, fue el lugar perfecto. Desde entonces me río en el dormitorio, viendo las noticias, viajando por la carretera, escuchando a tantas y tantos políticos, leyendo una revista denominada femenina, leyendo un periódico denominado objetivo y sí, también me he reído en la iglesia.

A ver, no me entiendan mal. No me río constantemente, sin parar y sin motivos como si fuese un trastorno lo mío. No. También me enojo de vez en cuando porque me duele, me duele el mundo, pero me río más porque hay que reírse. La risa nos hace libres. Viendo la opresión que sufrimos y los constantes intentos de imponer nuevas maneras de reprimirnos, es hasta un acto de valentía. Porque la libertad, sobre todo la libertad de las mujeres, da miedo, mucho miedo. Por lo tanto, señoras y señores, la risa es una cosa seria. Y si Georges Clemenceau me permite, diría que demasiada seria para dejársela solo a manos de los hombres.

De ahí la foto que acompañará este blog. Esta foto consiguió 109 likes en Facebook en menos de dos días. Pasa siempre. Cuelgo ahí una opinión de feminista indignada con las injusticias, los femicidios o las afirmaciones sexistas del próximo rancio que te da dolor de ovarios y nada. Un par de tristes “me gusta”. Lo mismo pasa cuando comparto un artículo de alguna otra mente lúcida crítica con el neoliberalismo, con Israel o con el FMI. Recibo 4 tristes likes y si te he visto, no me acuerdo. Pero pongo una cara sonriente sin más mensajes y los “me gusta” llueven como los dólares en Panamá. Así que entiéndanme que prefiera colgar para la foto permanente una donde salga sonriendo. Porque desde las declaraciones del Bulent Arinç, el ministro gracioso turco, pero sobre todo desde hoy, que comienza la aventura Nómada, esta foto tiene un mensaje poderoso: la risa es una cosa seria. Porque la risa nos hace libres.

Anna Maria Penu
/

Escritora, politóloga, feminista europea en cuya piel América Central está empezando dejar sus huellas. Se nota en mi mirada, en mi manera de estar en el mundo. Aquí escribo con humor, con dolor y ternura. Escribo para seguir caminando.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

1

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Paulina Pineda /

    23/08/2014 7:26 PM

    Me encanto tu artículo, me sentí identificada con: "Y lo hago a carcajadas, con una voz potente, me retuerzo y hasta lloro de risa mientras afilo mi ironía y preparo el sarcasmo. Suena a una risa normal, ¿verdad? Pues no." Si me oyeras reír te juro que encontrarías no ser la única que disfruta del arte de reír. Gracias por recordarme que debo disfrutarlo siempre y no privarme de esa libertad.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones