Ni seguros, ni adoptados

En los últimos días, hemos presenciado dos eventos que nos despertaron una gran indignación e hicieron que dirijamos nuestra atención hacia la situación de la niñez y adolescencia en riesgo de nuestro país.  El fallecimiento de las niñas del Hogar Seguro y el amotinamiento de los jóvenes en conflicto con la ley en Etapa II, que cobró la vida de varios policías y monitores, han tocado fibras sensibles. 

Cotidianidad Opinión P369
Esta es una opinión

Foto de Flickr

Solos

En ambos casos hay hilos de similitud, como el abuso y condiciones en que viven nuestros niños y adolescentes, su procedencia de hogares que reproducen la violencia, así como una sociedad que ha contribuido a que terminen encerrados.

Sumándose a lo que sucede en las instituciones estatales que no funcionan, observamos con preocupación que uno de los orfanatos más conocidos por su noble labor y que ha demostrado funcionar, está en peligro de desaparecer.  Todo esto hace que otra vez nos interesemos por el tema de las adopciones. Lamentablemente, ese mismo espacio es aprovechado para informar de manera incompleta y tergiversar la realidad para servir intereses dudosos.

Se argumenta que si no fuera por el actual Consejo Nacional de Adopciones (CNA), muchos de nuestros niños en situación de riesgo ya estarían libres de violencia, abuso y pobreza – porque ya estarían fuera de Guatemala, o no estarían hacinados en centros como el Hogar Seguro. Pero si revisitamos las adopciones notariales, que era la forma en que se daban niños en adopción antes de 2007 cuando entró en vigencia la Ley de Adopciones, encontramos que eso no es necesariamente cierto.

La adopción da la oportunidad a un menor de contar con una nueva familia en caso de orfandad, abandono o cuando hay abuso dentro del hogar. Siempre se busca el mejor interés de la niña o niño.  La actual Ley de Adopciones prioriza que sea adoptado por un miembro de su propia familia; en su defecto, por alguien de su comunidad, u otra familia guatemalteca y, en última instancia, por un extranjero. Detrás de esto hay una lógica que incluye mantener al menor en su propia cultura y que, tanto gobierno como ciudadanos velemos por el bienestar del menor.  Este tamiz que no existía con las adopciones notariales hace que el trámite tome más tiempo que antes, aunado a que no es fácil encontrar familias idóneas (ni dispuestas a adoptar) dentro del país. Con el tiempo, los bebés crecen. Y allí se da uno de los primeros (y más tristes) problemas del sistema: a mayor edad, menor probabilidad de ser adoptados.

La ley actual se diseñó a partir del Convenio de la Haya, porque Guatemala figuraba entre los principales países que exportaban niños con el disfraz de una adopción legal, violando una larga lista de derechos humanos. Sin perjuicio de que algunas adopciones hayan sido exitosas, no podemos ignorar que muchos menores fueron objeto de trata, venta de órganos, abuso sexual y explotación laboral, así como que sus padres fueron extorsionados, engañados y explotados por redes clandestinas de adopciones.  En pocas palabras, aquí los grandes perdedores siempre son los niños, porque igual no se les garantizó que estuvieran libres de violencia, abuso ni pobreza. Pero sí hubo personas que ganaron. Ganaron mucho dinero. Pueden ver este video que explica brevemente cómo funcionaba antes el sistema de adopciones.

La ONU y sus agencias no andan procurando instalar normas internacionales antojadizamente, sin conocimiento previo de la problemática de los países.  Obviamente, hubo fuerzas que se opusieron a la aprobación de la nueva ley. Pero se terminó aprobando principalmente debido a la presión de congresistas de los Estados Unidos, en respuesta a quejas de familias que fueron estafadas por redes de adopciones.  En algunos casos, ya habían desarrollado lazos de afecto con el menor.

El CNA es producto de la ley nueva y los menores dejan de ser exportados a Estados Unidos y otros países. Como externalidad, se castigó a las familias y orfanatos (como el de la monja Inés Ayau), que sí adoptaban de buena fe.  Los principales responsables de esta injusticia fueron los integrantes de bandas de tráfico de niños, disfrazando sus crímenes con adopciones notariales.  Pero la mínima red de familias adoptivas guatemaltecas dispuestas a adoptar a un niño también es causa de que los niños terminen encerrados. Así, los jueces paran mezclando menores esperando adopciones con otros en conflicto con la ley, víctimas de abuso, con capacidades especiales, etc.  La realidad es que no hay dónde ponerlos y pocas personas los quieren en sus hogares.  Una vez más, los grandes perdedores en esta historia son los niños y las niñas.

Antes de que existiera el CNA, más de 4,000 menores tenían la “oportunidad” de ser adoptados en el exterior anualmente. Ahora se quedan aquí, expuestos a la violencia, el hambre, a las maras.  ¿Será que si eliminamos el CNA y volvemos a las adopciones notariales, realmente vamos a darle un mejor futuro a nuestra niñez?  Si la solución es sacar a los niños de Guatemala (a través de adopciones o que migren al norte), me parece que el CNA no es el verdadero problema. La niñez guatemalteca se merece más que solamente sacudírnosla de encima.  Hay condiciones que no estamos creando en el país para que nuestros hijos se queden y crezcan sanos, libres y sin violencia.

 

Mariana Castellanos
/

Guatemalteca por decisión y gitana por destino, recorre el mundo buscando desaprender para aprender. Estudia la corrupción y la fiscalización social - promueve su conocimiento y concientización. Cuestiona, investiga, escribe y baila mientras cocina.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

12

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Samantha /

    28/03/2017 1:09 PM

    el CNA hace ralmente difícil adoptar nacionalmente, conozco dos parejas que han terminado procesos de adopción por falta de apoyo, creo que con esta crisis el CNA no debe ser tan cerrado y apresurar el proceso. Tambien quitar las reglas tan absurdas como si yo conozco ya al niño no puedo adoptarlo, todo debe ser anónimo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Claudia Cruz /

      28/03/2017 10:33 PM

      Lo que se adopta es un niño no una mascota. Conozco de cerca los procesos y funcionan, el problema es que la gente pretende procesos exprés que pasen por alto factores vitales para el bienestar de los niños. ¿Si no tienen paciencia ni para eso, la tendrán para ser padres?

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Miriam Rodriguez /

    28/03/2017 10:53 AM

    Buenos dias leyendo este articulo me gustaría aportar algunos conceptos e informacion que estoy segura son importantes para la opinion pública.
    1) los niños, niñas y adolescentes llegan a estos espacios llamados centros de acogimiento residencial con una orden judicial.
    2) Sus motivos son violencia fisica, negligencia, abuso sexual, REBELDIA, adicción a drogas y victimas de afiliación a pandillas. el abandono es ultimo y mas escaso motivo
    3) De los 570 aproximadamente que estaban en el Hogar Virgen de la Asunción solo 35 eran por abandono o sea no cuentan con recurso familiar. Lamentablemente 33 son niños mayores de 12 años con discapacidad.
    Por lo que la adopción no es un tema que este relacionado a los problemas que afrontan la niñez en este pais.

    Si creo que es urgente que el Estado promueva mas politicas, programas que afiancen la capacidad de los padres de entender a sus hijos en sus diferentes etapas de vida.

    De no hacer esto se vislubra que los 64,000 niños, niñas nacidos en 2015 hijos de niñas y adolescentes, en su mayoría resultado de una violacion.. un futuro aun mas incierto que actualmente vive la niñez y adolescencia en Guatemala

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Dominy Serrano /

    28/03/2017 10:20 AM

    Realmente creo que les hace falta investigación de campo, referente a este tema... he seguido la linea de todo lo que han publicado en referencia.
    En primer lugar la ley de adopciones tiene que tener modificaciones (deberían de leerla), desde que fue creada las adopciones se vinieron abajo, no solo en el ámbito internacional, si no nacional, realmente creen que hay gente que no quiere adoptar niños en Guatemala??, solo en mi circulo social he sabido de 5 familias que han tenido intención... pero de saber que el proceso es tan lento y mal realizado es un tema como "tabú", una de esas familias trato por más de 4 años en poder adoptar y a la larga mejor desistieron.... Solo para que tengan idea, el caso mas cercano es de un familiar que lucho por una niña de un hogar, la familia aparte de ser de escasos recursos hay problemas de violencia familiar, como la madre sigue viva (aunque tiene problemas de adicción) el juez no permite dar a la niña en adopción, a sí que adivinen que... la niña sigue en el hogar sin que la madre la tenga y obviamente no se puede adoptar... Pero por si fuera poco la nena tiene cáncer, mis familiares pudieron darle todo a esa nena, pero la ley no lo permite!!!! Han escuchado en algún momento que un juez disponga que unos padres no son aptos o les han quitado la potestad?, solo en los hospitales nacionales llegan una cantidad de niños por abusos sexuales, generalmente de familiares, los padres apelan y se los devuelven!!! Tendría mucho que contar que me enoja.... Pero a lo que quiero llegar es que el concepto de poder "adoptar" es casi imposible en Guatemala, la ley siempre ampara a la familia, padres biológicos, tíos etc. Sin dar opción a otras personas, sin mencionar que si una mujer quiere dar su hijo en adopción porque no quiere ser madre pero si tener al bebe, puede apelar hasta las 6 semanas de nacido, ser mayor de edad y nunca conocer a las posibles familias, sin mencionar que solo un juez puede decidir eso, por cierto. Algo absurdo no?...

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Claudia Cruz /

      28/03/2017 10:37 PM

      No es imposible pero uno debe entender en donde está parado, este país está en ruinas y ese caso solo es un ejemplo, pero no por apresurar un caso vamos a poner en riesgo a muchos más niños. Yo también tengo ejemplos de adopciones exitosas. Que debe reformar sí pero no para abrir un chorro y que adopte cualquiera. La sola intención de adoptar no hace idóneas a las personas.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Vivi /

    28/03/2017 6:47 AM

    El tema es más complicado que ley si o ley no. Pienso que falta un compromiso real de parte del gobierno para hacerse cargo de la niñez... Mientras tanto a río revuelto ganancia de pescadores.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Edu Rivera /

    27/03/2017 9:35 PM

    Se utilizan argumentos falsos, decir que las adopciones antes eran para quitarle organos a los niños es absurdo, las redes que se dedican a esa practica simplemente se roban a los niños y no van a tramitar un proceso caro donde los adoptantes estaban plenamente identificados y analizados por profesionales del pais de destino. Si bien en los dos sistemas se vulneran los derechos de la niñez definitivamente es con el nuevo sistema donde les a ido realmente mal. Las familias en guatemala no adoptan eso esta demostrado despues de 10 años con el nuevo sistema el promedio es de 75 adopciones al año, ¡es terrible! entonces por que insistir que tienen que permanecer en su pais, en su cultura ? Sera la cultura del crimen del abuso de la desnutricion, de las maras? A esa cultura? Mientras se dan las condiciones en el pais (que usted indica) para que los niños se queden en su cultura con sus familias (o sea nunca) mejor que el CNA implemente la adopcion internacional y que tengan su destino en otra cultura en otro ambiente. Es mi opinion.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Claudia Cruz /

      28/03/2017 10:39 PM

      Se denota mucho desconocimiento del tema. Las familias sí adoptan pero una cosa es quererse llevar a un niño como producto de supermercado y otra tener la paciencia y tenacidad para de verdad ser padre de un niño adoptado. El proceso requiere paciencia. Hay casos exitosos.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    César A. /

    27/03/2017 6:31 PM

    ¿Sacudirsela de encima?
    Gracias a que antes del CNA existiera, uno de mis familiares fue adoptado por una familia Europea después de quedar huérfano, luego esa familia adoptó a otros dos niños, uno de ellos con Síndrome de Down, ahora uno es cirujano exitoso y el otro diseña los sistemas de frenos para BMW, y quién tiene síndrome de Down Vive una vida plena ayudando en una clínica veterinaria.
    Ustedes, en medios sesgados de izquierda siempre piden intervención estatal, que en este caso concluye en que nadie es adoptado y la gran mayoría se vuelven delincuentes.
    Así que ahora, no se razguen las vestiduras.

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!

      Claudia Cruz /

      28/03/2017 10:42 PM

      Qué ejemplo tan manipulador. Que se necesita reforma sí pero no para dar a los niños como en oferta. El proceso se tarda lo que se tiene que tardar. Habemos muchos adoptados con padres guatemaltecos viviendo en Guatemala con una vida plena y feliz. La buena vida no solo existe del otro lado del mundo.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      W.Brandt /

      27/03/2017 7:57 PM

      ...y que fue que en su familia dejaron ir a uno de los de su sangre a un pais europeo socialistoide?

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones