Esto es lo que les digo a Lenny (y su pene) por su accidente de ayer

Mi crush con Lenny Kravitz comenzó exactamente en el segundo que lo vi blandir sus pesados dreadlocks, rockeando una guitarra eléctrica en forma de “A” en el video de “Are you gonna go my way” en una suerte de arena futurista de luz, cámaras y acción. ¿Quién era esta criatura? ¿Era acaso una reencarnación del dios Ares? ¿Era real? ¿Era ¡negro!? Esa idea quedó grabada en el imaginario colectivo de toda una generación cuyo cerebro, a partir de ahí, escuchaba sexy y computaba Lenny.

Cotidianidad concierto feminismo Lenny Kravitz masculinidad P369 pene relfexiones sexy

Chan chan chan chán.

Imagen: Youtube

Ya se imaginarán la morbosidad con la cual recibí la noticia que circulaba en las redes sobre el incidente ocurrido durante un concierto de la estrella en Estocolmo. No sabía muy bien qué había ocurrido, pero las palabras flotando en el aire eran, concierto, Lenny y pene.

Inmediatamente guglié el video y durante dos minutos y once segundos me quedé estática, sin parpadear frente al ordenador, esperando el momento de la verdad y ahí estaba: en un desventurado movimiento, el pantalón de cuero se rompió dejando al aire su paquete. El pene de Lenny hizo una aparición estilo bungee jumping y salió a saludar al mundo entero, mientras en mi cabeza un coro celestial de arcángeles entonaba un aaaaaaaaaaaaaaaaaaaleluya, luego un scratch, luego silencio, luego un grito mental exactamente como el de Munch: Noooooooooooo ¡El pene de Lenny Kravitz es ¡¿chiquito?!

Inmediatamente comencé a cotejar opiniones, leyendo tuits y posts por doquier, queriendo estar equivocada, hasta hice una oración. Incluso llegué a intercambiar comentarios con personas conocidas que habían estado presentes durante el desafortunado evento, necesitaba un reporte real desde la línea de fuego, el cual suscribo literalmente:

“Todo depende: si le sumas las 8 horas de jet lag, la algarabía de estar cerca del Mar Báltico, en un país socialista del primer mundo con un par (ajá) de vinos rosados y sidra, todo se ve grande y maravilloso. En su máximo esplendor.” Confusión total y risas, embriagada en comentarios contradictorios. La mitad de mi TL se dio a la defensa y la otra mitad al vituperio.

Imbuida en el caos, recordé una conversación que sostuve con un grupo de amigos recientemente respecto a la construcción tan machista que existe en nuestra sociedad sobre la hombría y su relación directamente proporcional al tamaño de su falo. Macho que se respeta tiene grande la verga, diría por ahí algún vulgar transeúnte.

¿Es acaso necesario que Lenny la tenga grande para despertar en mí estertores de placer con solo verlo? ¿Es un miembro viril grande a lo que estamos reduciendo nuestra experiencia de placer sexual? ¿Estamos empujando a nuestras parejas a alcanzar estándares corporales ridículos? ¿Estoy yo reafirmando con mi afán de que Lenny sea un trípode, los patrones enfermos de nuestra colectividad? ¿Me estoy convirtiendo en mi propio psicoanalista? ¿Cómo la hace sentir eso?

 

Si por una mala pasada del destino no les abre el video, aquí el pene de Lenny.

Si por una mala pasada del destino no les abre el video, aquí el pene de Lenny.

Después de mucho cavilar, la conclusión es reveladora. Los dioses son humanos y los rockstars de carne y hueso. Aterrizado el insight, y aprovechando la plataforma virtual, me gustaría dejar estas líneas por si en un golpe teatral, el mismo Kravitz lee esta entrada: Querido Lenny, pudo haber sido peor, pudo haber sido más chiquita.

Claudia Armas
/

Pirómana.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

14

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    jOse /

    03/09/2015 10:14 AM

    Lamentable...

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Hoyporhoy /

    07/08/2015 4:05 PM

    Otra cosa que nunca serás: Escritora o periodista. De verdad no tienes otra cosa de qué escribir? Una idea: Nómada, si no hay nada bueno que poner y tienen que poner algo.... que tal un crucigrama?

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Jose /

    07/08/2015 5:20 AM

    Yo defiendo la libertad de expresión y haciendo uso de ese derecho puedo decir que el "artículo" me pareció espantoso y denigrante, la persona que escribe ha tenido mala suerte de conocer hombres tan machistas porque al parecer piensa que pensamos como ella escribió. Desearía no haber entrado a esta publicación para no haberle dado más "vistas" ni mucho menos estar comentando pero sentí la obligación moral de hacerlo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Luis /

    06/08/2015 2:51 PM

    Entre este y el artículo de camisolas de fútbol... Así vamos.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    G /

    05/08/2015 1:43 PM

    Dobles estándares para el morbo sexual femenino y masculino ... será que si yo le mando un artículo a Nómada sobre mi decepción por los pechos pequeños o sobre la vagina no tan agraciada de alguna Pornstar, me lo publican?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Edgar /

    05/08/2015 1:26 PM

    Me temo que Nomada ya va siguiendo los desafortunados pasos de Plaza Pública, con este tipo de articulitos sin sentido. Mal, vamos mal.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Tom /

    05/08/2015 1:17 PM

    Que lástima que Nómada reproduzca la escuela de periodismo de Buzzfeed. Ya hay suficientes artículos sobre temas que no son temas en el internet. Por lo menos las columnas de sexualidad son interesantes, pero podrían ser más profundas.

    Y al fin, hay penes que flácidos son chiquitos y erectos son mucho más grandes. Espero te sirva de consuelo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    carrillorodas@icloud.com
    Diego Carrillo /
    05/08/2015 12:00 PM

    Hay penes de diferente tamaño, tanto de largo como de grosor, rectos o curvos. Con circunsicion y sin.

    Pero solo existen dos tipos a grandes rasgos.

    1. Son los que vienen de menos a más. Cuando están dormiditos están escondidos como las tortuguitas.

    Y el pene que,....

    2. El tamaño se mantiene al estar dormido, o sea cuando se calienta solo se levanta, aumentará levemente el grosor y la ereccion.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Clau /

    05/08/2015 11:57 AM

    Fatal este artículo, pero si de cosas triviales se trata es mejor el de la camisola de fútbol.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    qwrty /

    05/08/2015 11:03 AM

    Nómada, a veces me decepcionan. Qué texto tan malo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones