Un porrito

El diputado Álvaro Velásquez, de la bancada Convergencia, presentó esta semana una propuesta para regular el cultivo, la producción, la comercialización y el consumo –tanto medicinal como recreativo– del cannabis y sus derivados.

Cotidianidad Opinión P258
Esta es una opinión

Otra pregunta está sobre la mesa: ¿es factible legalizar la marihuana en Guatemala?

Foto: Flickr, Sebastián Toledo

Según el video que él mismo compartió desde sus redes sociales, ésta es una propuesta con un enfoque integral en seguridad y salud pública. Plantea además la recuperación de la economía relacionada al cannabis, que actualmente está en manos del narcotráfico, así como la revisión y modificación de la actual Ley de Narcoactividad.

Explica también que el gravamen propuesto para la venta es del 10%; dicho gravamen sería administrado por la SAT, destinando 50% a la PNC y 50% a los hospitales. Termina invitando a tener un debate informado y sin complejos respecto al tema, exhortando al país a caminar por el rumbo de la modernidad.

La respuesta del Presidente del Congreso, Mario Taracena, no se hizo esperar: “Delicado el tema. El último que presentó una iniciativa de esta naturaleza terminó preso. Respeto su valentía, pero es una marihuanada más”.

¿Es una marihuanada más? A mí me parece que lo más interesante de la propuesta de Convergencia es la invitación a discutir el tema con seriedad, alejándonos de toda postura sensacionalista.

Para comenzar, tendríamos que reconocer que la nuestra es una cultura del exceso. Basta con ver lo que sucede con las drogas legales como el alcohol. No es una cuestión de que nos encante el guaro –aunque también– sino es una cuestión de querer escapar. Escapar de un hogar violento, o de un trabajo mierda, o de una relación abusiva, o del crudo abrazo de la pobreza, o de la falta de oportunidades, o del hecho que Jimmy Morales sea nuestro presidente. Lo cierto es que las drogas ofrecen la posibilidad química para adormecer nuestro dolor.

Tendríamos que hablar también de la ignorancia que impera en la sociedad respecto al tema de las adicciones y el nulo interés por entender sus raíces. Ser un adicto o tener un adicto en la familia es una vergüenza, un tabú, algo que se esconde debajo de la alfombra, que no se discute. Si un hijo o una hija resultan siendo pasteros, alcohólicos o marihuanos, lo que toca es encerrarlos en uno de esos centros de rehabilitación para que les quiten las mañas. En algunos pueblos hasta encierran bajo llave al bolito para que no salga a hacer clavos. Todo, menos enfrentar la adicción como un problema integral. Se ve al adicto como un fenómeno aislado, cuando también es parte de un sistema familiar disfuncional.

Todos somos en pequeña o gran medida adictos a algo, pero la adicción a las sustancias ha sido comunicada con un guión de satanización bajo el lente de intereses políticos y económicos específicos. ¿Por qué el consumo de azúcar, la adicción al sexo, la neurosis, la co-dependencia o la ludopatía no ocupan el mismo grado de importancia en la agenda pública? ¿No es acaso cualquiera de estos comportamientos adictivos un problema igual de nocivo para la sociedad?

De las implicaciones de legalizar el cannabis, hay infinidad de posturas a favor y en contra, todas muy bien argumentadas. No seré yo quien desarrolle un ensayo sobre la factibilidad de legalizarla en Guatemala. Sin embargo, creo que con nuestra cultura agraria, nos podríamos convertir en excelentes productores de cannabis, sacándole provecho a la tendencia mundial de la despenalización. Tampoco estaría mal –siguiendo la agenda de desarrollo de Guatemala como destino turístico–, explorar una nueva veta que nos coloque en la jugada junto a Uruguay, Portugal o Jamaica como una coordenada “weed friendly”.

Por último me gustaría agregar que algunas personas que conozco serían mejores seres humanos si de vez en cuando se fumaran un porrito.

Claudia Armas
/

Pirómana.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

23

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Centro de Psicologia Integral /

    06/09/2016 5:27 PM

    Rehabilitación Integral es un programa ambulatorio de recuperación y prevención de las conductas adictivas. El mismo se encuentra dirigido a personas que deseen un tratamiento no residencial, con el fin de desarrollar herramientas para el mejoramiento de su bienestar físico y mental. El proceso ofrece facilidad de horarios que no intervengan con otras áreas importantes de la vida de los usuarios. También contamos con programas de prevención de las adicciones, tanto individualizados como grupales, al igual que procesos de tratamiento para la codependencia.
    www.rehabilitacioncostarica.com

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Armando Mejia Villarreal /

    27/04/2016 3:18 AM

    Me gusta su artículo. Y apoyo la iniciativa del dipucaco. (Todos son dipucacos hasta que no demuestren lo contrario ).
    La he fumado desde la universidad. La dejo de fumar cuando quiero. No crea dependencia física. Lo mejor de legalizar la mariguana es quitarle el negocio a los narcos. El impuesto beneficiaria a salud pública (excelente idea).
    Es mucho riesgo comprarla porque uno se expone a los vendedores delincuentes.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Andres /

    20/04/2016 2:42 PM

    Claudia escribe como canta y toca. MAMARRACHO.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Peter Lim /

    20/04/2016 11:34 AM

    A mi amigo DIpukid le gusta tu columna y aprueba al 100% la legalización de mariguana.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    OMajus /

    16/04/2016 12:44 AM

    Resido en el exterior y he observado de frente los beneficios de la legalización de la marihuana. El impuesto recaudado por el estado provee fondos para obras de mejoría en escuelas y caminos. En lo personal, me he beneficiado de su consumo: Me ayudó a regular mi patrón de sueño, alivia el dolor crónico que provoca el tener dos vertebras (T11 y T12) afectadas por artritis. El beneficio mayor ha sido el poder controlar los síntomas de depresión. No niego que disfruto su uso, pero el concepto de 'marihuano' no viene al caso. Tengo familia, trabajo y mis actividades transcurren como las de cualquier otra persona. Creo que es cuestión de educar al público.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Marco Zapparoli /

    15/04/2016 9:02 PM

    Me parece totalmente errado! La persona que escribió esto lo ve desde una perspectiva netamente económica y con libertinaje; como futuro profesional de la salud puedo opinar que el cannabis no es una sustancia que debe tomarse a la ligera porque a parte de tener efectos negativos (sobre todo en la memoria e inteligencia) es la puerta de entrada de otras drogas. Lo último que necesita este país es que su gente pueda ser libre de tomar sustancias que la harán menos pensante y probablemente incrementen la carga del sistema de salud

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Luis Mebdizabal /

      25/04/2016 8:45 AM

      Como futuro profesional dr la medicina estas descontinuado si no sabes los miles de beneficios medicinales del cannabis. En todo caso libera la carga de salud del país, es una alternativa.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      Jose Samayoa /

      16/04/2016 3:12 PM

      Me gusta que la gente opine, asi como a mi me encanta opinar...Todo esto es un debate.

      Pero en un debate se trata de compartir ideas con argumento.

      Un consumo moderado de la Marihuana aumenta el nivel de inteligencia, el uso en exceso ciertamente reduce en 4 0 6 el IQ de una persona, aunque sin daños permanentes. Si la persona deja de fumar de manera excesiva, pronto recuperan su nivel de inteligencia. Hay estudios realizados sobre esto si queres confirmarlo.

      La asociación entre el consumo de cannabis y la mala memoria es milenaria y tan frecuente que se ha adoptado como parte del estereotipo estándar de los consumidores de cannabis.

      Parece que la memoria episódica a corto plazo y la de trabajo se ven mucho más afectadas por el consumo de cannabis, crónico y continuado, que la de aquellos que no suelen consumir. Por otro lado, aún no se ha podido demostrar que tenga efectos sobre la memoria a largo plazo.

      Se han realizado decenas de estudios sobre la relación entre el consumo de cannabis y el deterioro de la memoria. En general, se tiene la convicción de que la intoxicación aguda de cannabis produce alteraciones de la memoria episódica a corto plazo y de la memoria de trabajo, y se cree que éstas persisten durante varias semanas después del consumo. Sin embargo, en unos cuantos estudios, se ha demostrado que apenas se producen efectos importantes. Es posible que las diferencias en la metodología expliquen estos resultados contradictorios, ya que se cree que el deterioro depende de varios factores, entre los que se incluyen la proporción de cannabinoides, la duración y la frecuencia del consumo.

      Otra vez se recalca que el exceso puede llegar a ser un factor dañino, pero en un nivel bastante reducido. Es por eso que incluso en la iniciativa de ley que el Diputado Alvaro Velasquez propuso, se indica que la educacion sobre el consumo de esta planta tiene que ser algo que se lleve a cabo. Educar a esos Jovenes y Adultos de que la Marihuana no es un "Escape" o una "Moda", sino que es meramente para motivos recreativos y medicinales.

      La teoría de la puerta de entrada presenta el uso de drogas como una progresión ordenada en la que los usuarios se mueven de las drogas legales como el alcohol y el tabaco a la marihuana, y de ahí a las drogas duras como la cocaína, la heroína y la metanfetamina. Por lo tanto, la marihuana es mala porque lleva a cosas que son aún peores....Pffff.

      Es una teoría clara, fácil de vender. El problema es que los científicos siguen haciendo agujeros en ella. En un estudio financiado por el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, los investigadores de la Universidad de Pittsburgh dieron seguimiento a los patrones de consumo de drogas de 224 niños, a partir de los 10 a 12 hasta los 22 años. Desde el principio estos niños confunden las expectativas. Algunos siguieron el paradigma de la puerta de entrada tradicional, comenzando con el TABACO o el ALCOHOL y pasar a la marihuana, pero en algunos se invirtió el patrón, a partir de la marihuana en primer lugar. Y algunos nunca progresaron de una sustancia a otra en absoluto.

      Cuando examinaron los datos detallados sobre estos niños, los investigadores encontraron que la teoría de puerta de entrada no se mantiene; los factores ambientales, tales como las características del vecindario juega un papel mucho más grande que la droga que los niños empezaron a usar primero. "Las drogas Abusables", escribieron, "no ocupan un lugar específico en una jerarquía, ni una posición discreta en una secuencia temporal"

      Los datos no muestran que la marihuana cause el uso de otras drogas, sino que indica que los mismos factores que hacen que la gente este dispuesta a probar marihuana también los hacen propensos a probar otras sustancias.

      En el golpe final a los reclamos de que la marihuana debe seguir siendo ilegal nos impide convertirnos en una nación de hard-drogadictos, los investigadores agregaron que cualquier efecto de puerta de enlace, que sí existe, tiene "más probabilidades de ser social que farmacológico", se producen porque la marihuana, lleva a los usuarios a un proveedor (de igual o mercado negro), que finalmente se convierte en la fuente de otras drogas ilícitas. En otras palabras, la puerta de entrada no es la marihuana, es que ponen a las leyes de la marihuana en el mismo metro penal con otras drogas duras.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      OMajus /

      16/04/2016 12:53 AM

      Trabajo en una universidad. No he tenido problemas de memoria y menos de aprendizaje. Creo, futuro medico, que tendría ud que enfocarse en el proceso de absorción de los canabinoides y su clasificación, porque no todos funcionan de la misma manera. Le recomiendo también que ponga atención especial a la fisiología y química de la adicción, porque a diferencia de la nicotina, por ejemplo, los canabinoides no se integran a la neuroquímica creando la necesidad propia de una adicción. Hay varios libros interesantes al respecto. Le recomiendo investigar.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Medrano /

    15/04/2016 8:17 PM

    Sí claro. Lo que tú digas querida Claudia.
    "Fumar un porrito, para ser mejor persona"
    ¿Qué sigue? ¿Los besos negros a tu jefe te darán mayor estabilidad económica?

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!

    carlos fuentes /

    15/04/2016 5:52 PM

    Hay que considerar entre otras muchas cosas que la marihuana no produce los mismos efectos nefastos para la economía familiar, que el alcohol, puesto que el alcohol provoca que las personas se gasten el salario de la manutención familiar en el fin de mes o fin de semana y que ese es uno de los grandes flagelos que aquejan a la sociedad; no así la marihuana que puede ser cultivada en casa por el consumidor, además de la doble moral que representa el hecho de que uno sea legal y otro no.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      P. Choy /

      17/04/2016 12:26 PM

      La Mariguana si produce problemas en la sinapsis cerebral a largo plazo provocando demencia senil adelantada y otros problemas.

      Si se toma o fuma controlada mente como un medicamento realizado por un doctor no habrá problema.

      Pero si es de uso diario y con adiccion definitivamente habrán consecuencias graves a la salud. Comprobado.

      Hay que educar y decir la verdad, los bolos se mueren y los mariguanos a igual esconder eso es mentir y auto justificar una adiccion

      Todos los amigos que tengo que han tomado drogas han parado muy mal en la calle todos empezaron con Mariguana y luego otras algunos han fallecido.

      No nos confundamos Las Drogas Matan

      ¡Ay no!

      1

      ¡Nítido!

    Manuel Aler /

    15/04/2016 4:10 PM

    Sea como sea, hay un montón de gente que le pone al mosh (a la mois, a la maría, al monte, a la mota) aunque no esté autorizado y sea ilegal. Por eso es un buen momento para hablar sobre el asunto, sin moralinas, sin hipocresía; como la llamada "Ley Seca", impuesta por fanáticos evangélicos y mantenida ahí por sus pares cachurecos católicos. La mara de todos modos chupa y chupa más, y con más ganas (le entra a muerte). Veanse los ejemplos de países vecinos como México, Nicaragua, Costa Rica y los de América del Sur en los que no hay horario que limite el consumo de alcohol en lugares públicos y la criminalidad o los accidentes asociados no son mayores que en "guatemalita", en donde nos tratan como burros, para que nos comportemos como mulas y, en donde los dipucacos chupan como coches y fuman monte como giordanitos, pero no se atreven a tocar el tema porque "es delicado". Si pues. Bien por la iniciativa de Alvaro Velásquez, sin pajas, sin tapujos. A entrarle.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Pamela Arreaga /

    15/04/2016 2:44 PM

    Si, este este un tema que se debe tomar con seriedad, con mente y corazón abierto. Cuando leí la respuesta que dio Taracena, pensé: decir que es sólo una "mariguanda" denota completa ignorancia. Hay muchos puntos que tocar a favor de esta planta (si, recuerden, en una plantita que se encuentra en la naturaleza, no es algo creado por el hombre para manipular y fucktopiar sus cerebros). Su uso medicinal va desde mejorar la calidad de vida de un paciente con cáncer, pasando por ayudar a niños a los que han recetados DROGAS CREADAS POR EL HOMBRE cómo Ritalina y Aderall a tener um mejor futuro en el que no se volverán adultos adictos, depresivos y hasta violentos. Y no olvidemos que esta plantita puede ser un excelente analgésico. Y así, se podrían mencionar muchos puntos positivos del canabis. Lo único malo que yo veo es el prejuicio de la gente, no se puede ni hablar del tema porque ya te tachan de mariguano, drogadicto y vago.... en serio?. Una vez leí en la revista Domingo de Prensa Libre un artículo sobre una destacada química bióloga, que cuando le preguntaron que pensaba de la marihuana, en tono así de mojigata religiosa, dijo que era una droga y que no hay pruebas de que tenga ningún beneficio (algo así, el artículo es de hace un par de años) EN SERIO?!?!?! .... no hay esperanzas si hasta nuestros destacados científicos se oponen y niegan ciegamente el hecho de que la marihuana pueda ser de beneficio alguno, agreguemos a esto la religión, que es uno de esos factores que siempre van a poner obstáculos a movimientos progresistas cómo la legalización de la marihuana, promover el uso de anticonceptivos en las escuelas secundarias o "Dios no lo quiera, el aborto". El hecho es que el único mito urbano sobre la marihuana es que te lleva a otras cosas; sólo si sos un idiota que hace las cosas porque los demás lo hacen o un cobarde que usa cualquier excusa tonta para justificar tus malas decisiones, entonces sí, la mariguana te puede llevar a otras cosas, por mula. Pero si estás consiente de tus actos, te informas y sabes lo que es bueno y malo para vos, entonces la mariguana no te va llevar a ser un drogadicto sin remedio, tal vez un despistado, con ojos rojos que se come todo lo que encuentra, pero no un delincuente, fijo. Y ese es el problema, que traten el consumo y la posesión como un delito, por eso el principal tema a tratar no es si es buena o mala o si se debe legalizar o no, el primer tema es la despenalización, algo tan fácil de aprobar, que le podría ahorrar al estado millones de quetzales, porque se dejarían de gastar dinero en llevar procesos legales en algo estúpido como que le encontraron un porrito a un patojo qué sólo iba de camino a su casa de regreso de traer el pan y lo agarraron en su escapadita. Casos como estos y similarmente sin ninguna importancia o impacto en la sociedad hay muchos, y es ridículo que en un país tan violento, y tan pobre, el consumo del marihuana se vea como un acto de satán.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones