¿Usarías tu camisola de fútbol en una cita?

Hace tiempo que tengo una duda. Tengo varias dudas y muy variopintas, es verdad, pero esta es tan grande e inquietante que apenas me deja dormir por las noches y hoy, por fin, me he armado de valor para hacerlo público porque creo que es importante.

Cotidianidad futbol Opinión P258
Esta es una opinión

Foto: FCBarcelona

Puede que haya millones de personas sin poder dormir por la misma razón y hay que hacer algo al respecto pero ya. Así que la voy a plantear aquí, delante de los ojos del mundo para encontrar una explicación, alguna respuesta coherente para calmar ese desasosiego. Y puede que este atrevimiento me traiga la ira de los dioses futboleros pero también sé que miles de cerebros son mejores que uno solo (a ver, tampoco nos vamos a venir arriba, ya que estoy hablando en general porque ya sabemos que no pasa, ni de lejos, siempre).

¿Listos?

Bueno, aquí va. A mí me gustaría saber ¿quién fue el primer varón que pensó que llevar una camisola de fútbol fuera de los campos de fútbol como una prenda de vestir apropiada sea una buena idea?

En serio ¿quién fue? ¡Qué levante la mano!

Porque, chicos, no, no lo es. Casi nunca. Es decir, hay un incendio en tu casa y lo primero que pillas para ponerte y salir huyendo para salvarte la vida es una camiseta de tu selección pues sí, se entiende. O tu novia te echa de casa (y estoy segura, segura, pero segurísima que lo primero que tira por la ventana para expresar su inconformidad con ciertos aspectos del vínculo es tu camiseta de fútbol que tú amas tanto y ella detesta) y ahí, pues también, para no andar desnudo y avergonzado por las calles de tu pueblo hasta la casa de tus padres te pones tu camiseta y se entiende.

O, digamos, los zombies conquistan el planeta y la única protección contra ellos, antes de que llegue el héroe gringo a salvarnos, es una camiseta de fútbol porque te convierte en invisible o provoca arcadas y repulsión también en los zombies y pues mira, ahí no te digo que no, se entiende que la lleves puesta. Ahora, en el resto de los casos no hay excusas. No se comprende ni es adecuado ni te hace atractivo.
  

Foto: Anna-María Penu

Foto: Anna-María Penu

Y tú dices, todo indignado, haciendo gala de tu sentido común: “Pero ¿ni para conducir un taxi?”

No.

“Y ¿el sábado por la tarde para pasear con la familia?”

No. No traumatices más a tus hijos e hijas de lo que ya estás haciendo.

“¿El viernes por la noche en la barbacoa con los amigos?”

¿Tus amigos tienen ojos? ¿Sí? Entonces no, tampoco.

“¿El domingo por la mañana para ir a la iglesia?”

No. Creo que es un pecado.

“Y ¿ni para andar por casa?”

No. Si quieres que tu pareja te siga deseando.

“Pero en un funeral sí, ¿no?”

¿Tienes más camisetas en tu armario? ¿Sí? Entonces no. En la mayoría de las culturas y lugares del mundo se lleva ropa elegante para momentos importantes. Ya sé que en una aldea de Sierra Leona es considerada como un uniforme en los funerales pero sus circunstancias de vida son bastante atroces para ponernos tiquismiquis con la ropa.

Y entonces dices tú, con esa mirada picarona, juguetona que te caracteriza: “Y ¿en una cita?”

Y me pregunto yo, ¿en serio tienes una?

A ver, no hace falta ser Freud para saber que el varón es capaz de vestirse de futbolista para compensar frustraciones pasadas, deseos incumplidos, para soñar con una vida distinta y de ahí ese triste enaltecimiento de referentes futboleros que a pesar de no exaltar públicamente adoran en su fuero masculino e interno.

He aquí otra evidencia que las raíces del patriarcado destruyen, además de otras muchas cosas, cualquier signo de elegancia en nuestros compañeros de vida y eso también hay que combatirlo con pasión.

 

Anna Maria Penu
/

Escritora, politóloga, feminista europea en cuya piel América Central está empezando dejar sus huellas. Se nota en mi mirada, en mi manera de estar en el mundo. Aquí escribo con humor, con dolor y ternura. Escribo para seguir caminando.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

23

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Brenda Medina /

    05/09/2015 2:02 PM

    Completamente de acuerdo. No es sexy, chic, elegante etc. Ademas no se ven bien deben de ser delgados para usar eso y solo para jugar futbol o si se ju tan en grupo a ver su equipo más allá No.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Peter Lim /

    08/08/2015 12:38 PM

    Antes de continuar con un extenso comentario, una pregunta general: Les gusta el futbol? Si la respuesta es sí, seguramente es normal que vistan polos o camisetas de determinado equipo o selección de futbol. Si la respuesta es no; pues obviamente no usan esas prendas. No soy antropólogo ni nada por el estilo, pero el futbol es un fenómeno cultural; similar a lo de ciertas tribus urbanas o bien a los fanáticos del manga o anime (o como se escriba). Sin embargo, obviamente (y siguiendo ciertos patrones culturales ya establecidos -alineados?-, vestir una camiseta/polo de algún esquipo de futbol para una cita, cena formal, funeral, entrevista de trabajo (bueno, esta ultima puede ser socialmente aceptable si se va para preparador físico o DT ;) no son nada pertinentes.

    Yo en lo personal me gusta coleccionar prendas deportivas, no solo de mi equipo favorito, sino de otros clubs. Los fanáticos de un club podrían decir que lo mío sería una "´práctica villamelona", puesto que tengo prendas de diversos clubes, pero es lo que me gusta.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Marcos Barrios /

    07/08/2015 11:32 AM

    Desde el punto de vista de alguien con aversión fóbica al fútbol es comprensible.

    Pero en mi punto de vista considero mucho más ofensivo el estar al pendiente de tu smartphone durante una cita o reunión a lo que tu vistas, si tu pareja te conoció así y así se enamoró de ti, poquísimo va a importar.

    Además existen mujeres que les gusta tanto o más el fútbol que a uno y no hayan reparos en utilizar un jersey. Comprendo el punto de que no son para toda ocasión y lo digo como alguien que colecciona jerseys de fútbol, yo mismo limito su uso a los días de partido(cuando juega dicho equipo), cuando hago deporte o juego fútbol con mis amigos. Luego de ello como buen caballero visto acorde según la ocasión amerite.

    Incluso no limita mi juego, ya que un par de veces he ligado en el estadio.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Rodrigo /

    07/08/2015 5:25 AM

    Sí bien sur de quienes no les interesa el fútbol ni mucho menos llevar una camisola, por favor dejen a la gente vivir su vida.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Luis /

    06/08/2015 2:48 PM

    Acabo de perder 1 minuto de mi vida leyendo este artículo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    María /

    06/08/2015 12:19 PM

    Es como utilizar botas altas en verano y minifalda y escote en invierno.

    Hay a quienes les luce y a otros que no, como toda prenda de vestir. A pesar de mi poca tolerancia hacia el fútbol, disfruto verle puestas las camisetas de equipos de fútbol a mi pareja, le lucen. Al final, cada quién decide qué se pone y qué no.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Javier /

    06/08/2015 1:00 AM

    Genial y divertidísimo artículo Anna-María, gracias por hacerme reir tanto. Lo compartiré con todos los amigos que alguna vez llevaron una remera de su selección y espero que entiendan ese derroche de ironía, de humor y de frescura. Por favor sigue deleitándonos con esos pasajes cotidianos y brillantes.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Kenshin Himura /

    05/08/2015 10:33 PM

    Tiene razon puros mamarrachos se miran y los que cargan camisetas de otros paises se ven aun mas idiotas, como el monton de aplastados que andan con la de colombia

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Mario Santizo /

    05/08/2015 9:30 PM

    Y para jugar fútbol tampoco?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    SAUL /

    05/08/2015 4:47 PM

    Para ustedes, los que escriben "todos y todas", "ciudadanas y ciudadanos", "guatemaltecos y guatemaltecas", si ustedes, hay un espacio reservado con su nombre en el infierno de lo políticamente correcto. Sépanlo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones