Yo no fui a la revolución desfrijolizada e hice bien

Lo de la revolución sin frijolitos viene por dos cosas. Primero, por la campaña de teléfonos inteligentes, ya que pareciera que si uno no disponía de estos dispositivos no estaba en nada. Segundo por el empeño de desvincularse de cualquier entidad realmente reivindicativa propia de la situación del pueblo chapín.

Cotidianidad Opinión P258
Esta es una opinión

Marcha #RenunciaYa, Parque Central, 25 de abril de 2015.

FOTO: CARLOS SEBASTIÄN

Esta revuelta sin sustancia casi se redujo a la exigencia de la renuncia de la vicepresidenta Roxana Baldetti, puro reflejo de nuestra sociedad aspiracional del vale todo para llegar arriba, y que se tornó perfecta para el linchamiento esculpatorio que hemos vivido.

Me sorprende la súbita irritación al descubrir la corrupción de este gobierno. Algo, que era sabido a todas luces, pero que se empeñaban en maquillarlo convenientemente. Muchos de los que ahora se hacen los indignados son los que durante tres años mantuvieron una alianza solapada con las instancias gubernamentales. Empezando por los medios de comunicación.

En la época de Alfonso Portillo, cuando no había Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), sabíamos hasta lo que comía el presidente. Fueron los medios los que sacaron a la luz las tramas delincuenciales que luego el Ministerio Público ratificaba como ciertas.  Mientras, los casos de flagrante corrupción del gobierno patriota, no sólo los de la SAT sino los de los ministerio de  Salud o Desarrollo Social y la Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia, se difuminaban en los medios convencionales, salvo contadas excepciones como elPeriódico.

Se prefería apoyar al gobierno en su lucha contra la delincuencia y la competitividad económica del país, los dos grandes frentes que la élite empresarial necesitaba para sus intereses particulares. Otros, representados por el Comité Coordinador de Asociaciones Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF), se hicieron los sorprendidos cuando se enteraron del saqueo de la SAT. Como que no supieran perfectamente que hacían aquellos que llevaron hasta el poder con tal de cumplirles el mandado.

A los financistas del Partido Patriota no les importaba lo que hacía el binomio presidencial para satisfacer a sus bien pagados agentes políticos, con tal de que se cumplieran algunos requisitos. Por un lado, el reembolso de la deuda adquirida con algunas de las principales constructoras del país, de lo que se encargaría el ahora también “indignado” Alejandro Sinibaldi desde el Ministerio de Comunicaciones. Por otro, pacificar los conflictos sociales en diferentes áreas del país, sobre todo en San Juan Sacatepéquez con el proyecto de Cementos Progreso. Esto se lo encargaron al aún ministro de Energía y Minas, Erick Archila Dehesa, propietario de Canal Antigua y cuya familia es dueña de Emisoras Unidas.

Desde los medios, los voceros del sistema se encargaban de dictar sabiamente estas directrices. Gente como Pedro Trujillo se rasgaba las vestiduras ante lo que consideraba actos terroristas e incapacidad estatal de controlar a los insurrectos, en un discurso que igualaba pobre, campesino, manifestante con delincuente. Ese cartel de justificadores del caciquismo local, que pretende ahora subirse al tren de las protestas, era plenamente conscientes del saqueo estatal, pero no estaba dispuestos a detenerlo.

Eran unos de los principales opositores a la permanencia de la CICIG en el país. Claro está que por ellos y por sus promotores empresariales, el gobierno podría haber seguido robando hasta final de año sin problema. Son daños colaterales. Si no les queda claro, solo tienen que ver cuál es una de las principales empresas que pauta en medios como Canal Antigua, Emisoras Unidas, Libertópolis o RepúblicaGT. ¿Adivinan? Los buenos de Cementos Progreso, como no.

Ahora, claro, destapado el pastel, todos muy enfadados contra el gobierno corrupto que, salvo contadas excepciones, nunca investigaron ni fiscalizaron.

Me perdonarán pero no me imagino manifestándome y tener junto a mí a personas como  Ricardo Méndez Ruiz, de la Fundación contra el Terrorismo, todo un apologeta de los pensamientos más reaccionarios y en contra de cualquier demanda social que no vaya destinada a defender poderes totalitarios. Ni como Giovani Fratti, que se dedica a mendigar escena pública con tal de complacer intereses sistémicos que ni él sabe muy bien como descifrar. Menos mal que Gloria Álvarez se excusó porque andaba de gira mundial antipopulista, ya parece la reina de Naboo de la Guerra de las Galaxias difundiendo los valores de la República por todo el Universo. Hasta Dionisio Gutiérrez hizo su  propia versión en video del#RenunciaYa, como si se hubiera enterado de la corrupción gubernamental a través de Facebook.

Siento simplista ese reduccionismo de todos los problemas del país a la renuncia de Baldetti o incluso del propio presidente. La repetición de las mismas cantinelas de siempre, como a las que prestan su prestigio economistas como Hugo Maúl, y que aprovechan el robo a las arcas del Estado para criticar el modelo fiscal guatemalteco, en pro de uno más acorde con las doctrinas liberal-conservadoras, me resulta del todo repugnante.

Es como si atracaran un banco y los analistas echaran la culpa al sistema bancario, con esa manía tan chapina de criminalizar a la  víctima. Aquí las víctimas no somos todos, somos los que perseguimos un modelo más justo y progresista para la sociedad. Cómo decía Eduardo Galeano, el mundo se divide entre indignos e indignados y ya sabrá cada uno de qué lado quiere estar.

Me apena que esta revolución desfrijolizada haya movilizado a mucha gente realmente indignada, pero no se puede pretender cambiar el mundo dedicándole un par de horas el fin de semana.

A mí, la próxima vez que quieran hacer una revolución de verdad, me avisan porfa.

Ignacio Laclériga
/

Me llamo Nacho Laclériga y soy chapiñol. Nací en España; llevo más quince años en Guatemala. Soy máster en comunicación estratégica y coach profesional. Junto a un grupo de profesionales, ideamos Gecca, una organización que desarrolla proyectos, gestiona la comunicación y la adaptación a los cambios. www.gecca.com.gt


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

77

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    ANONIMO /

    21/05/2015 11:40 AM

    Esta claro señor Laclériga, no quiere involucrarse y tiene todo el derecho, pero una recomendación más, si no quiere que se se le identifique como alguien no deseable de leer, alguien que no se involucra con el pueblo, y hasta parece en ciertos párrafos como si el PP le hubiera pagado para redactar esto con un disfraz camaleónico; rectifíquese. Claro está que a pesar de todo Bush tendrá seguidores, también los tiene Portillo, para todo hay en esta vida; hasta protectores de Ríos Montt hay, no crea que por que 3 personas están a su favor la verdad roza su artículo. Creo que ya no tiene salvación en este tema, temo que en muchos temas venideros también caiga en el abismo? que Dios le bendiga, le de luz, sabiduría y a Zury también.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    miguel /
    18/05/2015 5:45 PM

    Entonces a tu juicio Ignacio, como tendríamos que hacer los chapines para expresar nuestro rechazo. Porque no nos mandas ahí algunas cuantas recetas, quizás así vayamos a aprendiendo, quizás logres que nos despierte la conciencia y no cometamos los errores que señalas en este "desfrijolizado" proceso. A ver, quiero ver la ruta que a tu juicio debemos seguir.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    15/05/2015 10:40 PM

    De acuerdo con sospechar del despertar. Pero no sea pobre en el argumento. Parece el speech tan gastado del resentido social.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    15/05/2015 5:06 PM

    Seguro que si el autor hubiera vivido en el tiempo de la revolución francesa..... se hubiera quedado en casa para ver el resultado

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    15/05/2015 2:56 PM

    Ya no discutan con este señor. No vale la pena. Hace poco descubrí este medio y me llamó la atención leerlo. Sin embargo creo que mientras se dé espacio a este tipo de columnistas egocéntricos y resentidos mejor leo otros medios. Hay mucha oferta para decidir.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    15/05/2015 12:59 AM

    Tu criterio justo es justo el criterio que no entiende ni entenderá ciertas cosas básicas, en vez para otras sos un Maestro de Maestros. No debiste haber manchado tu nombre escribiendo sobre este tema, mejor deberías de aceptar públicamente que no es tu tema, no te la creas que eres muy inteligente ni los que te apoyan, ya leiste acerca de la inteligencia Intrapersonal? De esa que tienen mucho los Profetas y defensores del pueblo? Con tus comentarios seguís quedando mal, alguien cerrado. Este tema no te pertenece y resbalaste como una vez salió la noticia escándalo que Whitney Houston había desafinado...

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Ignacio Laclériga
    Ignacio Laclériga /
    14/05/2015 1:45 PM

    Gracias a la gente como Martini, William, Gustavo y Diego, a todos aquellos que comparten sin alabanzas complacientes, pero con criterios justos; sabiendo a dónde se va es imposible que perdamos el camino. Con vosotros hablo, nunca se está solo en la senda de la solución, simplemente cuesta encontrar con quién caminarla.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    martini /

    14/05/2015 12:54 PM

    Les recomiendo a todos leer la carta de Gisele Rivera ex fiscal de la cicig
    publicada en Contrapoder ya que sospecho que haciendolo les hará más sentido este articulo de Laclériga

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    William Romero /

    14/05/2015 12:51 PM

    Estoy de acuerdo con lo que ha escrito Ignacio. Principalmente por el hecho de querer equiparar esto a una revolución antigua que si tuvo un ideología, sustancia como básicamente el lo describe. Todos se mantuvieron callados a sabiendas de que esto pasaba, no es novedad que en los gobiernos de nuestro país, siempre ha existido este mal de la corrupción, pero como todos los sectores tenían para llenar sus arcas, todo estaba bien, todo caminaba como nunca, lo cuál, no es cierto. No podemos ser doblemoralistas y seguir un discurso que hasta hace poco nos los pasamos por el "arco del triunfo". Es quizás, un movimiento llamativo por lo que ha producido, pero es más llamativo aún, que se acoplen diversos grupos que nunca lo habían hecho justo en el año en el que las elecciones están a la vuelta de la esquina.

    Por lo tanto, no veo yo motivo para indignarme. Ignacio, únicamente está describiendo como de forma funcional para algunos, hemos supuestamente despertado del letargo y ahora sí exigimos justicia, cuando muchos a sabiendas de la verdad, pasamos tres años callados, sin exclamar ni pedir nada porque simplemente, no nos importó. Y sí, puede que sea extranjero, pero como el dice, he conocido muchas personas que han defendido más este país, siendo de afuera, que muchos otros que les trae sin cuidado la cosa pública habiendo nacido en este país.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Gustavo Hernandez /

    14/05/2015 12:48 PM

    Me paree muy bien Diego Reynoso.!!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones