La caravana migrante llegó al fin de su camino

Una lluvia destruyó el albergue en el que se refugiaban más de 6,000 migrantes centroamericanos en Tijuana. Están siendo trasladados a la periferia de la ciudad. La mayoría de los que componen el éxodo ha entendido que este es el fin del camino, que no pasará nada más de forma colectiva. Que a partir de este punto las decisiones son individuales y que el muro estadounidense es impenetrable si se camina en masa. 

Caravana de hondureños El Faro P258 Refugiados Hondureños

Una caravana en tres países. Salieron de Honduras, pasaron por Guatemala y su misión es transitar por México.

Foto: Sandra Sebastián

Por Carlos Martínez

Jueves 29 de noviembre. La temporada de lluvias ha comenzado en el norte de México. Desde la mañana, un aguacero frío llegó a Tijuana para quedarse, y cerca de la media noche no parecía tener fin. El agua se instaló sobre todas las cosas: los platos de pollo, que alguien llegó a donar, escurrían un liquidillo grasoso; las carriolas de bebé derrapaban en el fango; las aceras se convirtieron en riadas imposibles de saltar; las carpas se hundían bajo el peso de la lluvia acumulada. La ropa, las banderas, los cigarrillos para la venta, los zapatos, las colchonetas, la ropa donada, las mochilas, la putrefacción de los baños portátiles, los niños, la gente toda. Todo.

Al final del día, la lluvia había destruido el albergue instalado en la unidad deportiva Benito Juárez, de Tijuana, que terminó anegada e inhabitable. Más de 6,000 migrantes, la mayoría de los cuales fueron parte de la primer caravana que salió el 12 de octubre desde San Pedro Sula, Honduras, vieron convertido el refugio, que les ha albergado durante 15 días, en un miasma que se ha llevado gran parte de sus pertenencias.

El municipio tijuanense no fue capaz de anticiparse al hecho de que el lugar que destinó para recibir las caravanas migrantes es a cielo abierto, con un suelo de tierra y que, cada año, con la constancia de las estaciones lluviosas, pues… llueve. Y pasó lo que pasó.

Por la noche del jueves, la alcaldía comenzó a trasladar a las personas hasta otro sitio: el centro de convenciones El Barretal, a diez kilómetros del refugio actual, donde estarán menos conectados con la ciudad, pero bajo techo y por un tiempo indefinido. El traslado de los más de 6,000 migrantes fue hecho en autobuses financiados por la municipalidad, que iniciaron a mover personas a las seis de la tarde. A las nueve de la noche, apenas 500 habían llegado al nuevo refugio. El resto quedó habitando el desastre, a la espera de turno.

Algunos, al límite, decidieron jugarse la última carta: saltar el muro que atraviesa el mar. A las cinco de la tarde, a 15 grados, con un viento helado y bajo un aguacero tenaz, unas familias miraban la playa estadounidense desde el lado mexicano, deseando cosas que no pueden ser, midiendo el muro con la vista, haciendo planes y deshaciéndolos luego. Esperando que algo pasara y que nunca pasó.

Por la noche, bajo la luz potente de unos reflectores de alta intensidad colocados al norte del muro, un grupo de mujeres y sus hijos se colaron por la barrera de pilares metálicos y corrieron por la playa estadounidense ante la vista de un vehículo de la Patrulla Fronteriza. Ni siquiera intentaron correr. Los agentes los atraparon a metros de la valla. Si su plan funciona, se declararán refugiados y esperarán la compasión de la burocracia durante meses. Si no funciona, serán deportados a Honduras en los próximos días. Los hombres, en cambio, no caben entre los barrotes. Por la noche, al menos tres intentaron sortear la barrera fronteriza por el mar. Uno fue rescatado al borde de la hipotermia. Todavía no se sabe nada de los otros.

Un análisisRefugiados hondureños: El fracaso del anti-comunismo

El fin de la caravana

Hay algo que todos parecen haber comprendido con claridad: aquello que les hizo invencibles en el sur –ser una multitud musculosa y compacta– es un lastre en el norte. El último intento de usar el argumento de la masa para llegar a la meta fue el domingo 25 y acabó con una lluvia de gases lacrimógenos lanzados por la policía fronteriza de Estados Unidos cuando unos cientos decidieron lanzarse contra el muro.

Ahora, a la luz de la realidad, cada quien sabe que es dueño de su propio destino y que ya no hay refugio posible en la multitud: Ilberto Montes fue electo como uno de los ocho miembros que liderarían la caravana hace ya miles de kilómetros, y dice que su trabajo ha terminado: “Ya no hay más. Llegamos hasta donde dijimos que íbamos a llegar. A partir de aquí cada quien debe tomar sus decisiones”. Él, por ejemplo, ha renunciado a la idea de entrar a Estados Unidos. En Honduras era trabajador en una bananera y está dispuesto a hacer cualquier cosa en Tijuana. Buscará una visa humanitaria. Y espera regularizar su situación para regresar a Honduras a traer a su esposa y a sus hijos.

La mayoría ha cifrado sus esperanzas en una feria de trabajo que se ha instalado frente al cementerio de Tijuana. Más de 2,000 personas han solicitado trabajo, dejando constancia de sus talentos: carpinteros, conductores de camiones pesados, cocineras, limpiadoras de casas ajenas, meseros. Y ahora esperan que algún día alguien pronuncie su nombre. Mientras tanto deben seguir juntos, al abrigo de un refugio y de la comida que la caridad municipal y privada ofrezca.

La caravana se acabó. Este es el fin del viaje colectivo. A partir de ahora, los caminos se caminan en solitario.

Leé esta crónicaLa desesperación, la enfermedad y la fatiga comienzan a hacer estragos en la caravana

El Faro
/

Periodismo independiente desde El Salvador y Centroamérica. Investigaciones a profundidad sobre la política, la seguridad pública y las manifestaciones culturales que están definiendo nuestras sociedades publicadas en los grandes géneros narrativos del periodismo escrito y digital: crónicas, reportajes, fotorreportajes, cine documental, audiovisuales, redes sociales.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

5

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Rodolfo Castillo /

    13/12/2018 12:35 PM

    Queda el intento de una gesta que para la mayoría hubiese sido imposible de forma individual. Todavía hay (y habrán) quienes vean acarreados, manipulados y pisteados en este tipo de movimientos. Ellos los ven así desde las pantallas de sus smarthpones y desde una vida que dista mucho de la realidad de carencias de estas personas. Solo quien ha sentido hambre puede entender al hambriento. Suerte a cada uno de ellos y ojalá encuentren en suelo extranjero la oportunidad que nuestros países de mierda niegan constantemente a sus compatriotas. Es increíble cómo la gran mayoría pasa de noche de las cantidades inmensas de masas de pobres que subsisten en nuestros países.... debe ser que las pantallas brillan mucho y no les dejan ver.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Odio a los Indios de Nomada /

    09/12/2018 6:04 AM

    Que bueno que les haya pasado eso, ahora seran carne de cañon para los narcos. Eso les pasa por creerle a sus lideres rojos

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    Call me Ishmael /

    08/12/2018 11:05 AM

    El autor de este escrito, el salvadoreño Carlos Martínez es reconocido como uno de los mejores escritores de la nueva crónica periodística latinoamericana. El mejor de los deseos para cada uno de los migrantes esperando que encuentren buenas posibilidades de iniciar un mejor futuro y una mejor vida.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    César A. /

    07/12/2018 9:50 PM

    Si el primer acto al intentar ingresar a un país es romper la ley, ¿Qué trato esperan?
    La forma de actuar es de invasión, no son refugiados, son manipulados por personas sin escrúpulos liderados por Soros.

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!

    Alaide González /

    07/12/2018 6:52 PM

    Un buen artículo de una realidad tan dantesca.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones