7 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

Adoptar y dar en adopción en medio de una crisis sanitaria

En lo que va del año se redujo un 90% el abandono de menores en la calle y se duplicó la cantidad de personas interesadas en adoptar. Pese al drástico aumento aún falta mucho por hacer ya que solo el 15% de los niños adoptables han encontrado una familia que los acoja y más mujeres han mostrado interés en dar en adopción a sus hijos. ¿La razón? El coronavirus y sus efectos en la economía.

Actualidad Adopciones Consejo Nacional de Adopciones COVID-19 niñez P147

Foto: Carlos Sebastián

Menos niños abandonados

En 2019, entre enero y junio se reportaron 45 casos de niños y niñas, entre la edad de 0 a 2 años, abandonados en la calle. Durante ese mismo lapso, pese a la pandemia y sus efectos en todos los ámbitos de la sociedad, el número de abandonos se redujo a solamente 8 casos.

De estos, dos fueron reportados por la Policía Nacional Civil, uno por los bomberos y el resto fueron notificados directamente a la Procuraduría General de la Nación (PGN). En el municipio donde hay más abandonos es en Mixco y, regularmente, los niños suelen ser abandonados cerca de una estación de bomberos o en un basurero.

Estos datos los aporta Lucrecia Freda, Procuradora de la Niñez y Adolescencia de la PGN, quien opina que dicha disminución se debe a que las madres ahora se abocan a lugares como el Consejo Nacional de Adopciones, los juzgados de niñez o la PGN para dar en adopción a los niños.

Más mujeres interesadas en dar en adopción

Marta* llegó al Consejo Nacional de Adopciones (CNA), está embarazada y aunque quisiera quedarse con su hijo, las circunstancias no la dejan. Ella acudió al Consejo Nacional de Adopciones y es muy clara con los orientadores: “cuando quedé embarazada no pensaba en dar en adopción a mi bebé, pero el coronavirus ha complicado mi situación”, dice.

El director Erick Cárdenas explica que casos como el de Marta representan el 25% de las gestiones de mujeres que buscan dar en adopción a sus bebés a través del programa: “Mujeres en conflicto con su maternidad”.

Este programa busca que menos niños sean abandonados en las calles y no dejarlos en situaciones vulnerables que pongan en peligro la vida de los menores. Además si las madres acuden al CNA tienen mayor seguridad que sus hijos no tendrán que pasar un largo proceso de adoptabilidad.

Erick Cárdenas explica que en tres meses, el año pasado, 20 mujeres pidieron información sobre el proceso para dar en adopción a sus hijos, la mayoría debido a su situación económica, mientras otras lo hacen por maternidad no planeada o problemas familiares. Sin embargo este año, en ese mismo tiempo, han orientado alrededor de 40 mujeres, 10 de ellas dicen que darán en adopción a sus hijos por el coronavirus.

Aunque ese es el principal problema, no dan a sus hijos por temor a la pandemia sino por una de las repercusiones de esta: la crisis económica.

Para Marta, madre soltera y desempleada porque perdió su trabajo a raíz de la crisis sanitaria, se han reducido las posibilidades de darle a su hijo la atención y los cuidados que merece. No tiene recursos para darle los cuidados necesarios.

Cárdenas indica que la prioridad del programa es que los niños se queden con su mamá o familia extendida como tíos o abuelos. Por eso, cuando las razones son económicas, les remiten a programas sociales.

Las charlas informativas para dar a un hijo en adopción se establecen a través de una cita que deben agendar al número telefónico 2415-1600.

El CNA procura tener la conversación directamente con las madres para que tomen una decisión personal y no se sientan obligadas a dar en adopción por presión de su pareja o familiares.

*Marta es un personaje ficticio basado en el perfil descrito por la CNA

 

Bebés bajo cuidados del Consejo Nacional de Adopciones. Foto: CNA.

En la crisis aumentó la cantidad de familias interesadas en adoptar

“Creo que con la crisis, aumentó el sentimiento de solidaridad” dice Cárdenas, director del CNA. Explica que de enero a mayo del año pasado se inscribieron en el primer módulo de información alrededor de 250 familias. Actualmente, en esas mismas fechas el número se ha duplicado y más de 500 personas se han inscrito para el inicio de un proceso de adopción.

Por la crisis sanitaria, los cursos que antes eran presenciales ahora son en línea y las familias pueden terminar el primer módulo en aproximadamente una semana. Al terminar este se pueden inscribir en el segundo, de tres capítulos, que es el formativo. Actualmente del grupo de 500 personas que iniciaron los cursos, 180 se encuentran en el segundo módulo de capacitación.

Pasado ambos cursos las familias pueden entregar su papelería y someterse a estudios psicológicos. En 2 o 4 meses se puede concluir el proceso y poner en contacto al niño con su familia adoptante. El director del CNA asegura que si el niño está en un grupo prioritario, el proceso de adopción puede ser más fácil.

Los grupos prioritarios son niños mayores de 5 años, hermanos, y menores con enfermedades crónicas que requieren mayores cuidados. Este año una familia adoptó a un niño VIH positivo. En estos casos el tiempo de espera disminuye, apunta Cárdenas, porque hay 300 niños adoptables en el CNA esperando un hogar.

El reto más grande está orientado a cambiar la mentalidad de los interesados en adoptar pues muchas veces llegan interesados solamente en determinado perfil. Por ejemplo, los más solicitados suelen ser niñas menores de 0 a 2 años. Sin embargo en las charlas les hablan la importancia de adoptar a niños mayores que han pasado más tiempo institucionalizados.

Este año fueron concluidos 55 procesos de adopción una cifra más alta que los 18 procesos concluidos durante el mismo periodo en 2019.

Cualquier persona puede adoptar sin importar su estado civil y, a diferencia de lo que se piensa, no se debe tener un estatus socioeconómico tan alto. Los requisitos para iniciar un proceso de adopción pueden encontrarse en este enlace.

Un sistema legal lento

Actualmente uno de los mayores obstáculos para que los niños sean adoptados se encuentra en el sistema de justicia.

En mayo de este año el CNA puso una denuncia en contra del Juzgado de Niñez del departamento de Guatemala, pues se demoró 5 años en declarar la adoptabilidad de una niña que ingresó en 2013 con 20 días de nacida. Esta semana también denunciaron a un juzgado de Zacapa por el caso de un niño que pasó 8 años, después de abandonado, esperando que se le declarara adoptable.

Cárdenas asegura que esto es una irresponsabilidad pues la demora privó a los menores de de la oportunidad de ser adoptados en sus primeros años de vida, cuando encontrar una familia es mucho más sencillo.

Un proceso para declarar un niño adoptable, en circunstancias normales, tarda 2 o 3 meses. Con el COVID-19, la situación empeoró y los procesos están demorando hasta un año. El CNA calcula que de alrededor de 5 mil niños institucionalizados, al menos el 10% de procesos de adoptabilidad se detuvo por la pandemia.

Sergio Lobos, de la Coordinadora Institucional de Promoción por los Derechos de la Niñez (Ciprodeni), asegura que el proceso de adopción aunque es lento, es seguro. Cuenta que el poner más filtros permite que tengan mejores familias y que no se les vulneren sus derechos, como se hacía antes. Sin embargo, ahora que no funcionan los juzgados de manera regular, le preocupa el proceso sea más tardado y obligue a los niños a pasar más tiempo institucionalizados.

 

Algunas de las niñas fallecidas en la tragedia del Hogar Seguro también esperaban encontrar un hogar temporal. Foto: Carlos Sebastián.

Niños y niñas que necesitan una familia

Dentro del grupo de niños y niñas afectados no solo están quienes pueden ser adoptados permanentemente, sino los que han sido institucionalizados por la Secretaría de Bienestar Social (SBS), y necesitan una familia temporal mientras los problemas de sus padres o familiares se regulariza.

En este grupo se encuentran la mayoría de los 5 mil niños y niñas que esperan un hogar. Según Wilfredo López, director del programa de familias temporales en la SBS, hasta el 2 de junio hay 69 niños en hogares temporales y 152 familias certificadas para recibir a menores durante algún periodo.

Caly Cruz, directora del centro de Aldeas Infantiles SOS en Quetzaltenango, asegura que muy pocos niños de ese centro llegan a ser adoptados. Muchos de ellos llegan a la mayoría de edad sin que ninguna familia quiera adoptarlos.

Actualmente en ese centro hay 52 menores edad que esperan adopción o un hogar temporal. De estos hay 4 jóvenes mayores de edad que continúan en el lugar. Cruz explica que saben que con 18 años no están listos para afrontar una vida adulta, así que les dan hogar por dos años más, para que busquen trabajo y estudien.

Estos niños pasaron toda su infancia esperando ser adoptados, tener una familia y salir de esta institución pero nunca lo lograron. Quizás, si continúa el aumento de familias interesadas en adoptar, la esperanza también aumente para muchos niños y niñas durante los próximos años.

Francelia Solano
/

Leer, escribir y dudar son mis necesidades básicas. Periodista especialista en detectar mentiras.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


1

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Felianny Rosso /

    02/12/2020 10:26 PM

    Quiero adoptar un niño

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones