11 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

(Audios) La lucha contra el COVID-19: así es la vida en el hospital del Parque de la Industria

De día, un calor insufrible. De noche, un frío penetrante. Los pacientes internados en el hospital temporal del Parque de la Industria luchan contra el encierro con la esperanza de recuperarse y volver a la normalidad de su vida. Desde el anonimato, dos personas internadas y una enfermera, cuentan cómo es la vida desde el aislamiento y en la lucha por vencer al Covid-19.

Actualidad audios COVID19 cuarentena P147 Parque de la Industria

Foto: Nómada

[¿Aún no recibís La Jugada? Suscribite aquí y recibí en tu correo una explicación de lo más importante del día.]

Mariana no ha podido abrazar a sus hijos desde hace semanas. Alberto paralizó su vida laboral y la posibilidad de perder su trabajo aumenta con el paso de los días. La vida de ambos se detuvo dentro del más grande de los hospitales temporales que el gobierno estableció para atender a pacientes con COVID-19.

Ambos pasan los días en una de las enormes bodegas del Parque de la Industria que antes eran utilizadas para realizar ferias o exposiciones. Ellos, y decenas de personas más, permanecen aisladas mientras el virus evoluciona dentro de su cuerpo.

“Luchar contra el encierro es complicado”, dice Alberto.

Hasta hace algunos días, las condiciones dentro del primer hospital temporal para atender a pacientes positivos había sido un misterio. Cuando se publicaron videos de roces a lo interno del lugar también salieron a luz las incomodidades de las que se quejan las personas internadas.

Mientras las autoridades de salud ocultan la mayor parte de la información y prohíben a los trabajadores y pacientes divulgar cualquier dato o fotografía, algunos se atreven a contar, desde el anonimato, su experiencia con la esperanza de que la situación cambie. Ellos y ellas, tanto pacientes como personal, temen represalias por parte del Ministerio de Salud.

Ese es el caso de Mariana y Alberto, ambos positivos de COVID-19, y de Fernanda, una enfermera que trabaja en el lugar.

El hospital temporal que el gobierno montó en el Parque de la Industria fue inaugurado el 24 de marzo. Para esa fecha, Guatemala contaba 21 casos positivos de COVID-19 y según anunció el presidente Alejandro Giammattei, 18 pacientes fueron los primeros en llegar después de haber estado en el hospital de Villa Nueva.

Alejandro Giammattei se jacta de haber construido el hospital provisional en el “tiempo récord” de una semana. Incluso, cuando cumplió 100 días de gobierno, lo enumeró entre sus logros a través de una cadena nacional.

“Logramos levantar esto en un tiempo sin precedentes en la historia del país”, presumió ese primer día en que también agradeció los donativos de al menos 40 grandes empresas.

El hospital cuenta con un área de tomografía, laboratorio, lavandería y servicios generales La morgue y el área de cuidados intensivos aún no están en funcionamiento.

Pese a los donativos y contrario a las imágenes que aparecen en la publicidad oficial, el hospital provisional está lejos de ser un espacio idóneo para quienes enfrentan la peor pandemia del siglo XXI.

Ser positivo de COVID-19 en el Parque la Industria

Mariana y Alberto ingresaron con los primeros 150 casos positivos. Han visto la entrada de muchos pacientes y la salida de unos cuantos. Ambos prefieren no comentar sobre cuando ingresaron o su posible número de caso, del que realmente no tiene certeza.

De hecho no tienen certeza sobre muchas cosas.

Principalmente de su expediente médico que nunca han visto al igual que los resultados de sus pruebas de COVID-19, a las que no han tenido acceso. Su historial médico parece un mito. Han oído de él pero jamás lo han tenido en las manos.

“Cuando vas a hacerte la prueba la primera vez, te aíslan en un cuarto y te dicen —es positivo— pero nunca te dan un papel o algo. Solo te dicen —positivo o negativo— nunca te enseñan nada” dice Mariana.

Ambos han oscilado entre pruebas positivas y negativas. No entienden la poca certeza de estas. Y su mente, en un contexto que puede parecer tan irreal, comienza a maquinar respuestas sobre la posible evolución de la enfermedad. Se sienten ansiosos ante la incertidumbre.

A esto se le suma las condiciones que encuentran dentro del hospital “insignia” del gobierno: calor excesivo, escasez de agua potable, baños insuficientes y comida a horas irregulares.

La bodega, el calor y la dudosa agua del garrafón

La estructura del salón que resguarda a todos los pacientes es metálica y cuando el sol alcanza sus puntos más altos, la alta temperatura dentro del lugar se hace difícil de soportar. Tanto personal médico, como pacientes describen el lugar como “un horno”.

Para las enfermeras como Fernanda, esto afecta su desempeño: “Hay gente del personal de salud que se le ha subido la presión o que empieza a vomitar, más con el traje que es insoportable y aumenta la temperatura. Sudamos muchísimo”.

Para los pacientes la situación es similar pero con su estado de salud debilitado, el calor les hace sentir peor y la demanda de agua, aumenta.

Desde que el hospital comenzó a operar, las autoridades anunciaron que estaría equipado con insumos donados por empresas privadas. En las áreas en las que están ubicados los pacientes están disponibles algunos garrafones de agua pura. Pero los pacientes aseguran que no cuentan con sello de seguridad y que aparentemente son reutilizados con agua. Entre ellos se han advertido de la forma en que son llenados, una y otra vez, y tienen la impresión de que no es un mecanismo higiénico.

 

Según las fuentes la falta de agua en medio del calor, es un problema frecuente.

“Antes daban bolsas o botellas de agua pero ahorita te dan un vasito y te dicen: vaya a agarrar. Hay un garrafón y uno se confía en que esa agua es potable”, relata Mariana.

Sumado a eso, comenta Alberto, los garrafones que ponen a disposición de decenas de pacientes les resultan insuficientes. En el salón donde está internado hay al menos 60 pacientes que se comparten dos garrafones.

La comida también es un asunto que varía con el día a día. Hoy, Mariana tuvo la suerte de poder almorzar a las dos de la tarde, pero algunas veces el almuerzo puede llegar pasada las tres.  En algunas ocasiones pueden llegar las nueve de la noche y no hay cena.

Es por ello que algunos, cuando el hambre ataca, pueden comenzar a pedir comida. En el hospital no hay horarios de distribución y frecuentemente la comida tampoco alcanza. Hace algunos días Mariana se quedó sin desayuno porque no alcanzó para todos.

Como el gobierno es hermético con el manejo de la información no hay mecanismo para saber si el hospital provisional ya llegó a su límite de capacidad.

El hospital del Parque de la Industria, según datos del gobierno de Guatemala, cuenta con más de 348 camas y de estas 48 están en la unidad de cuidados intensivos. Es decir, hay espacio para 348 pacientes y, sin contar con el personal de salud, el lugar tan solo cuenta con 20 baños: 10 para hombres y 10 para mujeres.

Mariana explica que los duchas también resultan un problema: las mujeres en su sección tienen tan solo 4 duchas, mientras los hombres tienen 12, cuando a su criterio son más mujeres que hombres en ese salón.

A eso se le suma que los sanitarios muchas veces están fuera de servicio. Los baños no siempre están limpios y entre ellos existe el miedo latente de poder contraer una enfermedad.

El miedo: una sensación constante 

El 24 de abril, luego de una noche de tensión a raíz de la filtración de un video de pacientes confrontando a agentes por haber golpeado a un compañero, las cosas cambiaron, literalmente, de la noche a la mañana.

Ese día los pacientes se levantaron con personal médico más amable de lo usual, cambios de toallas y batas y hasta regalos como pantuflas. El hospital colocó mesas para que comieran y sirvieron la comida puntual. Los cambios se dieron horas antes que llegara la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) a evaluar la condición del hospital.

En la visita, la PDH confirmó que hay 196 pacientes y 457 personas contratadas entre médicos, enfermeras y personas del área administrativa. Sin embargo, se organizan por turnos.

En cada turno los médicos, enfermeros y especialistas asignados a ese hospital se revisten con el traje, que ahora se ha hecho famoso en las fotografías, para protegerse del virus que ronda entre las paredes de ese enorme salón. Las medidas de protección son directrices establecidas por la Organización Panamericana de la Salud para evitar el contacto del personal con cualquier fluido que provenga de un paciente positivo o un caso sospechoso.

Para el personal el ritual es este: sobre el uniforme deben colocarse un traje plástico color blanco. Sobre el pelo recogido, un gorro, también plástico. Lentes que cubren casi la mitad del rostro; y mascarilla y guantes para reducir las posibilidades de contagio. Todas son medidas necesarias pero se tornan incómodas para las jornadas de trabajo que el hospital exige. Incluso ir al baño se vuelve una actividad compleja.

“Por ejemplo, en un turno que dura de 6 de la tarde a 7 de la mañana del día anterior nos cambiamos el traje hasta 15 veces por medidas de seguridad. Es un traje desechable”, cuenta Fernanda, una enfermera que accedió a conversar con Nómada en uno de sus días libres.

Fernanda admite que el miedo es una sensación constante. “Usamos todo ese equipo porque nadie de nosotros quiere contagiarse, todos tenemos miedo por nosotros y nuestras familias”, relata.

Trabajar en condiciones de alto riesgo duplica la dificultad de la jornada laboral, explica. No existe espacio para el descanso, las noches se pasan en vela total y eso se suma a la incomodidad de permanecer encerrados bajo el traje hermético.

“Lo que me tranquiliza es pensar que si cumplo con la medida de protección, todo va a estar bien”, agrega. La entrevistada evita dar detalles. Insiste en que teme ser reconocida pero aprovecha el espacio para dar un mensaje: “Que se cuiden porque no creo que quieran venir a parar aquí. Cuiden su salud”.

“Es como estar en una cárcel”

Desde el día en que un paciente logró huir del hospital las autoridades endurecieron sus medidas de seguridad y controles de pacientes. Según los entrevistados, la vigilancia ha sido extrema y se tomaron nuevas medidas.

Desde entonces no existe lugar para la noche. Tomaron la decisión de no apagar las luces de los salones. “Son las 2AM y la gente está despierta porque no logran dormir. Pedimos que hagan algo y solo nos dicen que son órdenes de afuera”, cuenta Alberto.

El trato también ha cambiado a raíz del incidente. Alberto y Mariana dicen que días después de que el paciente huyera, el personal hizo una inspección profunda en el lugar. Eran las ocho de la noche y sin previo aviso comenzaron a revisar sus objetos personales.

“Hicieron una requisa, al mejor estilo de cárcel. Entraron prepotentes con policías y todo. El personal comenzó a levantar los colchones y revisaron debajo de las sábanas. Si traías tus cosas personales te pedían que las abrieras y tocaban las almohadas como si tuvieras algo escondido”, cuenta Alberto.

Además, según ambas fuentes, le quitaron el celular a quienes intentaron tomar fotos y les hicieron borrar todo.

Mariana continúa enojada por el trato que les dieron esa noche: “No es justo que te traten así. Estás en un hospital, no en una cárcel”, dice con una voz que refleja su indignación.

“La seguridad es bastante estricta -describe Fernanda, la enfermera- si no tenemos una identificación no podemos entrar porque nos dicen que tal vez es algún periodista que se quiere colar”.

Detalla que en el lugar, desde el principio, hay varios policías resguardando la entrada y la salida. También hay un sistema de cámaras.

El miedo a la filtración de información a los medios es grande de parte del gobierno.  A mediados de marzo el MSPAS emitió un comunicado interno para sus trabajadores donde prohíben enviar información. Fuera de esas cuatro paredes nadie puede saber nada.

[Además: “Casos positivos en el San Juan de Dios y el Federico Mora: el miedo del personal al COVID-19 (y a cuestionar a sus jefes)”.]

“Varias veces nos han hecho la amenaza, así claro y tajante, de que nos van a quitar los teléfonos. Lo que no quieren ellos es que no salga información de acá.. Que a quien vean enviando información o videos o algo le van a quitar los telefonos” cuenta Alberto.

Quitarles el celular significa quedar totalmente incomunicados con sus familias y tener una estancia aún más tortuosa.

El epidemiólogo Kevin Martínez, que estudia un doctorado en el tema en la universidad de Dexter, Filadelfia, en Estados Unidos, señala que al estar en cualquier ambiente hospitalario, aislado de la familia y en un lugar con mucho cambio de clima, aumenta “el estrés y éste está muy relacionado a un retraso en la recuperación del paciente. Además,la falta de ejercicio y actividad física potencia aún más la enfermedad”.

Alberto no puede evitar sentirse estresado.

El calor, la falta de agua y la incertidumbre de saber si logrará salir de ahí pronto, lo tienen mal. A eso se le suma que en los últimos meses en su empresa han estado haciendo recortes. No sabe si cuando salga aún tendrá trabajo.

Sin embargo no le importa, quiere regresar a su vida antes del COVID-19, esa vida común del trabajo a la casa y de la casa al trabajo. Esa vida en que ya no tenga que hablar solamente por teléfono con su novia y en donde pueda abrazar a sus familiares.

Mariana, por su parte, conserva la esperanza de regresar con sus tres hijos. No la han visto y la extrañan. En el encierro no deja de pensar qué es de ellos, cómo están, qué sienten. Sigue pensando en la vida antes de ser contagiada por el virus y lo que más extraña es poder abrazarlos.

En tanto, Fernanda se va acostumbrando a un trabajo de alto riesgo. Lo que le tranquiliza es pensar que, al igual que el Hospital del Parque de la Industria, “todo esto es temporal”.

Francelia Solano
/

Leer, escribir y dudar son mis necesidades básicas. Periodista especialista en detectar mentiras.


Kimberly López
/

Periodista guatemalteca en constante formación. Empecé a conocer el periodismo en Plaza Pública y La Hora. Me interesa la política, la fiscalización y contar historias. No sé si seré testigo de un mejor país, pero quiero ayudar a construirlo.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


42

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Luis Calderon /

    03/05/2020 10:02 AM

    Honestamente casi no leo Nómada, pero esta investigación llamo mucho mi atención, ese es trabajo de la prensa, los felicito.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Rolando Celada /

    02/05/2020 8:58 AM

    Cuando el terromoto de los años 70, el hospital San Juan de Dios, soliamos llamarlo Hospifer y por lo que leí, sigue siendo no apto para funcionar como nosocomio.
    El tiempo no pasa para el común de la gente: otros diablos gobiernan,pero el infierno es el mismo.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    jose contreras /

    30/04/2020 11:03 AM

    Normalmente se dice "gracias" a los doctores y trabajadores de primera linea

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Víctor lopez /

    30/04/2020 9:24 AM

    Noticia de última hora : buscar en face : enfermeras del Roosevelt, se quejan de falta de insumos ni mascarillas tienen ... y no que estamos en "pandemia " Pinocho , no está haciendo bien su trabajo

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

      Ronaldo Carías /

      30/04/2020 2:39 PM

      NOTICIA DE ÚLTIMA HORA, el porfiado sigue con sus estulticias.
      Es momento de la camisa de fuerza, bozal y toda la conga, pudendo.

      YA COMPRASTE TU DICCIONARIO SAMUGO.

      ¡Ay no!

      2

      ¡Nítido!

    Lilian Cruz /

    29/04/2020 11:46 PM

    Es triste y lamentable que en un pais tan pequeño sucedan tan grave trato al paciente, hay testimonios muy fuertes que dejan mucho que decir, con tanto dinero que han recibido y no tener un plato de comida calientito para los pacientes que ae encuentran segun las autoridades bajo supervision medica, en donde no se les da pero ni tan si quiera una tableta de acetaminofen; ojala don Presidente Giamateii usted se pusiera la mano en su conciencia, y pensara un momento en como le gustaria que trataran a toda su familia yn dia; y que le preguntra mi Padre Celestial, El Gran Yo Soy y le diga hijo mio que hiciste con la probicion que te hice llegar mira cuantas personas que gobiernas tienes aguantando hambre; las bolsas solidarias ennque lugar las repartio y le recuerdo que pacientes con sintomatologia del Covid-19 se estan manejando en todos los departamentos todo el personal de Salud estan corriendo riesgo no solamente su persona y a quienes tiene en cierto hospitales temporales, Recuerde Dios lo tiene en el lugar en donde se encuentra, fue escogido por Dios en el momento correcto, seria mejor que les empezara a bajar el sueldo a toda esa manada de diputados corruptos y ladrones que tiene en al mando del congreso solo pasan con mesadas de buenas comidas, buenos medios de transporte ultimo modelo, buenos celulares del año con linea gratis, buenas prendas de vestir, buenos relojes y joyas, con buenas casas de hasta 4 niveles y no solo tienen una sino que hasta 5, y el ministerio de Salud con un sueldo mediocre para sus trabajadores y ante cualquier emergencia sanitaria ellos son los primeros en salir a la batalla todavias sin insumos quirurgicos y sin medicamentos, ventiladores mecanicos en mal estado, camas para pacientes deterioradas, Servicios de RX sin maquinas funcionando porque todo esta viejo en mal estado, en medio de esta epidemia en Puerto Barrios salio nuestra primer Heroe afectada de este virus por falta de insumos y equipo necesario, sin mascarillas y batas que quieren que se ocupen hasta por 15 dias la misma y todo tiene su tiempo de uso y hora de caducidad, ese departamento esta completamente abandonado y el pueblo que ahi habita no es culpable de lo que el miserable de alcalde que tienen haya hecho recierde que parte de ellos creeron y co fiaron en su persona y depositaron su boto a su favor la mayoria es justo que usted haga acto de presencia a sus unidades sanitarias de dicha region, y vea la necesidad que hay, es momento que tome consideracion por todo el personal de Salud ellos no pueden parar labores tienen que seguir enfrentando toda circuntancia sanitaria aumenteles sueldos dignos que yo se que lo merecen. Dios lo bendiga, lo declaro cubierto connla Sangre de Cristo. Dr. Alejandro Giamateii.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Víctor lopez /

    29/04/2020 3:40 PM

    Que grueso lo que está pasando allí, en el parque de la industria la PDH debería poner cartas en el asunto...tengo entendido que 20 enfermeras, renunciaron por falta de apoyo ...

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

      Ronaldo Carías /

      30/04/2020 8:21 AM

      Ya ves como te ponen en tu lugar vos coprófago, y todo por ASNO, ya se te dió un buen consejo, se un asno de closet, eso te conviene carcundo.

      YA COMPRASTE UN DICCIONARIO BERZOTAS.

      ¡Ay no!

      1

      ¡Nítido!

      - /

      30/04/2020 8:00 AM

      La única "gruesa" es la Nineth. Se ve que harta bien tu familia, vos ToGil. Las unicas que deberían renunciar como enfermeras son la Nineth y la Sonia, pero no por falta de apoyo.......si no por que les falta mas pollo......Es cierto que estas pasando "hambre", vos "lopez" pero que mandes a tu familia a que roben "cloroquina" en el hospital, para que vos la intentes vender por estos lares.....deja mucho que desear de vos.....mas de lo que sabe públicamente....una cosa es ser cantimplora y otra es ser caco. Saludos vos "joven de 29 años", en las fotos que sube tu "Muuujer" en su "feisbuk" pareces que tenes mas de 60 cuando tenes 49, eso pasa por ser charamila y drogo.

      ¡Ay no!

      1

      ¡Nítido!

    Víctor lopez /

    29/04/2020 1:53 PM

    Don Gimo : usted empezó ... que ahora se eche para atrás ya es cosa suya , no quiere , pues no quiere punto y final.

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

      Guimo Golvel /

      29/04/2020 2:13 PM

      La demencia no le permite ni leer ni escribir, que tarado es usted.
      Mi nombre es Guimo, me doy cuenta porque nadie lo quiere ya que la mayoría de cosas que escribe sus votos son en contra, acaso no se ha dado cuenta de lo tarado que es.

      ¡Ay no!

      4

      ¡Nítido!

    Enrique Rios /

    29/04/2020 11:04 AM

    Me parece que es mentira todo lo que escriben, que son tan amarillistas que deberían llamarse El diario Amarillo. Si incluso me rio de mi mismo por estar escribiendo aqui. Son unos payasos todos.
    Me pregunto quien me contestara
    Que mula sos!, o gente estupida!, Acostumbrense a que puede haber personas que no les crean,
    actúen con madurez. Y no sean tan obvios por dios. Si hubiese dicho Grande NOMADA! seria una historia distinta. Ademas. Seria mejor que agradecieran a su peridista. Asi seria mas creible. No a la pagina ajajaj.

    ¡Ay no!

    6

    ¡Nítido!

      - /

      30/04/2020 4:36 AM

      Vos Guason a la tortrix, yo tomo el reto yo te contesto para que no te sintas mal, ya que vos mismo decís que te reís solo, me imagino cuando te miras en el espejo. Ahora yo tiro esta interrogante al aire ¿Sera posible que quien escriba este comentario sea Enrique Rios Sosa, el Generalito corrupto, hijo del "yeneral electric" y hermano de la "zuripanta"?

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Edgar jl gonzalez /

    29/04/2020 10:34 AM

    ustedes los periodistas son los que conocen mas que cualquier otro guatemalteco la verdadera situacion de nuestro pais en todos sus ambitos, por favor nosotros estamos en la formacion de un grupo politico, les invitamos a tomar parte en este proyecto, ustedes deberian ser los proximos candidatos a las diputaciones, a las alcaldias de nuestro pais, si les interesa me puedes enviar un mensaje con la palabra politica correcta al correo el exito.elexisto@gmail.com

    ¡Ay no!

    4

    ¡Nítido!

      - /

      30/04/2020 8:06 AM

      No estamos interesados, vos santarroseño.

      ¡Ay no!

      1

      ¡Nítido!

    Víctor lopez /

    29/04/2020 10:21 AM

    Pinocho dice que tiene pesadillas, o son mentiras o la conciencia no lo deja dormir... sueña que que la tira lo persigue , por tanto daño que le ha hecho al pueblo...

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!

      Ronaldo Carías /

      29/04/2020 1:01 PM

      Oye anciano con demencia senil, ponte en tu mecedora a tejer algo para tus nietos.

      YA COMPRASTE TU DICCIONARIO BERZOTAS

      ¡Ay no!

      2

      ¡Nítido!

      Leticia /

      29/04/2020 11:19 AM

      Primera vez que leo y es triste ver qué en cada comentario se refleja nuestra realidad, unos tratando con insultos a otros porque no respetan las posiciones de cada quien, otro le llaman debate pero solo es escriben ideas de temas que creen dominar. Porque. No mejor en lugar de sólo criticar constructiva o destructivamente den propuestas no basta decir: que "estamos concientes de la realidad" insultando y provocando caos. Los intelectuales en el tema muestren el camino a seguir, eso sería un gran aporte. Crear la unidad con inteligencia, valor y mucho respeto.

      ¡Ay no!

      4

      ¡Nítido!

        Víctor lopez /

        29/04/2020 11:57 AM

        Doña letty; esperamos sus aportes e ideas ... le damos la bienvenida

        ¡Ay no!

        4

        ¡Nítido!

          Ronaldo Carías /

          29/04/2020 12:59 PM

          Un ASNO dando la bienvenida jajajajajajaja sos nefasto y patético

          YA COMPRASTE TU DICCIONARIO COPRÓFAGO

          ¡Ay no!

          1

          ¡Nítido!

      Guimo Golvel /

      29/04/2020 10:38 AM

      A mi me parece señor que usted es de la tercera edad y sufre de algún trastorno mental, me he dado cuenta que desde las cinco de la mañana escribe en este medio puras incoherencias y así pasa todo el día. Palabras fuera de argumento y nada constructivo, pienso que tal vez su familia no se ha dado cuenta de su situación, usted es de los que deberían estar armando rompecabezas, jugando solitario con baraja, viendo TV o alguna ocupación por su avanzada edad.

      ¡Ay no!

      1

      ¡Nítido!

        Víctor lopez /

        29/04/2020 10:44 AM

        Negativo , tengo 29 años y tengo más conciencia de la realidad que usted ... bienvenido al debate .

        ¡Ay no!

        2

        ¡Nítido!

          - /

          30/04/2020 4:26 AM

          Vos ALIAS "victor lopez", pajerasazo manin, vos no tenes 29 años sino 49 años....ya que naciste un 12 de febrero de 1971.......verdad mano. Decile a la Nineth y a la Sonia que se cuiden al "sacarte" la cloroquina del hospital allá en la costa sur, recorda que Yamatei dijo que habían cámaras. Saludos hasta la tierra de las palmeras, vos ToGil.

          ¡Ay no!

          ¡Nítido!

          Guimo Golvel /

          29/04/2020 1:09 PM

          Si es que tiene 29 años es un retrasado mental que debería estar con cuidados intensivos.
          Usted no me puede invitar al debate porque es un encomio a la estulticia, lo único que hace es insultar, hacer berrinches sin ningún tipo de argumento.
          Lo de su enfermedad y resentimiento social resulta obvio cuando está aquí desde la madrugada y pasa todo el día con su mismo tema, su conciencia esta nublada por la demencia.

          ¡Ay no!

          1

          ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones