4 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

COVID-19: Cinco meses después no conocemos la magnitud real de la pandemia

El primer caso de COVID-19 fue anunciado hace justo cinco meses. La información sobre el avance del virus en el país pasó de ser anunciada en cadena nacional a ser datos exclusivos y entendibles para unos pocos a través de una plataforma poco amigable y con términos ambiguos.

Actualidad COVID-19 P258

Guatemaltecos ven en un restaurante una de las primeras cadenas presidenciales sobre la pandemia.

La evolución de los datos

El 13 de marzo de este año Alejandro Giamamttei anunció el primer caso de COVID-19 en el país. Durante los primeros 19 días el gobierno proporcionó información epidemiológica importante y digerible. Esto a través de cadena nacional, donde Giammattei día a día daba información de los nuevos casos de manera detallada con hasta 11 tipos de datos.

Sin embargo, a partir del día 20 (con el caso 50) omitieron la mitad de la información. Es por ello que Giammattei le trasladó la batuta al entonces ministro de Salud, Hugo Monrroy.

Para el 11 de abril el MSPAS inauguró la primera página de datos, pero la información era muy general. A su vez, el gobierno comenzó a ocultar las pruebas diarias, negando la información en repetidas ocasiones. Esto hasta que los medios comenzaron a hacer presión. El 18 de abril comenzaron a incluir el dato de pruebas realizadas en la cadena ministerial.

Con la llegada de la ministra Amelia Flores, también llegó el tablero que conocemos actualmente. Contiene información importante y algunos datos abiertos, sin embargo sigue teniendo muchas carencias.

¿Sabe cuántos casos acumulados hay hasta el momento en el país? ¿Cuántos casos nuevos hubo ayer? ¿O cuál es el segundo o tercer departamento con más casos? Probablemente no y se debe en gran medida al cambio de las políticas del Ministerio de Salud sobre la forma en que se comunican las cifras. Ahora, solo a través del portal https://tablerocovid.mspas.gob.gt/

La plataforma es tan poco amigable que tanto el Ministerio de Salud como la Organización Panamericana de la Salud, con quien lanzaron la plataforma el 18 de julio, realizaron una sesión para enseñar el uso del tablero.

 

La pandemia del Covid-19 expuso las debilidades del sistema económico y social.

La pandemia del Covid-19 expuso las debilidades del sistema económico y social.

El tablero, los datos “políticos” y los intentos por aplanar la curva.

Nómada consultó a dos expertos que trabajan con estos datos para entender las repercusiones que tiene la falta de accesibilidad a información clara.

Karin Slowing es una experta en políticas públicas y desde el comienzo de la pandemia ha utilizado los datos del Ministerio de Salud para observar, a través del proyecto Laboratorio de Datos, el comportamiento del COVID-19 en el país.

Para ella “el tablero es en buena medida y una oportunidad perdida. Es muy poco amigable y no le hace fácil al ciudadano de pie entender la información. Quiero pensar que es producto de un mal diseño y no de una intencionalidad de hacerle la vida complicada a los usuarios”. Slowing explica que “para el ciudadano, con las conferencias de prensa, pese a lo malas que eran para trasladar datos, incluso le eran mejor que ahora con las foto de pantalla que publica el gobierno”.

Cree que en gran medida las dudas que se generan dentro del tablero “lo más preocupante es que el cuestionamiento de fondo sobre que dato alimenta la plataforma no se resolvió. No solo se pedía mejorar la visualización sino la calidad de los datos y la confianza en estos” sin embargo asegura que la respuesta ha sido contraria:

Según Slowing el gobierno ha hecho uso de cambios de definiciones en los términos para intentar aplanar la curva y minimizar el impacto de la pandemia. Pese a los cambios en la definición de “personas recuperadas” y de “fallecidos”, las cifras aún son ascendentes.

Actualmente, por ejemplo, solo se registran como “muerte por COVID-19” los casos de personas que no tengan una comorbilidad, por ejemplo, que sean hipertensas o diabéticas.

La plataforma no es accesible para la gran mayoría de la población. No solo requiere que la persona tenga acceso a internet, una computadora o un teléfono, sin que también un mínimo de conocimientos para poder navegar entre toda la información. Además de ello el lenguaje es absolutamente técnico.

 

Personal de funeraria se desinfecta tras un entierro en el cementerio La Verbena.

Kevin Martinez es un epidemiólogo que actualmente reside en Estados Unidos, donde estudia su doctorado en el tema. Él ha seguido de cerca el comportamiento de la pandemia y ha hecho análisis desde el inicio.

Cuando se le pregunta por el tablero, Martinez asegura que los datos tienen “limitantes”. La primera es que si bien es cierto ahora se da la información por municipio, no se realizan suficientes pruebas o de una manera proporcional para tener un dato confiable a nivel municipal. Y la mayoría de problemas del tablero justamente viene de las poca cantidad de pruebas.

Es por ello que Martinez cree que es necesario que el gobierno incluya otros datos, como “ampliar el monitoreo de sintomático respiratorio para ver cómo se comporta el virus. Aunque no se tenga la prueba necesitamos ver quienes están padeciendo síntomas que nos puede dar una idea del subregistro que puede haber”.

Otro de los datos que falta es la cantidad de muertes a nivel nacional, sin importar si es por COVID-19 o no. Explica que se ha visto que durante los últimos meses las muertes en Guatemala se han duplicado. Esto con una tendencia de “descenso en la mortalidad hospitalaria, pero un aumento en las muertes en los hogares. Eso llama la atención porque nos dice que la gente no está recurriendo a los hospitales cuando están enfermos”.

Concluye explicando que es necesario que el gobierno, hasta cierto punto, sea “pesimista en los datos” pues ayuda a tener mejor información epidemiológica, al contrario de los datos “políticos” que ayudan a aplanar la curva.

Francelia Solano
/

Leer, escribir y dudar son mis necesidades básicas. Periodista especialista en detectar mentiras.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


0

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*



Notas más leídas




Secciones