¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

Resumen: El despreciado, el subestimado, Roberto Arzú intentará ir por la segunda vuelta

Hay una faceta de Roberto Arzú poco conocida: un donjuán, rey de la noche en fiestas llenas de excesos; un usurpador del capital político de su fallecido padre; y un fracaso empresarial que le ha llevado a acumular deudas de al menos US$6 millones.

Arzú Coalición PAN-Podemos Elecciones 2019 Roberto Arzú

Roberto Arzú

Ilustración: Diego Orellana

[¿Aún no recibís La Jugada? Suscribite aquí y recibí en tu correo una explicación de lo más importante del día.]

1. Despreciado por su familia y el PU

Es el único candidato al que su familia no lo apoya. No recibió cobijo en el Partido Unionista, en el que murió su padre, el expresidente Alvaro Arzú Irigoyen, sino que tuvo que buscar respaldo en el partido que había abandonado hace 20 años, el PAN, y en las cenizas del partido Podemos, del prófugo Alejandro Sinibaldi. En el Partido Unionista prefirieron como candidato a presidente a alguien como Pablo Duarte, quien en un libro comparó a las mujeres con cucarachas y con excremento de perro. En las encuestas, tiene menos del 1% de intención de voto.

 

Roberto Arzú

2. Nula experiencia en política

Roberto Arzú no tiene credenciales en la política. Su experiencia es nula. Se presenta como el hijo primogénito del alcalde y expresidente Alvaro Arzú Irigoyen. Pero el verdadero heredero del legado político en la familia es Álvaro Arzú Escobar, el hijo menor del exalcalde en segundas nupcias, quien es el presidente del Congreso por segunda ocasión y ahora busca la reelección, sin la victoria asegurada. Uno de los funcionarios que participaron en el gobierno de Arzú (1996-199) asegura que “Roberto solo era el hijo del presidente”, “el júnior que se dedicaba a hacer fiestas y salir de juerga con sus amigos”. De política, nada.

3. Mala fama en círculos empresariales

Roberto Arzú tiene fama de dos cosas. La primera es de mujeriego. Un empresario tradicional del país se ufana de haberle propinado una golpiza en un centro comercial de Miami para saldar un asunto de ‘honor’. Y así hay varias historias más de un tema que es de interés público solo porque explica la falta de confianza entre una parte de la élite tradicional y su candidatura La otra fama es la de ser un mal administrador de sus negocios. En una entrevista en el programa de ConCriterio, Roberto Arzú habló sobre su vida en los negocios: ‘Llegué a tener muchísimo éxito a muy joven edad y cometí muchísimos errores’.

– ¿Errores es igual a quiebras?

– Sí. No sé si ‘quebrar’. Pero sí llegué a perder mucho de lo que había logrado hacer.

4. Una farmacéutica importante

Una de las empresas en las que invirtió más energía fue Distrifarma Argentina; los representantes son José Roberto Arzú Saravia, hijo de Roberto Arzú; Osvin Ricardo de León de León, el jefe de seguridad de la familia Arzú García-Granados, y Carlos Alberto Gómez Escobar, un farmacéutico.

– Hasta ahora las distribuidoras de productos farmacéuticos de Roberto Arzú no han hecho negocios con el Estado, pero él ya tiene listo todo el andamiaje legal y empresarial para que eso pase, dice una de sus excolaboradoras.

5. Un ultra político ultra-conservador

El enfoque de su campaña se centra en tres propuestas: sacar al ejército a patrullar a las calles y aplicar la pena de muerte; generar 1 millón de empleos construyendo 1 millón de viviendas y reducir a la mitad los precios de los medicamentos. El problema es que no explica cómo lo va a hacer. Roberto Arzú no es claro sobre cómo planea dirigir el Ejecutivo si gana la elección presidencial. Lo que sí tiene claro es que mantendría en sus puestos al ministro de Economía, Acisclo Valladares, el hermano de su socio; a la canciller Sandra Jovel y al ministro de Gobernación, Enrique Degenhart. Éstos últimos dos han sido clave en la expulsión de Iván Velásquez y la destrucción de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala.

Bonus: una deuda millonaria

El lío más serio es con el estratega político y asesor de campañas, Juan José Rendón, quién le ganó una demanda a Roberto Arzú en Miami por no pagar un contrato de asesoría. Por ese caso la deuda asciende a US$5.5 millones, además de intereses por $660.5 mil –que pueden aumentar–. Sobre Roberto Arzú, el exasesor Rendón dijo al medio No-Ficción: “Él estaba recaudando el dinero de fuera. Y la complicación es de un señor que es dueño de una farmacéutica muy importante en Argentina”.

Leé el perfil completo aquí: Despreciado por su familia, subestimado por todos, Roberto Arzú se lanza al estilo Trump

Javier Estrada Tobar
/

Periodista y comunicador. Se formó y trabajo durante casi diez años en Lahora.gt. Apasionado por las letras, el desarrollo humano, la política, las redes sociales, el cuidado del medio ambiente y la buena comida.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

0

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*



Notas más leídas




Secciones