5 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Gastro Audiovisuales Guía de viajes
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

La caída del “alfil de la impunidad” en la CC

Manuel Duarte Barrera cumple doce días de estar suspendido de sus funciones como magistrado de la Corte de Constitucionalidad. El abogado está a un paso de que su nombramiento quede anulado. Una serie de anomalías pesan en su contra, entre ellas una doble plaza. Mientras era magistrado mantuvo su puesto como subdirector de asuntos jurídicos en el Congreso de la República. Algo que atenta contra su credibilidad, independencia y está prohibido por la ley.

Corte de Constitucionalidad Líder Manuel Duarte n789 P147 PP

Manuel Duarte Barrera fue electo magistrado titular de la Corte de Constitucionalidad, el pasado 2 de junio.

Foto: Carlos Sebastián

Una inconstitucionalidad y un amparo fueron presentados en contra de Manuel Duarte. Congelaron su regreso por la puerta grande a la CC, llevaba dos años fuera. Dos acciones legales denuncian que el nombramiento se hizo de una forma privilegiada, se obvió la convocatoria pública para que cualquier interesado pudiera aplicar al puesto, el decreto legislativo del proceso aún no ha sido publicado en diario oficial y que, además, el abogado electo tenía dos plazas al mismo tiempo en el gobierno patriota.

Según el trámite, ambos recursos están un paso de finalizar su proceso. La inconstitucionalidad solo espera sentencia y de ser favorable, el abogado que la interpuso Carlos Rodríguez-Cerna conseguiría anular la elección que los diputados hicieron el 2 de junio. Mientras que el amparo provisional está por ser ratificado y entonces al quedar en firme, Hellen Mack conseguirá anular en definitiva la toma de posesión del 3 de junio.

Esto evidencia las presiones políticas que rodean las decisiones jurídicas del máximo organismo judicial, donde no hay una mayoría definida. Solo se distinguen dos liderazgos: el del magistrado Roberto Molina Barreto –conservador de cepa y cercano a los intereses empresariales y presidenciales- y el de la presidenta Gloria Porras –progresista y con una carrera en investigación penal y en la CICIG-.

La ley no especifica cuál de las dos acciones debe ser resuelta primero en la CC.

Lea: Un misterio en la CC y la cabeza de Pérez vuelve a pender del hilo Baldizón

Por el momento, Duarte está suspendido de sus funciones desde el 2 de septiembre. Cumplía tres meses en la titularidad que solía ocupar el ahora presidente Alejandro Maldonado. Ese día en la agenda del pleno estaba la solicitud de Mack y fue otorgada de forma provisional. Duarte se inhibió y no participó en la sesión, en su lugar estuvo la magistrada María de los Ángeles Araujo.

Ella junto a Gloria Porras y Mauro Chacón votaron a favor de que el abogado dejara de ser magistrado temporalmente. La votación quedó 3 a 2. Los disidentes fueron Roberto Molina Barreto y Héctor Pérez Aguilera. Ambos razonaron su voto en la misma línea y argumentaron que no se podía admitir tal recurso porque son juez y parte del caso. Pero no hay una institución por encima de la misma CC. Duarte pasó entonces a ser un tercero interesado en el proceso. Su futuro ahora pende de sus colegas.

En esa reunión, los magistrados descubrieron la otra plaza que tenía Manuel Duarte. Tardó más de dos meses en renunciar al Congreso. Desde enero 2014, trabajaba como subdirector de asuntos jurídicos. Pese a ser nombrado el 2 junio su carta de renuncia tiene como fecha hasta el 17 de agosto. El abogado no debió haber dejado pasar más de 15 días para esto. El artículo 160 de la Ley de Amparos  ordena que de no hacerlo en ese plazo de tiempo se interprete como un rechazo al nuevo cargo y quede sin efecto. La lógica es que así se guarda la credibilidad e independencia.

Nadie verificó cuándo se presentó la renuncia. No existe alguna norma que obligue a las instituciones a hacerlo.

En lugar de la renunciar el 2 de junio, Duarte pidió a la comisión permanente (que funciona en el período extraordinario del Congreso) una licencia sin goce de salario que estaba vigente hasta el 30 de abril de 2016. El único que protestó fue el primer secretario y diputado César Fajardo, quien dijo que por ser de carácter temporal la comisión no podía conceder la licencia y además que el período máximo que se concede es de dos meses. Votó en contra y lo dejó por escrito.

Este hecho se suma a una serie que ahora es evaluada por la Corte, por eso pidió un informe circunstanciado al Congreso.

Duarte fue postulado para la CC el mismo día que pidió la licencia. Ocurrió en una sesión extraordinaria que condujo el presidente Luis Rabbé. La moción privilegiada la presentó Rolando Pérez Bethancourt, diputado independiente (expatriota) de Sacatepéquez. Esto sorprendió a todos porque habían sido convocados con otro objetivo: conocer la renuncia de Baudilio Hichos a la presidencia de la pesquisidora y la elección de su sustituto. Todo para que la comisión quedara integrada y pudiera conocer el primer antejuicio en contra el ex presidente Otto Pérez Molina.

Cual aplanadora, impusieron su parecer los diputados del partido Libertad Democrática Renovada (Líder), el Partido Patriota (PP) y sus aliados. El abogado se convirtió entonces en magistrado con 89 votos a favor y 46 en contra. Más de una docena de opositores ahogaron su inconformidad en gritos, votos razonados. Entre ellos, Orlando Blanco, de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE): “Presidente (Rabbé) no se preste a cochinadas. (Duarte) es el alfil de la impunidad. La alianza Líder–PP quiere instaurar la corte de impunidad”.

“¡Ojalá! La población se prepare para tragarse este trago de toronja. Rojo por dentro y naranja por fuera”, dijo Héctor Lira, diputado de Encuentro por Guatemala (EG). “¡Estoy harto, esto es una atrocidad!”, dijo Mynor Cappa de Todos. Los reclamos duraron casi una hora y luego quedó ratificada con la aprobación del decreto 6-2015. Mientras tanto Duarte aguardaba pacientemente en la presidencia del Congreso, que queda a unos metros del hemiciclo. Como si estuviera todo planeado, el abogado salió presto para ser juramentado.

Ante la falta de una convocatoria pública que hubiera permitido conocer otros candidatos, realizar la selección respectiva como lo manda la Ley de Amparos, Exhibición Personal y de Constitucionalidad en lugar de una moción privilegiada, y porque el decreto que valida la elección aún no ha sido divulgada en el diario oficial, el abogado Carlos Rodríguez-Cerna presentó una inconstitucionalidad (un documento de 56 páginas). La acción está pendiente de conocer.

Duarte tiene 19 años de ejercicio profesional. Acumuló más de 13 años de experiencia en la CC, con tres períodos diferentes. Trabajó como notificador, oficial de secretaría general y oficial específico (de 1987 a 1991). Fue abogado externo compilador de jurisprudencia (en 1997 y 1998), es decir que reunía sentencias emitidas por otras instancias como juzgados para que la CC emitiera opinión, todo según se lo solicitaran.

De 2004 a 2006, trabajó fuera de la Corte. Participó dos años como negociador del Tratado de Libre comercio con Estados Unidos en el Ministerio de Economía. Luego fue Registrador de la Propiedad durante el gobierno del expresidente Óscar Berger y hasta encabezó al grupo de asesores de la presidencia.

En 2006, Duarte regresó como abogado coordinador de magistratura, donde trabajó hasta el 11 de junio de 2013. Prefirió presentar su renuncia antes de ser despedido. Discutió con la magistrada y ahora presidenta Gloria Porras. “Deseo hacer patente mi recíproco aprecio y admiración y mis votos por la seguridad que continuarán con su inagotable esfuerzo en mantener a la Corte de Constitucionalidad como la institución pública de mayor respeto y credibilidad en el país”, escribió en su carta.

En 2014, fue candidato a la Corte Suprema de Justicia pero no consiguió el apoyo necesario. Ahora su magistratura pende de un hilo. Su salida representaría la caída del ungido del Legislativo, cuya misión era balancear los poderes internos a su favor de la alianza Líder-PP, como denunciaron varios diputados desde que fue electo Duarte.

Sofia Medina
/

Periodista / Asesora digital / Comenzó en Economía de un semanario, pasó a Nacionales de un diario y luego, al Breaking News en televisión. Ahora, está sumergida en la inmediatez de la web. / @Sofymed


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


3

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Alejandro B. /

    18/09/2015 1:14 AM

    Primero que nada quiero felicitar a la autora de la nota. Por mucho tiene un nivel muy superior a las notas hechas sobre la CC por su compañera periodista de esta misma casa.

    Como datos... tengo de muy buena fuente que este señor trabajaba para la magistratura de la Lic. Porras y por no querer someterse a sus caprichos le fue solicitada la renuncia. Así que ese puntito de "renunció para no ser despedido" no es del todo cierto. Lo "renunciaron".

    A la señora Porras le agarró un odio tremendo por este personaje tanto así que fue por medio de su intervención y por sus vínculos con la UNE que bloqueó que el con el CV que tiene pudiera ser electo para la CSJ. Y esto me consta de primera mano dicho por mismos diputados verdes.

    Me pregunto: Ante esta evidente enemistad y tirria de la que la sociedad pinta como pulcra Licda. Porras... será ético que ella esté conociendo ese caso??? a mi parecer no. Pero todo esto está muy escondidito. como típica mujer con ideología pasional esconde su espíritu de lobo ante una boba piel de oveja muy a la estrategia de la persona que la designó (Sandra Torres).

    Otra cosa quitando la falta de ética de la Licda. presidenta me pregunto... esto no sentará un presedente nefasto??? Si se está accionando contra un acuerdo de la CC y no contra el del Congreso. Que acaso esas resoluciones del congreso no son apelables. A mi punto de vista este señor sigue siendo el magistrado electo por el Congreso.

    Esto senta precedentes que para un futuro si a los 5 nuevos magistrados que entren, resultase que a 4 no les parece el 5to pueden inventarse pretextos tontos para anular su elección.

    Solo le recuerdo Licenciada Porras que de todos los magistrados que fueron electos usted es la que menos legitimación tiene para venir a levantar tachas a nadie. Mauro Chacón electo bajo el concenso de varios profesionales en la USAC, Perez de igual forma en el Colegio de Abogados, Molina de igual forma en la CSJ, no digamos Maldonado teniendo que conseguir una mayoría en el Congreso (e incluso Duarte si vamos a eso) a usted señora... con usted nunca se escucharon nombres. A usted la puso a dedo Sandra Torres con instrucciones directas a su monigote del momento Alvaro Colom. No hubo consenso con la sociedad civil ni con nadie.

    Por último punto se me hace muy duro llamar a alguien "alfil de la impunidad" sobretodo con el intachable CV que tenia hasta antes de ser electo de esta forma pero sobretodo antes de que se atravesara en su vida Gloria Porras.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    K /

    14/09/2015 1:55 PM

    Que buen articulo y gracias por el MEMORIAL... Un periodismo de calidad, FELICITACIONES !!! y saludos desde Alemania.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Carlos Sandoval /

    14/09/2015 12:27 PM

    Buen trabajo Sofía. Gracias.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones