6 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

Dos jóvenes emprendedores se vuelven millonarios gracias a las municipalidades

Tienen 24 y 26 años, y ya encontraron la manera de proveer a las alcaldías. El secreto está en movilizarse de un lugar a otro con facilidad y subcontratar los servicios.

La corrupción no es normal Constructora D&M Constructora Mak Guatecompras Municipalidades P147

La sede la Constructora Mak, propiedad de Celia Anabella Miza Pérez, se encuentra en la aldea Saquitacaj, ubicada a cuatro kilómetros de la cabecera de San José Poaquil. En su interior funciona un taller de herrería.

Foto: Alejandro Pérez

Por Carlos Estrada

Celia Anabella Miza Pérez y Abner Juan José Morales Charuc tienen varias cosas en común. Ambos son dueños de constructoras de reciente creación y los dos registraron sus empresas en San José Poaquil, Chimaltenango, donde ambos están avecindados. Además, proveen materiales de construcción, remozan obras y alquilan maquinaria a alcaldías desde sedes que no guardan relación con estas actividades económicas.

[¿Aún no recibís La Jugada? Suscribite aquí y recibí en tu correo una explicación de lo más importante del día.]

Ninguno supera los 30 años, Miza nació en 1995 mientras Morales dos años antes, tienen 24 y 26 años. Pero encontraron la fórmula para convertirse en proveedores de municipalidades tan lejanas a la sede de su empresa, como la comuna de Unión Cantinil, Huehuetenango o Los Amates, Izabal.

Los dos emprendedores comenzaron a proveer materiales de construcción, alquilar retroexcavadoras, darle mantenimiento a plantas de tratamiento a partir de 2018 y en menos de dos años han vendido a las alcaldías Q6 millones 944,772.84.

La constructora de los Q3.9 millones

La sede de Constructora Mak, una empresa individual registrada a nombre de Miza Pérez, es una vivienda de la aldea Saquitacaj, San José Poaquil, Chimaltenango. Está pintada de blanco con el logo del desaparecido partido Libre del exdiputado Aníbal García y ubicada a cuatro kilómetros del centro del municipio. En el lugar no hay camiones de construcción, maquinaria o material para obras. Es una casa que en su interior alberga un taller de herrería.

Miza Pérez no se encuentra en el lugar, la propietaria de la empresa llega tarde todos los días, según explicó una niña, quien aseguró que la Constructora Mak sí funciona en esa vivienda.

En una segunda visita, nadie abrió en el lugar, un vecino explicó que los habitantes de la casa salen temprano por la mañana y regresan por la tarde.

En el  número de teléfono que reporta la empresa en el portal electrónico de Guatecompras, nadie responde desde el año pasado. Las municipalidades consultadas tienen registrado el mismo.

Pérez y su Constructora Mak empezaron a proveer a las municipalidades en abril de 2018, cuando la comuna de Chuarrancho, Guatemala, ubicada a más de 70 kilómetros de distancia y dos horas y media de camino, la contrató de manera directa para restaurar un tramo de terracería. Ella recibió Q23,980.

A partir de entonces las compras empezaron a ser constantes. En 20 meses la Constructora Mak recibió Q4.1 millones, de estos Q3.5 millones por 195 compras directas hechas por distintas municipalidades con montos que no superan los Q28,715 y Q602,679 en adjudicaciones por concursos que no pasaron los Q90,000 para evitar cotizaciones.

Dentro de las alcaldías que contrataron de forma directa a la constructora de Miza Pérez, es decir, la buscan sin mediar un concurso, se encuentran lugares tan lejanos como Unión Cantinil, Huehuetenango, la cual está a 228 kilómetros de San José Poaquil, unas siete horas en vehículo. Las adquisiciones de este municipio con Miza ascienden a Q356,375‬.

Los Amates, Izabal, solicitó material de balasto para componer distintos caminos, además de arrendar maquinaria y hacer pagos por mejoras a un camino vecinal, todo esto por Q98,190. El municipio se encuentra a 297 kilómetros de distancia del taller de herrería.

De acuerdo con los documentos legales que la Constructura Mak publica en Guatecompras, es una empresa que se dedica a “construcciones en general, servicio de maquinaria y transporte pesado… edificios de varios niveles, adoquinamiento, pavimentos, drenajes, agua potable, puentes, sistema de riego, empedrados, balastrado, estudio de planificación… mantenimiento de toda obra civil de ingeniería, obra gris, industrial eléctrica, estructuras metálicas, sistema de energía eléctrica, servicio de transporte pesado”. Sin embargo, su propietaria no es ingeniera.

Vía telefónica se habló con Leslie García, del departamento de compras de Los Amates, para conocer la razón por la que se contrataba a una empresa sin ninguna experiencia comprobable y que se encontraba a más de seis horas de distancia, en lugar de comprar o contratar a una entidad con experiencia comprobable y vecina del municipio.

García, después de pedir un momento para hacer las consultas, señaló que no podía dar una razón sobre el tema y que si se tenía una duda debía dirigirse a la unidad de información pública para resolverla.

El año 2020 empezó con varias compras para Pérez, en mes y medio le han hecho nueve compras que ascienden a Q233,204, solo dos de ellas después del cambio de autoridades. Estas con la alcaldía de San Pedro Yepocapa, cuyo alcalde Samuel Ajín logró la reelección.

 

La sede la Constructora Mak, propiedad de Celia Anabella Miza Pérez, se encuentra en la aldea Saquitacaj, es una vivienda pintada con el logo del desaparecido partido político Libre. No se encuentra identificada como una empresa. Foto: Alejandro Pérez

La sede la Constructora Mak, propiedad de Celia Anabella Miza Pérez, se encuentra en la aldea Saquitacaj, es una vivienda pintada con el logo del desaparecido partido político Libre. No se encuentra identificada como una empresa. Foto: Alejandro Pérez

De operario a proveedor municipal

Abner Juan José Morales Charuc es el dueño de la Constructora D&M, según el Registro General de la Propiedad. Trabajó hasta junio pasado como operario de una empresa de plásticos y cartón, de acuerdo con los registros del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social y la información proporcionada por la compañía para la cual laboró a partir de julio de 2014.

El joven pasó de ser un empleado en relación de dependencia a convertirse en el propietario de una empresa que en un año y dos meses ha vendido a las municipalidades Q2.7 millones en 87 concursos que van desde Q1,524 hasta Q120,984.

La sede de esta constructora es una pequeña vivienda en donde se encuentra una distribuidora de gas y una venta de helados. Tampoco hay materiales de construcción o maquinaria.

Su negocio, afirmó, “es a base del sistema de Guatecompras. (Las municipalidades) necesitan trabajos entonces uno oferta y todo”.

Morales fue consultado sobre cómo hace para llevar los materiales desde Poaquil a los distintos municipios que lo contratan. La respuesta está en subcontratar los servicios en el lugar.

—No es que tenga uno todo, sino si uno necesita maquinaria y todo eso, uno va a arrendar allá (los lugares que los contratan), pregunta uno a cuánto les dan las horas y así es como uno trabaja—, señaló.

Morales es proveedor también de la municipalidad de Unión Cantinil y explicó que cuando le piden materiales en municipios así de lejanos, no llevan a los trabajadores o los materiales desde San José Poaquil.

—Uno en lo que oferta empieza el trámite para ir a ver y a cotizar precios y todo—, indicó.

En tanto, en la municipalidad de Unión Cantinil al preguntar al encargado de compras la razón por la que contratan a empresas como estas, este señaló que las compras se hacían de acuerdo a los requerimientos que tenía la municipalidad y si las cercanas no tenían disponibilidad de productos, como el balasto, acudían a otros proveedores.

Al insistir por qué no comprar materiales en tiendas con sede en municipios vecinos o más cercanos como la cabecera departamental de Huehuetenango, el empleado municipal señaló “así se hacen las compras”, y terminó la llamada.

Pese a las distancias, un metro cúbico de balasto es vendido por los emprendedores en Q15 y Q14 mientras mientras otras empresas lo venden a Q20 y hasta Q50.

 

La sede que reporta la constructora de Abner Juan José Morales Charuc es en realidad una venta de gas propano y venta de helados. Foto: Alejandro Pérez.

La sede que reporta la constructora de Abner Juan José Morales Charuc es en realidad una venta de gas propano y venta de helados. Foto: Alejandro Pérez.

En menos de dos años, Celia Anabella Miza Pérez y Abner Juan José Morales Charuc lograron el sueño de todo emprendedor, convertir una pequeña empresa en una con ventas millonarias, gracias a la fórmula utilizada para vender de forma exclusiva por municipalidades.

Ojoconmipisto
/

Es un proyecto periodístico que promueve la transparencia y la lucha contra la corrupción, fiscaliza el uso de fondos municipales y fomenta la participación ciudadana.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


7

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    José E. Benítez /

    10/03/2020 1:16 PM

    Obviamente en esos contratos hay mano de mono.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    julio /

    02/03/2020 7:21 PM

    Que bien que hay jovenes que trabajan y se esfuerzan por salir adelante Felicitaciones Celia Anabella y Abner Juan Jose .

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Mario Paredes /

    28/02/2020 5:12 AM

    Vamos señores que opinan abajo. No sean ilusos. Los "jovenes emprendedores" estan amarrados como marionetas a los hilos de alguien que arriba mueve las pitas. Ninguno de esos alcaldes los contratan si no esta corriendo el dinero. Lo mas probable es que no existieron los servicios que dicen que prestaron ni los productos que dicen que vendieron. O por que cuando llamaban por la investigacion respondian de forma ambigua? El titulo del articulo es engañoso.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

      Jorge Ibarra /

      09/03/2020 7:46 PM

      Por qué los jóvenes emprendedores tienen la sede social en aldeas?
      Algo no está bien!

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Rolando Bonilla /

    25/02/2020 7:04 AM

    Y no creo que se hayan vuelto millonarios. Se ve que es un negocio de bajo margen. Adelante jóvenes.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Rolando Bonilla /

    25/02/2020 7:02 AM

    Excelente ejemplo de emprendimiento. Jóvenes así necesita nuestro país.

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    Juan /

    24/02/2020 10:47 AM

    Lastima que no muestran fotografias de las obras que los contratistas ejecutaron. La subcontratacion es valida, si hicieron las obras no existe justificacion para el articulo. lo mas probable es que desvian los dineros. entonces las obras probablemente no existen y las fotos serian contundentes.

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones