El mundo en una cancha de fútbol

El fútbol, afirma Martín Caparrós, es un deporte de hombres para hombres. Si las mujeres queremos verlo diferente, estamos equivocadas.

Blogs P258
Esta es una opinión

El equipo de Unifut-Rosal, campeón del Torneo Apertura 2016 de la Liga Nacional de Fútbol Femenino.

Foto: Guatemala.com

Estamos en El Salvador, escuchando a dos reconocidos periodistas deportivos narrar sus experiencias en el gremio, moderados por Carlos Dada. Cuentan cómo llegaron a convertirse en hinchas de sus respectivos equipos, cómo terminaron escogiendo esa rama del periodismo y cuáles han sido sus momentos más memorables.

La charla está ok, aunque el título del conversatorio –El mundo en la cancha de fútbol–daba a entender que estas historias iban a hilarse de alguna manera con el contexto político de la región, o quizás iba a existir algún tipo de crítica a la exacerbada importancia mediática que se le otorga al mundial, mientras otras cosas más importantes suceden en el terreno de lo cotidiano. O quizás, incluso, se mencionaría aunque fuera de paso, la corrupción flagrante y sistémica de la misma FIFA. Pero no, nada de esto. Más bien se sintió como una plática de bar entre dos hombres cuyo sueño frustrado fue ser futbolista.

A lo sumo, Martín Caparrós comenta que si una se da a la tarea de conocer la historia del fútbol de un país, puede comprender con mayor facilidad su historia política, pero no profundiza en esto, me hubiera gustado que lo hiciera.

Así transcurre hora y media, Caparrós y Alberto Salcedo Ramos están muy cómodos, y abren las preguntas al público. Todo muy light hasta que una mujer, muy segura de sí misma les dice que aunque ella no es periodista, es futbolista y como mujer, no se siente representada en el fútbol, ni en cómo se cubre el fútbol. Que las únicas veces que las mujeres tienen tiempo de aire es porque están encueradas o vendiendo cerveza (encueradas) y que qué lugar nos dan en ese espacio.

Para no alargarme (porque todavía me falta), Martín Caparrós empieza diciendo que ella está equivocada porque sí existen periodistas deportivas (esa no era la pregunta), que para que haya igualdad no es necesario que haya una mujer en ese panel, pero que están tan a favor de que la haya, que invitan a la compañera a pasar al escenario (khé?). Termina por decir que el fútbol es un deporte de hombres, para hombres. La conclusión del panel es esa, que es un deporte de fuerza, no de gracia. Que estamos equivocadas y que no puede contestar una pregunta errada.

 

 

A ver, el periodismo es un gremio súper machista, it is known, pero habíamos pasado un fin de semana en un taller de Chicas Poderosas, largas jornadas de investigación y visualización de datos sobre la representación de las mujeres en la política en el Triángulo Norte (Guatemala, El Salvador y Nicaragua) y veníamos sintiéndonos muy empoderadas. Más que eso, nos sentíamos seguras, escuchadas y respetadas, en nuestra burbuja feminista, con la sororidad a flor de piel, y toparnos con la pared de concreto el primer día del Foro Centroamericano de Periodismo fue un golpe fuerte. Sí, el mundo es una cancha de fútbol.

Algunas de nosotras decidimos retraernos, pasar por cervezas y regresar al hotel para hablar de cosas de mujeres, ya saben; patriarcado, abuso de poder, dinámicas de dominación, historias de aprendizaje feminista… lo de siempre. Y luego de varias horas de plática llegamos a la conclusión que cuando una cree en algo, y cree que algo está mal y está dispuesta a luchar para cambiarlo, hay ciertas cosas que tiene que estar dispuesta a sacrificar. A veces son ídolos, figuras a quienes una admira, familiares a quienes uno quiere, y cuando más duele, parejas o amigues con quienes una simplemente ya no está de acuerdo y no puede seguir compartiendo la vida. Esa noche que estrechamos lazos entre nosotras, nos fuimos a dormir con una pregunta agridulce: ¿qué estamos dispuestas a perder?

Lucía Canjura
/

Si pudiera regresar al pasado y cambiar una sola cosa, aprendería a usar excel en sexto primaria. Llegué a Nómada gracias a la creatividad y me quedé por las diferencias ideológicas.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

3

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Francis /

    04/06/2018 12:21 PM

    Lucia, me parece arrogante cuando gente en el periodismo usa palabras como "esta 'ok' ", "muy 'light' ", "it is known". El idioma Español es vasto y amplio que no es necesario prestar palabras del Ingles. Quizas se hace para dar una imagen de estar a otro nivel y mucho mas familiarizada con el language del norte. Puras babosadas de igualad@s.
    Apoyo completamente el futbol femenino. Soy entrenador de chicos y chicas en EEUU. Creo q' Guatemala deberia dar mas recursos a los deportes de mujeres y no perder el tiempo con deportes masculinos.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Lucía Canjura /

      13/06/2018 10:28 PM

      Ok es una palabra en español. Light está usada a propósito e it is known es una referencia a GoT. Me parece arrogante que vengás a decirme cómo escribir mi columna.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Margarita /

    02/06/2018 11:34 AM

    Me quedé con ganas de más... me molesta que haya pasado esto y a la vez agradezco que me cuenten porque solo había visto pasar tuits y una parte de mí se negaba a creerlo. Gracias, Lucía!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones