La ciudad del futuro nos está matando

Las ciudades están cambiando y con el cambio, sufre el ser humano que las habita. Es necesario proclamar una revolución para recuperar nuestros espacios.

Blogs bicicletas ciudad ir en bici Opinión Transporte
Esta es una opinión

Foto: Bikes vs Cars

La lucha de toda sociedad hasta nuestros días, no ha sido sino la historia de las luchas de clases. Luchas constantes que terminan siempre con una transformación revolucionaria de la sociedad y la desapariciónde las dos clases antagónicas. El carácter distintivo de nuestra época -de la época del automóvil-, es haber simplificado los antagonismos de clases. La sociedad se divide cada vez más en dos grandes campos opuestos, en dos clases enemigas: la gente que se moviliza en carro versus los demás.

Un momento tenebroso de la película documental Bikes vs Cars es cuando salen las estadísticas de crecimiento poblacional comparadas con el crecimiento en cantidad de carros en la ciudad de Los Ángeles; entre los años 1982 y 2001: mientras la población humana creció 20%, la población de carros creció 236%.

En 2010, la cantidad de vehículos en el mundo alcanzó los mil millones. La cantidad para 2018 fue estimada a más de mil cuatrocientos millones. Girando la mirada hacia Guatemala, para finales de 2010 se registraban dos millones de vehículos en el país. Cinco años después se pasaban los tres millones.

Según la herramienta BreatheLife de la Organización Mundial de Salud (OMS), la contaminación del aire en la Ciudad de Guatemala está 3 a 5 veces encima de los niveles recomendados. Esto causa miles de muertes innecesarias cada año. Con esta cifra, la capital de Guatemala gana a todas las otras ciudades grandes de la región. Ni la Ciudad de México, ni Tegucigalpa, ni San Salvador tienen los niveles de contaminación que tiene La Ciudad del Futuro. Piénsalo la próxima vez que respiras profundo.

Mientras la industria automotriz nos vende una idea de libertad, con imágenes de lujosos vehículos pasando por campos abiertos, más de la mitad los vehículos en Guatemala están registrados en la ciudad capital. En vez de emanciparnos, nos condenan a deudas, gastos constantes, una vida sedentaria, individualismo, aislamiento, congestionamiento y agresión vial. Los carros en la Ciudad de Guatemala ocupan más del 60% del espacio vial, pero trasladan únicamente al 23% de los capitalinos, según cifras presentadas por Hernández en 20147.

Con el cambio climático y las ciudades cada vez más congestionadas, es urgente profanar lo sagrado y dejar ir lo que la generación anterior consideraba sagrado: como la propiedad privada y el automóvil personal, para contemplar con desilusión y mirada fría nuestra realidad.

La contaminación del aire está causando 1 de cada 9 muertes en el mundo y Naciones Unidas la considera “el riesgo de salud ambiental más importante de nuestro tiempo”. Aunque les duela a algunos, la realidad nos obliga concluir que el automovilismo de gran escala no tiene cabida en el futuro de la humanidad.

Por el medio ambiente, por nuestra salud, y por una convivencia pacífica en la ciudad hay que superar el dominio del auto. El carro no es futuro, no es bienestar, no es independencia y no es libertad.

Mientras un carro transporta en promedio 1.5 personas, un bus puede transportar a 50, bajando así el costo económico y la contaminación. El sistema del automóvil deja en manos de individuos y familias resolver de manera particular los desafíos que en realidad son colectivos y compartidos entre toda la ciudadanía.

Para empujar el cambio es clave que las y los ciclistas nos organizamos en un movimiento con conceptos claros sobre a dónde ir. Las soluciones que proponemos como ciclistas tienen que ser colectivas, incluyentes y flexibles, con arreglos que sirvan no solo para la quinta parte de la población que tiene el tiempo y el nivel económico para trasladarse en carro.

La Ciudad de Guatemala necesita sistemas de transporte colectivo dignos y seguros, donde las personas puedan trasladarse sin humillarse ni temer por sus vidas. Y conforme la población crece y se vuelve más diversa, se requerirá también de soluciones múltiples: mayor planificación de vivienda y centros de trabajo, ciclovías bien diseñadas, buses, transporte de ferrovía y teleférico.

¿Qué relación guardamos los ciclistas con la población en general? Los ciclistas no constituimos un partido ni tenemos intereses propios que se distingan de los intereses generales de la población. El ciclismo no debe restringirse a ser solo un hobby o deporte. Los ciclistas debemos tener claridad sobre el objetivo inmediato: formar conciencia en la población en general y derrocar el régimen que favorece a la industria del auto privado.

Para avanzar la causa del ciclismo es clave que las y los ciclistas no disimulemos nuestras opiniones y proyectos:

Las y los ciclistas proclamamos abiertamente que nuestros propósitos no pueden ser alcanzados, sino por el derrumbamiento de todo el orden arquitectónico, urbano y social tradicional. ¡Que los directores de las empresas de vehículos de motor de combustión interna tiemblen ante la idea de una revolución ciclista! Los ciclistas no podemos perder más que nuestras cadenas. Tenemos, en cambio, un mundo por ganar. ¡Ciclistas de todos los países, unámonos!

En cuanto a lo demás, considero que hay que acabar con la corrupción y la impunidad en Guatemala.

Aron Lindblom
/

Soy inmigrante.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

3

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Danilo González /

    11/02/2019 12:25 AM

    Me parece que lo se necesita es un control de emisiones ya!!! no mas buses, camiones y trailers con humo negro, (solución tan sencilla como reparar y calibrar bomba de diesel) y Carro o moto que el motor queme aceite (humo blanco) se saque de circulación hasta que se arregle. Algo asi como un requisito para tener calcomanía. y esto lo digo teniendo 2 carros de mas de 30 años funcionando en perfecto estado. No mas escusas.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Chepe /

    05/02/2019 10:34 PM

    Me parece muy bien el blog. Yo personalmente voy y regreso del trabajo en bicicleta todos los días. Solo no me queda muy claro cuál es el siguiente paso. ¿Cómo ayudo a la causa?

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

      Aron Lindblom /

      05/02/2019 11:41 PM

      Gracias Chepe por tu comentario y me interesaría saber más de tu experiencia siendo ciclista en Guate, que yo también lo soy. Ojalá un día podamos conversar, o quizás te animas a escribir sobre tus vivencias. No tengo la receta o el camino a seguir, pero me parece necesario que como ciclistas nos juntamos a platicar. / Saludos de Aron.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones