La presencia y el tiempo

¿Qué es la presencia? ¿por qué todo el mundo habla de la necesidad de estar en el ahora, en el presente? ¿Y qué es realmente lo que significa?

Blogs espiritualidad Opinión P369 yoga
Esta es una opinión

Foto: Andres de Paz @adpn_

¿Significa estar recordando de respirar? ¿Voltear a ver a nuestro alrededor y notar detalles que quizás antes han pasado desapercibidos? ¿Escuchar a la persona que tengo enfrente?

¿Significa controlar mis pensamientos? ¿Estar consciente de lo que ocurre en mi cuerpo y cabeza y qué es lo que me motiva a tomar mis decisiones? ¿Y qué pasa con el pasado y el futuro?

Creo que todos tenemos muchas dudas con respecto a esta palabra y lo que significa. Pero también creo que muchos tenemos una idea en común: la respiración, ¿no?

Sostén unos momentos la palabra respiración y traigamos otra palabra relacionada con el presente: el tiempo.

¿Es acaso el presente parte del tiempo? ¿O es parte del no-tiempo? Cuando pensamos en la palabra tiempo, la mayoría de nosotros hemos pensado en el tiempo lineal como una línea que se divide en pasado, presente y futuro. Hemos aprendido a verlo así, como una idea, un pensamiento: una imagen mental. Pero una pequeña y gran diferencia del concepto del tiempo en la práctica de la presencia o meditación es reconocer que el tiempo es este concepto que se nos ha sido enseñado por la cultura y la sociedad en la que vivimos. Y está perfectamente bien ya que hace que la interacción social y económica de un país pueda ser organizado, predecido y aprovechado. Pero estar es lo único que existe en el presente.

Entonces, ¿cómo podemos unir la palabra respiración, presencia y tiempo? Y, ¿de qué me sirve saber esto?

Tuve la oportunidad de estudiar con un gurú en la India a profundidad sobre el Kriya yoga. El Kriya yoga es una práctica del yoga basado en la expansión de la bio-energía a través de la respiración, o Pranayama. La palabra prana significa bioenergía o energía vital, y ayama, la expansión. En otras palabras, es una técnica del yoga que practica la expansión de la energía a través de la respiración, posturas, meditaciones y más, para llegar a la iluminación.

Mi gurú explicaba que estamos compuestos de diferentes círculos. El quinto y más externo es el conjunto de condiciones sociales, culturales y religiosas de las cuales nos vemos afectados en nuestra manera de pensar y actuar todos los días. El cuarto es la familia y nuestros círculos cercanos, nuestra reputación y lo que nuestros seres queridos esperan de nosotros de diferentes maneras. El tercero es nuestro cuerpo, los placeres que busca: satisfacer el hambre, la sed, el frío, y los placeres carnales en general. El segundo y más cercano al primero o centro de todo, es nuestra interpretación y análisis, el Ego, el Superego, la mente, nuestros deseos como autorrealización y perspectiva de la realidad.

Y el primero, o el corazón de todos estos componentes, es lo único que rompe con todo lo demás: el presente. Está en el centro de todo, en nuestro centro interior, en lo más profundo de nuestro ser. Y llegamos al centro rompiendo con los cuatro círculos externos que nos dividen a través de la respiración y con técnicas milenarias específicas del respirar.

Para acceder al presente es necesaria la voluntad de la búsqueda, y la fé es necesaria dentro de ésta búsqueda para confiar en el poder y el camino que se abre a través de lade la respiración y su disciplina. En mi experiencia y en las que otros compañeros y estudiantes se han expresado después de hacer técnicas de Kriya, dicen sentir una electricidad que recorre todo el cuerpo  y que desbloquea canales energéticos y muchas veces tenemos visiones y sensaciones de éxtasis. Es cuando estamos en el cuerpo que también estamos en el presente.

En el libro El don del águila del conocido escritor Carlos Castañeda, en el que que narra las historias de sus experiencias juntas como chamanes con un guía espiritual, Don Juan, en el desierto del noroeste mexicano, se refiere al presente como el desapego del tiempo. ¨Tener un sentido de desapego implica tener una pausa momentánea para reconsiderar las situaciones. Y es a nosotros que nos corresponde luchar por usar correctamente esa pausa¨.

Nuestra responsabilidad es estar constantemente en la búsqueda de esa presencia. Es literal estar presente hacia dentro. Y es el presente realmente lo único que nos pertenece. El pasado ya pasó, se puede estar allí en la mente pero el cuerpo está en el presente. El futuro no ha pasado, se está creando, y la única manera de escribir un libro es escribiéndose en el presente. El presente es el único lugar donde estamos cuerpo y mente, y cada vez se va haciendo más fácil, más familiar y natural. Estar en el pasado y futuro es estar bajo todo lo que nos condiciona a no sentir, a no escuchar nuestra voz auténtica, los susurros divinos.

La búsqueda de la presencia es la búsqueda de un estilo alternativo ya que en el que muchos seguimos sumergidos, el automatismo de nuestros días y procesos mentales sin pausas, causan y sigue causando infinitas de enfermedades e incomodidades físicas y mentales. Es la conexión lo que buscamos. Es la presencia. Y está dentro de nosotros, en lo más profundo de nuestro ser. Y para llegar a ella, necesitamos respirar.

 

Cindy Barascout
/

Escritora y yoguini, viajera y divemaster. Amante de la naturaleza, la humanidad y el arte sin límites. Del cine y la música. De los viajes internos y físicos. Estudió periodismo, edición y escritura creativa.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

0

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*



Notas más leídas




Secciones