Yoga para liberar la mente del condicionamiento social

Siempre han existido grupos que no forman parte del sistema que domina a más de 72 países alrededor del mundo, en donde los derechos humanos básicos aún siguen en lucha. Los yoguis son uno de ellos.

Blogs Opinión P369
Esta es una opinión

Foto: 1001noches, Andrés de Paz

El yoga, como camino hacia la contemplación interior, nos hace comprender que siempre han existido desafíos, violencia, guerras, crisis, caos, injusticias y desastres naturales en el mundo a lo largo de toda la historia. Pero esta práctica nos muestra muchas herramientas con las que contamos, donde lo importante no es lo que afrontamos, sino cómo.

Hay grupos de contracultura que no buscan formar parte del mundo que causa tanto sufrimiento. Existen otras opciones como practicar la compasión y conexión con la propia naturaleza. Conexión con las creencias sembradas más arraigadas en nuestra psique. ¿Qué es felicidad? ¿Qué es amor? ¿Qué significa ser libre? ¿Qué es el éxito?

En el silencio y en el movimiento se experimenta una percepción más afilada y clara de quienes somos y, por ende, nos liberamos de quiénes se supone que debemos ser en base a nuestra sociedad de figuras autoritarias enfermas.

Quizás todos en secreto esperamos algún catalizador para hacernos dudar acerca de todo. Entre las paradojas de la vida, la misma educación nos enseña a pensar y esta misma educación nos hace cuestionar todo lo aprendido.

Político o no, ser quienes somos conlleva algún efecto en la sociedad. Es necesario estar conscientes de qué es lo que alimentamos con nuestras acciones y comunicación. ¿Más separación? ¿Más racismo? ¿Más miedo?

Reconocer el poder interior, la libertad y derechos que como seres humanos tenemos en la Tierra, es algo que todos tenemos y debemos fortalecer.

El yoga ha sido mi catalizador. Un gatillo con el cual escojo conscientemente la energía que le doy al mundo todos los días. Salir en bicicleta. Tomar más agua. Escuchar las palabras que escojo al hablar con las personas.

Esto nos abre la posibilidad de desencadenar nuestras personalidades y llegar a diferentes niveles artísticos, de emprendimiento y de nuevas fuentes filosóficas que propongan soluciones reales a nuestras identidades colectivas en cuanto a los traumas que como sociedad tenemos, y poco a poco dejamos de condicionarnos en base al miedo.

Miedo a caer en manos de comunistas. Miedo a caer en manos de capitalistas. Por qué no mejor, ¿miedo a ser mediocres y no descubrir y explorar nuestra mente y potencial?

¿Qué pasaría si llegamos a creer en un país libre de las condiciones internacionales que nos empequeñecen y nos someten a sus propios intereses? ¿Por qué no mejor ser un país que enfoca su energía en los derechos humanos básicos como educación, seguridad, salud y libertad de expresión?

Sea el yoga o algo más, creo que es importante contar con un espacio para canalizar todo lo que no es nuestro y vaciarnos de todo lo enseñado. Es en el vacío y en el silencio donde podremos escuchar nuestra propia voz. Es en el cuerpo que podremos descubrir la fuerza interior. Es en la mente donde podremos discernir entre ilusión y realidad. Y es en el corazón donde reconocemos la propia verdad.

Observen. Las personas cambian al hacer yoga. Cada vez hay más oxígeno en las mentes. Los yoguis no buscan pertenecer. Tampoco buscan derrotar. Los yoguis buscan la libertad interior y esto poco a poco desencadena una libertad colectiva con dirección a más y mejores posibilidades.

Cindy Barascout
/

Escritora y yoguini, viajera y divemaster. Amante de la naturaleza, la humanidad y el arte sin límites. Del cine y la música. De los viajes internos y físicos. Estudió periodismo, edición y escritura creativa.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

0

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*



Notas más leídas




Secciones