3 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

A la luz de las próximas elecciones: ¿podríamos ser héroes?

Tengo tres fuentes de inspiración: Mi familia, mis pacientes y mis alumnos. La tarea de criar a otro ser humano y de formar profesionales encargados de seres humanos es, la mayoría del tiempo, un placer. Deja de serlo cuando debo devolverles la misma inspiración que me provocan.

Cotidianidad extrovertidos héroes introvertidos n246 Opinión P258
Esta es una opinión

El Partido Patriota presentó el 21 de septiembre de 2014 a Alejandro Sinibaldi como su candidato. La actividad se celebró en la plaza central.

Foto: www.cronica.com.gt

Leí un post transformador hace unas semanas, hablaba de los introvertidos versus los extrovertidos. Susan Caine mencionaba, en una charla en TED,  que los introvertidos pueden ser y han sido grandes líderes, no porque necesiten reconocimiento (no les entusiasma la situación grupal), sino porque se sienten convocados a cumplir una tarea, una misión. Se pararán frente a la multitud y la guiarán si es necesario, porque están comprometidos con un ideal que les trasciende. Harán la diferencia. Si lo pensamos un momento: El diferente hará diferencias.

A la luz de las próximas elecciones: ¿podríamos ser héroes?¿Podríamos manifestarnos y hacer valer nuestro voto?

Cada semana trabajo con alrededor de 300 jóvenes, en tres diferentes instituciones académicas. Cuando doy clases y siento su energía, me pregunto: ¿Quiénes de ellos cambiarán el mundo? ¿Cuántos se conectarán con ideales superiores de trascendencia y harán aquello en lo que crean con disciplina y entrega?

A menudo le pongo soundtrack a estos momentos de ensoñación, la canción We could be heroes (Podríamos ser héroes) resuena en mi cabeza.

¿Qué palabras usar para qué quién me escuche se conecte con su tarea, con su momento?

A estas alturas no creo que los actos heroicos incluyan grandes proezas públicas. Talvez tendrán la forma introvertida, posiblemente se estén caldeando en el silencio de una habitación, o se cuezan en el hervor de quien lee libros. Y es a ellos a quienes me estoy dirigiendo: A los marginales, a los diferentes, a los soñadores, a los idealistas.

Tomemos algo, creamos en algo, parémonos de frente. Puede ser que tome solo un momento  o nos tome toda la vida. Haga y respete su cola, espere su turno, no participe de la humillación a otro (o hasta defiéndalo), pague sus impuestos, cuide a los suyos, haga bien lo que le toca hacer. Busque el camino: No el fácil, no el difícil, no el perfecto.Tome el mejor camino posible, con lo que tiene disponible: use su voto, haga escuchar su voz.

Estas cosas se sienten. Creo, o quiero creer, que cuando aquellos que lo tienen dentro rozan con esta convocatoria algo adentro les palpita, sienten que se les está hablando a ellos, directamente.

En este mundo tan rápido, pero tan vital, estos momentos se sienten, están allí para ser tomados. Estamos tan expuestos a la crítica social, a la aprobación que, en medio de tanto caos, es difícil saber qué es en lo que uno verdaderamente cree. Aclaro: La confusión no es cobardía, la incertidumbre es necesaria. Es muy probable que no sepamos el cómo, talvez bastará con saber el qué. No tiene ni puede ser perfecto, sólo tiene que ser lo mejor posible.

Podría mencionar muchos momentos heroicos que hoy me inspiran. Mi mamá la noche que mi papá se fue de la casa: “Hoy lloro”-nos dijo- “mañana me lavo la cara y me pongo a trabajar”. Mi hermano subiéndose al avión para ser actor en Nueva York; mi hermana determinada a darle las mejores herramientas a sus hijos; la pequeña con la frente en alto ante la adversidad, esa que llora de la rabia más que de dolor. La señora de la tienda de mi colegio que me acogió de niña rara, confusa y enclenque para que en lugar de enfrentar el rechazo del recreo la acompañara a atender. Todos aquellos que me dieron una oportunidad.

Podría seguir citando ejemplos de mis amigas, mis pacientes, mis alumnos y supervisandos, que aunque temblando, inseguros y angustiados se levantan y enfrentan su tarea y la hacen no porque sepan muy bien cómo hacerlo, sino porque saben que deben hacerlo.

Cito al psicoanalista Rubén Zukerfeld, en Elogio (moderado) del sufrimiento (moderado): “La concepción cultural de fortaleza frente al dolor deriva con facilidad hacia un ideal de invulnerabilidad. Por eso es necesario recordar que el resiliente es un poeta y jamás un supermán”.

Talvez no podremos consagrarnos como héroes, pero vaya que tenemos oportunidades para ser heroicos.

Claudia Castro Ruiz
/

Orgullosa guatemalteca. Dice mi mamá que soy heredera de hadas y amazonas, y que soy psicóloga porque no he querido ser psíquica. Me fascina la mente humana. Del mundo y su magia, lo que más me interesa es presentárselo amablemente a mi hija.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


1

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    ANONIMO /

    06/05/2015 9:27 AM

    […] mi postura de invitarnos a todos a tener momentos heroicos, como lo hice en el blog anterior (¿Podríamos ser héroes?). La propuesta se ha ejemplificado desde el 25 de abril: No necesitamos un héroe, necesitamos ser […]

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones